Recomiendo:
1

Una nueva trama para estafar dinero público

De púrpura y escarlata, la película fantasma que nunca ha sido estrenada

Fuentes: Rebelión

Hace más de tres años que se viene anunciando el estreno de la película  De púrpura y escarlata, del director Juan Ramon Fernández (alias Juanra). El largometraje ha sido presentado como un thriller policíaco sobre las premoniciones de una niña. Dilaciones de todo tipo y más de media docena de falsas noticias sobre su estreno […]

Hace más de tres años que se viene anunciando el estreno de la película  De púrpura y escarlata, del director Juan Ramon Fernández (alias Juanra). El largometraje ha sido presentado como un thriller policíaco sobre las premoniciones de una niña. Dilaciones de todo tipo y más de media docena de falsas noticias sobre su estreno ficticio, han sacado a la luz que esta película ha recibido subvenciones cercanas al medio millón de euros por parte de diversos organismos públicos. El inventarse el rodaje de una película y luego ni siquiera estrenarla, parece ser un muy rentable fraude para sustraer dinero público. 

Según aseguran las noticias de prensa, la película fue rodada en Cuenca en el año 2016 y tuvo como principal patrocinador al Ayuntamiento conquense, que ofreció locales para llevar a cabo el casting, calles y plazas públicas para rodar exteriores y edificios históricos de todo tipo para escenas de interiores. Fuentes cercanas al Ayuntamiento aseguran que también hubo un cuarto de millón de euros de subvención para financiar el rodaje. A fecha de hoy, la película no ha sido aun vista en las pantallas comerciales de ningún cine y el alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, (PP) se niega a dar explicaciones al respecto.

Primero fue Ana Turpín, una de las actrices que actúan en el ficticio largometraje, que en una entrevista realizada el pasado año aseguraba que «Todavía tengo pendiente de estreno el filme De púrpura y escarlata. El 19 de noviembre de 2017 era el alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, quien visiblemente preocupado por la sombra de malversación de fondos públicos entregados a la productora, el que declaraba a la prensa: «Estamos esperando el estreno de la última película de Juanra Fernández». Pero las expectativas no parecen haberse cumplido, pues a mediados de mayo de 2019 la película sigue sin estrenarse.

 De púrpura y escarlata parece ser producto una nueva e insólita forma de estafar dinero público, promoviendo el rodaje de una película ficticia, recogiendo subvenciones de organismos públicos y no estrenándola nunca.

Nadie habla de las subvenciones

Ni su productora, Buenpaso films, ni el mismo alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, directamente implicado en la presunta subvención pública, han querido confirmar las cantidades entregadas a De púrpura y escarlata por el Ayuntamiento de Cuenca, guardando un delator silencio cada vez que la prensa les ha hecho preguntas al respecto.

Enrique Viciano, director de la productora Buenpaso films y responsable del ficticio largometraje De púrpura y escarlata, anunció igualmente en la Tribuna de Cuenca, apenas comenzado el rodaje, que la película se presentaría en el Festival de Cine de Málaga, ya que la copia estándar estaría dispuesta, como fecha límite, para abril de 2017. «Eso no quita para que la promocionemos antes en festivales como los de San Sebastián o Berlín», añadió en sus declaraciones Enrique Viciano. Ninguno de estos festivales ha visto en sus listas la película de Buenpaso films.

Casting pretencioso

Según las noticias aparecidas en prensa, el rodaje de De púrpura y escarlata se comenzó en octubre del 2016 en Cuenca. Entre otros actores, en el casting se anunciaba la presencia de Alberto Noriega, que iba a interpretar a un policía que investiga la desaparición de niñas en una capital de provincias española de los años cincuenta. Preguntado por su interpretación en dicha película, Alberto Noriega no sabe nada al respecto. Cuando no se pudo mantener por más tiempo la mentira de que Alberto Noriega se encontraba en el casting de De púrpura y escarlata, tanto su productor, Enrique Viciano, como su director, Juan Ramón Fernandez, se ocuparon de desmentirlo en los medios alegando que a última hora se había cambiado al protagonista principal y que había sido sustituido por Hector Alterio.

 De púrpura y escarlata  siguió siendo anunciada en la prensa como una película de estreno inminente, mientras su director la incluía en su curriculum personal y conseguía que el ayuntamiento de Cuenca lo tuviera en cuenta para nombrarlo a dedo, sin ningún tipo de concurso público, director de una recién creada Escuela Municipal de Cine de Cuenca. Desde entonces, Juan Ramón Fernandez Serrano, el mismo director de la nonata película De púrpura y escarlata, recibe dinero público del Ayuntamiento de Cuenca.

A pesar de las solicitudes de IU de Cuenca al alcalde, Angel Mariscal se ha negado a confirmar si se siguieron los trámites reglamentarios en el nombramiento de este cargo público. Según la actual corporación de Cuenca, las cantidades de dinero que se destinan a esta Escuela de Cine no necesitan ni siquiera ser aprobadas en pleno municipal porque no alcanzan el mínimo que se requiere para someterlas a votación del pleno.

Cronología de una película nunca estrenada

En la revista El Blog del Cine Español se informa del inicio del rodaje de De púrpura y escarlata en octubre del 2016. El productor ejecutivo de Buenpaso film, Enrique Viciano, asegura que el estreno será inminente.

En mayo del 2017, la cadena SER anuncia que De púrpura y escarlata llegará a los cines después de verano. En su casting se cita a Eduardo Noriega en la cabecera, junto a Fernando Tejero, Ana Wagner y Rosana Pastor en el reparto. Con el tiempo, se rectifica y se dice que Eduardo Noriega ya no encabeza la lista, sino que ahora su papel lo interpretará Héctor Alterio o Fernando Tejero. Nadie se pregunta como se puede haber rodado la película con un actor, y a ultima hora cambiarlo por otro.

Enrique Viciano asegura en los medios que se trata de una coproducción internacional que cuenta con el apoyo económico de una productora mexicana, pero que hubo retrasos inesperados en el rodaje que posiblemente retrasen también el estreno: «Los motivos de este retraso son varios: el primero, la publicación tardía de la nueva Ley de Cine aparecida en diciembre de 2015, ya que el largometraje De púrpura y escarlata se acoge a las Ayudas Selectivas del ICAA, apoyo que es necesario para cerrar el plan financiero; el segundo, que tras un cambio de opinión de la diócesis de Cuenca para la utilización de ciertos escenarios ya confirmados, nos vimos obligados a localizar nuevamente buena parte de las secuencias de la película.»

El mismo productor de Buenpaso film habló también ante los medios de la colaboración de una productora británica, Jinga Films, y la distribución nacional a través de Savor Ediciones. Ninguna de ellas ha podido aun hacer declaraciones sobre una película que nunca se estrena.

Finalmente, Enrique Viciano aseguró también que «Hablar de De púrpura y escarlata es hacerlo de cine en mayúsculas». Unas mayúsculas que el público ni siquiera ha podido leer, porque sus títulos no han sido proyectados aún en ninguna sala comercial del país. Aunque todas las revistas dedicadas al mundo del cine en España están ya cansadas de escuchar siempre la misma cantinela, Buenpaso films y todos sus responsables, siguen anunciando sin ningún rubor que la película está a punto de estrenarse.

Delito de currículum amparado por la justicia

El director de De púrpura y escarlata ha utilizado para su lanzamiento al mundo del cine un curriculum falso. Entre otras circunstancias inexistentes, Juan Ramón Fernández Serrano se inventaba un master en Dirección cinematográfica de la universidad Camilo José Cela que nunca existió, según confirmaron los responsables de este centro. Tampoco existió el premio que Juanra Fernandez se atribuye en el certamen londinense de cine de terror London FrightFest Film Festival. Otro tanto ocurrió con la productora José Frade, de la que dicho director se atribuía haber sido guionista, punto que la propia productora dio por desmentido. A pesar de que esta falsificación de su curriculum se produjo al mismo tiempo que saltaba a la luz pública el escándalo de curriculums de personajes públicos -que fueron descubiertos, desmentidos y procesados en toda España-, la fiscal provincial de Cuenca, Isabel Gómez López se negó a procesar a este individuo.

Este amparo de la actividad delictiva de Juan Ramón Fernández Serrano por parte de la justicia de Cuenca le viene de lejos, ya que en el año 2012 fue absuelto del delito de agresión a un periodista mientras ejercitaba su trabajo.

Su primer largometraje, «Para Elisa», una aburrida película de terror, ha sido calificada como el peor largometraje hecho en el 2013 en España.

No obstante, no parece que ninguna de estas situaciones afecte a la faceta de director de cine de Juanra Fernández, que en agosto del 2018 anunció el rodaje de su futura nueva película Rocambola, con Juan Diego Boto en el casting.

En este caso, cuenta con el sponsor del vicepresidente primero del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, que aseguró que pondría en marcha mecanismos, como la Film Comission de Castilla-La Mancha para subvencionar las películas de Juanra Fernández.

IU de Cuenca solicitó información

Preocupada por la posible malversación de fondos públicos, Izquierda Unida de Cuenca ha solicitado al grupo popular que gobierna en Cuenca una aclaración sobre las subvenciones entregadas al director de De púrpura y escarlata, especialmente las dirigidas hacia la Escuela Municipal de Cine. El equipo de gobierno, con la complicidad del PSOE, les han tapado la boca diciéndoles que, al ser una inversión que no supera las cantidades establecidas, no requirió votación en ningún pleno municipal.

Uno de los representantes de IU en el Ayuntamiento de Cuenca logró que se le mostraran algunas de las partidas económicas que se entregan al director de dicho centro, siempre con diferente cantidad y por unos cuantos miles de euros en cada rembolso, depositadas en pagos fraccionados para que no salten las alarmas del escándalo político y financiero y el asunto pueda llegar hasta el Tribunal de Cuentas. De esta forma, y con la complicidad de la justicia, se camufla mucho mejor la malversación de dinero público cometida con subvención a fondo perdido a una producción cinematográfica que no parece que nunca vaya a ser estrenada.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

1