Recomiendo:
0

Reseña de “Moisès Broggi, cirugià, l’any 104 de la seva vida” de Rafael Argullol

La sabiduría del diálogo

Fuentes: Rebelión

«Moisès Broggi, cirugià, l’any 104 de la seva vida», de Rafael Argullol, Quaderns Crema, Barcelona, 2013, 80 páginas.

La forma dialógica siempre se ha erigido en una de los hontanares más relevantes de proliferación cultural. Ya Sócrates y Platón, en los albores de la cultura occidental, concibieron el diálogo como la verdadera forma de transmitir y producir el saber. La escritura debe ser sustituida por la dialéctica dialógica, según el planteamiento socrático-platónico, si realmente se desea hacer emerger las ideas y, por ende, la verdadera sabiduría.

Pues bien, la obra que analizamos a continuación se nutre de esta metodología dialógica, para mostrarnos el inagotable caudal de ideas, reflexiones, perspectivas, planteamientos críticos y demás cuestiones que brotan del majestuoso diálogo que mantienen Moisés Broggi y el maestro Rafael Argullol. En particular, esta obra se yergue en el pequeño -pero no carente de una inabarcable profundidad-, espejo que refleja más de tres años de incansables debates, reflexiones y cruce de pensamientos de dos mentes brillantes e inclasificables.

Ambos interlocutores parten del campo de la medicina (Broggi se erige en una de las figuras más relevantes de la cirugía catalana, así como Rafael Argullol empezó sus estudios de medicina como su primera carrera, que abandonó a pocas asignaturas de obtener la titulación) como el escenario inical para penetrar en un ingente número de cuestiones que se escabullen de las garras de la simple categorización médica (el cuerpo, la muerte, el arte, la política…). Un diáfano ejemplo de este hecho lo constituye la reflexión que realiza Broggi, y que continúa Argullol, de la corporalidad, partiendo de la cruda experiencia cirujana del cuerpo, se llega a una consideración de lo corpóreo que trasciende la simple consideración médica.

Las constantes y penetrantes interrogaciones corren a cargo de Rafael Argullol como punto de arranque de conversaciones que trascienden la mera habladuría, buscando penetrar en las entrañas de lo real. Prueba de ello lo observamos en sus consideraciones políticas. Como Argullol, comunista-anarquista de formación política, y Broggi, nacionalista hasta el fin de sus días, consiguen trascender sus preceptos y llegar a un marco común en el que el Estado, entendido a la sazón de la estrechez de miras actual, debe ser abolido, siendo sustituido por otros parámetros estatales, donde la ciudadanía tenga el verdadero poder decisorio. La actual democracia no deja de ser una falacia, para ambos interlocutores, puesto que lo que impera es el perpetuo dominio del capital. Si el sujeto quiere ser verdaderamente libre, debe, en primer término, tomar conciencia de su infinita libertad para poderla exigir, ulteriormente a aquellos que nos la han robado.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0