Recomiendo:
0

El documental "Fraude 2006", del laureado cineasta Luis Mandoki, se proyecta en decenas de cines de México contra los pronósticos previos de sus realizadores, que denunciaron censura

Un fraude de película

Fuentes: Rebelión

La película, que recibió duras críticas por su presunta parcialidad y falta de rigor analítico, aborda el supuesto fraude cometido en las elecciones del 2 de julio de 2006 en perjuicio del candidato presidencial del izquierdista Partido de la Revolución Democrática, Andrés López Obrador. Para la mayoría de los simpatizantes de López Obrador es un […]

La película, que recibió duras críticas por su presunta parcialidad y falta de rigor analítico, aborda el supuesto fraude cometido en las elecciones del 2 de julio de 2006 en perjuicio del candidato presidencial del izquierdista Partido de la Revolución Democrática, Andrés López Obrador.

Para la mayoría de los simpatizantes de López Obrador es un documental realizado de forma profesional, que confirma a través de testimonios e imágenes inéditas su convicción de que el triunfo del conservador Felipe Calderón por medio punto porcentual de votos es producto de un fraude.

Sin embargo, para algunos críticos de cine, observadores de la política y espectadores independientes o contrarios a la izquierda, se trata de un producto hecho a la medida de los creyentes del fraude, pues prescinde de la pruebas y de las versiones que pusieron en duda esa tesis.

El documental de 110 minutos cuya publicidad se acompaña con la frase «La democracia no se ve en la tele sólo en el cine. Atrévete a ver la verdad» se proyecta desde el 16 de este mes en unas 200 salas en distintas partes del país, 60 de ellas de la capital.

López Obrador afirma que «la derecha fascista» le robó el triunfo, aunque los jueces electorales y algunos observadores, como los enviados por la Unión Europea, desestimaron las irregularidades denunciadas.

El ex candidato fue declarado «presidente legítimo» por miles de sus seguidores hace una año. Empero, según lo indican las encuestas, ha ido perdido adeptos de forma progresiva hasta quedar muy detrás de Calderón en respaldo social.

Mandoki, un prestigioso realizador de México, reconoce que está convencido de que se cometió un fraude electoral en 2006.

En 1976, el primer cortometraje del cineasta «Silent Music» fue premiado en el famoso Festival de Cannes. Su película posterior «Gaby, una historia verdadera» recibió dos nominaciones al Golden Globe y una al Oscar de Hollywood, meca del cine comercial donde ha realizado con éxito diversas cintas.

Mandoki ha sido director y productor de exitosas cintas en México y Estados Unidos como «Voces inocentes», «Mensaje de amor» y «Mirada de Ángel». El año realizó una cinta previa que aborda la política mexicana y que tituló «¿Quién es el señor López?».

Durante la producción de «Fraude 2006», realizadores y auspiciantes denunciaron fuertes presiones políticas y comerciales para evitar que se difundiera en México.

Sin embargo, en las propias salas hubo publicidad previa al estreno y luego se decidió proyectarla en una cantidad inusual para películas no comerciales.

En cambio, la publicidad del filme diseñada para las radiodifusoras no fue aceptada por las estaciones con el argumento de que violaba las leyes electorales aprobadas este año. El hecho fue considerado una censura por los realizadores de «Fraude 2006».

Según las normas ya en vigencia, los canales de televisión y las radios serán sancionados si difunden propaganda dirigida a influir en los electores o a denigrar o ensalzar a candidatos o figuras de la política.

El spot promocional para radio de «Fraude 2006» fue extraído de testimonios que se exponen en la propia cinta. En la pieza, una persona declara con un fondo de voces que gritan «fraude, fraude…», «nos van a imponer al señor Calderón porque ya lo habían programado (…) el señor presidente (Vicente Fox, que gobernó de 2000 a 2006) es un ladrón».

Según Mandoki, «Fraude 2006» la vieron unas 100.000 personas sólo en los tres primeros días de exhibición, lo que consideró un éxito.

No obstante, en un consulta sin afanes de comprobación estadística, IPS llamo a cuatro diferentes salas de la capital y lo encargados indicaron que los espectadores de la cinta fueron muy pocos hasta el día 21 de noviembre.

Personas que ya vieron el documental dieron a IPS declaraciones encontradas. «Es la comprobación del fraude, todos tiene que verla», sostuvo la oficinista Liset Hernández, mientras la estudiante universitaria Ana Teresa Landeros se declaró decepcionada y calificó la producción de «un simple panfleto».

La película, que según Mandoki se proyectará pronto en varios países latinoamericanos, fue armada con entrevistas a López Obrador y escenas proporcionadas por decenas de personas que filmaron lo que ocurrió antes durante y después de la jornada electoral del 2 de julio.

El productor fue Federico Arreola, un cercano amigo y seguidor del ex candidato.

Al estreno de «Fraude 2006» acudió la plana mayor del PRD, incluido su ex candidato López Obrador. Tras observarla, todos ellos se levantaron a aplaudirla.

«En un documental partidista, de eso no hay duda, qué pena que Mandoki, cuyo profesionalismo como creador nadie cuestiona, no haya querido ver más allá de una postura de izquierda válida, pero parcial», dijo a IPS el crítico de cine Rey Ojeda.

«No me meto en la política, pero quien vea esta película se dará cuenta de que es un producto de militantes», sostuvo.

Para Martín Moreno, columnista del diario Excelsior, este filme «es una trabajo dedicado exclusivamente a los simpatizantes de una corriente política» y consideró que Mandoki «debió haber calculado el riesgo que corre al convertirse en cineasta de un político».

Ciro Gómez, del diario Milenio, opinó que el documental no fue hecho para tratar de convencer al público del supuesto fraude, sino para reafirma la postura de los creyentes de esa tesis.

Miguel Granados, columnista del diario Reforma y del semanario de izquierda Proceso, recomendó de su lado ver la película a todo tipo de ciudadano, pero dijo que sería «especialmente importante para quienes, a lo largo del último, año han descreído en número creciente, según encuestas, de la pureza del proceso electoral y de su resultado».

En los comicios presidenciales de 2006, el tribunal electoral, la máxima instancia para calificar este tipo de proceso, detectaron irregularidades como la intervención del ex presidente Fox a favor de su correligionario Calderón, pero las consideraron insuficientes para anular los comicios o revertir el resultado. (FIN/2007)

0