Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2009

Sobre ese sutil y cultivado desprecio de lo popular
Qu significa lo popular en el cine?

Gerardo Tudur
Cine Sin Autor





Un amigo cineasta que sigue nuestro trabajo de Cine Sin Autor crticamente desde el principio, me coment en un correo de la semana pasada un asunto que nos permite ahondar un poco ms en un tema escabroso.

La frase que escribi es la siguiente: un Nuevo Cine Poltico es para m mucho ms preciso y profundo que lo de Popular, que huele a poltica rancia y sospechoso populismo...
No deja de ser interesante esta apreciacin.

Ms all de que lo Poltico nos resulta tan rancio y ambiguo como el trmino popular, creemos que no es una reaccin casual.

Lo hemos explicado en otro artculo hace ya algn tiempo. Si vamos a buscar el significado de popular en el cementerio de la RAE (a veces es bueno devolverle la vida a los muertos), encontramos este significado: 1. adj. Perteneciente o relativo al pueblo.2. adj. Que es peculiar del pueblo o procede de l.3. adj. Propio de las clases sociales menos favorecidas.4. adj. Que est al alcance de los menos dotados econmica o culturalmente. 5. adj. Que es estimado o, al menos, conocido por el pblico en general. 6. adj. Dicho de una forma de cultura: Considerada por el pueblo propia y constitutiva de su tradicin.

Hacemos hincapi en los significados: Que le pertenece. Considerada por el pueblo propia, refirindonos a la produccin de cine.
Nuestra cultura refinada de cineastas, creadores o incluso de intelectuales, tiene a veces prejuicios muy bsicos como cualquier hijo de vecino.
El tema de que lo popular suene a rancio o a sospechoso populismo, es un jugoso prejuicio.

Vamos a ser prcticos. Para no asustar con pueblo que tambin tiene su carga significante, hablemos en su lugar de gente comn y definmosla como aquellas personas no cultivadas intelectual y culturalmente. No cultivadas en el sistema cultural e ideolgico de quienes se han considerado a ellos y ellas mismas como cultivados y que han decidido utilizar este juicio como forma de diferenciacin social, para dividir personas y saberes.

Los cultivados y los no cultivados, quienes saben de cine y el populacho que no sabe, prejuicio venido del Viejo cine, como de la vieja poltica, como de la vieja cultura. Del concepto reaccionario de cultura como dira Guattari, de la cultura como valor: un juicio de valor que determina quin tiene cultura y quin no la tiene; o si pertenece a medios cultos o si pertenece a medios incultos.

Sospechosamente populista dice el compaero que citamos arriba. Curiosamente, populista tambin quiere decir perteneciente o relativo al pueblo. Es decir que mi amigo dice que un nuevo cine popular como concepto es sospechosamente perteneciente o relativo al pueblo. Yo s que este compaero no piensa esto pero no s que pasa con las palabras que parece que nos las han inoculado con uno sentidos que hacen que alguien que no piensa as, llega a enunciarlo as: ese cine que ests diseando es sospechosamente perteneciente al pueblo. La sospecha suponemos que es que pueda llegar a pertenecer al pueblo (a esa gente comn que definimos arriba). Vaya. Vaya. Solo decir que estamos fabricando un dispositivo para que la gente comn ajena a la produccin de cine, o meramente espectadora del cine de minoras, haga su propio cine, se vuelve sospechoso. Sospechoso de qu? Preguntaramos. Un prejuicio contundente, s.

Sobre todo en el cine, eso de que lo popular suene a rancio y quede bajo sospecha de populismo, es una deformacin de origen. Quiz es que heredamos este desprecio porque el pensamiento cultivado nos ha inyectado un significado preciso: lo popular es aquello que le damos al pueblo. Ese pueblo rancio no cultivado.

Noel Burch analizando los orgenes del cine francs deca: durante el primer decenio el cine fue el teatro de los pobres que atraa casi exclusivamente al bajo pueblo (artesanos, obreros) de los centros urbanos .

Luego enumera una serie de razones por las cuales se justifica que las clases acomodadas no acudieran al cine en la Francia que le dio origen: la brevedad de las primeras pelculas, las diferencias comparativas con el teatro, el ambiente donde se exhiban (circo, music-hall, caf concierto, feria) e incluso, escribe, un clebre incendio del Bazar de la Caridad, en el que pereci un bonito ramillete del Gran Mundo Parisino, eran factores que intimidaban a la burguesa y les impeda vincularse con stos ambientes del bajo pueblo donde se exhiban las primeras pelculas. Viejo y conocido tema. Invariable tambin. Que a las clases acomodadas les acojonen los bajos fondos. Ninguna novedad y toda la actualidad.
En los peridicos corporativos franceses, el punto de vista, sigue Burch, estaba claro: Al pueblo obrero que ha sufrido durante todo un da, el cinematgrafo le da, por pocas perras, incluso a veces en la cervecera, las formas ms imprevistas de la ilusin que necesita. Se trataba de ocupar rentablemente el ocio de estas clases, ocupadas todo el da en su trabajo para la sobrevivencia.

Lo popular es lo que los burgueses, oh, perdn, hoy, las minoras cultivadas que poseen el saber y los medios para hacer y difundir su cultura -su cine- ) le daban como cultura al populacho.

Bien. Tenemos clarsimo lo que es lo popular para las clases cultivadas: aquello que fabrican para los no cultivados y con lo cual rentabilizan su actividad cultural.

El cine de autor hace su quiebre y refugiado en la subjetividad de lo individual y el alejamiento de los parmetros masivos del comercio audiovisual contrapone desde mitad de siglo otro sistema de produccin autoral que ofrezca piezas flmicas diferentes en forma y contenido.
Fenomenal. Preferimos este cine al otro porque basado en una honestidad individual busca otro tipo de aportes. Tambin, no nos engaemos, porque satisface nuestras necesidades de cultivados y sofisticados de clase media intelectual. Sabemos, igualmente, que el cine de autor es minoritario por defecto, monetarizado en su intencin de hacerse rentable y que muy poco de este cine ve el pueblo, la gente comn.

Lo popular... Lo popular... A ver, por ejemplo qu pasa con la representacin, la ficcin que no se realiza ni con el modelo de los negociantes de la industria, ni con el de autores y autoras? La ficcin que podran realizar colectivamente esa gente comn que definimos.

Qu pasa? Que no tenemos ni puetera idea. Es un territorio inexplorado. No tenemos mtodos ni planes de realizacin para una tarea de esta envergadura. Es un espacio imaginario desconocido. Una zona de oscuridad muy bien anquilosada.

No conocemos ni los contenidos ni la esttica que esta gente comn pueda producir, funcionando en colectivo. Hablamos de un tipo de produccin que no se hace. Constituye un territorio desconocido de produccin o acontecido solo en situaciones muy especficas y puntuales que no conforman una cultura producida ni de forma sistemtica ni con una infraestructura sostenida. La creacin artstica, intelectual y cultural ya sabemos quien la produce desde siempre.

Devolvamos o resignifiquemos las palabras. Un cine popular es el que es producido de forma permanente por esa gente comn llamada pueblo. Una gente comn que se apropie de la responsabilidad, los saberes, los medios y los derechos de uso y beneficio para fabricar una cinematografa propia. Nuestro reclamo es remarcar que no encontramos voluntad poltica, como mentalidad social colectiva, en crear las condiciones para desarrollar cinematografas locales que naturalicen el cine, que lo hagan cercano y habitual. Y nuestra apuesta es tomarnos la justicia por nuestra cuenta y fabrica discretamente esta prctica y la correspondiente teora de realizacin que abra estas posibilidades de producir cultura de otra manera.

Qu pasara si se naturalizara de tal forma el saber y hacer cinematogrfico entre la gente comn, que, por propia educacin panificada y sostenida con medios constantes de produccin como los que insinubamos hablando de una Industria Popular Cinematogrfica, hiciera sus pelculas familiares, barriales, de amigos, del ambiente de trabajo, de la muerte de un ser querido, de una huelga, de los ltimos meses de una amiga hospitalizada con cncer terminal, de una juerga, de un chaval que estudia para salvar un examen, de una historia de amor adolescente. Que hiciera pelculas, no videos caseros al uso y con los parametros de siempre. Pelculas.

Uy, dirn los cultivados, seguro que son supercutres. Si es que no saben nada de cine.
- De qu cine?
- Del nuestro, claro, del cine de siempre.
- Ah, s, s.


Basta entrar en internet para ver el delirio exhibicionista que nos invade. Tcnicamente se est haciendo pero como atomizados burros individuales. Mientras aumentan los espacios virtuales llamados redes sociales, se secan los espacios reales de su tejido social. La persona y su mquina conectados a ms personas con mquinas en el ciberespacio. No decimos que no sea atractivo o interesante. Pero nos interesa aprovechar esa capacidad tecnolgica de produccin para volverla capacidad social de creacin y reaccin en el precarizado entorno real. Sacar la representacin de la pantalla para que circule entre los cuerpos y las vidas en sus situaciones.

Un nuevo cine popular es tambin, entre otras cosas, el aprovechamiento de la capacidad tecnolgica actual de produccin (que ir en aumento) para hacerla reaccionar con la capacidad social latente de reaccin en cualquier colectividad social, de tal manera que genere capacidad organizativa, creacin colectiva crtica, teraputica social de reaccin y accin y, en definitiva, realidad poltica, valindonos de la creacin de una filmografa local y propia.

Rancio un Nuevo Cine Popular? Por favor! Rancio es quedarse pensando en el cine del siglo pasado. Nosotros seguimos el calendario con muchsima urgencia porque nos interesa, sobre todo y polticamente, reaccionar.

Fuente: http://cinesinautor.blogspot.com/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter