Portada :: Opinin :: Ctedra Che Guevara-Amauta
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2009

Entrevista a Michael Lwy, uno de los primeros estudiosos del pensamiento del Che
Ernesto Che Guevara. Sombras y luces de una memoria siempre presente

Camille Pouzol
contretemps

Traducido para Rebelin por Caty R.




Imagen del Che y su memoria en Francia

Nadie puede negar que en la actualidad la imagen del Che se ha convertido en un fenmeno comercial, sin embargo, cree que eso tiene aspectos positivos? Qu piensa de pelculas como la de Soderbergh (1) que juegan en un doble aspecto: la voluntad de que el gran pblico descubra al Che y que al mismo tiempo produzcan beneficios?

No podemos hablar de aspectos positivos, se trata simplemente del sntoma de un inters, de una simpata, de una atraccin que no siempre es muy poltica, pero que existe y da testimonio de algo. Eso no tiene aspectos positivos ni negativos, pero es interesante porque manifiesta un cierto estado de nimo, sobre todo entre los jvenes.

Con respecto a las pelculas de Soderbergh, stas se rigen por las leyes del beneficio, como todo el cine. No son muy polticas. Se concentran en la faceta del combatiente heroico, el mito, la biografa. Sin embargo, la lucha y los retos polticos de la vida del Che se abordan de una forma muy limitada. Esos son los lmites de la pelcula. Al mismo tiempo, vemos que el cineasta simpatiza con el Che, y una vez ms el punto ms interesante de la pelcula es sobre todo su xito, que de nuevo indica un inters del pblico por saber ms sobre el Che, por conocer mejor su biografa. Este aspecto es un autntico sntoma representativo de una cierta manifestacin pero sigue siendo superficial. La pelcula en s misma no es mala, pero no es muy profunda.

Su ltimo libro (2) sobre el Che Guevara, puede ser un despertador de la conciencia? Y quines son los destinatarios? Los jvenes, la clase poltica?

En realidad no est destinado a la clase poltica, sino a todas las personas que se politizan, que se interesan, jvenes o menos jvenes, Que si es un despertador de conciencia? Las personas que compran el libro ya tienen una conciencia, si no la tuvieran no haran nada o, como mucho, compraran una camiseta. El libro puede ayudarles a profundizar esa conciencia, a conocer mejor los desafos polticos ms all de la biografa, ms all de lo que hace Soderbergh. El libro puede desempear ese papel de ayudar a dar un paso ms en el conocimiento del mensaje del Che, un mensaje revolucionario, anticapitalista, un socialismo diferente. Nos gustara que las personas que lo lean quieran traducir esas ideas a la prctica, y esperamos que quieran comprometerse polticamente, que militen en los movimientos sociales, en el Nuevo Partido Anticapitalista. Pero no hay una relacin directa entre el libro y una prctica poltica.

Cmo ha evolucionado la percepcin de la figura del Che en Francia?

En los aos 60 hubo una primera percepcin del Che por la izquierda radical. Especialmente en las Juventudes Comunistas Revolucionarias, JCR (3), en torno a Bensaid (4) y Jeannette Habel (5), para quienes Guevara es tan importante como Trotski, de quien traducan los textos. Fue una referencia importante para las JCR y tambin para otros, especialmente para algunos que se reivindicaban maostas. Algunos se consideraban guevaristas, como Debray (6) por ejemplo. La recepcin de Guevara fue importante, estuvo presente en Mayo del 68 y en los aos siguientes. Y no slo el Che guerrillero, ellos reivindicaban precisamente su crtica de la Unin Sovitica, su concepcin del socialismo. Al Che se le vea como un pensador marxista en los aos 60-70.

Reinterpretacin de la imagen del Che

En el Che Guevara hay aspectos que si se malinterpretan pueden suscitar contradicciones, como es el caso de su autoritarismo. Se puede explicar, sin embargo, por las condiciones extremas de la guerrilla?

No creo que se trate nicamente de la guerrilla. El aspecto autoritario est presente en el Che, sobre todo al principio, porque una parte de su formacin poltica se hizo en el movimiento comunista estalinista. En algunos de sus textos, cuando era muy joven, escribi viva Stalin, eso demuestra que aceptaba, hasta cierto punto, esa visin autoritaria de la poltica que era la del movimiento comunista estalinista. Al principio admiraba la Unin Sovitica, admiraba el campo socialista y los consideraba un modelo a seguir.

Sin embargo, muy pronto muestra una sensibilidad antiburocrtica, radical contra los privilegios. Desde el principio, y de forma creciente, es sensible a la cuestin de la libertad de expresin, de opinin. Afirm que las divergencias no se arreglan a porrazos. No creo que la guerrilla fuese la causa esencial, aunque pudiese reforzar ciertas prcticas del mando. Son los lmites de su formacin poltica, pero muy pronto el autoritarismo cedi el paso a esa sensibilidad democrtica radical, antiburocrtica, igualitaria. Fidel Castro ha experimentado la misma evolucin. Antes de empezar la guerrilla se defina como jacobino, y tambin tena ese aspecto autoritario. La guerrilla pudo reforzarlo pero no era el punto de partida.

Parece que se ha establecido una reescritura histrica negativa cuando se habla del Che (UMAP (7), el verdugo de La Cabaa (8), el Che sexista) Cmo se puede explicar esta propaganda antiguevarista mientras que los escritos del Che, por lo tanto huellas histricas, parecen demostrarnos lo contrario?

El Che no era ni ms ni menos sexista que la media de los militantes revolucionarios de Amrica Latina de esos aos. Ignoraba las cuestiones feministas. Son limitaciones obvias, pero no propias del Che.

Por principio, nosotros estamos contra la pena de muerte, humanamente es inaceptable, por lo tanto no vamos a justificar ni esas ejecuciones ni otras. Admiramos mucho a los sandinistas porque cuando llegaron al poder abolieron la pena de muerte. Sin embargo hay que tener en cuenta el contexto. En Cuba, tras derrocar una dictadura feroz, la multitud reclamaba justicia y estaba dispuesta a hacerla ella misma linchando a los responsables de la represin, los asesinos, los torturadores, los jefes de polica. Se instituyeron los tribunales para evitar que esa justicia popular expeditiva juzgase a los verdugos. Era una justicia relativamente expeditiva, pero los tribunales escuchaban y juzgaban aunque a menudo condenasen a muerte. En comparacin, no es muy diferente de lo que hicimos en Francia cuando la liberacin. Establecimos tribunales excepcionales y condenamos a los colaboracionistas. En Cuba ejecutaron a 500 600 personas, en Francia por lo menos diez veces ms. Los que llaman al Che verdugo de La Cabaa deberan decir De Gaulle, los resistentes, una banda de verdugos y asesinos Nadie ha dicho nunca eso en Francia salvo la extrema derecha fascista.

Si por principio estamos contra la pena de muerte en Cuba en 1960, en China, en Estados Unidos, en Francia cuando la liberacin, entonces condenemos el principio en todas partes del mundo. Pero decir que slo el Che fue un asesino es absurdo. Se puede decir que estamos ante una poltica de guerra fra, de doble rasero: si nosotros actuamos as, tenemos razn, pero si los dems actan de la misma forma, entonces ellos cometen un error. Es la ideologa de la Guerra Fra. Hay que relativizar las cosas a la luz del contexto.

He ledo cosas sobre los campos de trabajo, y tambin los testimonios de personas que trabajaron con el Che. No niego la existencia de esos campos, pero no parece que fueran gulags tropicales, ya que el Che enviaba all a sus colaboradores por un perodo de semanas o un mes. No me parece un buen mtodo, pero tampoco hay que exagerar, esos campos eran campos de trabajo a los que el Che enviaba a sus colaboradores por pequeos problemas y ellos volvan y retomaban su trabajo como antes.

Machover (9) presenta al Che como un ser sanguinario, atrado por la muerte, que arrastr consigo vidas enteras a un combate intil y perdido de antemano. Cmo se pueden decir esas cosas sabiendo contra qu luchaban los jvenes y esas organizaciones? Por qu los gobiernos actuales toleran ese punto de vista y no rinden un homenaje a la Junta de Coordinacin Revolucionaria (10) creada en abril de 1974?

Es cierto que existi el asunto de La Cabaa, pero el mejor ejemplo de que el Che no era en absoluto un verdugo sanguinario es cmo trataba a sus prisioneros. En el diario Pasajes de la guerra revolucionaria cuenta cmo actuaba, exiga que sus soldados respetasen a los prisioneros. Hay testimonios de personas que vieron como prohiba que se atacase a los prisioneros, y en Bolivia existen montones de pruebas. En El diario de Bolivia, muchos pasajes confirmados por testigos lo demuestran. Por ejemplo, los guerrilleros estaban ocultos en las montaas de Bolivia, dos oficiales del ejrcito los espiaban y fueron capturados. En cualquier ejrcito del mundo, cuando se captura a un espa se le fusila, es la ley de la guerra, sin embargo, el Che no slo no les fusil, sino que les imparti una clase de poltica para explicarles los objetivos de la rebelin y despus los liber. Hay otra ancdota tpica sobre el Che. La contamos en el libro. Ernesto poda ver a los soldados desde donde estaba escondido. Pas un camin del ejrcito con los soldados dentro, el Che se prepar para disparar, no corra ningn riesgo, l estaba en alto y los soldados abajo, pero vio que tenan fro, iban tapados con una manta, y sinti compasin, le dieron lstima. se era el verdugo sediento de sangre.

Tampoco se puede decir que le atraa la muerte y que emprendi una batalla intil y perdida de antemano. Sin duda crea en lo que haca, y aunque cometi errores para l no se trataba de una batalla perdida de antemano. En absoluto era un suicidio poltico. Pensaba que haba una posibilidad, y no estaba totalmente equivocado, porque Bolivia era un pas con una dictadura, un pas en el que haba una tradicin de lucha, obreros, campesinos, una izquierda. Pero es verdad que el Che no supo cmo integrarse en esos movimientos sociales, cmo aliarse con ellos. Tuvo problemas, fue traicionado por los partidos de izquierda. Al principio, dichos partidos le apoyaban, despus le dejaron caer, pero su lucha no era absurda ni estaba perdida de antemano. Los que le acompaaron en su combate saban lo que hacan, no oblig a nadie. Dijo los que quieran venir conmigo, que vengan. Adems eran sus amigos, sus antiguos lugartenientes los que aceptaron, arriesgaron sus vidas y no murieron todos, algunos sobrevivieron.

Lo mismo se puede decir de todos los jvenes que lucharon en la Junta de Coordinacin Revolucionaria, las personas del MIR, las personas de la guerrilla brasilea, de todos los que lucharon contra las dictaduras en Amrica Latina. Muchos murieron, otros sobrevivieron, no era un combate intil, ni absurdo, ni perdido de antemano; el problema real se basa en el hecho de que la gente piensa que si perdieron fue porque no tenan razn. Es una forma determinada de escribir la historia que debemos rechazar totalmente, es el punto de vista del vencedor, los ganadores vencieron porque tenan razn, los perdedores perdieron porque estaban equivocados.

En efecto, habra que rendir homenaje a aquellas personas de la Junta de Coordinacin Revolucionaria que intentaron heroicamente, con grandes dificultades, luchar contra las espantosas dictaduras en Amrica Latina; no triunfaron, fracasaron, fueron abatidos y sin duda cometieron errores. Se pueden cuestionar sus estrategias y sus tcticas, pero no su valenta y su dedicacin. En primer lugar, intentaron hacer lo que era necesario, es decir, enfrentarse a las dictaduras. Estoy de acuerdo, sera necesario rehabilitarlos, pero por desgracia no se da el caso. Como mucho se est empezando a perseguir a los militares asesinos y torturadores en algunos pases, y ya es un paso.

Tambin se acaba de publicar un manuscrito del Che que ha estado en el cajn durante 30 aos, hay que preguntar Por qu? Dicho manuscrito es una crtica del manual econmico-poltico sovitico, y es muy interesante porque muestra hasta qu punto el Che en la ltima etapa (1966) era crtico con el modelo sovitico en todos los mbitos, incluidas la libertad de expresin, la democracia, el modelo econmico basado en la economa de mercado y la ausencia de internacionalismo. En otras palabras, se trata de una crtica en regla del modelo sovitico. Vemos que el Che intentaba crear un modelo socialista alternativo. Es muy importante, aunque sea fragmentario, aunque los contenidos sean sobre todo notas y comentarios. Es un documento muy interesante, est bien que se haya publicado y es una lstima que se no publicase treinta aos antes.

