Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2009

La ignorancia de Ulises Ruiz

Carlos Manzo
Rebelin




Corran los primeros das de junio del 2006, caminaba por algunas calles del zcalo de la verde antequera entonces transformada en el campamento ms grande que se hubiera visto en Oaxaca y en Mxico en los ltimos aos1, debido a las manifestaciones y el plantn que los contingentes del movimiento magisterial procedente de las diversas regiones del estado mantenan en el zcalo de Oaxaca. En mi permanente deambular, sin direccin aparente, aparecan ante mis ojos imgenes en carteles y grafiti que dibujaban a URO con orejas de burro, imagen muy socorrida por los profes para denotar la ignorancia, la cerrazn y la terquedad que, con perdn de tan singular animal, son caractersticas personales e institucionales que hasta ahora refleja quien se dice gobernador de ese estado.

Algunos compaeros y compaeras del Concejo Ciudadano Unihidalguense, como los hermanos De la Rosa; Mohamed Otaqu y Soledad Mijangos, entre muchos otros, participaban del plantn en su calidad de profesores y en representacin de sus escuelas o secciones, no era entonces ni se trataba de una actividad del CCU aunque sus compaeros estbamos preocupados y buscbamos alguna manera de apoyarlos, visitarlos o por lo menos servirles de mensajeros en nuestras repentinas idas y venidas a la ciudad de Oaxaca. No lejos estaban en nuestra memoria marchas plantones y huelgas de hambre que, en el 2003-2004, en esos mismos escenarios habamos representado en coordinacin con el Concejo Indgena y Popular Ricardo Flores Magn (CIPO-RFM), que tambin fueron fuertemente reprimidos y encarcelados, en aquel entonces por Jos Murat Casaab2, otro al que tambin poco le faltaba para rebuznar, aunque, tal vez, un poco menos sanguinario que URO.

Paralelamente, durante la ltima semana de mayo y la primera de junio de ese tan complejo e intricado 2006, se realizaba tambin el festival internacional de cine y video indgena, que viene al caso pues nos haba correspondido la realizacin de las proyecciones de muchos interesantes documentales de este festival en varios municipios del Istmo, como San Dionisio, Niltepec, La Ventosa y Unin Hidalgo, tarea en la que para otras zonas de la regin tambin nos habamos coordinado con los colectivos BiBaani de Ixtepec y Radio Totopo de Juchitn; y digo que eran importantes e interesantes porque en los contenidos de gran parte de estos videos Sicapapa no se vende, por ejemploresaltan la importancia de los medios de comunicacin como la radio y el mismo video en las luchas de resistencia de nuestros pueblos y comunidades indgenas en contra de la accin e imposicin de megaproyectos por los malos gobiernos en contubernio con las empresas transnacionales3.

En el marco de este festival, es decir, entre el festival, las primeras megamarchas y el plantn corra entonces el rumor de un posible desalojo represivo a los maestros, quienes para este momento conocamos las dimensiones reales del caso, adems de la crcel, pensamos que esa medida slo poda caber en la cabeza de un ignorante y empezaba a caber entre esas orejas de burro pintadas al grafit, apenas una semana antes del 14 de junio4. hasta entonces la APPO no exista, ni siquiera era imaginada por quienes hasta ahora dicen ser sus dirigentes o concejeros, algunos ya encumbrados en la cmara local de diputados otros empeados en pensar y formular otra poltica desde abajo y a la izquierda, por tanto lo que si haba y existe hasta ahora es reflejo de esto, lo que se conoce como el movimiento indgena y el movimiento social oaxaqueo, ambas expresiones de lo mismo y , tambin, ambas divididas e incluso fragmentadas, al parecer irreversiblemente por la intrusin de los partidos polticos, al igual que el denominado movimiento indgena nacional.5

Si bien es cierto, la primera asamblea constitutiva de la APPO se da en noviembre de 2006, ya se hablaba de la misma como una red de organizaciones y colectivos en apoyo al movimiento magisterial desde el mes de julio, es as que por exhorto de los propios profesores de nuestra comunidad participantes entonces en el CCU, el Concejo de Ancianas y Ancianos de rancho Gubia y el propio Concejo Ciudadano Unihidalguense resuelven por consenso y respaldado por oficio, incorporarse a la asamblea Popular del Pueblo Oaxaqueo, con la que se mantuvo permanente comunicacin a travs de los compaeros profesores por lo que en su primera Asamblea Constituyente, junto con otros colectivos de la regin del Istmo, se propone y acepta como consejero de la misma al compaero Alberto Juan Castillo, ms conocido como Macha, en la misma Asamblea Constituyente, coordinados con compaeros de San Blas Atempa, Radio Totopo de Juchitn y Radio Arco Iris de Jalapa del Marqus se propone tambin como consejero por nuestra regin al compaero Rubn Valencia Nez, siempre considerando el principio de fungir, ms que como representantes, como enlace entre los colectivos, las comunidades y la Asamblea estatal6.

Esta situacin ha motivado que en diversas ocasiones nos hayamos referido a la existencia de la APPO en el Istmo, lo que a algunos compaeros de la regin y ajenos a ella no agrada del todo, como tampoco agrada el que desde el mes sexto del ao 2005, algunos de los colectivos arriba mencionados veamos con buenos ojos la aparicin de la VI Declaracin de la Selva Lacandona y hayamos tambin, en su momento, firmado nuestra adherencia a La Otra Campaa, a nivel nacional-internacional e intergalcticotal vez por ello podemos estar en todas partes y , a la vez, en ningn lado, es la nueva hermenetica de la otra poltica que viejos localistas no entienden y no entendern mientras continen con sus aspiraciones por alguna diputacin u otro hueso en el caduco sistema electoral partidista.

Viene al caso sealar que una intencin de este breve artculo ha sido sobre todo resaltar la ignorancia de URO durante su desgobierno que ha representado, adems de la represin ms aguda que se haya vivido en la entidad, la cero tolerancia a formas y espacios de participacin y representacin independientes y autonomistas. Dicha ignorancia sali a relucir nuevamente en el Istmo de Tehuantepec, cuando en das pasados acompa a Fecal a inaugurar otro parque elico de la regin en La Ventosa, deca URO, palabras ms palabras menos, que no insistira en recordar las ventajas que el Istmo presenta como la mejor opcin para la construccin de la refinera, ignorando lo que ya muchos estudios, como el de Alejandro Toledo, han referido en los siguientes trminos: el Puerto de Salinacruz presenta una contaminacin de tipo crnica debido a los constantes aportes de contaminantes provenientes de los desechos humanos, la carga y descarga de buques, los desechos de embarcaciones pesqueras, las fugas y los derrames de hidrocarburos, siendo muy notoria en el puerto y disminuyendo hacia el mar abierto. De acuerdo con el marco ambiental en esta evaluacin, la zona litoral que comprende el rea portuaria y la Baha de La Ventosa, y la propia zona ocenica, se encuentran progresivamente afectadas por la presencia de hidrocarburos de alto peso molecular, de metales pesados, y de bacterias patgenas, que ponen en serio riesgo la calidad ambiental del medio marino, de sus recursos pesqueros y, finalmente, de la salud humana. () En su futuro se perciben mayores transformaciones y, por lo tanto, un alto potencial de tensiones ecolgicas y sociales.7

Seguramente nos acusarn nuevamente de opositores al desarrollo al resaltar nuevamente la alta fragilidad ecolgica del Istmo, ante los megaproyectos que por virtud de la ms aguda crisis del capitalismo se vern en suspenso en prximos aos; sin embargo, lo cierto es que los malos gobiernos y ejecutores de los planes y programas se han encargado en menos de cincuenta aos de destruir lo que en otro tiempo fuera el trpico clido y bello, sin la ms mnima consideracin del medio ambiente y de la gente que lo habita.

A manera de conclusin8:

Chupa chonna diidxa`gucadiaga Ruben ne Isabel.

Bichidu

Pa biche laabe guanabadiidxacabe naa

Biche pue raabe guiruti binniz que zanda di guin cadi bichi di xtoobi casi ca laanu, ngue runi guiraanu nacadu bichidu jma ru si pa cului pe biche laabe.

Pa guninaacabe laa cayuninaacabe naa

Ngue ruuni biche laabe.

Pa nadxiibe xquiidxe casi naa

Laaca nacadu bichidu.

Dos tres palabras para Rubn e Isabel.

Bichidu

Si hermanos somos han preguntado

Finalmente, esos tristes ltimos acontecimientos que a todos indignan, ms all de la masacre a civiles en Palestina, me vino a recordar irremediablemente aquellos mis 80s tapatos, cuando en las peas cantbamos

La Cigarra

Tantas Veces me mataron

Tantas veces me mor

Sin embargo estoy aqu

Resucitando

Gracias doy a la desgracia

y a la mano con pual

porque me mat tan mal

y segu cantando

Cantando al sol como la cigarra

Despus de un ao bajo la tierra

Igual que el sobreviviente

Que vuelve de la guerra

Salud, y nos seguimos viendo en el ya no tan nuestro Istmo aunque con la certeza de que otro mundo es posible y sobre todo uno donde quepan muchos mundos

Carlos Manzo

CCU/CNI

Vspera de la Candelaria, 2009, Tlalcoligia, D.F.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter