Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-09-2009

Una nia pequea en Kabul

Norman Solomon
Media Monitors Network

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El ltimo da de agosto, conoc a una pequea llamada Guljumma. Tiene siete aos, y vive en Kabul en un sitio llamado Distrito 5, Campo de Refugiados Helmand,

Guljumma me cont lo que sucedi una maana del ao pasado cuando dorma en su casa en el valle Helmand en el sur de Afganistn. Las bombas estallaron a las 5 de la maana. Algunos miembros de su familia murieron. Ella perdi un brazo.

Con su voz suave y seria, Guljumma describi esos eventos. Su padre, Wakil Tawos Khan, estaba sentado a su lado. Sac copias de formularios oficiales que ha enviado al gobierno afgano.

Como los dems padres que estaban reunidos dentro de una burda carpa en este esculido campo, Khan no ha llegado a ninguna parte a travs de los canales oficiales. Se esfuerza por cuidar a su hija. Y tiene otros deberes porque representa a 100 de las familias del campo, que es poco ms que zanjas, estructuras de adobe y lona haraposa.

Khan muestra una bolsa de plstico que contiene algunos kilos de arroz. Su responsabilidad es repartir ese arroz entre las 100 familias.

Productos bsicos, como ser alimentos, llegan al campo slo espordicamente, dijo Khan. Donaciones provienen de hombres de negocios afganos. El gobierno de Afganistn hace muy poco. Naciones Unidas no ayuda. Tampoco el gobierno de EE.UU.

Khan subray su ansia de trabajar. Tenemos la capacidad, dijo dennos algo de tierra, pongan un pozo y nosotros haremos el resto. Por el sonido de su voz, la esperanza se desvanece.

Se podra decir que la ltima vez que Guljumma y su padre tuvieron un contacto significativo con el gobierno de EE.UU. fue cuando ste los bombarde.

Si la retrica fuera realidad, sta sera una guerra por la defensa de los valores humanos. Pero la retrica no es la realidad.

La destructividad de esta guerra es la realidad para Guljumma y su padre. Y para cientos de familias en el Distrito 5 del Campo de Refugiados Helmand. Y, de hecho, para millones de afganos. La violencia de esta guerra militar, econmica y social sigue destruyendo el futuro. Cada da y cada noche.

Est dispuesto realmente el gobierno de EE.UU. a ayudar a Guljumma, que ahora vive cada da y cada noche en la inmundicia de un campo de refugiados? Est dispuesto el gobierno a gastar el equivalente del coste de una sola ojiva para ayudarle?

Hasta ahora, la respuesta es de una claridad obscena. Pero tal vez podamos imponer un cambio si contactamos a representantes y senadores en Washington y exigimos accin para Guljumma, para Wakil Tawos Khan, para todos los residentes del Distrito 5 del Campo de Refugiados Helmand que sufren hace tanto tiempo y para todas las vctimas de la guerra en Afganistn.

El xito de una pequea o de un campo de refugiados puede ser un minsculo paso til hacia la inversin de las prioridades que actualmente hacen que el gobierno de EE.UU. gaste aproximadamente un 90% de su presupuesto para Afganistn en esfuerzos militares.

Washington oficial podra dar ahora mismo un paso hacia la decencia. Es fcil encontrar el Distrito 5 del Campo de Refugiados Helmand. Est en la capital de Afganistn, en Charahe Qambar Road. Un gobierno que utiliza sistemas de gua satelitales para apuntar sus misiles debiera estar en condiciones de encontrarlo.

..

Norman Solomon es un columnista sobre media y poltica publicado en todo EE.UU. Sus diez libros incluyen:

Unreliable Sources (co-authored with Martin A. Lee), The Power of Babble, False Hope: The Politics of Illusion in the Clinton Era, The Trouble With Dilbert: How Corporate Culture Gets the Last Laugh, The Habits of Highly Deceptive Media y Target Iraq: What the News Media Didnt Tell You.

2009 Norman Solomon

http://americas.mediamonitors.net/content/view/full/65961



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter