Recomiendo:
3

Entrevista a Enrica Perucchietti

Noticias falsas y realidad, cuando mentir conviene a los poderosos

Fuentes: Geopolítica

Como ya se ha escrito en el pasado, una de las consecuencias de la epidemia de coronavirus que aún se está extendiendo ha sido el nacimiento de «comités de verificación» sobre la realidad o no de las noticias sobre el virus de la pandemia: medicamentos y remedios milagrosos, número de infectados, enfermos, de muertos, teorías sobre el origen del virus, etc.

El riesgo es que si un sistema social y político, especialmente una democracia, siente la necesidad de la certificación de las noticias por parte de comités de expertos, que también están certificados por este sistema, esta democracia, terminan silenciando cada posible voz de disidencia, cualquier posible opinión diferente de la narrativa actual. ¿Por qué limitarse al virus cuando se puede ir mucho más lejos?

De hecho, si es demasiado fácil señalar con un dedo acusador y disfrutar con una burla de alguien (tal vez en busca de una pequeña notoriedad que lo aleje por un tiempo de su existencia cotidiana banal) que comienza a hablar de reptilianos que viven en una Tierra hueca o balbuceos sobre una Tierra plana, ¿cuánto más difícil es contrarrestar las mentiras de los poderosos, ya sean personas del gobierno o de alguna corporación formidable?

No es una pregunta formulada por primera vez y los intentos de encontrar respuestas adecuadas han inaugurado una línea de estudios particularmente fructífera. Enrica Perucchietti [1], una mujer italiana de gran sensibilidad y cultura, escritora y ensayista, aceptó responder algunas preguntas sobre este tema.

P) ¿Qué es una noticia falsa (fake news)?

R) Es una expresión en inglés que indica noticias erróneas, falsas, contenidas en artículos y programas de radio y televisión que presentan información inventada y engañosa, creada para desinformar y hacer artificios virales. Las noticias falsas y los engaños se propagan porque se apoderan de la imaginación y porque el usuario promedio no profundiza en las noticias, se detiene a leer solo el título y la anticipación, y corre a compartirlo porque, en la era de la post-verdad, se lee lo que «resuena» con nuestro pensamiento y, por lo tanto, se quiere que lo que se está leyendo sea verdad. De buena fe los periodistas tienen que cometer errores porque tienen cada vez menos tiempo para dedicarse a verificar las fuentes y, por lo tanto, es fácil que se difundan las noticias falsas. La atracción por los chismes, las insinuaciones, el fondo picante o áspero, el morbo, siempre se ha apoderado de la imaginación y permite el contagio de noticias incluso descaradamente falsas. Luego, parte de la información general se falsifica deliberadamente río arriba, dando lugar a la propaganda del régimen. De hecho, los medios de comunicación han difundido, y continúan haciéndolo a lo largo de los años, innumerables noticias falsas (piense, por ejemplo, en las notorias armas de destrucción masiva iraquíes que luego resultaron inexistentes), por lo que recurrieron a formas sofisticadas de manipulación que podríamos comparar con la propaganda de guerra. En mi libro Fake News documenté innumerables casos de engaños difundidos por los principales medios de comunicación, algunos de los cuales han pasado a la historia y todavía se cree que son ciertos. Porque si, por un lado, la web está llena de noticias absurdas, por otro lado, la televisión, la radio y los periódicos se hacen eco de ellas como una caja de resonancia que sigue la línea del gobierno y de esta forma manipula la opinión pública a través del miedo y las emociones que se transmiten para golpear la imaginación y el «vientre» de las personas.

La sensación es que la verdad de los hechos es cada vez más débil, incluso virtual e ilusoria, y que, por lo tanto, los ciudadanos cada vez más confundidos y desconcertados deben confiar en un organismo gubernamental autodeclarado que sea confiable para ser informados de una manera correcta, y ser cautelosos ante cualquier información «alternativa» proveniente, por ejemplo, de la web.

Es decir, la intención es desacreditar la verdad, como explica Alain de Benoist, presentándola como una «gran historia» que ya no se puede creer. Todo se vuelve «relativo», virtual si fuera solo para que los gobiernos y los «profesionales de la información» supervisaran la «verdad». Los investigadores a contracorriente, que se colocan fuera de esta esfera, son calificados como poco confiables y falsos, especialmente si su objetivo es mostrar otro «lado» de la historia o denunciar lo que los gobiernos quieren ocultar.

Estoy de acuerdo con mi amigo Marcello Foa, que editó el prefacio de mi libro, cuando en su libro Gli stregoni della notizia Atto II [2] escribe que la controversia sobre las noticias falsas y la postverdad no tienen como objetivo garantizar una mejor información, sino una información que está certificada: solo las noticias con una etiqueta serán consideradas como tales. Todos los demás pueden incluso ser expulsados de la web y, con el pretexto de ser noticias falsas, será posible ocultar las páginas sociales de pensadores incómodos o blogueros no convencionales, e introducir efectivamente la censura.  

P) ¿Por qué los gobiernos y las corporaciones tienen intereses específicos en las noticias falsas, incluso en tiempos de paz y, por lo tanto, no tienen escrúpulos en usarlas?

R) Porque, por un lado, las noticias falsas siempre se han combinado con propaganda y, por otro, porque en los últimos tres años han sido un Caballo de Troya, es decir, el pretexto para proponer la introducción de leyes liberticidas y el establecimiento de comisiones y grupos de trabajo sobre censura. En otras palabras, se están convirtiendo en una elección para desahogar la libertad de información y pensamiento e introducir una forma de psicoreate orwelliano [3].

P) La pandemia aún en curso ha traído consigo «comités de verificación» para todas las noticias y una censura no tan velada incluso en Internet. ¿Es la solución ahora una cura peor que el mal?

R) Creo que sí y que es inaceptable. La batalla principal contra las noticias falsas, aprovechando la emergencia de salud actual, ha llevado al establecimiento de un bien-pensar orwelliano [3] y parece volver a proponer una nueva forma de macartismo 2.0 [4]: esta es una caza de brujas articulada que tiene el objetivo de reprimir la disidencia. Explota la propagación de engaños en la web para llevar a la aprobación de una censura de la red y, en general, de información alternativa, y llegar a especular sobre la introducción de sanciones. Este grupo de trabajo, como todas las iniciativas similares que lo precedieron y que seguirán, tiene el objetivo de no garantizar una mejor información, sino la creación de información certificada acompañada de censura: solo se dará el visto bueno a las noticias con la etiqueta. Todas las demás pueden incluso ser expulsadas de la web y, con el pretexto de ser noticias falsas, será posible ocultar páginas sociales, sitios y blogs de pensadores incómodos e introducir efectivamente la censura.

El riesgo de legitimar un nuevo Ministerio de la Verdad [3] que supervisa lo que es verdadero y lo que no lo es, y que silencia las opiniones «disidentes» se vuelve concreto, así como el riesgo de que esto conduzca a la introducción progresiva de una forma de psicoreate orwelliano.

P) Jacques Attali y su «nuevo mundo». ¿Crees que el futuro de Occidente es una homologación sistémica definitiva en el ciclo «nacer, trabajar, consumir y morir»?

R) Sí, un individuo completamente despersonalizado, vaciado, lleno de la visión y las consignas del sistema, una marioneta fácil de controlar, manipular y heterodireccionada. Es la teoría básica que desarrollé con Gianluca Marletta en Governo Globale, La Fabbrica della Manipolazione y en Unisex, a saber, que el globalismo explotó e indujo la despersonalización del individuo para hacer que la gente estuviera anestesiada, en estado líquido, incluso en su identidad sexual, para poder manipularla y controlarla mejor. El distanciamiento social, que evoca la Liga Anti-Sexual de la memoria orwelliana, y más en general la política de odio, miedo y soledad a la que hemos estado sometidos durante meses, sigue el intento de destruir los cuerpos intermedios (familia, compañeros, amigos, etc.) haciendo que las personas estén cada vez más solas, desconcertadas y asustadas, presas de sus emociones y más fácilmente plagiadas. Para Attali, las futuras generaciones serán «diseñadas», nacerán en fábricas dentro del útero artificial y el sexo se liberará del amor y de una relación sentimental estable. En resumen, la eugenesia abarcará la ectogénesis, la clonación e incluso el poliamor. En Lexicon for the future Attali llegó al extremo de imaginar que un hombre en el futuro se convertirá en madre, es decir, dará a luz a un bebé por su cuenta, «llevando el embrión al vientre o haciendo que se desarrolle en un útero no humano».

Lo que para muchos es distopía, para otros, quienes tienen el poder, es en cambio un futuro hacia el cual volar con las alas extendidas, como el joven Ícaro. Excepto que arrastrado por las «alas» del entusiasmo tecnológico corremos el riesgo de aplastar a todos.

P) ¿No hay un orgullo incurable, un pecado imperdonable de hỳbris, al creer que TODO el mundo se convertirá en «nuevo»?

R) Use específicamente el ejemplo de Ícaro. Porque el «titanismo» (y más generalmente la hỳbris) es una característica fundamental para enmarcar el futuro que nos espera y el transhumanismo, la visión básica de la mayoría de los arquitectos del globalismo. Los griegos hablaron de este antiguo pecado de la omnipotencia que, como explico en Cyberman, el mito del progreso y la investigación en el campo posthumano parece haber desaparecido hoy: el acto de arrogancia entendido como exceder el límite permitido que inevitablemente conduce a la derrota y a la catástrofe.

La impresión es que hoy el hombre trata deliberadamente de humillar lo divino y la naturaleza al colocarse en contra de ellos con orgullo, sin pensar en las posibles consecuencias (o quizás quienes están detrás de este proyecto lo saben muy bien y corren a toda velocidad hacia un tecnoutopía). Es como si estuviéramos en manos del joven Ícaro atraído por el anhelo por el infinito o seducido por el canto de las sirenas de la técnica.

Aquí surge la obsesión del Hombre, arrebatarle a la Naturaleza el privilegio de crear para convertirse en creador, de hacer su propio universo, de superar los límites impuestos por su propia especie y ser Dios mismo. En cambio, deberíamos detenernos y reflexionar sobre los límites que se cruzan, examinando todas las posibles consecuencias de la aventura pionera en la que la Big Tech nos está arrastrando. Consecuencias que seguramente afectarán a las generaciones futuras que los arquitectos del globalismo quieren plasmar en el modelo distópico de The Brave New World de Aldous Huxley, que de hecho parece extraordinariamente similar a las visiones reportadas por Attali: las generaciones futuras serán «diseñadas», nacerán en fábricas dentro del útero artificial y el sexo se liberará del amor y de una relación sentimental estable. En resumen, la eugenesia abarcará la ectogénesis, la clonación e incluso el poliamor.

P) ¿Cómo fue posible que los italianos aceptaran todas las imposiciones del gobierno en los últimos seis meses?

R) Porque la población ha estado aterrorizada por la teoría del shock. El miedo es solo una de las muchas piezas en el proceso de manipulación social que adopta el poder para llevar a cabo políticas que de otro modo serían impopulares, pero que la percepción del terror convierte en legitima. En un estado de miedo, de hecho, la opinión pública se siente desorientada, perdida y necesita orientación hasta el punto de someterse pasivamente a una autoridad y aceptar pasivamente cualquier propuesta o intervención desde arriba. En los últimos meses hemos sido sometidos al terrorismo terapéutico, a una verdadera criminología de la salud, como coautor de «Coronavirus. Il nemico invisibile», lo define el abogado Luca D’Auria, en el cual los medios de comunicación mantuvieron y continúan manteniendo la opinión pública bajo constante temor con el boletín de los muertos y con pronósticos catastróficos.

P) En particular, ¿por qué crees que personas como Giulio Tarro [5] o Giorgio Agamben [6] han sido atacadas con tanta fuerza por la gran prensa?

R) Debido a que eran «disidentes», inmediatamente se manifestaron críticos a los problemas al cuestionar la narrativa oficial. Esto no está permitido: los mastines del pensamiento único se encargan de traer de vuelta al redil las ovejas negras que se atreven a estar en desacuerdo. Especialmente aquellos que muestran una visión documentada, compleja y articulada de la realidad. La dictadura del pensamiento único se vierte en el boicot de los medios y la persecución en línea de algunos pensadores si se sienten incómodos. No se debe hablar de ciertos temas para no ofender a algunas minorías que parecen haber tomado el pensamiento crítico como rehén. Aquellos que se lo permitan deben cortar unas correas textiles, bordar la «H» inicial de Herejes y coserla a su ropa. Después de todo, incluso la brujería cuando era perseguido se asimilaba a la herejía.

P) ¿Estamos experimentando la materialización del principio de la rana hervida de Chomsky [7]?

R) Exactamente, hemos sido «educados», adoctrinados y manipulados paso a paso durante décadas y en los últimos meses, con el pretexto de la emergencia de salud, las semillas de esa manipulación gradual y suave han salido a la luz.

P) ¿Hay esperanza para Italia o estamos irremediablemente condenados a ser un país de ancianos y con jóvenes sin futuro y débiles, hasta nuestra desaparición definitiva como nación?

R) Dependerá si seguimos mostrándonos temerosos, asustados, pasivos y predispuestos a obedecer sin crítica la autoridad.

P) ¿Qué podemos hacer para convertirnos en «lo que fuimos»?

R) Como ya dije en Fake News, el periodismo seguirá siendo fundamental para orientarnos en el mar de fuentes y noticias que amenaza con abrumarnos todos los días, pero también debemos estar aprendiendo a perfeccionar nuestras habilidades de discernimiento y sentido crítico, si se trata de información que proviene de los principales medios de comunicación o de la red. Debemos ser los primeros en inmunizarnos contra los engaños y las noticias falsas, ya sea que provengan del sistema o de sitios web que lo hagan. No podemos depender pasiva y acríticamente de una autoridad o seguir con ciega obediencia las noticias que nos transmiten los medios certificados. También debemos ser conscientes de que estamos inmersos en la propaganda y que, si no queremos encontrarnos en una sociedad distópica como las imaginadas por ensayistas y novelistas visionarios, todavía estamos a tiempo de «despertar» y recuperar la posesión de nuestro futuro, sabiendo eso, todavía citando a Orwell, «ver lo que está delante de nuestra nariz requiere un esfuerzo constante». La libertad, como la verdad, también requiere un compromiso constante. Y hoy ambos están en riesgo. Porque estamos desorientados por el miedo y nublados por la emoción.

Vídeo de la entrevista en YouTube (en italiano): https://youtu.be/qrVGyBQsYho

Vídeo en la unidad Yandex: https://yadi.sk/i/

Notas:

[1] https://www.ibs.it/libri/

[2] https://www.ibs.it/stregoni-

[3] Orwell, 1984, https://en.wikipedia.org/

[4] https://en.wikipedia.org/

[5] https://it.wikipedia.org/wiki/

[6] https://en.wikipedia.org/

[7] https://en.wikipedia.org/

 Traducido del italiano por Juan Gabriel Caro Rivera

Fuente: https://www.geopolitica.ru/it/article/fake-news-e-realta-quando-la-menzogna-fa-comodo-ai-potenti

3