Recomiendo:
1

La nueva lectura de Marx de Michael Heinrich (I)

Fuentes: Rebelión

Conozco la obra de Michael Heinrich [MH] por Clara Ramas San Miguel y Joaquín Miras. Para mi vergüenza, desconocía su existencia hace apenas medio año. No tenía conocimiento de sus libros y artículos y no había visto ninguna referencia a sus contribuciones al leer otros ensayos marxianos. Probablemente no fui capaz de ver lo que […]

Conozco la obra de Michael Heinrich [MH] por Clara Ramas San Miguel y Joaquín Miras. Para mi vergüenza, desconocía su existencia hace apenas medio año. No tenía conocimiento de sus libros y artículos y no había visto ninguna referencia a sus contribuciones al leer otros ensayos marxianos. Probablemente no fui capaz de ver lo que estaba delante de mis ojos.

Como creo que, más allá de acuerdos y desacuerdos puntuales, la aproximación de este filósofo alemán a Marx vale mucho la pena, impresiona su enorme conocimiento de la obra y la vida del compañero de Jenny Marx y el rigor y claridad de su pensamiento (parece, sin serlo, un marxista analítico en muy buena forma), me gustaría dar cuenta de algunas de sus reflexiones y tesis. Brevemente, en aproximaciones de dos páginas y poco más.

Mi alemán de subsuelo no da para leer su obra en su idioma original. Me centraré en dos de sus libros, ambos traducidos al castellano: Crítica de la economía política. Una introducción a El capital de Marx y ¿Cómo leer El capital de Marx? Indicación de lectura y comentario del comienzo de El capital. Ambos han sido traducidas por César Ruiz Sanjuán [CRS], un buen (seguramente un gran) conocedor de su obra, autor además del prólogo -«La nueva lectura de Marx»-, excelente en mi opinión, al primero de los libros citados [1].

El gran libro de MH, dicen los estudiosos y conocedores de su obra, es Die Wissenschfat von Wert (La ciencia del valor, Münster [2], 1999). Ha sido traducido al portugués pero no al castellano (o al catalán, vasco gallego) hasta el momento. MH está escribiendo actualmente una monumental biografía filosófico-histórica de Marx en tres volúmenes. Se ha publicado ya la primera parte (traducida también al portugués si no ando errado): Karl Marx y el nacimiento de la sociedad moderna. Biografía y desarrollo de su obra. Volumen 1 (1818-1841).

Entrevistada para El Viejo Topo [3], Clara Ramas ha explicado en qué consiste esta nueva lectura de Marx, corriente en que se ubica MH, en los siguientes términos:

En la Nueva lectura de Marx, el foco pasa de la teoría de la explotación y la teoría cuantitativa de los valores y precios -propias del marxismo economicista tradicional- al estudio de la forma peculiar de constitución de sociedad mediante la abstracción del valor, la cosificación y el fetichismo. Es en este horizonte de lectura que la mía se inscribe. Desde aquí trato de explicar en qué consisten estos conceptos de fetichismo y mistificación, sus formas, y en qué medida constituyen el núcleo del proyecto de Marx de una crítica de la sociedad moderna. No por casualidad el tema del fetichismo ha sido de los más recuperados en las reflexiones actuales sobre el capitalismo, digamos post-Mayo del 68: Debord, Debray, Clouscard, Foucault, Lipovetsky, Houellebecq, Dufour… Conocer el planteamiento del fetichismo en Marx es esencial para comprender el capitalismo actual, cómo se articulan en él deseo y poder, y qué traducción política tiene todo ello.

Unas observaciones del autor sobre Marx y Jenny, de una entrevista reciente con la fundación Rosa Luxemburg [4].

P. ¿Qué papel jugó Jenny von Westphalen en la obra de Marx?

MH: Jenny siempre fue muy importante para Marx en muchos aspectos. Fue la compañera de su vida. En mi opinión es correcto decir que Marx no se hubiera convertido en Marx sin Jenny.

P: ¿Marx hubiera escrito El capital sin Jenny?

MH: Esta es una pregunta difícil: ¿qué hubiera pasado si…? Nadie lo sabe. Sin embargo, sí puede decirse que Jenny fue la persona más importante de su vida. Cuando ella murió en 1881, fue una gran desgracia para Karl, tal vez tan grande que por lo menos contribuyó a su muerte prematura.

P: ¿Y qué nos puede decir de los conflictos de su relación?

MH: Jenny lo apoyó en circunstancias difíciles, cuando no podía vivir de sus escritos. Marx quería escribir obras grandes e influyentes pero la familia no tenía dinero ni para satisfacer sus necesidades más básicas. Jenny nunca dudó de que Marx tenía que terminar sus obras, que eran importantes.

P. Jenny también publicó reseñas de obras de teatro…

MH: Sí, sí, escribió para periódicos alemanes. Pero aquí tendríamos que ir con un poco de cuidado porque puede parecer que en esa relación el hombre era el científico serio y que la mujer se ocupaba solamente de cosas bonitas como la literatura o las obras de teatro.

Sin embargo, para Marx, como científico, la literatura jugó un papel importante. Se percibe especialmente en El capital. Aquí pueden verse muchas citas de Shakespeare o de escritores griegos como Esquilo. No era para demostrar lo educado, lo culto que era. Todas estas citas tienen una función, son importantes. Su interés por la literatura o el teatro no sólo fue un pasatiempo para gente ilustrada. Fue mucho más que eso. Fue también una fuente para aprender sobre el cambio de sociedad.

También fue una actividad compartida con Marx y con sus hijas e hijos. A veces los fines de semana montaban escenas de alguna obra de Shakespeare con diferentes papeles. Con ello hacían que la familia estuviera feliz.

Hasta aquí MH. Recordemos una carta de Karl a Jenny de 21 de junio de 1856:

Así es mi amor. Al punto que nos separa el espacio, me convenzo de que el tiempo le sirve a mi amor tan solo para lo que el sol y la lluvia le sirven a la planta: para que crezca. Mi amor por ti, cuando te encuentras lejos de mí, se presenta tal y como es en realidad: como un gigante, en él se concentra toda mi energía espiritual y todo el vigor de mis sentimientos.

Dicho sea lo anterior en honor de Jenny von Westphalen, una militante que escribía también cosas como las siguientes (carta a Ludwig Kugelmann, 1867):

Al final tengo yo que desplumar un pollito con usted [Kugelmann]. ¿Por qué se dirige usted a mí de manera tan formal, incluso con «graciosa», a mí, un veterano tan viejo, una cabeza tan cubierta de musgo en el movimiento, un compañero de ruta y de lucha tan honrado? Me habría gustado tanto visitarle este verano a usted y a su querida esposa y a Fränzchen, de las cuales mi marido no puede parar de decir tanta cosa amable y tanta cosa buena, me habría gustado tanto volver a ver Alemania después de once años. El año pasado estuve muy achacosa, y he perdido también, por desgracia, en este último tiempo, mucho de mi «fe», de mi valor para la vida. Muchas veces me ha resultado difícil mantenerme de pie. Pero como mis muchachas hicieron un largo viaje -estuvieron invitadas con los padres de Lafargue en Burdeos- no se pudo hacer al mismo tiempo mi escapada, y ahora tengo, pues, la hermosa esperanza delante de mí, para este año que viene.

Karl le envía a su esposa y a usted los más cordiales saludos, a los que se adhieren sinceramente las muchachas, y yo le tiendo, a usted y a su querida esposa, desde la distancia mi mano.

Su Jenny Marx, ni graciosa ni por la Gracia de Dios.

O como esta, fechada en 1852:

La lucha contra este poder oficial, armado de dinero y de todos los implementos de combate, es naturalmente muy interesante y tanto más gloriosa si llegáramos a resultar victoriosos, ya que de un lado está el dinero el poder y todo, mientras que nosotros muchas veces no sabíamos de dónde sacar el papel para escribir las cartas, etc, etc.

Veremos el índice y el prólogo de 2017 a Crítica de la economía política. Una introducción a El capital de Marx en la siguiente entrega.

Notas.

1) Casualidades (marxistas) de la vida: Münster fue la ciudad alemana en la que estudió Manuel Sacristán desde 1954 a 1956, en el Instituto de Lógica y Fundamentos de la Ciencia de su Universidad. Lo señalo porque, en mi opinión, al traductor de El capital le hubiera encantado el rigor y el estilo del marxismo de MH.

2) Se presenta así editorialmente: » Michael Heinrich se encuentra a la vanguardia de lo que se conoce como la «nueva lectura de Marx». Esta «nueva lectura» se caracteriza por leer El Capital desde el plano teórico y categorial que se despliega en la obra, lo que le permite, a su vez, desvelar las ambivalencias e inconsistencias que el texto deja sin resolver. La «nueva lectura de Marx» se distancia del «marxismo ideológico», tan querido por los partidos comunistas y socialistas de Europa, y con ello de sus simplificaciones economicistas y deterministas. La obra de Heinrich se distancia también de las llamadas «teorías del colapso», encabezadas por Kurz, que preveen la destrucción del capitalismo por sus propias contradicciones internas. A juicio de Heinrich, y desde un punto de vista marxista, el capitalismo goza de muy buena salud. Además de todo ello, esta Crítica de la economía política constituye una magnífica introducción a la obra de Marx para todo aquel que no esté familiarizado con los términos y los conceptos que se elucidan en El Capital.»

3) SLA, » Entrevista a Clara Ramas San Miguel. Hay un Marx por nacer y descubrir». El Viejo Topo, n.º 369, octubre de 2018, pp. 36-45.

4) https://rosaluxspba.org/michael-heinrich-lanca-biografia-de-marx/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

1