Recomiendo:
0

El secretario general de Reporteros sin Fronteras reconoce que su organización está financiada por Estados Unidos

Fuentes: Rebelión

Las fuertes sospechas que rodeaban las actividades dudosas y tendenciosas de Reporteros Sin Fronteras (RSF) no carecían de fundamento. Desde hace varios años, diversos críticos han denunciado las acciones sumamente politizadas de la entidad parisiense, particularmente en torno a Cuba y a Venezuela, cuyo carácter propagandístico es obvio. Las posiciones de RSF contra los gobiernos […]

Las fuertes sospechas que rodeaban las actividades dudosas y tendenciosas de Reporteros Sin Fronteras (RSF) no carecían de fundamento. Desde hace varios años, diversos críticos han denunciado las acciones sumamente politizadas de la entidad parisiense, particularmente en torno a Cuba y a Venezuela, cuyo carácter propagandístico es obvio. Las posiciones de RSF contra los gobiernos de La Habana y Caracas se hallan en perfecta correlación con la guerra política y mediática que lleva Washington contra las revoluciones cubana y venezolana.

Finalmente la verdad salió a la luz. El señor Robert Ménard, secretario general de RSF desde hace 20 años, confesó recibir financiación de la Fundación Nacional por la Democracia (National Endowment for Democracy – NED), una organización que depende del Departamento de Estado norteamericano, cuyo papel principal es promover la agenda de la Casa Blanca por todo el mundo. Efectivamente, el señor Ménard fue muy claro: «Efectivamente, recibimos dinero de la Ned. Y ello no nos plantea ningun problema».(1)

La Fundación nacional por la Democracia (NED) fue creada por el antiguo presidente estadounidense Ronald Reagan en 1983, en una época en que la violencia militar tomó el lugar de la diplomacia tradicional a la hora de resolver los asuntos internacionales. Gracias a su poderosa capacidad de penetración financiera, la NED tiene como objetivo debilitar a los gobiernos que se opondrían a la politica exterior hegemónica de Washington.(2) En América Latina, los dos blancos principales son Cuba y Venezuela.

Por ejemplo, la NED financió y sigue financiando la oposición venezolana, responsable del golpe de Estado contra el presidente Chávez en abril de 2002. Desde entonces, la oligarquía venezolana ha organizado, con la ayuda de Washington, varios intentos de desestabilización sin éxito, pues, desde el fracaso del referendo revocatorio, la legitimidad popular del señor Hugo Chávez no hizo más que reforzarse. En 2004, 13 grupos opuestos al gobierno bolivariano recibieron 874 384 dólares de la NED. En 2003, 15 grupúsculos opuestos al presidente venezolano se beneficiaron con las subvenciones de la NED por un total de 1 046 323 dólares.(3)

Al mismo tiempo, RSF ha fustigado regularmente al gobierno del señor Chávez, acusándolo de amenazar la libertad de prensa con, por ejemplo, la publicación de un informe que critica una propuesta de reforma de la ley acerca de los medios de difusión.(4) Dicha reforma prevé sanciones penales contra los medios de difusión culpables de actividades criminales tales como la incitación a la sublevación armada o a la subversión. Esta nueva legislación es una respuesta al papel capital y criminal que desempeñaron los medios de información privados durante el golpe fascista de 2002 contra el presidente venezolano, y a sus desmanes actuales. Desmanes que RSF se abstiene de denunciar.

Pero el enemigo por excelencia de RSF sigue siendo Cuba. El ensañamiento repetido del señor Ménard es casi obsesivo, como lo muestra la nueva campaña de propaganda contra la Isla destinada a causar perjuicios al turismo.(5) No se debe olvidar que el Plan de Bush contra Cuba destina un presupuesto de 5 millones de dólares para las ONG’s que realizan actividades que busquen disuadir a los turistas de viajar a Cuba, y que pone como ejemplo a seguir, el nombre de Reporteros Sin Fronteras.(6)

Además, RSF admite proporcionar ayuda económica en Cuba a las «familias de los 30 periodistas encarcelados para que puedan hacer frente a las pérdidas de ingresos provocadas por el arresto de sus familiares». Si se suprime la retórica ideológica de esta frase, se lee que RSF remunera a las familias de las personas presas por recibir un salario del gobierno de Bush y amenazar gravemente la integridad de la nación cubana, al colaborar con la elaboración de las sanciones económicas. Dado que el señor Ménard recibe retribución económica del gobierno de los Estados Unidos, ello equivale a decir que Washington, allende la financiación directa, financia también, mediante RSF, a personas que están a su servicio en Cuba, lo que constituye de por sí una seria violación de la legislación cubana.(7)

Según el balance 2004 de RSF, «al menos 53 profesionales de la información perdieron la vida en el ejercicio de sus funciones o por expresar sus opiniones». Irak es, según este informe, el país más peligroso para los periodistas con 19 reporteros asesinados. El ejército estadounidense que ocupa Irak desde 2003 es el principal responsable de estos asesinatos, ya que controla el país. Ahora bien, RSF, lejos de acusar a las autoridades norteamericanas, se limita a retomar las declaraciones de los oficiales de Washington y califica los disparos, que causaron la muerte de varios periodistas, de «accidentales». Sin embargo, Irak no es una prioridad para el señor Ménard.(8)

En el continente americano, según RSF, «doce periodistas perdieron la vida» en México, en Brasil, y en Perú. No obstante, el blanco de la organización parisiense es otra vez Cuba donde, hay que subrayarlo, ningún periodista ha sido asesinado desde 1959. Venezuela también se encuentra en la línea de mira mientras que ningún periodista perdió la vida. Algunos establecerán una relación entre los blancos de RSF y los de Washington y señalarán la extraña coincidencia.(9) Las increpaciones de la secretaria de Estado, Sra. Condoleeza Rice, se destinan específicamente hacia el señor Castro y el señor Chávez, cuyo acercamiento preocupa mucho a Estados Unidos.(10) Por supuesto, más allá de las personas, son los proyectos de sociedad cubano y venezolano a favor de los desamparados, los que se ven atacados.

Igualmente, es notorio que el señor Ménard visite asiduamente a la extrema derecha cubana de Miami con la cual firmó acuerdos relativos a la guerra mediática llevada contra la Revolución cubana.(11)

La financiación de RSF plantea también importantes interrogantes. ¿Cómo una organización que depende económicamente de la FNAC, del CFAO, de Hewlett Packard, de la Fundación de Francia, de la Fundación Hachette, de la Fundación EDF, de la Caja de Depósitos y Consignaciones, del Open Society Institute, de la Fundación Real Network, de Sanofi-Synthelabo (ahora Sanofi-Aventis), de las Ediciones Atlas, del Color Club, de Globenet y de la Cadena Ser puede pretender actuar de manera independiente? ¿Cómo una organización financiada por el Estado francés puede actuar con toda imparcialidad? Ello es imposible, y las posiciones de RSF a favor del golpe de Estado contra el presidente Aristide de Haití lo demuestran muy claramente.(12) ¿Cómo una organización asociativa que pretende defender a los periodistas puede alegrarse del derrocamiento de un presidente democráticamente elegido?

El presupuesto de 2003 de RSF alcanzaba los 3 472 122 euros. Según las cuentas anuales, los ingresos provienen en un 11% del Estado, en 12% del mecenazgo, en 4% de las cotizaciones y donaciones, en 15% de la Comisión Europea, en 10% de operaciones ponctuales, y en 48% de las publicaciones de la organización. Esta última cifra sorprende por su importancia. La suma de 1 984 853 euros supuestamente proviene solo de la venta de calendarios.(13) El calendario cuesta 8 euros, lo que equivale a decir que RSF logra vender más de 248 106 calendarios al año, o sea cerca de ¡680 calendarios al día! Esta cifra es demasiado desmesurada para ser creíble.

En lo que se refiere a los gastos para el año 2003, las cuentas muestran que sólo el 7% del presupuesto se destina a la ayuda directa a los periodistas con dificultades.14 ¿Qué pasa con el 93% del presupuesto que queda? Se dedica al trabajo de propaganda y de desinformación al servicio de los intereses de los que financian a Reporteros Sin Fronteras, a saber el Estado francés, los grandes grupos económicos y financieros, la extrema derecha cubana de Florida y el Departamento de Estado norteamericano.

«La defensa de la libertad de prensa» solo es una fachada. Reporteros Sin Fronteras está al servicio de los gobiernos y de los poderosos intereses económicos y financieros. Es la razón por la cual la principal amenaza para la libertad de prensa que constituye la concentración de los medios de información nunca ha sido denunciada por la organización del señor Ménard. Es la razón por la cual RSF, entre otros, nunca se ha interesado en la suerte del señor Mumia Abu-Jamal, periodista norteamericano encarcelado desde hace más de 20 años por sus escritos y sus posiciones políticas. Desafortunadamente, la colusión entre el señor Ménard, la gran prensa y el capital financiero impide que los ciudadanos descubran los verdaderos objetivos que se ocultan tras una cortina de niebla asociativa y humanitaria.

Notas

(1) Robert Ménard, » Forum de discussion avec Robert Ménard «, Le Nouvel Observateur, 18 de abril de 2005.
www.nouvelobs.com/forum/archives/forum_284.html (sitio consultado el 22 de abril de 2005).

(2) National Endowment for Democracy, » About Us «.
www.ned.org/about/about.html (sitio consultado el 27 de abril de 2005).

(3) National Endowment for Democracy, » NED Venezuela Programs «.
www.ned.org/grants/venezuelaFacts.html (sitio consultado el 27 de abril de 2005).

(4) Reporters sans frontières, » Reporters sans frontières dénonce une régression de la liberté de la presse «, 26 de noviembre de 2004.
www.rsf.org/article.php3id_article=12968 (sitio consultado el 27 de abril de 2005).

(5) Reporters sans frontières, » Deux ans après le » printemps noir » : urgence humanitaire pour 21 journalistes emprisonnés «, 16 mars 2005.
www.rsf.org/article.php3?id_article=12882
(sitio consultado el 27 de abril de 2005).

(6) Colin L. Powell, Commission for Assistance to a Free Cuba, (Washington: United States Department of State, mayo de 2004).
www.state.gov/documents/organization/32334.pdf (sitio consultado el 7 de mayo de 2004), p. 20.

(7) Reporters sans frontières, » Aides apportées aux journalistes emprisonnés et aux médias en difficulté «, 2004.
www.rsf.org/article.php3?id_article=7581 (sitio consultado el 23 de abril de 2005).

(8) Reporters sans frontières, » Bilan 2004. L’année la plus meurtrière depuis dix ans : 53 journalistes tués «, 2005.
www.rsf.org/article.php3?id_article=12232 (sitio consultado el 23 de abril de 2005).

(9) Ibid.

(10) El Nuevo Herald, » Castro y Chávez llaman a una alianza contra EEUU «, 30 de abril de 2005.

(11) Salim Lamrani, Cuba face à l’Empire : Propagande, guerre économique et terrorisme d’Etat (Outremont, Lanctôt, 2005), capítulo VI.

(12) Reporters sans frontières, » La liberté de la presse retrouvée : un espoir à entretenir «, julio de 2004.
www.rsf.org/article.php3?id_article=10888 (sitio consultado el 23 de abril de 2005).

(13) Reporters sans frontières, » Comptes de Reporters sans frontières 2003 «, 2004.
www.rsf.org/article.php3?id_article=10589
(sitio consultado el 27 de abril de 2005).

(14) Ibid.

0