Recomiendo:
4

La nueva guía ética y la doble moral del Palacio Nacional

Fuentes: Rebelión

Como un déjà vu de la moral decimonónica, desde el púlpito de Palacio Nacional nos llega la flamante guía ética para la transformación de México.

El nuevo catecismo de la cuarta transformación, resultado de la rancia moral y ética retorcida de quienes a la menor oportunidad citan y mancillan la memoria de los héroes nacionales. Ahora, se dan licencias morales para justificar las rutas neoliberales desde un doble discurso, con sermones que los justifiquen en el poder y les permita convencer a los ciegos y fieles feligreses de la cuarta transformación, que son la única verdad y la indiscutible y mesiánica guía de la nación.

Una vez más, el discurso discriminatorio entre conservadores y liberales para hablar de ética e historia, brinca a la luz en un panfleto moralino de terror para inculcarle al pueblo como debe de comportarse y someterse ante sus nuevos patrones. Cuestiones como el numeral nueve, “del perdón”. Que a la letra dice en uno de sus párrafos: “Pide perdón si actuaste mal y otórgalo si fuiste víctima de maltrato, agresión, abuso o violencia, que así permitirás la liberación de la culpa de quien te ofendió.”

¡Seguro! en consecuencia las calles y tribunales de justicia se llenarán de gente en largas filas para otorgar perdones: “Gobierno te perdono por tu inopia ante el feminicidio de miles de mujeres; te perdonamos por la desaparición de 43 de nuestros hijos y 80 mil más de nuestros compatriotas; te perdonamos por la persecución y asesinato de cientos de luchadores sociales y defensores de la Tierra; te perdonamos por la sangre derramada por el pueblo los últimos dos años; te perdonamos por incrementar los cercos militares a las comunidades zapatistas; te perdonamos por los violentos desalojos de comunidades originarias que se oponen a megaproyectos; te perdonamos por robarnos los territorios para entregárselos a tus patrones capitalistas. Te perdono señor militar por la metralla recibida en la última marcha; te perdono violador por destrozarme la vida; te perdono señor granadero por dejarme parapléjico de un toletazo. Te perdono presidente por traicionar mi voto.

La guía ética no es más que un panfleto moralino que el gobierno y sus funcionarios se pasan por el arco del triunfo todos los días. Numeral 12, “de la verdad, la palabra y la confianza. No mentir… No traicionar”, a pregonar con el ejemplo: termoeléctrica de Huexca, proyecto transístmico, aeropuerto de Santa Lucía, Tren Maya y todos los megaproyectos de muerte que juraron y perjuraron detener, más todos los que se inventaron por encima de la voluntad popular y violando los preceptos de su guía ética como el complejo cultural de Chapultepec.

A más de un secretario de Estado de la 4T le tienen sin cuidado la ética o la moral, ni de sus cargos por los que tomaron protesta ni de sus responsabilidades como funcionarios, la mayoría de los diputados de la 64 legislatura vienen educados desde la ética de la rapiña política o son los nuevos aprendices de la sumisión y el alineamiento a las cortes del poder, en un país donde la Cámara de Diputados, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, le rinde honores a un futbolista extranjero y ningún respeto a la sangre derramada por millones de mexicanas víctimas de la violencia. Si aplicamos la guía ética en el numeral 15, “de la autoridad y el poder”, nos quedamos sin gobierno por más que quieran aplicar principios zapatistas del mandar obedeciendo: “Si llegas a un cargo público deberás recordar siempre que estás allí como representante y ser fiel a tus representados; tener en mente que eres el mandatario o la mandataria y que tus mandantes son los que te mandan; en otros términos, debes apegarte siempre al principio de mandar obedeciendo […] No olvides nunca que el pueblo manda y que tiene el derecho de poner y quitar a sus gobernantes, así como de tomar parte en los asuntos públicos”. ¡Qué cinismo! Otra de buenos y malos en el numeral 17, “de la riqueza y la economía”, “no es más rico el que más tiene sino el más generoso”, no es más que una vulgar réplica de los estereotipos de los años 40 y 50 sobre ricos y pobres, en el que las conquistas de trabajadoras y trabajadores en la lucha de clases les tienen sin cuidado, porque una vez más la generosidad, la honestidad, la humildad y la dignidad de los pobres está por encima de la inequitativa distribución del capital que tiene sometido al pueblo de México desde siempre. Que se sigan muriendo de hambre los pobres, total son ricos en “generosidad”.

Y para cerrar con broche de oro, los nuevos mandamientos, entre otras cosas que no caben en este espacio, el último numeral del panfleto es una joya: “De los animales, las plantas y las cosas. Al cuidar el aire, el agua, la tierra, las plantas, los animales y las cosas, nos cuidamos todos” ¡Claro! pero siguen protegiendo el saqueo de recursos naturales y el despojo de territorios de los pueblos originarios en toda la nación.

Por lo demás, en esta guía, nuevo evangelio de la 4T, todo es lindo y bonito como un algodón de azúcar de color rosa, propio de un mal cuento para niños, henchido de buenas voluntades, dichos esperanzadores y florecitas morales hasta la náusea.

4