Reescritura ideolgica de la memoria del Che

Cmo se puede explicar que la memoria del Che, que desapareci durante muchos aos, se redescubra ahora? Significa que el Che va ms all del icono romntico? En Europa se le considera un autntico terico marxista?

La memoria del Che nunca desapareci totalmente, siempre ha estado presente, a veces un poco marginada. Podemos decir que ha sufrido la curva ascendente y descendente del estado de nimo, de la conciencia, de la lucha revolucionaria en el mundo. Primero conoci un gran auge en los aos 60-70, despus un declive en los 80 con el punto ms bajo en 1991, con el fin de la historia, de la utopa, la muerte de Marx, el fracaso de los sandinistas (11), la anunciada disolucin de la Unin Sovitica. Pero, muy rpidamente, la imagen del Che vuelve al primer plano cuando resurgen las ideas radicales anticapitalistas y revolucionarias. Y no es por casualidad que el primer movimiento que relanz una dinmica radical, utpica y revolucionaria fueran los zapatistas en 1994. stos se formaron en el guevarismo, por lo tanto es lgico que empiece un nuevo ciclo radical con el guevarismo.

Sin embargo para la mayora de las personas, incluso las que le tienen simpata, el Che contina siendo el icono, es decir, que conocemos muy pocos elementos de su biografa; el hecho de que alguien tenga la valenta de dejar su puesto de ministro para relanzar la lucha revolucionaria impresiona porque es un comportamiento inslito en los altos cargos polticos. Existe ese lado romntico que suscita la simpata. Pelculas como las de Soderbergh contribuyen a extender esta imagen, pero su pensamiento se conoce mucho menos. Estn las obras publicadas, los libros, pero se difunden mucho menos. En la medida en que aparece un inters renovado por la teora marxista, la gente va a interesarse por leer los escritos del Che; la gente se interesar y se fijar en ese aspecto.

Quienes conocen Amrica Latina, los que han seguido la historia del pensamiento en Amrica Latina, consideran al Che un pensador marxista, pero la mayora de la gente, incluso quienes le tienen simpata, le consideran y le ven como el guerrillero heroico. En este aspecto hay que trabajar para mostrar al pblico que era un pensador marxista interesante, innovador. Por otra parte, ste es el objetivo del libro.

La figura del Che en la actualidad, no podra haberse vuelto apoltica, por encima de las divisiones polticas? (Entre ciertos lderes trotskistas hay quienes afirman que el Che era trotskista. Por qu asistimos a este intento de apropiacin? No se trata, finalmente, de una idea que limita la aportacin del Che?

Cuando existe un personaje tan popular, todo el mundo intenta apropirselo. Dicho esto, si tomamos seriamente sus escritos, podemos ver que no era estalinista, quizs muy al principio, pero despus se disoci del estalinismo. En las notas sobre el manual sovitico trata a Stalin de criminal, no le haca ninguna ilusin. Tampoco fue trotskista, su idea de la revolucin permanente no la descubri leyendo a Trotski (12), sino a travs de su propia experiencia como les pas a otros, a Mariatgui (13), por ejemplo, que por otra parte la denominaba revolucin ininterrumpida. Al principio, el Che no conoca los escritos de Trotski, no se senta demasiado atrado por los trotskistas cubanos, que eran un poco delirantes y aparecan en una corriente vinculada a Posadas. Despus empez a descubrir los escritos de Trotski y encontr que haba cosas interesantes. Cada vez se interes ms, y la prueba es que parti a la guerrilla boliviana con las obras de Trotski, porque las consideraba importantes. Hay un cuaderno de notas que requisaron los militares todava indito, salvo en italiano curiosamente, en el que hay numerosas notas sobre los escritos de Trotski. En resumen, no podemos decir que se convirti en trotskista pero tuvo un inters creciente por l.

Guevara es un personaje del que no se puede apropiar ninguna corriente: ni maosta, ni trotskista, ni estalinista, y mucho menos socialdemcrata. Era guevarista, era l. Tena su propio pensamiento autnomo, que en determinados aspectos puede estar prximo a tal o cual corriente. Su pensamiento poltico no se puede identificar con ningn movimiento tradicional de la izquierda europea internacional.

Actualidad del socialismo guevarista: Qu continuidades?

En la actualidad el capitalismo se tambalea La reflexin guevarista podra ser el punto de partida de una nueva alternativa socialista en Amrica Latina?

El pensamiento poltico de Guevara no puede ser el punto de partida del nuevo socialismo de Amrica Latina. Puede contribuir, ya contribuye a la reflexin y a la accin para una nueva alternativa socialista. Muchos de los que estn en el proceso de lucha por una alternativa socialista, la que ahora denominan el socialismo del siglo XXI en Amrica Latina, tienen referencias en el Che, bien sea el EZLN (14), Evo Morales (15), Hugo Chvez (16) o Rafael Correa (17). Pero van ms all de lo que era el movimiento guevarista, que persiste, pero de forma marginal.

El antiguo movimiento an permanece de alguna manera en Argentina. En Colombia sigue existiendo un movimiento guerrillero guevarista. En Chile estn intentando reconstruir el MIR. Tambin hay personas que se autoproclaman guevaristas de forma ms directa, pero se trata de movimientos un tanto marginales. Algunas fuerzas importantes, por ejemplo el MST (18) brasileo, se identifica con Guevara, no es un movimiento guevarista pero para ellos el Che es una inspiracin muy presente, uno de sus iconos, porque descubri la importancia del campesinado en la lucha, porque quera acabar con el imperialismo, porque era anticapitalista. Es una referencia fundamental, mientras que en los aos 60-70 Guevara era sobre todo una referencia para los movimientos guerrilleros que queran copiar el modelo cubano. En la actualidad son otros aspectos del Che-hroe los que movilizan, tomamos su figura de una manera ms general. El Che es ms que una tctica, que una estrategia de lucha, que la guerra de guerrillas, es ms que un foco rural (19); es la encarnacin de una revolucin, de una lucha revolucionaria sin concesiones contra el capitalismo, el imperialismo. La cuestin del socialismo era fundamental para el Che y para las personas que se identifican con l y se reivindican como sus herederos. El Che deca: No hay otra revolucin que hacer, o revolucin socialista o caricatura de revolucin Es una idea que est muy presente en esos movimientos en Amrica Latina.

Da la impresin de que el Che est muy instrumentalizado en Cuba y en cambio otros, como Evo Morales por ejemplo, tienen menos necesidad de l en la construccin del socialismo en el proceso boliviano. Cmo es en realidad?

Guevara est muy instrumentalizado en Cuba porque estableci los fundamentos sociales de la isla, pero ambos aspectos estn presentes. Por una parte, existe en tanto que referencia destinada a reemplazar lo que se escapa, el mito del socialismo real, por lo tanto se le instrumentaliza, en parte, para legitimar al gobierno. Por otra parte, al mismo tiempo entre los dirigentes cubanos hay una adhesin sincera a las ideas del Che. Es una mezcla de ambas cosas. La utilizacin no es completamente inocente, pero tampoco es una mentira. No quieren engaar a la gente. El Che desempe un papel tan importante en la revolucin, en la cultura de la revolucin cubana, que esa paradoja es normal.

Por otra parte, la imagen del Che es necesaria para Morales porque para muchos bolivianos el Che representa, encarna el radicalismo. La imagen es necesaria, pero en ningn caso suficiente.

La ctedra Che Guevara de Nstor Kohan (20) ha terminado recientemente, cmo se puede explicar esto mientras se est redescubriendo y profundizando el pensamiento del Che? Sigue siendo tan inquietante? Incluso para los gobiernos de izquierda?

Existe un conflicto interno, pero Nstor Kohan contina con sus actividades bajo otro nombre. Sigue identificndose con el Che y publicando sobre l.

El Che inquieta al mismo tiempo a las clases dominantes y a la izquierda reformista. Para las clases dominantes la reaccin es el odio y la izquierda reformista se preocupa o le desprecia. En realidad, todo depende de la naturaleza del gobierno de izquierda del que hablemos. Los gobiernos que tienen una dinmica radical, anticapitalista, antiimperialista, antioligrquica, se identifican con el Che, como Venezuela, Bolivia, Ecuador o Cuba. stos le reivindican. Por el contrario, los gobierno de la izquierda blanda, social liberal, como Lula en Brasil, Tabar-Vzquez en Uruguay, Kichner en Argentina o Bachelet en Chile, pueden ir a rendirle homenaje el 8 de octubre, conmemorar su muerte, pero el Che no es una referencia para ellos. stos pueden intentar o bien edulcorarle o bien rechazarle.

Cree que la izquierda francesa se interesa por las nuevas izquierdas latinoamericanas que buscan otra va hacia el socialismo?

Todo depende de qu izquierda se trate. La izquierda social liberal, el PS, no se interesa en absoluto ms que por la izquierda latinoamericana equivalente, es decir, los social liberales, Brasil y Chile. La izquierda radical, antiliberal, en el sentido amplio, anticapitalista, obviamente se interesa por los intentos del socialismo del siglo XXI en Amrica Latina, que forman parte de las experiencias ms alentadoras. Nosotros somos solidarios, los apoyamos de manera crtica. Es una referencia muy importante para nosotros, de la que el legado del Che forma parte. El regreso al Che no es la nica, pero es una de las races de esta nueva va.

Existen un desprecio, una desconfianza, un miedo por parte de la prensa burguesa, que no habla y si lo hace es para hablar mal, para tacharlos de populistas y antidemocrticos. Y cuando es imposible decir que las medidas, las decisiones, no son democrticas, prefieren no decir nada. Por eso hay tan poca informacin.

En un partido guevarista, como tal, empuar el fusil forma parte de la eleccin Sera posible en Francia o en Amrica Latina?

En Francia no, las condiciones no son propicias. En Amrica Latina ya existe eso pero, a decir verdad, un partido guevarista sin la eleccin del fusil es difcil de imaginar, porque ya en la propia definicin del guevarismo est ese aspecto de la lucha armada

En Colombia hay un grupo guerrillero, el ELN (21), que se proclama guevarista de una forma imprecisa, pero en la medida en que tienen una referencia de lucha, es la del guevarismo. Pero ese movimiento no es muy fuerte y est un tanto marginado. El guevarismo, en tanto que lucha armada, ha sido fuerte en el pasado pero se ha debilitado en la actualidad. Colombia es un pas especial una democracia de muy baja intensidad, un rgimen autoritario en el que la polica, los militares y los paramilitares ejercen el poder, matan impunemente a los sindicalistas, a los militantes de los derechos humanos. En resumen, es terrible. En semejante contexto, es comprensible que la gente tome las armas, pero en cambio, en el resto de Amrica Latina, donde por lo menos hay un mnimo de derechos democrticos, no es viable. El propio Che deca que en cuanto hay un mnimo de democracia la lucha armada no se justifica. Un guevarista puro y duro que no empue el fusil no tiene mucho sentido. Un movimiento como el de los zapatistas, que naci del guevarismo, que tom las armas en un momento determinado, se dio cuenta de que en la situacin actual de Amrica Latina eso no estaba justificado. Cambiaron de estrategia, de orientacin, el movimiento contina siendo revolucionario y el guevarismo forma parte de sus referencias, pero no es la nica. No podemos decir que el EZLN es guevarista.

Sin embargo, un partido anticapitalista en Francia debe tener entre sus referencias centrales el guevarismo, aunque no nicamente. Cuando sali el libro, la prensa francesa intent decir que ahora Besancenot era guevarista, pero no es cierto. El Che es una referencia, podemos inspirarnos en l, pero no vamos a crear una ortodoxia guevarista.

En relacin con el altermundismo, hay una continuidad del Che? Se puede decir que el altermundismo es el autntico heredero de Guevara y encarna la renovacin de la lucha poltica?

El altermundismo es muy importante, hay continuidades del Che en la izquierda del movimiento, pero el altermundismo es un movimiento muy amplio, muy heterogneo, muy largo, en el que existen corrientes ms o menos reformistas que todava creen en la existencia de un capitalismo keynesiano reformado; tambin estn las corrientes anticapitalistas y, entre ambas, la gente que duda. Hay una unidad contra el neoliberalismo y cada vez ms contra el capitalismo. En el ltimo Foro Social Mundial, en Belem (22), los documentos procedentes de la asamblea de los movimientos sociales y de las asambleas temticas (indgenas, mujeres), todos se pronunciron en un sentido anticapitalista, es lo que predomina. El Che es una referencia importante, hay una continuidad en la sensibilidad anticapitalista, un inters antiimperialista, el socialismo, el papel de los campesinos. Incluso si dicha referencia se encuentra sobre todo entre los latinoamericanos.

Al mismo tiempo existen diferencias, el movimiento es mucho ms amplio. La guerrilla no es un partido poltico, sino un lugar de encuentros y debates. Hay que decir, como mnimo, que la dinmica del Che era tercermundista, aunque reconoca la importancia de las luchas en Europa. Su preocupacin era sobre todo tercermundista, el espritu de la Tricotinental; su ltimo documento es la carta a la Tricontinental dirigida a los combatientes de frica, Asia y Amrica Latina, y corresponde a la situacin de los aos 60. En la actualidad, el altermundismo es intercontinental; por otra parte, ya en 1996, el zapatismo convoc una conferencia que no era tricontinental, sino intercontinental, e incluso intergalctica, porque haba estadounidenses y europeos Estamos, por lo tanto, en una nueva dinmica que ya no es el apoyo de los europeos u otros a las luchas tercermundistas, sino que se trata de una convergencia de luchas contra los enemigos comunes: la OMC (Organizacin Mundial del Comercio), el FMI (Fondo Monetario Internacional), las multinacionales o el imperialismo estadounidense. Este movimiento, esta fuerza, es muy interesante porque es lo nuevo del altermundismo.

Che Guevara puede ser un autntico referente poltico e ideolgico para el siglo XXI?

Sin duda, pero no el nico. Trotski tampoco. En el siglo XXI no tiene sentido ser un trotskista puro y duro o un guevarista ortodoxo. El socialismo del siglo XXI, necesariamente, tiene que ser un producto de la pluralidad, de enriquecimiento por las aportaciones de las diversas tradiciones: trotskismo, guevarismo, tradicin libertaria, la Comuna de Pars... Existen numerosas referencias a las que hay que aadir los movimientos sociales, que no estn escritos en el marxismo: el movimiento feminista, el movimiento indgena Varios de esos movimientos son muy interesantes y debemos aprender de ellos, no slo impartirles lecciones. El socialismo del siglo XXI debe salir de todo eso, de ese caldo de cultivo. Guevara es un condimento indispensable, da el sabor, pero no es el nico ingrediente. Es un pilar necesario si queremos construir ese nuevo edificio.

La gente en general se interesa ms por el aspecto espectacular y personal del Che. Pero los que se interesan por el pensamiento marxista deben tomar nota del hecho de que Guevara es un importante pensador marxista y no quedarse en la imagen del guerrillero heroico

Notas:

(1) Steven Soderbergh: realizador estadounidense. En 2008, su dptico sobre el Che se present en el festival de Cannes. La primera pelcula, Che el argentino, cuenta el ltimo ao de la revolucin cubana, 1958, y se detiene en 1964, en la conferencia de la ONU. La segunda pelcula, Guerrilla, narra el ltimo combate de Che Guevara y su fracaso durante la guerrilla boliviana en 1967.

(2) Olivier Besancenot, Michael Lowy, Che Guevara, une brise qui brle encore, Mille et une nuits, Pars, 2007.

(3) JCR: Juventudes Comunistas Revolucionarias (vinculadas a la IV Internacional)

(4) Daniel Bensaid: filsofo marxista y cofundador de la Liga Comunista en Francia. En la actualidad miembro del Nuevo Partido Anticapitalista.

(5) Jeannette Habel: politloga y profesora universitaria (Institut des hautes tudes dAmerique latine), especialista en Cuba. Durante mucho tiempo milit en la JCR y despus en la Liga Comunista Revolucionaria.

(6) Rgis Debray: escritor y filsofo francs que particip en la guerrilla boliviana donde fue capturado y estuvo preso de 1967 a 1971.

(7) UMAP: Unidad Militar de Ayuda a la Produccin, campos de trabajo que existieron en Cuba de 1965 a 1968.

(8) La Cabaa: fortaleza de La Habana construida en 1763 que sirvi de prisin bajo el rgimen del dictador Fulgencio Batista. Tras el triunfo de la revolucin en 1959, los procesos y las ejecuciones decididas por los tribunales tenan lugar all bajo la direccin del Che Guevara.

(9) Jacobo Machover: profesor, periodista, escritor cubano, exiliado en Francia desde 1963. Profundamente anticastrista, ha publicado un libro crtico sobre Che Guevara: La face cache du Che, Buchet Castel, Pars, 2007.

(10) Junta de Coordinacin Revolucionaria: movimiento creado en 1974. Est compuesto por el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) chileno; el PRT-ERP (Partido Revolucionario de los Trabajadores ejrcito Revolucionario del Pueblo) argentinos; los Tupamaros Partido Revolucionario de los Trabajadores (Movimiento de Liberacin Nacional Tupamaros, MLN-T, grupo de extrema izquierda) de Uruguay; y el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) boliviano

(11) FSLN: Frente Sandinista de Liberacin Nacional, en el poder desde 1984 tras la revolucin. El FSLN perdi las elecciones en 1990 en provecho de una unin liberal apoyada por Estados Unidos.

(12) Len Trotski: (1879-1940), revolucionario y poltico ruso sovitico, fundador del Ejrcito Rojo y de la IV Internacional, se opona a la burocratizacin del rgimen y a Stalin. Fue asesinado en Mxico por la NKVD, la polica poltica de la Unin Sovitica.

(13) Jos Carlos Maritegui: (1894-1930, poltico peruano, autor de los Siete ensayos de interpretacin de la realidad peruana (1928), fundador del peridico Amauta, foro de expresin sobre el socialismo, el arte y la cultura en Per y en Amrica Latina. Fue el fundador del Partido Comunista Peruano.

(14): EZLN: Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional, creado el 1 de enero de 1994; la figura emblemtica del movimiento revolucionario es el subcomandante Marcos.

(15) Evo Morales: lder sindical y poltico boliviano de origen Aymara, fue elegido presidente de Bolivia en 2005, su partido poltico es el MAS, Movimiento Al Socialismo.

(16) Hugo Chvez: presidente bolivariano de Venezuela desde 1999, su partido poltico es el PSUV, Partido Socialista Unido de Venezuela.

(17) Rafael Correa: economista y poltico ecuatoriano elegido a la presidencia desde 2006, su partido poltico es Alianza Pas, que es una alianza de diversos partidos de izquierda.

(18) MTS: Movimiento de los Sin Tierra, organizacin popular brasilea que milita para que los campesinos brasileos sin tierra dispongan de terrenos para poder cultivar. Se trata del movimiento social ms poderoso del continente latinoamericano.

(19) Foco Rural: preconizaba la creacin de focos de guerrilla que se integran incorporndose progresivamente al conjunto de la poblacin.

(20) Nstor Kohan: autor y politlogo crtico argentino. Ha escrito numerosas obras sobre el marxismo, el Che Guevara y sobre los movimientos sociales de Amrica Latina.

(21) ELN: Ejrcito de Liberacin Nacional, movimiento revolucionario creado en 1964 que se reivindica de Simn Bolvar y de los comandantes Camilo Torres y Manuel Prez.

(22) FSM: Creado en 2001, el Foro Social Mundial, foro altermundista, se plantea como alternativa al Foro Econmico Mundial que todos los aos rene en Davos, Suiza, a los polticos y a los que deciden la economa. La edicin de 2009 tuvo lugar en Belem, en el norte de Brasil, a las puertas de la Amazona.

Michael Lwy es director de investigacin jubilado del CNRS, ha publicado varias obras sobre el marxismo, la teologa de la liberacin, Kafka y Walter Bejamin. Public La Pense de Che Guevara: un humanisme rvolutionnaire, ed. Maspero, en 1970, reeditada por la editorial Syllepse, Pars, en 1997 y entre sus ltimas obras (con Olivier Besancenot), Che Guevara. Une braise qui brle encore, Mille et une nuits, 2007.

Camille Pouzol es estudiante en Master 2, Universidad Stendhal Grenoble 3. Est realizando una investigacin sobre las imgenes y representaciones contemporneas de la figura del Che Guevara, bajo la direccin de Franck Gaudichaud.

Fuente: http://contretemps.eu/interviews/ernesto-che-guevara-ombres-lumieres-memoire-toujours-presente




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter