Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2008

Las petromonarquas rabes se enfrentan a una triple amenaza: demogrfica, militar y nacional.
El Golfo Prsico rabe, chivo expiatorio ideal de la quiebra del sistema financiero occidental

Ren Naba
Rebelin

Traducido para Rebelin por Caty R.


Primera parte:

El G20, una nueva configuracin del orden internacional

La angloesfera wasp (blanco, anglosajn, protestante) ya no es el centro de Estados Unidos, Estados Unidos ya no es el centro de Occidente, ni Occidente es el centro del mundo.

El G20, la agrupacin de las veinte primeras potencias econmicas del mundo, se celebra el 15 de noviembre en Nueva York para tratar de remediar el desorden del sistema bancario occidental con una poltica que firma la cooptacin forzosa de los pases extra occidentales y prescribe un nuevo orden financiero internacional.

De los veinte pases miembros de este foro, que marcar un hito en la historia, el mundo occidental est representado por nueve miembros (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Canad, Italia, Australia, Espaa y la Unin Europea); Asia por cinco miembros (China, India, Japn, Indonesia y Corea del Sur); Amrica Latina por tres (Brasil, Argentina y Mxico), Oceana y el mundo rabe por un miembro cada uno, Australia por Oceana y Arabia Saud por el mundo rabe. frica, a pesar del gran prestigio moral de Sudfrica y el poder econmico de Nigeria, est ausente de este foro, marcado por una sobrerrepresentacin de Europa (seis miembros de veinte, es decir, el 30% del G20) y una subrepresentacin del mundo rabe musulmn, a pesar de lo mucho que se le requiere para el reflotamiento de la economa occidental.

Sobre el fondo de una viva rivalidad entre el Reino Unido y Francia, el Primer Ministro britnico con un estilo de tranquila eficiencia que contrasta con el activismo chovinista de su homlogo francs, ha instado a las petromonarquas a que contribuyan a la financiacin de un nuevo fondo internacional dirigido a ayudar a la economa de los pases siniestrados por la quiebra bancaria estadounidense. Gordon Brown, que para muchos observadores internacionales es la representacin del autntico salvador del sistema econmico occidental por ser el primer impulsor de la recapitalizacin estatal del sistema bancario europeo, hizo esa propuesta durante su gira por el Golfo a principios de noviembre, mientras que el Presidente Nicolas Sarkozy proyectaba crear un fondo soberano en Francia para detener una nueva invasin sarracena (esta vez econmica, un Poitiers econmico en resumen), con el fin de evitar que los fondos soberanos rabes o asiticos se apoderen de las joyas de la economa francesa.

Presidente de turno de la Unin Europea, Nicolas Sarkozy se ha implicado de una forma frentica en la preparacin de esta cumbre, hasta el punto de presentarse como lder interino del campo occidental durante el crepsculo del gobierno del presidente de EEUU George Bush. Sin embargo, debido al prestigio del recin llegado a la escena internacional, el Presidente electo estadounidense Barack Hussein Obama, primer presidente afroestadounidense de la historia, Sarkozy puede ver cmo su guardia personal de la diversidad cultural, en pleno naufragio, Rachida Dati (Justicia), Rama Yade (Derechos humanos) y Fadela Amara (Vivienda e insercin social), queda relegada a un mero chisme social. El aura meditica de Nicolas Sarkozy tambin puede sufrir menoscabo por la conferencia sobre el dilogo de las religiones que se celebra el 11 de noviembre en Nueva York con la participacin conjunta, por primera vez, del rey Abdal de Arabia Saud y el Presidente israel Simon Peres.

Ms all de esta fiebre diplomtica, el G20 de Washington marca de forma subliminal la nueva configuracin del orden internacional que se desprende al final del doble mandato de George W. Bush (2000-2008), que se resume en la siguiente ecuacin: La angloesfera wasp (blanca, anglosajona, protestante) ya no constituye el centro de Estados Unidos, Estados Unidos ya no es el centro de Occidente, ni Occidente el centro del mundo.

Segunda parte

I. Las petromonarquas: una prefiguracin futurista de las ciudades mercados del futuro, rivales contemporneas de Hong Kong y Montecarlo.

II. El peligro demogrfico: Abu Dhabi y Dubai, las dos ciudades indias ms bellas del mundo.

I. Las petromonarquas: una prefiguracin futurista de las ciudades mercados del futuro, rivales contemporneas de Hong Kong y Montecarlo.

El cambio estratgico operado en la geoeconoma mundial por la irrupcin de los fondos soberanos rabes en el capital de las grandes firmas occidentales, ha puesto de manifiesto la audacia de los inversores rabes en su deseo de diversificar su economa, pero ha sealado a las petromonarquas rabes como el chivo expiatorio ideal del derrumbamiento del sistema financiero occidental y ha revelado, al mismo tiempo su vulnerabilidad, debido a su configuracin. Una constelacin de microestados que oscilan entre el gigantismo econmico y el enanismo poltico, frente a un triple peligro resultante de su enorme dependencia de la mano de obra extranjera, de su enorme dependencia militar frente a Estados Unidos y de las constantes extravagancias de los monarcas que llegan hasta el punto de acentuar el descrdito y debilitar a las seis petromonarquas del Golfo debido a su completo desfase con la lucha que llevan a cabo los movimientos contestatarios rabes contra la hegemona occidental, tanto en Lbano (Hezbol), como en Iraq (Moqtada Sadr) o en Palestina (Hams).

A) Arabia Saud, la King City Abdallah y el puente sobre el Mar Rojo para la conexin de Asia y frica.

Propulsada por el nuevo boom petrolero, la nueva edad de oro del Golfo se anuncia prometedora, salvo inoportunos contratiempos que provocan graves trastornos. Una fortuna de 1,9 billones de dlares (1) est destinada a inversiones en la zona hasta 2015, con el fin de diversificar las economas rentistas de esos pases y prepararse para el post petrleo. Es decir, inversiones del orden de 271.000 millones de dlares al ao durante siete aos para una zona que cuenta con 35 millones de habitantes repartidos en seis estados (Arabia Saud, Bahrein, Emiratos rabes Unidos, Kuwait, Qatar y el Sultanato de Omn).

Arabia Saud prev inyectar en su economa 855.000 millones de dlares, el 39% en el sector privado, 19% para la energa, 15% para perforacin y prospeccin y 13% en la industria petroqumica. As, el rey Abdal de Arabia Saud ha decidido crear un milln de puestos de trabajo con la construccin de seis ciudades econmicas para atraer industrias diversificadas (2). La King Abdullah City sobre el Mar Rojo, al norte de Yida, deber estar terminada en 2008 con un puerto y todas las infraestructuras y accesorios para atraer 2.500 empresas y a sus ejecutivos. El coste de este proyecto se estima en cerca de 400.000 millones de dlares. Kuwait, por su parte, ha puesto en marcha un plan quinquenal (2009-2014) de 105.500 millones de dlares dirigido a convertir el emirato en un centro financiero de dimensin internacional. A la vista de la experiencia precedente del primer boom petrolero, cuando el despilfarro y la mala gestin fueron la prctica corriente, el nuevo man petrolero parece mejor gestionado. El deseo de preservar los recursos de las futuras generaciones est ms presente, pero el principal hndicap que padece el mundo rabe es su ausencia total de crticas al hecho de su balcanizacin y su permanencia bajo la tutela estadounidense, que endeuda su desarrollo con los proyectos de dimensin regional. Las obras urbansticas de Dubai, Qatar y otros principados del Golfo, tan alabadas por su audacia arquitectnica, ya aparecen como la prefiguracin futurista de las ciudades mercados del futuro. La concentracin de grandes conglomerados de dimensin internacional, como la firma petrolera estadounidense Halliburton, la inmobiliaria de EEUU Donald Trump y una serie de sociedades informticas, electrnicas, automovilsticas o de telefona mvil (Macintosh, Apple, Nokia, etc.) en la zona franca de Yebel Ali a Dubai, confirman a los principados petroleros en su papel de centro de gravedad del comercio intercontinental entre Asia-Europa y Asia-frica, de interseccin entre el istmo medio oriental y bisagra de tres masas continentales, frica, Asia y Europa, con grandes vas de comunicacin terrestres y martimas y pasajes estratgicos (Estrecho de Ormuz, Bb el Mandeb, Canal de Suez). Ente los proyectos emblemticos saudes figura, por otra parte, el de Tariq Bin Laden, hermano de Osama Ben Laden, el jefe de la organizacin clandestina panislmica al Qaeda, que prev comunicar Asia y frica por un puente colgante en el estrecho de Bab el Mandeb con la unin del Mar Rojo y el ocano Indico, por una conexin directa por la ruta entre Yibuti y Yemen. Ese proyecto de 200.000 millones de dlares prev la movilizacin de 850.000 trabajadores para la construccin de dicho puente, de 28 kilmetros.

B) Dubai y la zona franca de Yebel Ali

Dubai, que alberga un importante mercado de metales preciosos en el que las transacciones, por su amplitud, ya rivalizan con Singapur y Suiza, as como una zona franca de los medios de comunicacin donde se ubican una cuarentena de cadenas va satlite y sus servicios anexos, albergar adems, de aqu a finales de la dcada, el aeropuerto ms importante del mundo con una plataforma (HUB) destinada a descongestionar y desviar el trfico de los aeropuertos europeos (Heathrow y Roissy-Charles de Gaulle, en particular). Tambin tiene en proyecto la edificacin de la torre ms alta del mundo Bourj al Arab, de una altura de 1.200 metros en 140 plantas, y un puerto con un importante puerto deportivo ganado al mar que proteger una isla artificial en forma de palmera, un complejo inmobiliario de lujo con 200 mansiones, 40 hoteles de alta gama y un gigantesco centro comercial de ms de mil tiendas para la venta de productos libres de impuestos Duty Free Shop. Dubai ambiciona, en efecto, hasta 2015, atraer a 200.000 visitantes diarios, en viajes de negocios y turismo, mientras que el mayor principado, Abu Dhabi, sede de la Federacin, se lanza a un ambicioso programa de hostelera de gran lujo confiado al conglomerado hotelero Al Jumeirah para la construccin de cien hoteles por todo el mundo, algunos de siete estrellas, una clasificacin de reciente creacin especialmente concebida para ese grupo y que podra servir de norma hotelera en el siglo XXI.

C) Abu Dhabi, capital de la cultura, el deporte y el cine

Abu Dhabi, que alberga una copia del Museo del Louvre y prev instalar una copia del Guggenheim en 2009, tambin se ha lanzado sobre el deporte de competicin profesional y el cine, con vistas a fortalecer la posicin del emirato como capital cultural, deportiva y de desarrollo econmico, y a travs de esas adquisiciones dirigir los focos hacia este principado petrolero. Un fondo soberano de los Emiratos rabes Unidos, Abu Dhabi United Group (Adug), tambin se ha convertido en accionista mayoritario del club ingls de primera divisin Manchester City, por un importe de 245 millones de euros dirigido a convertir a dicho club en el principal club de la liga. Uniendo la accin a la palabra, el fondo ha anunciado el fichaje de de Robinho que la temporada pasada jug en el Real Madrid por unos 32,5 millones de libras (42 millones de euros) un rcord para el campeonato britnico. Abu Dhabi tambin dirige sus ojos hacia Hollywood con el proyecto de invertir 1.000 millones de dlares en la produccin de pelculas. Se ha constituido una compaa al efecto, la Abu Dhabi Media Company, que financiar ocho pelculas al ao durante cinco aos (5).

Todos los principados petroleros en conjunto, a travs de una serie de manifestaciones internacionales de primer orden, pretenden dotarse de un aura cultural (instalacin de un anexo de la Universidad parisina Pantheon-Sorbonne (Pars I) adems de la rplica del Louvre en Abu Dhabi), para acceder al rango de las ciudades mundiales del siglo XXI. Ya se consideran y se desean como las rivales de Hong Kong y Montecarlo. A guisa de reclamo, los Emiratos han puesto a disposicin de celebridades mundiales de la poltica y el espectculo lujosos apartamentos, especialmente en uno de los mayores complejos inmobiliarios del mundo, el Jumeirah Beach Complex. El campen mundial de Frmula I, el piloto alemn Michael Schumacher y las celebridades de Hollywood se han beneficiado especialmente de esas facilidades un gesto obsequioso que se sita en la gran tradicin de la hospitalidad rabe. En una seal premonitoria, el pasado mes de julio Qatar lanz un ataque financiero dirigido a apoderarse de la minora de bloqueo de la Societ des bains de mer de Mnaco, que gestiona las instalaciones portuarias y los centros de ocio del principado. El fracaso de ese intento no excluye que insistan. 79.000 habitantes de los emiratos poseen fortunas netas superiores al milln de dlares, aparte de la residencia principal, es decir, un aumento del 14% en 2008 con respecto a 2007. En el conjunto de Oriente Medio el nmero de multimillonarios aument en 200 en un ao, pasando de 1.300 en 2007 a 1.500 en 2008, induciendo los patrones de consumo ostentoso (4).

II. El peligro demogrfico: Abu Dhabi y Dubai, las dos ciudades indias ms bellas del mundo.

Ciertamente los royalties, los ingresos petroleros, constituyen sin duda el motor del desarrollo econmico regional, pero el boom inmobiliario y la considerable expansin del sector terciario de estos estados rentistas no habran alcanzado nunca su actual expansin sin la colaboracin constante de los trabajadores annimos de la economa de los servicios, los abandonados de la sociedad de la abundancia, la mano de obra extranjera moldeable y servil originaria, principalmente, de los pases asiticos, hasta el punto de que el nuevo embajador de la India en los Emiratos presumi recientemente, durante la presentacin de sus credenciales en abril de 2008, de que Abu Dhabi y Dubai son las dos ciudades indias ms bellas del mundo en un homenaje indirecto a la contribucin de sus compatriotas (5).

Los principados del Golfo presentan, en efecto, la singularidad nica en el mundo de contar con ms trabajadores extranjeros que nacionales, y el nmero de obreros en los edificios supera con creces el nmero de ciudadanos, hasta el punto de que Kuwait pretendi el pasado mes de julio desprenderse, tambin l, de sus sin papeles y propuso a las Comoras que acogieran a cuatro mil personas a cambio de grandes inversiones kuwaites en el sector econmico, mientras que Abu Dhabi, para disuadir de la instalacin permanente a los inmigrantes asiticos, propuso limitar a un nico perodo de seis aos los permisos de trabajo y residencia. La oferta de Kuwait fue rechazada por las autoridades de Comoras porque sera peligrosa para la cohesin nacional y la propuesta de Abu Dhabi tambin se rechaz porque resultara contraproducente y daina para la captacin de los inversores econmicos y resentira la motivacin en el plano de la eficiencia econmica (6). Por otra parte, el problema ha alcanzado tal agudeza que un alto responsable de la polica del Golfo, con la pretensin de sacudir la torpeza de los dirigentes de las petromonarquas, no ha dudado en desafiar la prohibicin que afecta a este asunto tab y ha promovido la eleccin, a medio plazo, de un indio para la presidencia de la Federacin de los principados del Golfo.

Barack Obama slo es el preludio de un gran cambio del ambiente de la poltica mundial que ver, a medio plazo, cmo un indio se presenta como candidato a la presidencia de la Federacin lanz el general Dhafi Jalfan, jefe de la polica de Dubai ante un auditorio pasmado, durante un Foro de la identidad nacional celebrado en Abu Dhabi en abril de 2008, primer foro de este gnero sobre el asunto desde la independencia de los principados en 1970, hace treinta y ocho aos. El nmero de trabajadores asiticos en el Golfo se estima en quince millones de personas, es decir, ms de la mitad de la poblacin de la zona segn un informe del secretario general del Consejo de Cooperacin del Golfo, Yamil Huyeilan, presentado en la ltima cumbre de los dirigentes del Golfo, en 2008. La situacin de los Emiratos al respecto es caricaturesca. Los inmigrantes representan el 85% de la poblacin total. Sobre 3,8 millones de habitantes, los nacionales no son ms que el tercer grupo de poblacin (640.000), despus de los indios (1,2 millones de habitantes), que en este sentido estn igualados con los pakistanes. Del conjunto de las nacionalidades, los asiticos representan ms del 60% de la poblacin total del Golfo y un porcentaje mucho ms elevado que la poblacin activa (7)

Generalmente solteros, originarios principalmente de la India, Pakistn, Sri Lanka, Filipinas y Bangladesh y en este sentido supuestamente apolticos o en cualquier caso nada implicados en los conflictos interrabes, los asiticos representan alrededor del 20% de la poblacin en Omn, un tercio en Bahrein y Arabia Saud, dos tercios en Kuwait y Qatar que cada vez padecen ms las presiones de organizaciones internacionales, especialmente las organizaciones no gubernamentales como Human Rights Watch o la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT) dirigidas a mejorar las condiciones de trabajo, especialmente deplorables, de los inmigrados asiticos. El principal temor de los dirigentes del Golfo es que estos trabajadores extranjeros puedan reivindicar algn da la nacionalidad de su pas de acogida. Un autntico quebradero de cabeza para los prncipes del petrleo, que no pueden prescindir de la mano de obra extranjera si quieren asegurar el crecimiento econmico, pero que sin embargo se niegan a concederles la nacionalidad por el riesgo de desnaturalizar el carcter rabe de las petromonarquas. Una solucin sera sustituir la mano de obra asitica por mano de obra rabe y su consecuente naturalizacin, pero en ese caso el riesgo de la contaminacin poltica de la mano de obra rabe tomara un gran peso sobre la estabilidad de los regmenes de las petromonarquas. Ms all de este peligro, la mano de obra rabe est presa en los conflictos interrabes. Kuwait expuls a casi quinientos mil palestinos en 1990, lo mismo que Abu Dhabi, para castigar a Yasser Arafat, jefe de la Organizacin para la Liberacin de Palestina, por haber favorecido la mediacin antes que la confrontacin entre Iraq y Kuwait durante la invasin iraqu del principado en agosto de 1990, y Arabia Saud hizo lo mismo con casi un milln de yemenes en represalia por una posicin idntica del presidente Ali Abdal Saleh.

Tercera parte

III. El peligro militar: la presencia militar estadounidense, un pararrayos o un detonador?

IV. El peligro domstico: las extravagancias de las monarquas, una gangrena que socava las bases del poder de las petromonarquas.

III. El peligro militar: la presencia militar estadounidense, un pararrayos o un detonador?

La constelacin de las petromonarquas, uno de los principales abastecedores del sistema energtico mundial, sirve al mismo tiempo de gigantesca base militar flotante del ejrcito estadounidense, que se abastece profusamente, a domicilio, a precios que desafan cualquier competencia. Todos, en diferentes grados, pagan su tributo y su homenaje de las facilidades a su protector.

La zona, en efecto, alberga en Doha (Qatar) el puesto de mando operacional del Centcom (el mando central estadounidense) cuya competencia se extiende sobre el eje de crisis que va de Afganistn a Marruecos y a Manama (Bahrein), el cuartel general de la V flota estadounidense cuya zona operacional cubre el Golfo rabe prsico y el ocano ndico. Como complemento, Arabia Saud alberga una escuadrilla de AWACS (Airborne warning and control system), un sistema de deteccin y mando aeroportuario en la regin de Ryad. El reino es, en efecto, el nico pas del mundo que alberga radares volantes estadounidenses fuera de EEUU, lo que demuestra la importancia que Estados Unidos concede a la supervivencia de la dinasta wahab. Kuwait, muy devoto de su liberador, oficia como zona de pre posicionamiento y avituallamiento de la gigantesca infraestructura militar estadounidense en Iraq, el nuevo campo de ensayo de la guerra moderna de EEUU en el Tercer Mundo.

Hay que aadir por ltimo, pero no menos importante, los elementos del dispositivo israel, el socio estratgico de Estados Unidos en la zona, as como la base relevo de Diego Garcia (ocano ndico), la base area britnica de Massirah (Sultanato de Omn) as como, desde enero de 2008, la plataforma naval francesa en Abu Dhabi. Despus de cuarenta aos de la independencia de la costa de los piratas y el repliegue britnico al este de Suez en 1970, los principados del Golfo viven de nuevo bajo el protectorado de hecho de sus antiguos tutores en una especie de servidumbre voluntaria.

Escasamente pobladas, rodeadas de poderosos vecinos como Irn e Iraq, de creacin reciente e inexpertas en la materia, las petromonarquas confan su proteccin desde hace mucho tiempo a los pases amigos fuertes o, en su defecto, a las compaas militares privadas, los mercenarios de los tiempos modernos, y los fabulosos contratos de armamento que exceden las capacidades de absorcin de los servicios locales generalmente se perciben como plizas de seguro disfrazadas en razn de las fabulosas retrocomisiones que generan. La proteccin del espacio areo saud est confiada, desde hace mucho tiempo, a los aviadores pakistanes, el territorio nacional del Sultanato de Omn a los beduinos de la legin rabe jordana; los mercenarios occidentales se encargan del resto, con un reparto de papeles entre los ingleses, sobre todo presentes en su antigua zona de influencia, especialmente los emiratos petroleros del Golfo, y los estadounidenses que tienen el control sobre Arabia Saud y el resto de Oriente Medio. La proteccin del jeque Zayed Ben Sultan Al Nahyan, emir de Abu Dhabi y presidente de la Federacin de los Emiratos del Golfo, as como el posicionamiento de las tropas de Omn en la guerrilla marxista de Dhofar en los aos 1965-1970, revelaron la responsabilidad de Watchguard, una de las dos compaas de mercenarios britnicos cuya sede est en Guernesey. Fundada en 1967 por David Sterling, un antiguo alto mando del ejrcito del aire britnico (Special Air Services) est considerada como un instrumento de influencia de la diplomacia britnica. Otro Blackwatter que se ha sealado lamentablemente en Iraq, Estados Unidos cuenta con dos grandes sociedades militares privadas: Vinnel Corp cuya sede est en Fairfax, Virginia, y BDM international.

Ambas son filiales de la multinacional Carlyle, y aparecen como los brazos armados privilegiados de la poltica estadounidense en Arabia y en el Golfo. Vinnel Corp, cuya misin saud sufri un atentado en Jobar en 1995, tiene el control sobre la formacin de la Guardia Nacional saud, mientras que BDM dirige la formacin del personal del ejrcito del aire, de la marina y de la infantera saudes.

A) Las petromonarquas: un oasis de seguridad garantizada de la economa occidental frente a la zona de penuria de la vertiente mediterrnea rebelde del mundo rabe.

A raz del triunfo de la revolucin islmica en 1979, Estados Unidos procur propulsar a Israel al papel de supergendarme regional estableciendo con l una sociedad estratgica dirigida a sustituir el papel asumido anteriormente por el Sha de Irn; Etiopa asume un rol idntico para frica oriental al ser el punto de apoyo de la base franco-estadounidense de Yibuti. La administracin estadounidense, cualquiera que sea su color poltico, republicana o demcrata, se dedica constantemente, desde hace ms de treinta aos, a desarrollar una zona econmica liberal nica vinculada al mercado estadounidense y dirigida a promover la libre circulacin de capitales y bienes, pero no necesariamente de la mano de obra.

Oriente Medio est destinado, desde la ptica estadounidense, a convertirse en una zona de subcontratacin de la economa de EEUU comparable a la zona del Magreb para la Unin Europea. El objetivo central de este enfoque es la normalizacin y la integracin de Israel en Oriente Medio con el espritu del Foro econmico de Casablanca (1994) y de Amman (1995). Semejante proyecto se articulara, en la visin estadounidense, sobre dos pilares, la tecnologa israel en el oeste y el capital financiero del Golfo en el este. Para esto, la autonoma de las petromonarquas en relacin con el resto del mundo rabe est comprometida por la diplomacia occidental dentro del Consejo de Cooperacin del Golfo.

La puesta en marcha de esta subentidad regional est dirigida a constituir un oasis de seguridad garantizada frente a la zona de penuria de la vertiente mediterrnea rebelde del mundo rabe. Pero el xito del proyecto permanece tributario, a fin de cuentas, de la neutralizacin del problema palestino por la creacin de un estado de pacotilla favoreciendo una independencia de cara a la galera bajo la estrecha dependencia de Israel y el doble padrinazgo de Arabia Saud y Egipto. Hay que tener en cuenta que, sin esperar a la resolucin definitiva del conflicto entre Israel y los rabes y en consonancia con su poltica abiertamente pro occidental, garanta de la supervivencia del trono hachemita, Jordania ya ha establecido una zona franca jordana-israel cuyos productos se exportan directamente a Estados Unidos (8).

B) Maurice Lvy (Publicis) y Richard Attias (Dubai Event Management), una normalizacin con Israel a la chita callando.

Es en esta perspectiva donde hay que situar el patrocinio de la firma publicitaria francesa Publicis en el polmico Festival de Jordania en el verano de 2008 y el nuevo despliegue sobre Dubai, en el mismo ao, del publicista Richard Attias. El recurso a los servicios de dos protagonistas de primer orden de la escena mundial de organizacin de eventos, notoriamente conocidos por sus simpatas pro israeles, testimoniaran la preocupacin de las monarquas pro occidentales rabes de dar, adems de la representacin comercial israel a Qatar, garantas de buena voluntad a su protector estadounidense y, de hecho, proceder a una normalizacin, a la chita callando, con Israel, con el fin de fomentar paralelamente su expansin, su nueva imagen de marca con la secreta esperanza de ascender a la categora de las nuevas ciudades del siglo XXI. Maurice Lvy, presidente de Publicis y Richard Attias, son ambos originarios de Marruecos, el primero de Oujda y el segundo de Fez.

Maurice Lvy fue el organizador de las celebraciones del pasado mes de mayo en Pars con ocasin del sexagsimo aniversario de la declaracin unilateral de independencia de Israel. Su patrocinio del festival cultural jordano se ha criticado duramente y condujo a un buen nmero de artistas rabes a boicotear ese evento financiado por la reina Rania de Jordania. La presencia de Richard Attias parece mejor acogida debido aparentemente a su percepcin sensiblemente diferente a la de su ex socio y ahora competidor. Organizador de eventos poltico-mediticos internacionales como el Foro de los Premios Nobel de Petra (Jordania) y el Foro econmico de Davos (Suiza), donde fue apartado por su relacin con la ex esposa del Presidente Sarkozy, Richard Attias dirigir posteriormente en Dubai el Dubai Event Management Corporation en sociedad con el prncipe Ahmad, hijo del gobernador de Dubai, Jeque Rached al Maktum. El reclutamiento del hijo del ex sastre del rey de Marruecos, titular de una nacionalidad marroqu que nunca ha querido cambiar por ninguna otra, no revela un golpe de publicidad sino una eleccin razonable con respecto a un profesional confirmado. Esta eleccin se ha percibido como una seal de confianza con respecto a una persona que, por aadidura, se mantiene fiel a sus races judeorabes en la pura tradicin del judasmo marroqu, a ejemplo del escritor Edmond Omrane El Maleh, del ingeniero Abraham Sarfati y del matemtico Sion Assidon, dos ex presos de opinin en la vanguardia de la lucha para la conquista de las libertades democrticas en el mundo rabe. De rebote, la instalacin en Dubai del segundo marido de Ccilia Siganer Arbaniz, ex esposa del Presidente francs Nicolas Sarkozy, ha podido aparecer como una chanza magistral dirigida, sin duda involuntariamente, a la islamofobia ambiental atizada en Francia desde la ms alta cumbre del Estado con la estigmatizacin constante de los musulmanes que degellan corderos en la baera. Esos dos objetivos estn totalmente de acuerdo con el objetivo principal de Estados Unidos: la integracin de Israel, en posicin de liderazgo, en Oriente Medio.

Allanando el terreno a Arabia Saud, Barein, que alberga la base naval del cuartel general de la V Flota estadounidense para la regin del Golfo Prsico rabe/ocano ndico, ha ahondado en ese sentido, el pasado 9 de octubre, proponiendo la puesta en marcha de una nueva organizacin regional que englobe el conjunto de los pases de Oriente Medio, es decir, los pases rabes del Prximo y Medio Oriente y adems a Turqua, Irn y por ltimo, y no el menos importante, a Israel. Todo este andamiaje podra resultar, si no reducido a la nada, al menos daado por la borrasca burstil y financiera que ha aparecido en el otoo de 2008 en las economas occidentales sumiendo en la perplejidad a un buen nmero de los aliados de los Estados occidentales en la zona. Tomando como argumento un pretexto ecumnico, el rey waab ha invitado a Israel, a su vez, a participar en un dilogo de las religiones el 11 de noviembre de 2008 en Nueva York despus de las elecciones presidenciales estadounidenses.

El debilitamiento militar y econmico de Estados Unidos, el renovado vigor de Rusia tras la guerra de Georgia en agosto de 2008, la actividad china en frica hacen temer a los estrategas occidentales la consolidacin del Grupo de Shangai (China, Rusia, Irn) dirigido a modificar las relaciones de fuerza regionales, especialmente en Oriente medio, en detrimento de las petromonarquas aliadas del campo occidental.

Aunque anterior a la emergencia de Irn como potencia nuclear virtual, la gran concentracin militar occidental en el Golfo Prsico rabe se presenta, sin embargo, en los medios occidentales como destinada a proteger a los prncipes del petrleo de la codicia del rgimen islmico de Tehern. Por lo tanto, es forzoso dejar constancia de que la nica intervencin militar iran contra las petromonarquas se produjo en la poca en que Irn estaba situado en el movimiento occidental, en la dcada de 1970, sin que la proteccin estadounidense fuese un gran seguro para sus protegidos rabes que se vieron despojados entonces de tres islas pertenecientes al emirato de Abu Dhabi. Es cierto que el Sha de Irn, Mohamad Reza Palevi, oficiaba en aquella poca como gendarme del Golfo por cuenta de Estados Unidos, y que los prncipes rabes slo podan obedecer, bajo coaccin estadounidense, al supergendarme regional que les haban asignado. Con el pretexto de la guerra contra el terrorismo y la democratizacin de Oriente Medio, aparecen dos de los objetivos declarados de la diplomacia neoconservadora estadounidense: la presencia militar de EEUU dirigida, adems, a mantener eficazmente esta zona energtica de importancia estratgica bajo control occidental, mientras los precios del petrleo estallan y la guerra por el control de las materias primas redobla su intensidad tanto en Asia como en frica, en el momento en que China opera un notable avance en el flanco sur de Europa.

Seal del malestar que reina entre Estados Unidos y el Golfo petromonrquico debido a la quiebra bancaria estadounidense y por la pesada tutela de EEUU en las zonas petroleras, es que el ex Secretario de Estado Henry Kissinger no ha dudado en vengarse pblicamente de las petromonarquas del Golfo al proponer, en plena tormenta financiera mundial, la constitucin de un crtel de los pases industrializados frente a los pases productores de petrleo con el fin de controlar la subida de los precios del crudo como si el G7 no tuviera el control de los principales mecanismos de la economa mundial. 25 billones de dlares de capitalizacin burstil, es decir, el doble del PIB estadounidense, se han evaporado desde enero de 2009 debido a la crisis de los activos txicos de la economa occidental, una suma que excede con mucho las necesidades de la comunidad internacional para satisfacer loas necesidades hdricas mundiales, las necesidades de la investigacin cientfica para el descubrimiento de tratamientos para las enfermedades incurables, erradicar el hambre y la sed en el mundo (3.000 millones de dlares, para las epidemias y las pandemias) (9).

Considerada inoportuna en un momento en el que la quiebra bancaria estadounidense haba sobrepasado el total de la deuda pblica de los cincuenta pases de frica, la declaracin de Kissinger, en la que, por otra parte, sealaba a Irn como la mayor amenaza de la poca contempornea (10), ha suscitado un autntico clamor de protesta en los pases del Tercer Mundo, especialmente molestos por el papel prescriptivo que se arroga Estados Unidos en su pretensin de dirigir el mundo y machacarlo por culpa de sus operadores financieros y el egosmo de sus politlogos. Sobrevenida a raz de la puesta en marcha del proceso de neutralizacin a distancia de la balstica iran con la firma del pacto de despliegue del escudo antimisiles en Polonia y Chequia e Israel y aprovechando el conflicto de Georgia de agosto de 2008, la declaracin de Kissinger, aparecida el da de la conmemoracin del trigsimo tercer aniversario de la tercera guerra rabe israel, igual que las reiteraciones de Bernard Kouchner, ministro francs de Asuntos Exteriores, sobre la inevitabilidad de una intervencin israel contra Irn, ha colocado al Golfo Prsico en una viva tensin y a los aliados estadounidenses de la zona a la defensiva. Las petromonarquas, que volaron al auxilio de la economa estadounidense al principio sufriendo de paso, sin quejas ni lamentos, una prdida de 150.000 millones de dlares durante el tercer trimestre de 2008 debido a sus imposiciones econmicas en los mercados occidentales, despus han reconsiderado su posicin y han percibido la llamada a la constitucin de un crtel anti OPEP como una forma de chantaje disfrazado y han favorecido, como una especie de respuesta sesgada, las colocaciones de su dinero en los mercados asiticos (11).

En el apogeo de su podero y en el momento de mayor fuerza de su alianza con Irn, Estados Unidos nunca consigui que se restituyeran a su legtimo propietario rabe las tres islas que se llaman Abu Moussa, Gran Tumba y Pequea Tumba. En fase poder relativo sabr, al menos, proteger de forma sostenida esas relaciones regionales en el momento de sus sinsabores en Iraq y Afganistn y se pondr a la defensiva mientras que, paralelamente, Irn con su dominio de la tecnologa nuclear y los xitos militares de sus aliados regionales, Hezbol en Lbano, Moqtada Sadr en Iraq y Hams en Palestina, se presenta como el contraejemplo perfecto de la servidumbre monrquica con una radiacin que se proyecta mucho ms all de las zonas con fuertes minoras chies rabes en las regiones petroleras de Arabia Saud, Barhein, Kuwait, Iraq y en la zona limtrofe de Israel en el sur de Lbano, para extenderse al conjunto de la esfera rabe musulmana? Ms concretamente, Estados Unidos podr proteger sus relaciones de las turbulencias internas atizadas por las extravagancias monrquicas repetitivas que contrastan totalmente con las duras condiciones de la realidad cotidiana de multitud de sus conciudadanos y que gangrenan inexorablemente los fundamentos de su poder?

IV. El peligro domstico: las extravagancias monrquicas, una gangrena que socava los fundamentos del poder de las petromonarquas.

Un espectculo en dos dimensiones se ofreci al mundo rabe en el verano de 2008, como en 2006 durante la guerra destructora de Israel contra Lbano, sintomtico del divorcio entre los gobernantes y gobernados rabes. Mientras el jefe del Hezbol libans Hasan Nasral se dedicaba a liberar, en julio, al decano de los presos rabes en Israel, Samir Kantar, un druso pro palestino detenido durante 29 aos, los prncipes saudes hacan alarde de un lujo ostentoso en la baha de Cannes, al sur de Francia, con sus yates inmensos, en escapadas nocturnas en compaa de una cohorte de ruidosos acompaantes de dudoso gusto, lejos de las preocupaciones cotidianas de sus compatriotas. El gobernador de Dubai, por su parte, abandon su emirato a su suerte durante dos meses para satisfacer en el Reino Unido su aficin por los concursos hpicos y los deportes ecuestres, mientras que la propia madre del presidente de la Federacin del Golfo, Sheija Fatima, de Abu Dhabi y diecisiete de sus cortesanas fueron detenidas en el Conrad Bruxelles por abusos y maltratos a sus sirvientes.

Cada ao aporta su lote de escndalos: 2005, ao del asesinato del Primer Ministro libans Rafic Hariri y de la llegada al poder del Presidente iran Ahmadineyad, la opinin pblica occidental disfrut del folletn Saudi Connection, el trfico internacional de droga desde Colombia hasta Francia a bordo de una flota privada de la familia real saud. En 2006, ao de la guerra destructora israel contra Lbano, dos escndalos coparon las crnicas, el escndalo Yamamah sobre las faranicas retrocomisiones, del orden de 1.800 millones de euros, percibidas por el prncipe Bandar Ben Sultan, hijo del ministro saud de Defensa, con motivo de la venta de 150 aviones de combate ingleses Toronado a Arabia, as como el escndalo del asesinato en Australia, en circunstancias misteriosas, de un ex pretendiente al trono de Dubai, un crimen cubierto por la inmunidad diplomtica y nunca aclarado.

En 2007 las extravagancias del prncipe Abdel Aziz Ben Fahd, ganaron al hijo del antiguo rey de Arabia y compaero de juegos de Saadeddin Hariri, el heredero poltico del ex Primer Ministro multimillonario lbano-saud, que fue declarado persona non grata en un gran palacio parisino por su gusto declarado por la compaa de chicas de vida alegre (12). En 2008, la liberacin de Samir Kantar y el rescate de ms de 200 presos libaneses y palestinos coincidi con el sonoro asesinato de una cantante vedette libanesa, el 29 de julio de 2008 en Dubai. Suzzane Tamine estaba considerada como prxima, al mismo tiempo, a las familias reinantes en Arabia Saud y en los emiratos. Su muerte implicaba a las personalidades egipcias prximas al poder y puso en peligro las relaciones entre Egipto y los prncipes del petrleo. Degollada antes de ser asesinada, el trgico final de la artista libanesa es comparable al de la marroqu Hanane Zamrani, que apareci asesinada en la piscina de un riqusimo hombre de negocios de los Emiratos, en mayo de 2005.

El autor amenizar a sus lectores con las extravagancias anuales repetitivas en Pars y Ginebra de Hanibal Gadafi, hijo menor del lder libio, nueva dinasta autcrata rabe gracias a su cooptacin monrquica del poder. Sobre un fondo de corrupcin y nepotismo, de tierra sin ley ni justicia, abuso de autoridad y excesos del poder, las cancilleras occidentales tienen buen cuidado en admitir dichas extravagancias, gangrenando los fundamentos del poder de las petromonarquas y dando argumentos a sus contestatarios polticos de quienes constituyen un contraejemplo perfecto.

Dubai (12) acaba de ordenar, en agosto de 2008, una vasta campaa anti corrupcin con prioridad nacional poniendo en cuestin a ocho dirigentes de firmas financieras e inmobiliarias de primer orden asegurando que ya no estarn al abrigo de la impunidad. A este respecto, el nacimiento en Arabia Saud de un movimiento Al Qaeda no parece un fruto de la casualidad, igual que la cadena transfronteriza rabe Aljazeera en Qatar. Ambas son percibidas como consecuencias rebeldes a la hegemona saud en el plano interno rabe, el primero en el aspecto poltico militar y la segunda en el plano meditico. Desde esta perspectiva, la presencia militar estadounidense en el Golfo est dirigida a asegurar una impunidad a los prncipes del petrleo al efecto de acentuar su dependencia personal con respecto a Estados Unidos. Dicho de otra forma, la concentracin militar estadounidense en el Golfo, la ms densa del mundo fuera de Estados Unidos, constituye realmente un paraguas? No corre el riesgo, por el contrario, de servir de catalizador a la clera rabe y de actuar en su caso de detonador cataclsmico a un violento desbordamiento de descontento popular en el caso de una eventual confrontacin con Irn? En el estado actual de la ciencia mdica, la gangrena se cura con la amputacin. El organismo de las petromonarquas sabr inmunizarse de este peligro con un cambio drstico de su modo de funcionamiento, o por el efecto de protuberancias excesivas generadas por las facilidades de una existencia asistida acabar afectada por negligencia por esta patologa incurable e inexorable?

Notas:

(1) Lopulence financire incite le Golfe la diversification, Hassan Chakrani en el diario libans Al Akhbar, 23 de julio de 2008.

(2) Le Monde, 14 de junio de 2006, Le nouveau recyclage des ptrodollars, por Eric le Boucher.

(3) Les ptrodollars a lassaut du football et du cinma, Le Monde,fr, 3 de septiembre de 2008.

(4) El nmero de personas que disponen de ms de un milln de dlares de activos financieros, aparte de la residencia principal, ha superado la barrera de diez millones en 2007 y la clasificacin de los multimillonarios por zona geogrfica se establece de la siguiente forma en 2007: frica 1.000, un aumento de 200 en relacin con 2006; Oriente Medio 1.500, es decir, un aumento de 200 en un ao; Amrica Latina 6.200, frente a 4.200 en 2006; Europa 10.650, frente a 9.400 en 2006; Estados Unidos 11.700, frente a 11.200 en 2006; y por primera vez en la historia el nmero de multimillonarios en Mosc (74) supera el de Nueva York (71); Stefen Theil (Newsweek) y Margaret Colsen (Wall Street Journal), en Courrier international n 932 de 11-17 de septiembre de 2008.

(5) Editorial de Abdel Bari Atwane cf Al Qods al-Arabi, peridico transnacional rabe editado en Londres de fecha 19 de abril d 2008.

(6) La limitation du sjour des trangers dans le Golfe, un coup fatal la croissance peridico Al Ittihad, de Abu Dhabi, 2 de agosto de 2006.

(7) Monarchies du Golfe, les micro-tats de la peninsule arabique, obra colectiva dirigida por Rmy Leveau y Frderic Charillon en Documentation Franaise n 5217, junio 2005.

(9) Foire dempoigne autour de la Mditerrane por Georges Corm en Le Monde Diplomatique, Julio 2008.

(10) 25.000 milliards de dollars vanouis. Le Monde, 25 de octubre de 2008. desde principios de ao las grandes plazas burstiles internacionales han perdido casi la mitad de su capitalizacin. Eso significa que alrededor de 25 billones de dlares se han esfumado, casi el doble del PIB de Estados Unidos. Algunas plazas casi han desaparecido del paisaje. La bolsa de Reykiavik ha perdido el 94% de su valor, Mosc el 72%, igual que la Bolsa de Bucarest. Islandia, al borde de la quiebra, ha anunciado que ha firmado un acuerdo con el FMI para un prstamo de 2.100 millones de dlares (1.700 millones de euros). Y la lista de pases en dificultades no deja de alargarse: Ucrania, Pakistn, Argentina, Hungra, etc. En Estados Unidos y Europa, la contaminacin de la economa real comienza a materializarse con un fuerte aumento del desempleo y una reduccin del poder adquisitivo. Segn un estudio del broker Cazenove, los ms expuestos son, en este orden: la construccin, las minas, los grandes almacenes, seguros de vida y banca. Los valores refugio defensivos se reducen a casi nada: productos de gran consumo, espirituales En la Bolsa de Pars la peor es la quiebra de Renault, donde la accin ha bajado del 77,12% desde el 1 de enero, la menos mala representacin reviene hasta GDF Suez, que presenta un retroceso del 21,66% desde principios de ao. Sobre el plan burstil, las inyecciones de fondos pblicos para salvar a los bancos van a traducirse por una subida sensible de las deudas pblicas y por un recurso masivo al endeudamiento por parte de los Estados. Esta afluencia de obligaciones del tesoro sobre los mercados financieros amenaza con provocar una fuerte subida de las tasas de inters a largo plazo que desempean un papel ms importante en la financiacin de la economa. Los mercados lo ven todo negro e imaginan lo peor con un carcter autorrealizador, sealan los economistas de Crdit agricole. La cuestin de la confianza es fundamental y nadie sabe a ciencia cierta actualmente qu elemento catalizador es susceptible de restaurarla de manera estable.

(10) Scholar statesman award dinner. Henry Kissinger versus Robert Satlof october 6th 2008. Special forumreport Washington Institute for Near East Policy. Policy Watch n 1411 del 10 de octubre de 2008.

(11) Lunes negro en el Golfo: las Bolsas de las petromonarquas registran prdidas de 150.000 millones de dlares en el tercer trimestre de 2008 , en Al-Qods al-Arabi, martes 7 de octubre de 2008.

(12) Ryad sur Seine, Mon patron est un Emir: De largent sans limites des distractions de grands enfants, des serviteurs corvables jusqu lpuisement. Trois ex salaris des Saoud racontent le quotidien des nababs Paris por Christophe Boltansky, Nouvel Observateur, 22-28 de mayo de 2008.

(13) Dubai lanza una campaa anticorrupcin. En el peridico transnacional rabe publicado en Londres Al Quds al Arabi el 18 de agosto, que precisa que ocho dirigentes de firmas financieras e inmobiliarias de primer orden son perseguidas en Dubai por hechos relacionados con el dinero ilcito, especialmente los responsables de la banca islmica de Dubai y de fondos de inversin Tamwil de los promotores inmobiliarios del proyecto Ad Diar y Al Nakhee el famoso puerto deportivo conquistado al mar y edificado en forma de palmera.

Para saber ms:

"Geoeconoma" mundial, un cambio estratgico,

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=74380

La criminalidad transnacional, otra cara abominable de la globalizacin: Los parasos fiscales, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=54028

Original en francs: http://renenaba.blog.fr/2008/11/06/golfe-arabo-persique-les-petromonarchies-arabes-face-agrave-un-triple-peril-4994683#more4994683

Ren Naba, es un periodista francs de origen libans. Antiguo responsable del mundo arabo-musulmn en el servicio diplomtico de la Agencia France Presse y ex consejero del Director General de RMC/Moyen-Orient, encargado de la informacin. Ha publicado los siguientes libros: Il tait une fois la dpche dagence, Editions lArmoise- 8, Rue des Lions Saint-Paul, 75004 Paris, septiembre de 2007. Aux origines de la tragdie arabe, ditions Bachari 2006. Du bougnoule au sauvageon, voyage dans limaginaire franais, LHarmattan 2002. Rafic Hariri, un homme daffaires, Premier ministre, L Harmattan 2000. Guerre des ondes, guerre de religion, la bataille hertzienne dans le ciel mditerranen, LHarmattan 1998.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter