Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2009

Avergonzados y denunciados

Khalid Amayreh
Al Ahram Weekly

Traducido para Rebelin por Loles Olivn


La Autoridad Palestina (AP) se enfrenta a una situacin extremadamente embarazosa a raz de su decisin a principios de esta semana de aprobar el aplazamiento de la ratificacin del Informe Goldstone en el Consejo de Derechos Humanos (CDH) en Ginebra.

El informe, elaborado por el juez sudafricano Richard Goldstone, acusa a Israel de cometer a sabiendas y deliberadamente, crmenes de guerra y crmenes contra la humanidad durante su ofensiva del invierno en la Franja de Gaza, en la que murieron ms de 1.400 palestinos, la mayora de los cuales eran civiles inocentes, incluidos ms de 300 nios, y otros miles de heridos abrasados por bombas de fsforo. Miles de hogares, mezquitas y edificios pblicos fueron destruidos en los 22 das de arrase.

La adopcin del informe por el CDH probablemente habra conducido a la peticin de remisin a la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya y, eventualmente, podra haber llevado a la persecucin de los presuntos criminales de guerra israeles. Sin embargo, la inexplicable decisin de la AP de apoyar la paralizacin de la discusin del informe hasta marzo ha permitido eficazmente a Israel eludir su culpabilidad al enterrar y neutralizar el informe, al menos de momento.

Condena palestina y rabe

En Palestina ocupada y en gran parte del mundo rabe el escandaloso paso en falso de la AP ha provocado la condena universal desde la derecha poltica a la izquierda, derivando en que los funcionarios de la AP, incluido el presidente Mahmud Abbas, se encuentran sumidos pensando en cmo protegerse de una avalancha de condenas y acusaciones virulentas que van desde la comisin de traicin a las [muestras de] debilidad, incompetencia e impotencia ante Israel y EE.UU.

De hecho, ningn otro acto de la AP/OLP (Organizacin para la Liberacin de Palestina) desde la firma de los Acuerdos de Oslo hace ms de 16 aos ha conocido un rechazo tan unnime, lo que explica las reacciones de perplejidad y confusin de los funcionarios de la AP y sus portavoces. Adems, la mayora de las crticas han venido de los grupos laicos incluidas organizaciones asociadas a la OLP en s, lo que refuta la afirmacin de que la indignacin generalizada forma parte de la confrontacin de las relaciones pblicas entre Al Fatah y el campo islamista.

Incluso Fatah, el propio partido de Abbas, que es la columna vertebral poltica tanto de la OLP como de la AP, tuvo que "seguir la corriente", al menos pblicamente, y criticar el "gesto irresponsable" en Ginebra. Fatah est preocupada de que el fracaso de Ginebra pueda hacerle perder popularidad antes de las elecciones palestinas que podran tener lugar en la segunda mitad de 2010.

El presidente de la AP, Mahmud Abbas, dispuesto a limitar los daos, ha ordenado una investigacin sobre lo ocurrido. Sin embargo, muy pocos palestinos se toman tal medida en serio, ya que se cree que fue el propio Abbas quien pidi al embajador de Palestina ante NNUU que recomendara la congelacin del Informe Goldstone hasta marzo.

Hamas utiliz fuertes calificativos para denunciar la decisin de la AP de aplazar el debate sobre el Informe Goldstone. Los dirigentes de Hamas en Gaza y Damasco calificaron la decisin como una muestra de "servidumbre y sumisin total a la voluntad sionista. Ismail Haniyeh, el primer ministro del gobierno de Hamas en Gaza, ha culpado a Abbas de la debacle afirmando que fue Abbas quien tom la decisin. "La decisin de abandonar el Informe Goldstone vino de las altas instancias de la Autoridad en Ramallah," ha afirmado.

Palabras ms duras vinieron de Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamas en Gaza. "El pueblo palestino querra saber si la direccin de Ramallah es la defensora del pueblo palestino y de su justa causa o si es un abogado de Israel. No estaramos exagerando si decimos que este comportamiento irresponsable raya con la traicin", dijo.

Hamas haba atenuado su guerra de propaganda contra Al Fatah, al parecer, con el fin de ayudar a crear el ambiente propicio para la posible reconciliacin entre ambos grupos. Sin embargo, parece que Hamas ha encontrado el ltimo desastre de relaciones pblicas realizado por Abbas demasiado valioso como para dejarlo pasar en silencio especialmente porque el paso en falso de la AP se considera ampliamente como una gran traicin para las vctimas de la guerra y para todo el pueblo de la Franja de Gaza.

El Frente Popular para la Liberacin de Palestina (FPLP), una faccin de la OLP tambin ha denunciado enrgicamente el aplazamiento del informe Goldstone como "irresponsable, derrotista" y que representa una "afrenta a la gran lucha de nuestro pueblo por la justicia". "Este comportamiento sospechoso", contina, "es una receta para corroer una herramienta importante de nuestra lucha contra la ocupacin israel". La declaracin del FPLP rechaza como "mentirosas y estpidas" las justificaciones de la AP para "este acto irresponsable" que slo sirve a los objetivos e intereses de Israel.

De la Yihad Islmica han surgido palabras incluso ms fuertes al condenar enrgicamente a la AP de "connivencia con el enemigo". "El comportamiento de la AP en Ginebra es una vergenza y un deshonor para la direccin de Ramallah y pone de relieve el grado en que esa direccin est conspirando con el rgimen sionista contra los intereses de nuestro pueblo". Segn Mohamed al-Hindi, un prominente lder de Yihad Islmica en la Franja de Gaza, "es lamentable que mientras el pueblo palestino est celebrando la liberacin de sus honorables presas de las crceles israeles, la AP est conspirando con Israel para encubrir sus crmenes contra nuestro pueblo en Gaza ".

El sector de las ONG tambin ha denunciado enrgicamente la retirada palestina en Ginebra. En un llamamiento difundido ampliamente bajo el ttulo "Justicia demorada, justicia denegada", 16 organizaciones civiles y de derechos humanos exponen que el consentimiento de la AP para aplazar la ratificacin del Informe Goldstone hasta marzo "niega de hecho al pueblo palestino el derecho a la tutela judicial efectiva y la proteccin igualitaria de la ley. Igualmente, representa el triunfo de la poltica sobre los derechos humanos. Es un insulto a todas las vctimas y un rechazo a sus derechos ".

La misma declaracin sostiene que el derecho a la justicia de las vctimas de la guerra israel en Gaza no debe ser objeto de maniobras polticas. "Estos derechos son universales, no estn sujetos a consideraciones polticas. En los nueve meses [transcurridos] desde la operacin Plomo Fundido, no se ha llevado a cabo ninguna investigacin judicial sobre el conflicto".

Todava no est claro por qu la AP ha adoptado una decisin tan impopular. Algunos funcionarios no identificados de la AP han revelado que la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, amenaz a Abbas para que aplazase la discusin del Informe Goldstone argumentando que la ratificacin del informe en la CDH avergonzara a Israel y socavara gravemente los esfuerzos estadounidenses para reiniciar el estancado proceso de paz. Las mismas fuentes han indicado que el gobierno de Obama haba amenazado con suspender su papel como agente de los esfuerzos de paz en Oriente Medio y con congelar la ayuda financiera al gobierno de la AP si ste no haca caso a los "consejos" de EEUU.

Israel tambin amenaz a la AP con que se denegara la licencia para una nueva compaa de telefona mvil palestina, en parte propiedad de uno de los hijos de Abbas, si la AP presionaba para la adopcin del Informe Goldstone en Ginebra. Sin embargo, la razn ms probable para la decisin de la AP puede que tenga que ver con la amenaza israel de hacer pblicas las grabaciones de las conversaciones entre israeles y funcionarios de la AP que revelan como estos ltimos solicitaban a los primeros que prosiguieran la guerra contra Gaza hasta el final para aplastar a Hamas [durante la ofensiva de la operacin Plomo Fundido].

La AP se ha mostrado reservada respecto a estas acusaciones especficas, lo que nicamente mueve a la especulacin sobre rumores pblicos.

Lo que est claro es que el ltimo escndalo, o "Goldstonegate", como algunos periodistas palestinos estn empezando a referirse a los acontecimientos de Ginebra, es probable que mine gravemente la posicin de la AP entre el pblico palestino. La debilitada popularidad, el fracaso evidente de EEUU para obligar a Israel a congelar la expansin de los asentamientos para judos en Cisjordania y Jerusaln Oriental, y la creciente tensin en torno a Al-Aqsa, podran constituir un disparador incendiario que eventualmente podra explotar en una nueva ola de violencia: una tercera Intifada.

Fuente: http://weekly.ahram.org.eg/2009/967/re72.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter