Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-11-2009

Resea del libro de Elisabeth A. Mager Hois
Lucha y resistencia de la tribu kikap

Gilberto Lpez y Rivas
EL TLACUACHE, suplemento cultural de LA JORNADA MORELOS, nmero 391

Lucha y resistencia de la tribu kikap, de Elisabeth A. Mager Hois, UNAM- Facultad de Estudios Superiores Acatln, Segunda edicin, 2008.


El libro de Elisabeth A. Mager Hois es importante en ms de un sentido. Los kikap constituyen uno de los casos frecuentes en la construccin de Estados nacionales que contienen pueblos indgenas situados en ambos lados de las fronteras de pases limtrofes; esto es, grupos transfronterizos y binacionales que mantienen sus identidades y cohesiones tnicas, no obstante las presiones propias de los procesos nacionalizadores enmarcados en el establecimiento y desarrollo del capitalismo.

El trabajo de Mager da cuenta de una historia paradigmtica de etnias que ocupando originalmente territorios vastos y, como resultado de los procesos de expansin, en este caso, de la colonia inglesa que dara lugar a Estados Unidos, son desplazadas violentamente y forzadas a un xodo histrico que provoca su fragmentacin territorial, amenaza constantemente su integridad fsica y, an su sobrevivencia, y las lleva a una permanente lucha de resistencia, adaptacin y cambio de sus caractersticas culturales.

El libro constituye un ejemplo de investigacin abiertamente comprometida con el sujeto estudiado y su derecho a la autodeterminacin, e incluso relaciones de amistad de la investigadora con muchos miembros de la tribu, lo que no quita rigor acadmico y objetividad en el manejo de la informacin y en los resultados del trabajo de campo.

Esta segunda edicin, en particular, revisada y actualizada, presenta un acelerado proceso de integracin de los Kikap a la sociedad estadounidense, especialmente entre los ms jvenes y los adultos jvenes, y la resistencia que en el grupo busca las formas de mantener la cohesin y la integridad internas por la va de formas de organizacin, mitos, prcticas religiosas y rituales celosamente guardados.

El establecimiento de un casino en el territorio de la tribu en Texas, la drogadiccin, la frmaco dependencia y el alcoholismo, la criminalidad en aumento, la existencia de divisiones sociales internas, y la consecuente asimilacin a patrones culturales estadounidenses, constituyen parte del reto que los Kikap enfrentan en esta lucha por preservase como pueblo, demostrando con ello que las identidades tnicas no son esencias meta-histricas que perduran inclumes a travs de procesos inmanentes, sino, por el contrario, productos de un constante batallar, -en el que se gana y pierde-, de sujetos culturales y sociopolticos inmersos en una desigual carrera entre la alteridad o la asimilacin etnocida.

Los Kikap provienen de los grandes lagos de Estados Unidos y Canad, de donde fueron desplazados hacia al oeste y el sur a partir del contacto con los europeos y a lo largo de los siglos XVIII y XIX. La subtribu Kikap estudiada ocupa actualmente un territorio en El Nacimiento, Municipio de Melchor Mzquiz, Coahuila, Mxico, as como una reservacin llamada Kickapoo Village en Texas. Las otras subtribus viven en reservas en Kansas y Oklahoma.

En 1996 se instal el casino Lucky Eagle en Texas, hecho que determin uno ms de los cambios sufridos por este pueblo a lo largo de su historia. Todava en esta fecha, muchos Kikaps trabajaban como jornaleros estacionarios en campos de cultivo de Estados Unidos. El casino dio empleo a numerosos trabajadores de esta etnia, originando cambios econmicos y polticos en la tribu y formacin de distintas facciones que lucharan por el control de la nueva actividad econmica.

El problema de investigacin que la autora plantea consiste en examinar la lucha por la sobrevivencia tnica de la tribu Kikap y su resistencia frente a las influencias culturales de Estados Unidos en los campos laboral, educativo e ideolgico. Se distingue entre la resistencia pasiva o cultural, y la resistencia activa o poltica.

La hiptesis general de la investigacin se centra en considerar la cohesin grupal como instrumento de resistencia frente a la influencia cultural de Estados Unidos, profundizada sta por las nuevas actividades econmicas relacionadas con el casino y su inherente cosmovisin capitalista.

Se especifican tres niveles de la cohesin grupal: el cognitivo o fisco material, que se relaciona con el crculo de produccin en la vida cotidiana y ceremonial; el contacto social y emocional del grupo; y por ltimo, el reflexivo, o la visin del mundo por medio de la religin y el idioma. Con base en Guillermo Bonfil y Miguel Bartolom, entre otros autores, se define la identidad tnica como una relacin entre nosotros y los otros, el ser en s, en comparacin con el ser para s de la conciencia tnica, considerando tambin a la cohesin grupal como el ncleo de la identidad tnica.

Coincido con la perspectiva de la autora de analizar al grupo tnico en sus inserciones nacional y global, la cual sita a la mayora de las etnias americanas en una condicin minoritaria. En 1979, a partir de una crtica desde el marxismo a los antroplogos Charles Wagley y Marvin Harris, definimos a las minoras subordinadas como: Grupos tnicos, raciales o nacionales sujetos a discriminacin, explotacin y opresin adicional, preferencial en los aspectos estructurales y superestructurales de las sociedades divididas en clases; segmentos subordinados de las sociedades clasistas con caractersticas especificas fsicas, tnico-culturales o nacionales, los cuales sufren formas especificas y preferenciales de opresin, explotacin socio-econmicas, culturales y polticas, (Gilberto Lpez y Rivas y Eduardo Perera. El concepto de minora subordinada, elementos para su definicin. Iztapalapa, nmero 1, 1979, pp. 150-157.

Los Kikap se enfrentan bsicamente a las influencias culturales de la sociedad capitalista estadounidense, por lo que la autora dedica un captulo al anlisis del poder en sus distintas variantes: directo militar y econmico, indirecto suave o ideolgico y superpoder, que es la capacidad de nacin dominante para ejercer su dominio sobre otras; a partir de ello, se establecen formas preferentes de discriminacin y dominio sobre micro sociedades, como la Kikap, que como pueblo aparte en condicin de minora subordinada, se encuentran en total desventaja asimtrica que se traduce en un circulo de dependencia que rompe las autonomas de los pueblos indios, o las subvierte, al no poder garantizarse la autosuficiencia alimentaria y los satisfactores bsicos para una vida autnoma. En este contexto, se exploran los conceptos de aculturacin, o aceptacin ms o menos voluntaria de ciertas pautas culturales; asimilacin, o entrega personal a la cultura ajena, e integracin, que se efecta en el rango institucional y significa la desaparicin de un pueblo como tal.

El capitulo 3 incursiona en el tema de las invasiones europeas y la resistencia indgena, proceso histrico del que los Kikaps forman parte del conjunto de tribus o etnias sometidas a los procesos expansionistas de conquista y colonizacin que tienen lugar con la llegada de los europeos al norte de Amrica. Aqu se define el concepto de expansionismo como ampliacin territorial de un Estado ms all de los lmites geogrficos nacionales, aunque en el caso de Amrica, no existan dichos lmites, pues todo territorio es producto de la invasin y la conquista. As, concuerdo que no hubo fundamento legal ni moral para el expansionismo territorial europeo en Amrica del Norte, que ignorando los derechos de la poblacin indgena, simplemente se adue a sangre y fuego de sus territorios, llegando al genocidio y el etnocidio de pueblos enteros.

Con respecto al expansionismo estadounidense, una vez consumada la independencia de las trece colonias inglesas, la autora sostiene que los primeros colonos justificaron la expansin territorial basndose en el destino manifiesto, lo cual no es exactamente cierto. Es verdad que la poblacin anglo hace uso de una variedad de creencias religiosas racistas que produjeron una ideologa de pueblo escogido por la providencia para expandirse sobre etnias consideradas atrasadas, pero el trmino de destino manifiesto es acuado dcadas despus de que se producen estos movimientos de expansionismo territorial. De hecho, destino manifiesto aparece por primera vez en el artculo Anexin del periodista John L. OSullivan, publicado en la revista Democratic Review de Nueva York, en el nmero de julio-agosto de 1845. En l se afirm: El cumplimiento de nuestro destino manifiesto es extendernos por todo el continente que nos ha sido asignado por la Providencia, para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno. Es un derecho como el que tiene un rbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus capacidades y el crecimiento que tiene como destino.

Por otra parte, el expansionismo estadounidense expresado en el destino manifiesto no slo estaba encaminado a justificar la usurpacin de territorios indgenas; tambin, haca eco de un movimiento dirigido contra los poderes coloniales que se oponan a la ampliacin territorial estadounidense: Inglaterra, que con la guerra de 1812, enfra los nimos de quienes pretendan la anexin de Canad a la Unin Americana; Francia, de la que se logra la venta del vasto territorio de La Luisiana en 1803; Espaa, de cuyos territorios en las Floridas se apoderan en 1819; y contra la joven repblica de Mxico, a la que arrebatan a travs de una guerra de conquista de 1846 a 1848, la mitad de su territorio.

Este expansionismo estadounidense no puede ser definido en trminos de una mera ampliacin territorial, sino tambin como resultado de un desarrollo capitalista particularmente favorable. Observando el expansionismo estadounidense como un proceso de acumulacin de capital y de formacin de una entidad nacional que deviene en imperialista despus de la guerra con Espaa en 1898, puede entenderse, que nunca justificarse, la lgica de destruccin y aniquilamiento de las consideradas atrasadas culturas indgenas, cuyos miembros no podan ser integrados como trabajadores, o como consumidores de un mercado nacional en crecimiento constante. La respuesta estadounidense es la guerra de exterminio, y la reserva para los sobrevivientes, como la reduccin en un territorio cercado para los-no-nacin, para quienes dentro de la nacin, estn fuera de ella.

En esta guerra, los Kikap, como muchos otros pueblos indgenas, resistieron con fiereza y dignidad durante dcadas, infligiendo derrotas memorables a los europeos y sus descendientes americanos, pero desplazndose inevitablemente hacia los territorios que finalmente ocuparon. Ms dao que las balas caus el licor, parte del expansionismo cultural; como acertadamente comenta la autora, esta 'agua de fuego' redujo el honor de la tribu, el valor de los hombres y la virtud de las mujeres.

En 1859, los Kikaps fueron ubicados en El Nacimiento, hacienda expropiada a los terratenientes Snchez Navarro.Benito Jurez otorg a la tribu Kikap sus tierras comunales en una concesin definitivacon una dotacin de 3510 hectreas. En el tiempo de Lzaro Crdenas el terreno lleg a tener 7022 hectreas, por el aumento de tierra ejidal para el ganado.

En el ao 2000, los Kikaps sumaban un total de 986 habitantes en ambos lados de la frontera; los miembros de esta etnia cuentan con las dos nacionalidades, estadounidense y mexicana. El gobierno de Estados Unidos paga a los ancianos pensiones y otorga los beneficios del welfare (seguro de desempleo) en general y por ser tribu reconocida. El Nacimiento, Mxico, es el territorio de las ceremonias religiosas y la reproduccin simblica del grupo, con escasa residencia permanente, mientras la reservacin texana, donde se asienta el casino, es el espacio principal de la actual actividad econmica y residencia del grupo, con lo que esto significa para la identidad y resistencia tnicas.

Para el Kikap, su paso de jornalero a trabajador del casino redund en una prdida de los valores laborales y sociales que se sustentan en la solidaridad y la ayuda mutua, para caer bajo las influencias del consumismo, el individualismo, la ganancia privada y el porvenir personal, as como los psimos hbitos alimenticios del estadounidense promedio, el alcoholismo, las adicciones varias, que incluyen el apego a la televisin chatarra, especialmente entre los infantes.

El casino mereci un captulo aparte, pues constituye el arma de destruccin masiva ms daina de todas a las que han enfrentado los Kikaps a lo largo de su dramtica historia. Resumiendo: con el casino la religin ya no dirige las normas de la convivencia; los poderes econmicos y espirituales se separaron; el territorio de la reserva est bajo control federal, el trabajo absorbe un tiempo considerable, los aleja de sus actividades tradicionales; se introduce la divisin, la competencia, mientras los nios ya son educados en las instituciones estadounidenses, se pierde el idioma, etctera.

Un anlisis generacional muestra el peligro de una desercin cultural en las dos primeras generaciones, es decir, hasta los cuarenta aos. Despus se nota una cierta estabilidad respecto a su identidad y cohesin grupal, con compromisos con la sociedad dominante.

Los dos ltimos captulos sobre la cohesin y la resistencia grupal en El Nacimiento y las conclusiones no logran superar las predicciones ms descorazonadas para el pueblo Kikap, incluso si tomamos en cuenta lo que la propia autora afirma en el inicio de stas ltimas: La cultura de una tribu se encuentra en peligro cuando depende econmicamente de la sociedad dominante sea nacional o internacional: en el caso Kikap, de Estados Unidos.

Si tomamos como base las conclusiones a que hemos llegado en la investigacin denominada con el acrnico de Latautonomy, en torno a "las autonomas indgenas en Amrica Latina como condicin indispensable del desarrollo sustentable", la situacin de los Kikapus representa el otro polo equidistante de los procesos autonmicos zapatistas y de los que se desarrollan en otras etno-regiones de Mxico y Amrica Latina. Tomando analgicamente los criterios hipotticos de estos procesos autonmicos, observamos que los Kikap estn seriamente afectados en las bases mismas de su reproduccin y su autonoma comunitarias. No obstante, siempre es posible que de las entraas culturales de un pueblo de lucha y resistencia, se produzcan las rebeldas necesarias para prevalecer como los que andan por la tierra.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter