Recomiendo:
2

Caravana por la estabilidad laboral y salarial

Fuentes: Rebelión

Una movilización ante las promesas incumplidas por parte del gobierno de la República.

***

El verano anterior, maestros, estudiantes y egresados de escuelas formadoras de docentes de Michoacán, instalaron un plantón frente a Palacio Nacional durante diez días, en busca de contratar a los egresados de las generaciones 2019 y 2020, de la estabilidad de mil doscientos trabajadores por servicios eventuales del sistema educativo que datan de hasta ocho años sin contrato fijo y que no habían cobrado en los últimos dos; además, reclamaban el pago de cientos de educadores comunitarios que alfabetizan e imparten talleres en zonas rurales marginales, en las periferias de las ciudades y que no habían recibido ni un centavo en el ciclo fiscal corriente, así como la regularización del salario de 32 mil docentes del sistema estatal a los que cada año se les adeudan quincenas y prestaciones.

El 19 de agosto de ese mismo año, regresaron a su Estado escoltados por patrullas de la CDMX hasta las afueras de la capital, con la promesa de que un mes después estarían resueltos sus principales planteamientos; sin embargo, al día de hoy, las peticiones de aquél plantón siguen siendo las mismas, y son las que originaron la Caravana por la Estabilidad Laboral y Salarial que la Sección XVIII de la CNTE emprendió el 6 de febrero desde el Puerto de Lázaro Cárdenas hasta la capital del país. En el camino se sumó la indignación de 96 maestros de Jalisco técnicamente cesados por los actuales gobiernos y decenas de jóvenes que exigen la apertura inmediata de la normal del Mexe en Hidalgo.

Después de 4 días y 650 km de protestas, mítines, caminatas, bloqueos (imposibles sin la solidaridad de maestros de la CNTE de otros estados y de organizaciones como la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata) la única respuesta que han recibido es que se mantiene la voluntad para seguirlos atendiendo; tan grande ha sido la voluntad del gobierno de la república que por seis largos meses ha extendido las promesas incumplidas.

El origen de estas demandas magisteriales no es coyuntural, tiene por lo menos cuatro raíces:

  1. Desde 2008 no se ha generado una sola plaza docente estatal ni federal de nueva creación en Michoacán, se reciclan las que quedan vacantes. Con la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (LGSCMM) del gobierno de la cuarta transformación, no sólo no han creado nuevas claves, sino que se están cancelando las vacantes aplicando con dureza una racionalidad absolutamente hacendaria, sin diferencia alguna a la lógica neoliberal contra la escuela pública y contraria al derecho humano a la educación que protege a los estudiantes: las plazas libres por decesos, jubilaciones o ascensos, no propician nuevos ingresos o promociones cuando la matrícula escolar disminuye, lo cual es obviamente la realidad constante durante esta pandemia.
    Lo mismo sucede con los espacios en las escuelas, una vez que los docentes se cambian de centro de trabajo, el anterior queda vacío como si ahí nunca hubiese habido un profesor, de modo que la precariedad en la enseñanza y la desatención a los estudiantes de sectores vulnerables, son con cada vez más profundas.
  2. Cada año el poder ejecutivo del Estado de Michoacán presenta un presupuesto para nómina educativa deficitario, para 2021 los partidos de la derecha y el PT en el congreso legislativo local, aprobaron un déficit de 5 mil millones de pesos que dejarán en la incertidumbre salarial a 32 mil trabajadores de la educación estatales; lo que se llamó federalización de la nómina, anunciada como el modelo nacional a seguir en otras entidades federativas, ha resultado un verdadero fracaso, no operan sus dispositivos de pago y tampoco las sanciones en caso de incumplimiento por parte de los dos órdenes de gobierno.
  3. La LGSCMM sostiene las mismas reglamentaciones para el ingreso que las establecidas en el Servicio Profesional Docente creado con el gobierno de Enrique Peña Nieto; en las actuales listas de ordenamiento (antes de prelación) para asignación de plazas docentes, lo mismo están los egresados de escuelas privadas que licenciados de cualquier carrera universitaria avalados por un certificado de nivelación pedagógica otorgado por la misma secretaría de educación; se repite el “cualquiera puede ser maestro” y se refuerza la máxima de Aurelio Nuño con una evaluación de conocimientos sobre la Nueva Escuela Mexicana que se remite a la memorización de su cuerpo normativo, pero que no refleja ningún diagnóstico de conocimientos pedagógicos y didácticos que se aprenden en las escuelas formadoras de maestros.
  4. La Nueva Escuela Mexicana es un ordenamiento normativo y laboral, en cuyo cuerpo plástico y semivacío, se instala la precariedad del estatuto docente y se modela el tipo flexible de escuela necesario para sujetarse a los cambios introducidos por las corporaciones de la economía digital que traen consigo nuevas formas de privatización y de exclusión; en ella, no caben las experiencias territoriales de la disidencia magisterial arraigadas en las pedagogías nuestramericanas para atender a los sectores populares que serán archivados en la papelera de reciclaje con el reseteo mundial del capitalismo.

Los problemas que obligaron a los maestros de Michoacán a romper el confinamiento, no para desafiar a la muerte, sino a la indolencia de las autoridades educativas, son comunes en otros estados, es por esto que se levanta la consigna nacional de “abrogación de la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros”.

2