Recomiendo:
0

Ni modificaciones ni parches a la ley anti-obrera

¡Abajo la ley de pensiones 065!

Fuentes: Rebelión

Exigimos que la COB rechace íntegramente la ley anti-obrera del gobierno e imponga mediante las luchas una nueva ley de pensiones universal financiada por la patronal. La actual ley de pensiones 065 fue una imposición del gobierno masista a la clase obrera boliviana gracias a la colaboración de clase que prestó la burocracia cobista en […]

Exigimos que la COB rechace íntegramente la ley anti-obrera del gobierno e imponga mediante las luchas una nueva ley de pensiones universal financiada por la patronal.

La actual ley de pensiones 065 fue una imposición del gobierno masista a la clase obrera boliviana gracias a la colaboración de clase que prestó la burocracia cobista en la anterior gestión de Pedro Montes. Lamentablemente, las consecuencias de esta ley las están pagando los trabajadores y trabajadoras de los distintos sectores que se están jubilando con una renta miserable que no alcanza para nada.

Esta ley es un ejemplo de la continuación de las políticas neoliberales que se siguen desarrollando bajo el gobierno del «proceso de cambio» donde los ataques a los trabajadores son continuos y sistemáticos, mientras que la patronal es la más beneficiada con la elaboración de leyes que demuestra claramente a quién defiende este gobierno.

Los trabajadores no podemos aceptar una ley de pensiones donde el trabajador financie el 97% de su renta con un salario que de por sí ya es miserable (el más bajo de Sudamérica), ¡mientras que la patronal aporta solo 3% y el Estado no aporta ni un centavo! La actual burocracia de la COB de J.C Trujillo en un año y medio de gestión no ha hecho absolutamente nada para derrotar esta ley, sino que por el contrario entró al juego desmovilizador que propuso el gobierno a través de las mesas de diálogo y conciliación.

Mientras estos señores se la pasan dialogando centenares de trabajadores son obligados cada día a jubilarse con salarios bajísimos. Compañeros trabajadores: no necesitamos dialogar con el gobierno una ley que de la primera a la última letra tiene trampas para los trabajadores, debemos rechazarla íntegramente mediante la lucha en las calles para imponer una ley de pensiones realmente universal para todos los bolivianos, financiada en todo su conjunto por los empresarios capitalistas.

La actual ley 065: un ataque a la clase trabajadora

La actual ley 065 sigue bajo la modalidad que impuso el neoliberalismo que es la de capitalización individual, o sea no es más que un sistema de ahorro individual de cada trabajador que debe sacrificar toda su vida (mínimo 30 años) para auto-financiar una renta miserable (el 70 % de su salario en el mejor de los casos). Es decir, que un trabajador que deja lo mejor de su vida en la fábrica por un salario de hambre, llega a la edad de retiro con un salario todavía peor.

Pero lo más grave es para la generación intermedia que en su momento aportó para el sistema anterior de reparto y que ahora aporta para el nuevo sistema, porque el cálculo matemático que ahora se realiza es sobre la base de 25 lo cual hace que muchos trabajadores que terminan con un salario promedio de 3.000 bs obtengan una renta de 1.000 o incluso menos.

Las novedades de la actual ley de pensiones pasan por la administración estatal de las AFP (ahora Gestora de Seguridad Social de Largo Plazo) y la incorporación de la renta solidaria para que los trabajadores que no llegan a cubrir el monto del mínimo nacional, se beneficien con un pequeño aumento que es proporcional a los años trabajados. ¿Pero de dónde sale este monto solidario? ¿Es un aporte que se le impone a los ricos empresarios o al Estado? ¡Nada de eso! Sale del bolsillo del trabajador que gana un poco más, o sea que seguimos en un sistema de lógica capitalista donde la clase trabajadora financia íntegramente su jubilación.

Debemos luchar por un sistema de seguridad social financiado por la patronal capitalista.

Desde ASR creemos que una ley de pensiones beneficiosa para los trabajadores jamás podrá ser sostenible si la financian sólo los propios trabajadores. La única garantía de que la clase obrera, que sacrifica toda su vida para enriquecer a sus patrones a cambio de un salario de subsistencia, pueda tener la renta que merece al finalizar su ciclo laboral, es si le imponemos al gobierno y la patronal (aliados para exprimir a los trabajadores) una ley de seguridad social y universal para todos los bolivianos costeada por los ricos empresarios y el Estado.

Para garantizar una ley de jubilación digna es fundamental que ataquemos a la burguesía. ¿Cómo? Primero: a través de un fuerte sistema de impuestos que apunte a los ingresos de toda la clase capitalista, es decir, un impuesto a la plusvalía (ganancia) y un impuesto a la riqueza (capital acumulado o en movimiento).

Segundo: un impuesto al sistema financiero privado (Bancos) que cada año aumenta sus ganancias de manera exponencial y no aporta absolutamente nada a la seguridad social.

Tercero: Que el Estado aumente el monto de la renta dignidad a un mínimo nacional para todas las personas mayores, de modo que se pueda garantizar una verdadera jubilación universal para los bolivianos y bolivianas.

Estas medidas deben aplicarse junto a un programa de transición que apunte a romper con la burguesía y las trasnacionales nacionalizando completamente los hidrocarburos, eliminando a los terratenientes y poniendo la economía bajo control social por parte de los trabajadores y el pueblo, ya que ninguna ley de pensiones bajo el capitalismo puede garantizarse de forma digna.

Con medidas así podemos hablar de un sistema de pensiones favorable al trabajador con una cobertura del 100% de su salario y un sistema universal para todos aquellos que si bien no aportaron al «sistema social», aportaron a Bolivia a través del sacrificio diario en el campo, en los talleres o en los mercados.

Todo esto debemos imponerlo mediante la lucha en las calles y no negociando en mesas interminables que a lo sumo harán que se retoque en cosas insignificantes la actual ley.

Por eso planteamos:

¡Abajo la ley 065!

¡Ni modificaciones ni parches a la ley anti-obrera!

¡Por un sistema de Seguridad Social financiado por los capitalistas!

Marcelo Flores Cabrera (Alternativa Socialista Revolucionaria)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0