Recomiendo:
0

Wikileaks o el triunfo de la manipulación mediatica

Fuentes: Monde en Question

Desde el siglo XIX, los medios de comunicación publican series para «fidelizar» a sus lectores. En el siglo XIX, la serie fue una obra literaria pre-publicada por los diarios (Charles Dickens, Dumas y Balzac) y luego se convirtió en un género literario (Eugene Sue, Maurice Leblanc, Gustave Le Rouge et Michel Zévaco) [1]. En el […]

Desde el siglo XIX, los medios de comunicación publican series para «fidelizar» a sus lectores. En el siglo XIX, la serie fue una obra literaria pre-publicada por los diarios (Charles Dickens, Dumas y Balzac) y luego se convirtió en un género literario (Eugene Sue, Maurice Leblanc, Gustave Le Rouge et Michel Zévaco) [1]. En el siglo XX, los medios de comunicación (prensa, radio y televisión) aplican la misma técnica a la información que está construyenda como una novela para divertir… a los consumidores [2].

La serie comienza con una fantástica historia de espionaje

Los medios de comunicación nos dicen todos la misma historia fantástica sobre el origen de las fugas que permiten mantener Wikileaks «251,287 cables diplomáticos»:

En un intercambio de correos electrónicos con el hacker Adrian Lamo, soldado Manning describe la facilidad con la que podría adquirir estas masas de datos: «Entré en la sala de computación con un CD de música en la mano […] y luego borraba la música y creaba una carpeta comprimida. Escuchaba Lady Gaga y yo tarareaba la música, mientras que exfiltraron la mayor fuga en la historia de los Estados Unidos».
Libération

Ningún medio de comunicación ha investigado para verificar la veracidad de la historia, mientras que el soldado Manning, Bradley fue detenido en mayo de 2010 por el United States Army Criminal Investigation Command y detenido en una prisión militar en Camp Arifjan, en Kuwait.

Ningún medio de comunicación se ha preocupado por si Bradley Manning había accedido a la publicación de las fugas que lo condenará a 52 años de prisión por «transmisión de datos secretos en su computadora personal y la adición de software no autorizado en un sistema informático confidencial» y «comunicación, transmisión y envío de información relativos a la seguridad nacional a una fuente no autorizada» [3]. Los medios de comunicación no aplican el principio de precaución – evitar una consecuencia indeseable – cuando le duele a sus intereses financieros.

Una serie basada en la mentira

Contrariamente a la afirmación de los medios de comunicación y que todo el mundo repite sin comprobarlo, Wikileaks no ha publicado los «251,287 cables diplomáticos de los Estados Unidos» que tendría.

«Revelado – cómo Estados Unidos ve el mundo», según Der Spiegel. Como The New York Times, The Guardian, Le Monde y El País, la revista alemana publica algunos de los 250,000 documentos de la diplomacia de EE.UU. revelados por el sitio web Wikileaks el 28 de noviembre.
Presseurop

Mentira, mentira, mentira, porque ni Wikileaks ni los medios de comunicación han publicado hasta la fecha de hoy todos los «251,287 cables diplomáticos».

En esta etapa de la publicación de los 251,287 telegramas diplomáticos en poder de Wikileaks, la consulta no es realmente problemática. De hecho, el sitio ha decidido publicar las notas a cuenta gota, por ahora, sólo 243 (no 243,000, eh, sólo 243) están disponibles actualmente.
Écrans Libération

La intriga de la serie no tiene contenido, que no añade nada nuevo, pero el proceso de dirección de su publicación.

Una serie complementada por pseudo-revelaciones

Los medios de comunicación han publicado una selección de una selección, es decir, no mucho. Mientras que Wikileaks después de que Irak es el país más discutidos (15,365 cables), los medios de comunicación publican sobre todo anécdotas sin intereses sobre los Jefes de Estado y orientar estas pseudo-revelaciones sobre las relaciones entre Irán e Israel (que no sabía que Irán era ¿el eje del mal?) y las relaciones supuestas entre China y Corea del Norte (que no sabía que Corea del Norte era ¿el eje del mal?).

Sería ingenuo o ignorante de la realidad en las relaciones internacionales creer que el discurso diplomático se reduce a una política correcta y que los diplomáticos no sabrían hablar más abiertamente en resbalón.

Los cables diplomáticos que Le Monde presenta como hechos son sólo la opinión de los diplomáticos, cada uno busca engañar a otro. Podemos publicar miles de notas, que todos dicen lo mismo acerca de Irán y Corea del Norte, sin que ninguno sea el principio del principio de una prueba sobre el fundamento de la opinión repetida hasta la saciedad.

Una serie controlada por cinco medios de comunicación

Esta publicación, en forma de una serie mundializada, es una estafa porque está totalmente controlada, filtrada y condicionada por cinco medios de comunicación (New York Times, Der Spiegel, The Guardian, El Pais et Le Monde). Estos medios pertenecen, por casualidad, a las potencias occidentales que fueron las potencias colonizadoras del mundo desde el siglo XVI.

El discurso Wikileaks es un discurso falso y demagógico:

los documentos permitirá por primera vez a cada ciudadano en todos los países conocer a profundidad las dinámicas y actividades del Gobierno de los Estados Unidos.
Wikileaks

Este discurso es complacientemente transmitido por los cinco medios de comunicación mundiales, que han formado un oligopolio, porque les sirve como excusa para hacer aceptar la dictadura de su «posición dominante» [4]. Este pequeño detalle debe reflejar a todos aquellos que todavía creen ingenuamente que Internet sería un espacio de libertad.

Retórica de Orwell

Hay que decir una y otra vez que sólo los cinco medios de comunicación dominantes tienen acceso a todos los Wikileaks de datos y los publican poco a poco de acuerdo con las autoridades de EE.UU. y según un calendario previsto en común.

Hay un precedente de esta trampa, presentada como un avance de la democracia, es el de los archivos del Vaticano. La biblioteca del Vaticano cuenta documentos de primera mano históricos, espicialmente sobre la colonización de las Américas, que no son accesibles incluso para los investigadores. Pero el Vaticano ha tenido la brillante idea de crear un sitio titulado «Archivo Secreto Vaticano», que sólo contiene una pequeña selección cuidadosamente controlada, filtrada y condicionada de los archivos auténticos [5].

Le Monde hace en la misma forma presentándonos a Julian Assange como «un apóstol de una total transparencia» [6]. Lo peor está en el siguiente argumento:

Desde el momento en que esta masa de documentos se ha transmitido, incluso ilegalmente, a Wikileaks, y por lo tanto puede caer en cualquier momento en el dominio público, Le Monde la ha considerado dentro de su misión de dar a conocer estos documentos para hacer un análisis periodístico, y poner a disposición de sus lectores.
Le Monde

Asi, «desde el momento en que esta masa de documentos […] puede caer en cualquier momento en el dominio público», es importante que Le Monde y sus amigos ladrones se los apropian para controlar, filtrar, conditionar y, finalmente, vender los.

Le Monde sostiene que esta campaña de marketing es la «democracia»:

Por último, no es casualidad que estas nuevas revelaciones que emanan de los Estados Unidos, el mundo de la tecnología más avanzada y, en cierto modo, la sociedad más transparente, en lugar de China o Rusia.
Le Monde

Subrayemos pues muy en coro con Le Monde: «La libertad es la esclavitud» y «La ignorancia es fuerza» [7].

Serge LEFORT
Ciudadano del Mundo

Fuente: http://desdecoyoacan.wordpress.com/2010/12/03/wikileaks-o-el-triunfo-de-la-manipulacion-mediatica/

 

0