Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2010

A una abuela iraqu

Layla Anwar
An Arab Woman Blues

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Puedo ya decir que estas lneas van a desgarrarme viva slo con evocar la palabra Abuela me inundo de emociones y de recuerdos.

Yo amaba a mi abuela con todo mi corazn para m, ella era joven y vieja al mismo tiempo me transmita cientos de historias Adoraba sus paradojas: su inocencia y su profunda sabidura, su risa tan alegre, que le sala del corazn, y su ahogada pena, su fragilidad y su fortaleza, cuando saba ceder y cuando se mantena firme, su debilidad y su fuerza

Mi abuela era para m una fuente inagotable de confort, de calma, de cordialidad, de afecto, de amor, de poder y de bendiciones siempre rezaba por nosotros, por todos nosotros, sus nietos, y rezaba por m

La recuerdo en diferentes momentos de su vida, tambin cuando ya era mayor, cuando no poda caminar, no era vieja an, slo tena apenas 70 aos, pero haba visto demasiadas cosas en la vida y haba pagado un peaje muy duro

Falleci justo antes de 2003 y a pesar de lo mucho que me duele decirlo, me alegro de que as fuera no quiero ni pensar que hubiera tenido que soportar esta cruel y bestial ocupacin, que no ha respetado a nadie, ni siquiera a los ancianos ni siquiera a nuestros mayores, a nuestros abuelos, a nuestras abuelas

La gente tiene la memoria muy corta pero yo no todo est impreso en imgenes en mi mente, vvido, latente y plagado de cicatrices

Hombres ancianos a los que se les arrancan las ropas, a los que se les hace arrodillarse en ropa interior delante de toda su familia ellos, los patriarcas y los guas de la familia desnudados detenidos, torturados, electrocutados y en algunos casos asesinados

Mujeres ancianas humilladas, traumatizadas y en muchos casos abandonadas, sin familia que las cuide sin hijos ni hijas por ah estn an, desde vuestra liberacin, pidiendo limosna por Bagdad, Ammn y Damasco, durmiendo en el suelo, sobre viejos colchones mohosos cedidos por caridad, muchas de ellas enfermas, sin el menor cuidado mdico, sentadas junto a su soledad, llorando sus recuerdos en hmedas y sucias habitaciones esperando la muerte deseando su abrazo final

Me alegro de que mi abuela no tuviera que vivir ninguna de esas experiencias

Cun misericordiosa puede ser la muerte en ocasiones y cmo el mundo civilizado ha hecho de la muerte una salvacin para algunos mientras ellos la rehuyen, con cobarda, miedo y ansiedad, anegados en alcohol, drogas y sexo!

Una cultura civilizada que slo rinde culto a las formas y a los cuerpos que pueden fabricar como robots utilizarlos y maltratarlos, para ser despus arrojados, tirados por los pasillos de residencias y hogares para viejos, a los que nadie visita y por los que nadie se preocupa

Una cultura civilizada que rinde culto a los cuerpos jvenes, a las lneas de productos de consumo y pornografa de consumo a la industria del beneficio y de conseguir lo mximo en el ms corto tiempo posible donde las mujeres de treinta aos parecen objetos de trapo gastados de tanto exhibirse y donde las mujeres de setenta aos son desechadas por haber transcurrido su fecha de caducidad abandonadas y solas

De esas tierras de degenerados, pervertidos, delincuentes juveniles y sdicos que no se han lavado en semanas, armados de granos, revistas pornogrficas y todas las armas del mundo civilizado que caminan alrededor como Rambos, masturbndose a la vista de la sangre de los sucios rabes mendose, cagndose y disparando en su camino en medio de su misin civilizadora su misin por la libertad y la democracia, como esos viejos misioneros que violaban a las nativas en nombre de Dios. Porque estas gentes impas no tienen dioses, son sucios, atrasados, lujuriosos, ignorantes y por eso estis a punto de liberarlos con vuestra orina, vuestra mierda, vuestra sodoma, vuestras violaciones, torturas y asesinatos

Como hacis en Bagdad, como hacis en Mosul, como hacis en Anbar, como hacis en Basora

Basora

Qu no habr visto Basora cuando esos degenerados de Su Majestad llegaron desfilando? Esos hijos de perra venidos directamente desde Sodoma y Gomorra, reclamando otra vez la gloria de Britania para gobernar las olas y arenas del desierto

Por fin, las viejas y podridas aspiraciones colectivas de las putas sifilticas del Imperio que se lavan una vez al mes, los partisanos de la sodoma como modo de vida, los turistas de la buena y vieja Common Wealth: Hey, dnde podemos pasarlo bien jodiendo a los locales?

Finalmente, las antiguas aspiraciones colectivas se han convertido en realidad, una vez ms, en Iraq

Sabiha Khudur Talib

Una abuela de 62 aos de Basora es una testigo muerta de todo eso

Para que no haya equivocaciones sobre el particular, nuestros muertos hablan y hablarn hasta el da del Juicio Final volvern a contar sus historias de horror, igual que haca mi abuela en los das de invierno, sentada junto a su cocina, donde el t iraqu se iba cociendo lentamente sobre las rojas ascuas silenciosas

No se equivoquen, porque estarn testificando hasta el Da del Juicio Final

Sabiha Khudur Talib

No podis pronunciar su nombre extranjero un nombre que se ha convertido en extrao incluso en su propia tierra un nombre cuyo sonido y vocales os rehuyen corriendo como balas delante y detrs de vosotros.

Sabiha Khudur Talib

El cuerpo de la seora Talib fue arrojado al borde de una carretera en el interior de una bolsa negra britnica de guardar cadveres en noviembre de 2006. Haba un agujero de bala en su abdomen y su cara tena heridas fruto de la tortura V su cuerpo vestido con una dish-dash [una tnica de una pieza] marrn, con los pies desnudos y las manos con las marcas de las esposas. Vi las huellas de la tortura en el cuerpo de la vctima. Vi la entrada de una bala en el abdomen

Sabiha Khudur Talib

Un portavoz del Ministerio de Defensa declar que haba resultado alcanzada durante un tiroteo con motivo de un ataque y que muri despus en un hospital militar. Pero las declaraciones de su familia, de que estaba en casa durante el ataque, afirman que despus del tiroteo fueron testigos de cmo varios soldados britnicos se llevaban viva a la Sra. Talib.

Sabiha Khudur Talib

Mi madre me agarr y me empuj hacia una esquina donde me abraz estrechamente. Como los disparos parecan venir de todas partes y ambas estbamos expuestas fue un milagro que no nos alcanzaran. No me atrev a moverme y recuerdo que mi madre empez a rezar Despus de unos veinte minutos, los disparos terminaron y los soldados britnicos entraron en la casa. Un soldado me apunt con un rayo lser e inmediatamente levant las manos para que no me disparara. Un soldado me agarr por el cuello, me levant y me lanz de cara contra el suelo. Los soldados tenan linternas y en ese momento vi a mi hermano Karim sentado contra la pared. Estaba tranquilo y vi sangre a su alrededor. Era obvio que estaba muerto Mi madre empez a llorar y a suplicar a los soldados, y gritaba mi nombre y el de mi hermano. Aunque los gritos me apenaban al menos saba que estaba viva Cuando estaba arrodillada en el suelo o a mi madre llamndonos a m y a Karim. Mir hacia arriba y vi cmo cuatro o cinco soldados llevaban violentamente a mi madre que pasaba a un par de metros de m. La llam gritando. Pude ver cmo mi madre trataba de ponerse una manta alrededor de las piernas. Poda ver su cuerpo y no apreci seales de heridas. No poda creer que estuvieran tratando a mi madre de esa forma Estaba muy angustiada por ella, pero al menos poda ver que no estaba herida. Entonces v como un soldado la golpeaba en la espalda con la culata de un rifle. Los soldados le arrancaron la manta de las piernas, la envolvieron con ella y la empujaron hacia el vehculo. V todo eso claramente mientras estaba arrodillada [1]

Sabiha Khudur Talib

Cubra sus piernas con una manta, por modestia modestia para protegerse de los brutales animales extranjeros que se la llevaban en dishdasha, en camisn

La abuela sola ponerse tambin dishdasha, como la mayora de las mujeres mayores iraques era gruesa y suave y ola a mbar y a rosas pero cuando un extranjero vino a la puerta de su casa, l se meti ya en territorio extranjero porque esa era su casa, sus orillas, sus fronteras por eso cubrira su dishdasha con algo ms para salir de lo hogareo y familiar era su callado uniforme, su equipo de combate, al igual que Sabiha Khudur Talib, que cubri sus piernas con una manta intentando proteger a sus seres queridos, a los que dejaba atrs.. en su hogar, en su territorio, en su tierra

Llamamos a eso el horma del hogar, la santidad del hogar y de las mujeres, especialmente de las mujeres mayores que han llevado tantas obligaciones y deberes sobre sus hombros como una cruz hasta el da hasta el ltimo minuto de sus vidas, hasta el ltimo minuto de su muerte

Y los que han violado ese horma, los que lo han hecho, no sern perdonados ni olvidados nunca

Busqu desesperadamente una vieja cancin tradicional iraqu Dishdasha nili (dishdasha azul oscuro) que mi abuela sola cantar sentada junto al fuego del hogar pero no pude encontrarla. Por eso me he conformado con esta en su lugar [2]

Es una cancin que realmente evito escuchar, no voy a explicar por qu pero hoy me obligu a m misma a escucharla, al menos diez veces quiz yo tambin necesito colocar la santidad del hogar alrededor de nuestros queridos mayores, la fuente de sabidura, amor, calidez y, sobre todo, continuidad incluso aunque sea a travs de una cancin en una lengua extranjera.

Una lengua extranjera cuyas vocales no dominis y que corre delante y detrs de vosotros como balas, como balas hasta el Da del Juicio Final.

N. de la T.:

[1] Extracto del artculo UK troops executed Iraqi grandmother, que puede leerse completo en:

http://www.independent.co.uk/news/world/middle-east/uk-troops-executed-iraqi-grandmother-1863887.html

[2] Se trata de la cancin La mamma, de Charles Aznavour. Puede escucharse en Youtube: http://www.video4viet.com/watchvideo.html?id=J_0IhTGiRxo&title=Charles+Aznavour%22la+Mama%22(espa%C3%B1ol)

Fuente: http://arabwomanblues.blogspot.com/2010/01/to-iraqi-grandmother.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter