Recomiendo:
0

Aportación desde prisión de los presos políticos y de conciencia

Hacia la tercera asamblea estatal de la APPO y la reorganizacion del movimiento

Fuentes: Rebelión

      Hermanos y hermanas de lucha, provenientes de los muchos pueblos y naciones indias y mestizas que componen nuestro estado, y hermanos y hermanas de México y el mundo que acompañan fraternalmente la lucha de los pueblos de Oaxaca, los presos políticos y de conciencia, rehenes del estado que permanecemos en le penal […]

 

 

 

Hermanos y hermanas de lucha, provenientes de los muchos pueblos y naciones indias y mestizas que componen nuestro estado, y hermanos y hermanas de México y el mundo que acompañan fraternalmente la lucha de los pueblos de Oaxaca, los presos políticos y de conciencia, rehenes del estado que permanecemos en le penal de Santa Maria Ixcotel, les enviamos un saludo fraterno y combativo y celebramos la realización de esta tercera asamblea estatal de la APPO , motivo de gran expectativa para todos aquellos y aquellas que no renunciamos a luchar por una vida mas digna y justa para todos y todas y causa del hartazgo que la miseria, el hambre, la muerte, la barbarie a la que el sistema que nos oprime y nos explota nos somete.

 

Las enormes expectativas que nosotros los presos tenemos en esta asamblea estatal, se verán satisfechas si aquí mostramos y ponemos en práctica el valor, la entereza, compromiso, combatividad y la limpieza de espíritu para cumplir la enorme tarea histórica que nos compete. Debemos empezar el proceso reorganizativo de manera firme y decidida. Solo así lograremos eliminar la postración, el temor y la desmoralización que debido al reflujo permean una parte importante de nuestro gran movimiento social. La brutal y criminal represión gubernamental, los intereses de la clase política, la traición y claudicación de algunos dirigentes, han frenado temporalmente las tareas inmediatas y futuras que como pueblo estamos llamados a cumplir una vez más en la convulsa historia de nuestro país. Somos la punta de lanza, los iniciadores de la resistencia y ofensiva generalizadas que habrán de extenderse por todo México contra el poder inhumano e impune que nos esclaviza.

 

A pesar de la etapa por los que como movimiento social oaxaqueño atravesamos, materializada en la forma de represión, persecución, cárcel y muerte para nuestro pueblo, y que ha provocado el distanciamiento de una gran cantidad de compañeros y compañeras que participaron en los momentos maravillosos del movimiento el año pasado cuando la mayor parte del mundo vio con esperanza a los pueblos de todo un estado levantarse, tomar su destino en sus manos y decir ya basta. A pesar de eso, aun hoy, muchos compañeros y compañeras seguimos participando en la lucha desde nuestras diferentes trincheras, una de ellas la cárcel.

 

Observamos que la violencia, el único recurso de los gobiernos ilegítimos y repudiados como lo son el federal y estatal, y que han utilizado con especial entusiasmo, Ulises Ruiz Ortiz y Felipe Calderón para mantenerse en el poder, ha cumplido una función dual pues mientras por un lado logra golpear el ánimo de muchos compañeros y compañeras, por otro lado a da una gran enseñanza a nuestros pueblos, pues desnuda al estado y muestra su auténtico rostro. Al mismo tiempo ha cancelado incluso el resquicio tan limitado que es la farsa electoral y que pregona como único espacio de participación para la reinvidicacion de las necesidades históricas de nuestros pueblos. Militarización y supresión de las mínimas libertades democráticas nos dan muestra del ánimo fascista que pretenden imponernos la clase económica y política dominante y sus lacayos y mercenarios.

 

El hartazgo, desconfianza y descrédito que nuestro pueblo mantiene hacia el estado y sus instituciones quedó de manifiesto de manera escandalosa en los pasados procesos electorales donde la clase política de todos los partidos fue repudiada de manera contundente. De esta forma, nuestros pueblos han pasado de la impugnación de una persona, el criminal y déspota Ulises Ruiz, a la impugnación del sistema mismo que lo sostiene. Con esto los pueblos de Oaxaca se han colocado en la ruta de una lucha social de significación y trascendencia histórica más allá de la mediocre participación electoral. Esto ha puesto nerviosos y alertas a los poderosos, por lo que han tratado por todos los medios de hacer volver sobre sus pasos a los pueblos de Oaxaca, para hacerlos transitar una vez más y para siempre por el sendero mediocre de la democracia electoral, del reformismo. Para esto se han valido de personajes políticos vestidos con ropajes de izquierda pero cuyo mensaje no es otro que la reconciliación y la vuelta a la paz y a la tranquilidad, conciliación es su mensaje claudicante y de traición.

 

Sin soslayar el hecho irrefutable del fraude electoral y la elección de estado ocurrida en el proceso electoral de octubre y que es obvio que rechazamos esta situación y que luchamos en contra de esta agresión a la parte del pueblo que de manera honesta participó en este proceso creyendo que había una esperanza de lograr un cambio. No dejamos de mencionar claro y fuerte que son las instituciones de poder corrupto, entre ellas los partidos políticos, las responsables de la desesperanza, frustración y traición a nuestros intereses. Devolver a Oaxaca sus colores y sabores dice el empresario millonario que encabeza el movimiento ciudadano por el bien de todos, no sabemos si se refiere al color rojo de la sangre y el sabor amargo del hambre que nuestros pueblos padecen. Los lobos y los corderos no podrán nunca convivir por la sencilla razón que los lobos para vivir necesitan forzosamente de la muerte de los corderos, quien asegure lo contrario está llevando a los corderos indiscutiblemente a perecer. Eso significa para nosotros los llamados a la reconciliación que hacen los poderosos, falsos e hipócritas. No puede haber reconciliación en Oaxaca bajo este sistema político y económico por la sencilla razón que nunca ha habido un convivencia feliz. Depredación, explotación y despojo de unos cuantos en contra de las mayorías eso es lo que ha habido en Oaxaca.

 

El ímpetu de lucha de nuestros pueblos ha rebasado definitivamente los canales que el capitalismo y su representación física, el estado totalitario permite. Por todos lados surgen luchas populares y con múltiples y variadas reinvidicaciones. Luchas por la defensa del agua, de la tierra, de las tradiciones, de los derechos laborales, de los espacios públicos en las ciudades y de la naturaleza en el campo. Luchas que confrontan no sólo la inequidad y el destino de los beneficios de las obras y políticas impugnadas, sino su fundamento mismo: El desarrollo, que con su promesas de abundancia, paz y prosperidad, tan repetidos en boca de todos los gobiernos de los poderosos y que sin embargo sólo miseria, despojo y muerte han traído a los pueblos que lo han aceptado y que muy tarde se dan cuenta de sus efectos desastrosos. Es así que el movimiento de los pueblos de Oaxaca, representado en la APPO, se levanta en el horizonte como una herramienta de lucha organizada y pacifica que sin embargo mantiene una confrontación real y profunda con el sistema de explotación y miseria que padecemos. Es por ello la necesidad, en nuestro punto de vista, que los esfuerzos de esta asamblea vayan en el sentido de la reorganización y el fortalecimiento, de dotar de un programa mínimo, métodos claros, tradiciones combativas que respondan a las aspiraciones enormes de los hombres y mujeres que por todo el estado, conservan entre sus más preciados bienes a la APPO que cobija los anhelos y sueños de todos y todas.

 

Así las cosas, es oportuno hacer un análisis de la situación del entorno internacional, nacional y estatal en que nuestro movimiento se encuentra.

SITUACION INTERNACIONAL

 

Creemos que en el mundo entero se vive una situación de lucha y resistencia social que no se veía desde hace mucho tiempo, que en muchos países ha desembocado en procesos abiertamente emancipatorios y revolucionarios.

 

Desde el fin de la Unión Soviética como poder imperialista antagónico a Estados Unidos, el mundo sufre un reacomodo de fuerzas quedando este último país como la primer e indiscutible potencia económica y militar del mundo, lo que trajo como consecuencia la agudización en los procesos de explotación capitalista en todos los países y pueblos, principalmente los pobres. Con el neoliberalismo se inaugura una nueva etapa de colonización y saqueo en los países pobres por medio del cual los poderosos busca acabar con los últimos recursos de la naturaleza, las últimas tierras y los últimos derechos laborales de los pueblos del mundo. La entrada del neoliberalismo, con sus políticas de privatización, saqueo, estandarización de la cultura y destrucción indiscriminada de la naturaleza, ha sido inaugurado de diferentes maneras en los diferentes países; en algunos llego de la mano con la instalación de dictaduras militares; en otros con la vuelta a la democracia y al capitalismo en países emanados de la desaparición del bloque socialista; en algunos otros países sobre todo en el medio oriente, no sólo las políticas neoliberales sino las formas más salvajes y atrasadas de saqueo llegan de la mano de la intervención y la guerra que los Estados Unidos y las potencias europeas hacen en contra de ellos con el pretexto de la guerra contra el terrorismo. En algunos otras países como México en donde el estado autoritario se disfraza de democrático, los proyectos neoliberales de saqueo y despojo son presentados como indispensables para la viabilidad económica del país y como promesa de bienestar y desarrollo para sus habitantes, contando como aliado fundamental con el poder inmenso de las grandes empresas televisivas, para crear el consenso y aceptación de la población de estos proyectos, con una argumentación basada en mentiras y demagogia. Pero cuando estas estrategias no les funcionan no dudan en utilizar la violencia como recurso para obligar a los pueblos a aceptar el saqueo neoliberal; Cochabamba en Bolivia y Atenco en México son ejemplos de esto, pero también de la resistencia victoriosa que los pueblos son capaces de dar.

 

Esta invasión neoliberal ha provocado la formación de grandes movimientos sociales en varios países. En América Latina esto es especialmente fuerte al grado que, de la mano de poderosos movimientos sociales, algunos de ellos fuertemente influidos por la cosmovisión, las formas de lucha y las aspiraciones ancestrales de las naciones indias originarias, las cuales emergen protagónicas en los movimientos sociales del continente; han emergido en la región gobiernos caracterizados como de izquierda elegidos democráticamente en las instituciones estatales, los cuales han capitalizado el descontento social en aras de proyectos de gobierno de corte socialista, los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua son ejemplo de esto.

 

SITUACION NACIONAL

 

Nuestro país, metido de lleno en los planes mundiales de explotación neoliberal desde la década de los ochenta, pero inaugurado oficialmente con la entrada en vigor del TLCAN en las postrimerías del sexenio de Carlos Salinas de Gortari, este hecho marca también el inicio de la lucha a nivel nacional en contra de estos planes de explotación, miseria y muerte, lucha por primera vez protagonizada por los pueblos indios del país, con el levantamiento del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional el 1º de enero de 1994 en Chiapas, el mismo día de la entrada en vigor del TLCAN. En los últimos años este proceso se viene agudizando al momento que desaparecen los últimos vestigios del estado social emanado de la revolución Mexicana de 1910. Si bien durante toda esta época las agresiones en contra de los pueblos indios, trabajadores, estudiantes, etc. no han dejado de ocurrir, es en los últimos dos sexenios, de signo panista, cuando se ha estado la represión generalizada e inmisericorde en contra del los movimientos sociales que se oponen a estos planes de explotación neoliberal y al autoritarismo gubernamental; la experiencia reciente de Sicartsa, Pasta de Conchos, San Salvador Atenco, Los caracoles Zapatistas y La lucha heroica de los pueblos de Oaxaca son una herida abierta en la conciencia y el deber de los Mexicanos.

 

La guerra sucia en México sigue su curso. La ilegitimidad, la impopularidad y el fracaso del gobierno de Felipe Calderón lo han llevado a tomar decisiones que van dibujando un régimen de corte totalitario y fascista, decisiones que solo ocultan el miedo y la debilidad del gobierno de calderón.

 

La intensificación de la violación a los derechos humanos es alarmante: se ha denunciado que tan solo en lo que va de su gobierno se han cometido por lo menos 30 desapariciones forzadas -delito considerado como de lesa humanidad- ; ha emprendido un acelerado acoso militar y paramilitar en comunidades zapatistas y de otras zonas combativas del país; el número de presos políticos en todo el país ha alcanzado niveles históricos; ha desencadenado una ilegal y descarada militarización en todo el territorio nacional con el pretexto de luchar contra el narcotráfico cuando en realidad y en esencia responde a una estrategia contrainsurgente ante el temor del desbordamiento del descontento social, estrategia que tiene la asesoria del gobierno norteamericano, mismo que con otras potencias que pretenden repartirse el mundo ven al terrorismo de estado como la única vía para imponer las políticas dictadas por el poder financiero internacional, vía el neoliberalismo, que sólo han traído un acelerado crecimiento del desempleo, pobreza y miseria.

 

SITUACION ESTATAL

 

En nuestro estado de Oaxaca es de sobra conocida la interminable lista de ofensas y agravios en contra de nuestros pueblos. Pero la indignación y el coraje acumulados llegó a su limite el año pasado y México se cimbró con el ejemplo heroico de los pueblos de Oaxaca. El gran movimiento encabezado por la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, marcó un parteaguas en la historia reciente de nuestro país.

 

Todos sabemos el desenlace que los criminales encabezados por Fox, Calderón y Ulises Ruiz le dieron a esa etapa del movimiento. Si bien es cierto que nos propinaron un gran golpe, eso no fue suficiente para derrotarnos, porque no ha habido un solo día desde entonces en que no haya una muestra diversa de que el coraje y la indignación de los pueblos se han hecho más grandes que nunca. A pocos días de la brutal represión de aquel fatídico 25 de noviembre, el gran valor y valentía -sobre todo de las bases- de la gloriosa e histórica sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación , junto con colonos, amas de casa, jóvenes, estudiantes etc., se hizo presente, ahora para parar la represión y por la libertad de nuestros presos. Y así ha venido sucediendo durante todo este año 2007, si bien no con la cantidad y fuerza de las megamarchas del año pasado lo que no le quita en nada el gran significado que han tenido y siguen teniendo esas manifestaciones, máxime si se toma en cuenta el brutal acoso militar, policíaco que ha sido constante. Y además el momento de desconcierto y hasta desánimo de una parte del movimiento y del pueblo ante las traiciones de algunos actores, el papel sospechoso de algunas organizaciones y personajes etc. Aún más, de manera sabia los hombres y mujeres que por la represión gubernamental tuvieron que retirarse a sus comunidades, colonias, escuelas y empleos, desde ahí han seguido la lucha en contra del sistema golpeando su parte más sensible y fundamental, sus intereses económicos a través de la resistencia en contra de los proyectos, obras públicas y reformas laborales que pretende imponer por todo el estado. Desde aquí hacemos un sencillo reconocimiento al valor y dignidad que han mostrado los pueblos de nuestro estado que han resistido los proyectos de explotación neoliberal que el gobierno de Ulises Ruiz ha tratado de imponerles aún a costa de la represión económica y física, la cárcel y la muerte, en ese sentido resaltamos la resistencia de los hombres y mujeres valientes de San Agustín Loxicha, San Blas Atempa, Santiago Xanica, San Miguel Chimalapa, Los pueblos Chontales, Jalapa del Marqués, La Venta , Colonias aledañas al crucero de Cinco Señores, San Juan Lalana, San Pedro y San Pablo Ayutla Mixes, San Juan Copala, Pueblos afectados por el proyecto de la presa paso de la reina y muchos más que conforman esa gran resistencia social oaxaqueña.

 

SITUACIÓN DE LA APPO

 

Sabemos que la situación al interior del Consejo Estatal de la APPO es difícil. El Consejo ha perdido legitimidad e incidencia real en el movimiento ante la falta de representatividad que actualmente tiene. El uso exclusivo de las siglas de la APPO incluso a nivel nacional por parte de sólo unos sectores que lo utilizan sólo para sus intereses particulares y de grupo, no ha beneficiado en lo mas mínimo el proceso reorganizativo. Esto ha provocado el conflicto interno que ha tenido como consecuencia una situación de conflicto, desorganización e inoperancia que hasta hoy, no había permitido un reunión en donde hubiera la oportunidad de discutir y tomar acuerdos para abordar las tareas inmediatas y futuras de nuestro movimiento. Por supuesto esta situación ha favorecido bastante al gobierno de Ulises Ruiz y a todos aquellos grupos que sienten trastocados sus intereses con la reorganización y fortalecimiento de la APPO. Es por esto que esta asamblea, insistimos, es una necesidad y motivo de gran esperanza y júbilo para todos aquellos que verdaderamente deseamos, esperamos y trabajamos desde nuestras respectivas trincheras, para la reactivación del movimiento de los pueblos de Oaxaca. Por supuesto que no es suficiente con la sola realización de la asamblea. Para que la reorganización de nuestro movimiento ocurra, la discusión deberá ser tan alta como las aspiraciones de nuestros pueblos y no las de los grupos de intereses al interior del movimiento. La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, reflejo de la diversidad ideológica y moral que existe en nuestros pueblos, indudablemente tiene en su interior discusiones, debates y polémicas propias de un movimiento vivo, plural y diverso, las cuales de ninguna manera son prejuiciosas. El debate y confrontación permanente de las ideas son la mejor garantía de que la APPO seguirá siendo garante de las aspiraciones de nuestros pueblos en su gran diversidad y complejidad.

 

De los diferentes caminos imaginados por hombres y mujeres en todos los tiempos, en todo el mundo para llegar a ese ideal de bienestar, justicia, paz y dignidad ninguno deberá ser descalificado ni menospreciado. Nosotros mismos, los presos políticos y de conciencia que enviamos este escrito, somos un pequeño reflejo de esta diversidad ideológica; marxistas, anarquistas, autonomistas, hemos logrado ponernos de acuerdo y trabajar juntos en este escrito en torno a las causas Justas de nuestro movimiento.

 

No debe confundirse este sano y necesario debate con la confrontación ríspida y mezquina debida a la búsqueda de interés personales y de grupo y los afanes protagónicos de algunos integrantes, la cual desgraciadamente ha imperado en los últimos meses en el Consejo Estatal de la APPO. El saldo ha sido trágico, algunos de los presos políticos somos la consecuencia de ese debate nada fraterno, camaraderil o por lo menos honesto. Sin embargo somos precisamente nosotros quienes ante la situación terrible de represión, persecución y violencia que el gobierno criminal de Ulises Ruiz lanza contra nosotros y nosotras quienes llamamos a no permitir la desviación del obligado debate para lograr la reorganización de nuestro movimiento. No al debate falso que es cobertura de intereses ocultos y mezquinos, sí al debate abierto y franco que nos permita la unidad con principios.

 

A estas alturas del camino el pueblo seguramente ha sacado ya conclusiones acertadas, de igual manera las organizaciones, grupos, colectivos, comunidades, pueblos, y la infinidad de individuos en lo particular -todos y todas honestas-que estuvieron muy de cerca en el desarrollo de los acontecimientos. No vamos a comenzar de cero, existen una gran cantidad de líderes y dirigentes anónimos que se forjaron en esta lucha pero seguramente están ahí, en sus trabajos, en su escuela, en su pueblo, en su colonia, en su comunidad y por alguna u otra razón ya no participan. Existen organizaciones honestas, que desde años atrás vienen luchando, y se han mantenido consecuentes y de igual manera se han alejado. Contamos con grandes experiencias y lecciones y un pueblo más politizado y consciente. Tenemos grandes avances plasmados en los documentos básicos del congreso constitutivo de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca que se llevoóa cabo los días 10, 11 y 12 de Noviembre del años pasado, producto de la aportación de todos y todas los y las actores de los momentos más gloriosos del movimiento.

 

Es necesario y urgente entrarle a un proceso serio y fraterno de discusión y análisis de balance y definiciones con la participación de todos y todas quienes confluyeron en el desarrollo del movimiento. Necesitamos tener claro en que momento nos encontramos, cuáles fueron nuestros errores, aclarar bien ante el pueblo el papel de los actores que incurrieron en actitudes deshonestas y en traición, qué factores tuvieron que ver para el desenlace desfavorable de la primera fase del movimiento, etc. Se trata de entrar a una nueva fase de la lucha, y esta tercera asamblea puede ser el punto de partida. Nada más importante que buscar la asistencia y la participación de todo el pueblo, solo le pueden tener a eso los que tienen «cosas» que ocultar.

 

La sección 22 del Sindicato Nacional de trabajadores de la educación, como aglutinadora y columna vertebral de nuestro movimiento, por este hecho, ha sido sujeta de las más grandes presiones y amenazas del estado, lo que ha traído como consecuencia la traición y claudicación en la lucha de algunos de sus dirigentes y la consecuente dispersión y desmovilización dentro de las filas del magisterio democrático. Esta situación aunada a la retención de escuelas en manos de los charros de la sección 59, al condicionamiento indigno a la entrega de la convocatoria para el relevo seccional por parte de los charros del SNTE, entre otras, ha provocado fuertes presiones dentro y fuera de la sección 22 con lo que ha ocurrido un paulatino alejamiento de esta con el resto del movimiento social. Está de más decir las razones de profunda raigambre moral y estratégica por las cuales no debemos permitir la separación de la sección 22 de la lucha de los pueblos de Oaxaca; baste decir que nosotros, presos políticos y de conciencia, hacemos un llamado a esta asamblea estatal de la APPO a mostrar una solidaridad y comprensión muy amplias con nuestros maestros y maestras en estos difíciles momentos que como sindicato atraviesan. Sabemos que la agresión y la intransigencia que en este momento sufren por los charros de Elba Ester, están orquestadas desde las esferas mas altas del gobierno de Calderón y de Ulises Ruiz por el temor que le produce un relevo seccional ordenado y democrático que le permita al magisterio democrático contar con una dirigencia valiente, decidida y honesta ante las batallas que habrán por venir. Los hombres y mujeres de Oaxaca que participamos en el movimiento social debemos darles un respaldo total al magisterio de la sección 22 en este proceso, no debemos olvidar que un fortalecimiento democrático de la sección 22 es un fortalecimiento del todo el movimiento de los pueblos de Oaxaca. Por esto hacemos un llamado a la APPO a manifestar su solidaridad pública e incondicional en el proceso de relevo seccional.

 

Con esta claridad esta asamblea estatal estará dando los pasos necesarios para reemprender el camino y las tareas necesarias para lograr cumplir los objetivos inmediatos e irrenunciables de nuestro movimiento. Como son la salida de Ulises Ruiz Ortiz del gobierno, la libertad de los presos y presas políticos(as) y de conciencia, y el castigo a los responsables de la represión. Con esto también nos preparamos para cumplir con la misión de resistencia y lucha social que tenemos en la historia de nuestros pueblos de Oaxaca y de todo México.

 

Este documento es el producto del debate abierto que mantenemos un grupo de presos políticos de conciencia el cual no esta terminado. Hacemos un llamado a nuestros compañeros presos políticos de la APPO , Flavio Sosa Villavicencio, Horacio Sosa Villavicencio, Wilber Aquino, Jaciel Cruz Cruz para que también participen desde sus trincheras en este proceso de reorganización de la APPO , no permitan que el miedo, el desánimo o la autocensura les impidan seguir participando junto con nuestro pueblo en este gran movimiento social.

 

PRESOS POLIRICOS Y DE CONCIENCIA, DESDE LA PENITENCIARIA CENTRAL DE SANTA MARIA IXCOTEL, OAXACA:

 

PEDRO CASTILLO ARAGON

VICTOR HUGO MARTINEZ TOLEDO

MIGUEL ANGEL GARCIA

DAVID VENEGAS REYES

ADAN MEJIA LOPEZ

0