Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-12-2008

Su espectculo de relaciones pblicas incluye a las vctimas del rapaz poder britnico
El Foreign Office da lecciones de derechos humanos

John Pilger
The Guardian

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Un evento surrealista tendr lugar hoy en Londres. El Foreign Office [Ministerio de Exteriores britnico] realiza un da abierto a todos para destacar la importancia de los derechos humanos en nuestro trabajo como parte del 60 aniversario de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos. Habr varios puestos y paneles de discusin, y el secretario de exteriores David Miliband presentar un premio de derechos humanos. Se trata de una parodia? No. El Foreign Office quiere aumentar nuestra conciencia de derechos humanos. Kafka y Heller tienen muchos remedos.

No habr un puesto para los isleos de las islas Chagos, los 2.000 ciudadanos britnicos expulsados de su patria en el Ocano ndico, a los que ha enfrentado el gobierno de Miliband para impedir que retornen a lo que es ahora una base militar de EE.UU. y presunto centro de torturas de la CIA. El tribunal superior ha restaurado repetidamente este derecho humano fundamental a los isleos, la esencia de la Magna Carta, describiendo las acciones del Foreign Office como escandalosas, repugnantes e ilegales. Sin embargo, los abogados de Miliband se niegan a abandonar, y fueron rescatados el 22 de octubre por los veredictos polticos de tres law lords [miembros del Tribunal Supremo britnico].

No habr ningn puesto para las vctimas de una poltica britnica sistmica de exportar armas y equipos militares a 10 de los pases ms ensangrentados por la guerra y empobrecidos de frica. En su discurso de hoy, con la presencia bochornosa de la buena gente de Amnista y Save the Children, qu dir Miliband a las vctimas de esa violencia patrocinada por el Reino Unido? Tal vez hablar, como lo hace a menudo, de la necesidad de buen gobierno en sitios lejanos, mientras su propio rgimen suprime una investigacin de la Serious Fraud Office (Oficina de Fraudes Graves) del negocio por 43 millones de libras esterlinas de BAE con la corrupta tirana en Arabia Saud con la que, seal el ministro del Foreign Office Kim Howells en 2007, los britnicos tienen valores compartidos.

No habra ningn puesto para aquellos iraques cuyas vidas sociales, culturales y reales han sido destrozadas por una invasin no provocada basada en mentiras irrefutables. Pedir disculpas el secretario de exteriores por las bombas de racimo que han diseminado, que todava hacen volar las piernas de nios, y por el uranio empobrecido y otras sustancias txicas que han hecho que el cncer consuma a reas del sur de Iraq? Hablar del derecho humano universal al conocimiento, y anunciar la diversin de una fraccin de los miles de millones del rescate de la City de Londres [principal centro de finanzas y negocios, N. del T.] para restaurar lo que fue uno de los mejores sistemas escolares de Oriente Prximo, aniquilado como consecuencia de la invasin anglo-estadounidense, junto con museos y editoriales y libreras, y maestros e historiadores y antroplogos y cirujanos? Anunciar el envo de simples analgsicos y jeringas a hospitales que otrora tenan casi de todo, en un pas contra el que gobiernos britnicos, especialmente el suyo, lideraron en el bloqueo de la ayuda humanitaria, incluyendo la prohibicin por Howells de vacunas para proteger a los nios contra enfermedades prevenibles?

No habr ningn puesto para la gente de Gaza, amenazada en su mayora, dice la Cruz Roja Internacional, por la hambruna, sobre todo los nios. Con su poltica de reducir a un milln y medio de personas a una existencia hobesiana, los israeles han cortado la mayor parte de los recursos vitales. David Miliband estuvo recientemente en Jerusaln, a slo un breve vuelo en helicptero de la gente cautiva de Gaza. No fue, y no dijo nada sobre sus derechos humanos, prefiriendo palabras equvocas sobre una tregua entre el martirizador y sus vctimas.

No habr puesto alguno para los sindicalistas, estudiantes, periodistas y defensores de los derechos humanos asesinados en Colombia, un pas en el que las fuerzas de seguridad del gobierno son entrenadas por britnicos y estadounidenses y son responsables de un 90% de la tortura, segn un nuevo estudio del grupo de derechos humanos britnicos Justice for Colombia. El Foreign Office dice que est mejorando los antecedentes de derechos humanos de los militares y combatiendo el narcotrfico. El estudio no encontr ni una pizca de evidencia que apoye esta afirmacin. Oficiales colombianos implicados en asesinatos son bienvenidos en Gran Bretaa para participar en seminarios.

No habr ningn puesto para la historia, para nuestra memoria. Almacenados en grandes bibliotecas y oficinas de registros britnicas, archivos oficiales no clasificados dicen la verdad sobre la poltica britnica y los derechos humanos, desde las atrocidades oficialmente condonadas en los campos de concentracin en la Kenia colonial y del armamento del genocida general Suharto en Indonesia, al suministro de armas biolgicas a Sadam Husein en los aos ochenta. Cuando escuchamos el canturreo moralizador de expertos en seguridad ex britnicos que nos dicen lo que debemos pensar sobre los actuales eventos en Mumbai [Bombay], podramos recordar el rol histrico de Gran Bretaa como partera del extremismo violento en el Islam moderno, desde el ascenso de la Hermandad Musulmana en Egipto en los aos cincuenta hasta el derrocamiento del gobierno liberal democrtico de Irn, hasta el armamento por M16 de los muyahidn afganos, los futuros talibanes. El objetivo fue y sigue siendo la negacin del nacionalismo a pueblos que luchaban por ser libres, especialmente en Oriente Prximo, donde el petrleo, dice un documento secreto del Foreign Office de 1947, es una presa vital para todo poder interesado en la influencia y dominacin mundiales. Los derechos humanos estn casi totalmente ausentes de esta memoria oficial, a diferencia del temor de ser descubierto. La expulsin secreta de los isleos de Chagos, dice un memorando de 1964 del Foreign Office, debiera ser calculada para que atraiga el mnimo de atencin y debiera tener alguna cobertura lgica [para que no] provoque sospechas en cuanto a su propsito.

Cmo se perpeta este pas de las maravillas? Los medios juegan su papel histrico, censurando por omisin. Roland Challis, quien fue el corresponsal de la BBC en el Sudeste Asitico cuando Suharto masacraba a cientos de miles de supuestos comunistas en los aos sesenta, me dijo: Fue todo un triunfo para la propaganda occidental. Mis fuentes britnicas pretendan no saber lo que estaba ocurriendo, pero lo saban Barcos de guerra britnicos escoltaron un barco repleto de soldados indonesios por el Estrecho de Malaca para que pudieran participar en ese terrible holocausto.

Actualmente, la propaganda de relaciones pblicas disfrazada de erudicin promueve ese mismo poder rapaz britnico mientras trata de fijar los lmites de la discusin pblica. Un informe publicado la semana pasada del Instituto de Investigacin de la Poltica Pblica [IPPR] se describe como principal think tank progresista del Reino Unido. Despus de haber sido vaciado de su significado en el diccionario, el otrora noble trmino progresista se suma como engao a democracia y centro-izquierda. Lord George Robertson, el belicista del Nuevo Laborismo, devoto del Trident [misil balstico con carga nuclear, N. del T.] y ex jefe de la OTAN, tiene su apodo al frente, junto con Paddy Ashdown, ex virrey de los Balcanes. Acomodado en clichs de gestin de crisis, el informe del IPPR es un llamado a la accin porque Estados dbiles, corruptos y fracasados se han convertido en mayores riesgos para la seguridad que los fuertes y competitivos. Ya que el terror estatal occidental no puede ser mencionado, el llamado es para que la OTAN est presente en frica y por la intervencin militar si es considerada necesaria.

Referencias no confirmadas a complots terroristas en suelo britnico incluyen apenas un gesto hacia la percepcin entre los musulmanes de que la actual intervencin anglo-estadounidense en Oriente Prximo y el norte de Asia es la causa deslumbrantemente obvia. En febrero de 2003, cerca de un 80% de los londinenses crean que un ataque britnico contra Iraq hara ms probable un ataque terrorista en Londres. Fue precisamente la advertencia dada a Blair por el Comit Conjunto de Inteligencia. La advertencia no es menos urgente mientras nosotros continuamos atacando a los pases de otros y permitimos que campeones falsos se apropien de todos nuestros derechos humanos.

johnpilger.com

http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2008/dec/01/foreign-office-human-rights



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter