Recomiendo:
2

Reseña

Entrevistas a Joaquín Miras sobre praxis política y Estado republicano, de Salvador López Arnal

Fuentes: Espai Marx

Si en nuestra entrada anterior presentábamos el actual proyecto editorial de Espai Marx, hoy hablaremos de la primera de las obras publicadas. El libro tiene su origen en la publicación por parte del miembro de nuestra asociación Joaquín Miras Albarrán de la obra Praxis política y estado republicano. Crítica del republicanismo liberal, editada por El Viejo Topo en 2016. A raíz de su aparición, el autor fue entrevistado por otro de nuestros miembros, Salvador López Arnal, en las páginas de Rebelión. Lo que debía ser en principio una relativamente breve conversación sobre el libro se acabó convirtiendo en un fértil diálogo que se extendió durante aproximadamente año y medio. Al iniciar este nuevo proyecto editorial pensamos que sería interesante recopilar todas estas conversaciones en una única obra. Hay que hacer notar, no obstante, que los textos no son idénticos a lo ya publicado, pues el proceso de edición ha supuesto algunos retoques de los textos aparecidos en Rebelión.

Como nos avisa el entrevistador al presentar esta obra: «son muchas las temáticas (filosóficas, culturales, políticas, antropológicas, científicas, históricas) comentadas a lo largo de sus páginas, todas ellas relacionadas con las aristas centrales de un libro que tiene a la praxis política transformadora (el lector/a observará un esforzado trabajo de explicitación y explicación de las categorías en las que se sustenta la filosofía de la práctica), a la tradición político-intelectual en que se expresa, al estado y a las temáticas republicanas crítica al falso e inconsistente republicanismo liberal, como temas esenciales.

Fruto, como decíamos, de, aproximadamente, un año y medio de conversaciones, pueden leerse estas páginas autónomamente pero no está de más, si les fuera posible, tener cerca el libro que nos ha servido de inspiración. Una lectura en paralelo tiene premio complementario asegurado.

En algunos momentos, los lectores/as verán observaciones y reflexiones puntuales sobre cuestiones de nuestro hoy, sobre asuntos no tan teóricos, fuera del guión central. Todo ello, en mi opinión, no sólo no quita valor alguno a lo aquí comentado centralmente, sino que aumentan el interés de lo dialogado.

No creo necesario adelantarles ninguna de las tesis defendidas por el entrevistado, un comunista praxeológico que, con sus propias palabras, no concibe el marxismo como una gnoseología; un luchador antifascista y socialista, excelente persona además, de largo recorrido que sigue pensando que la revolución rusa fue un hecho histórico que transformó la historia, un claro ejemplo -más allá de vicisitudes posteriores y del resultado final- de que la historia la puede “hacer la gente común, nosotros, los explotados”; un marxista documentado, que ha leído realmente a los clásicos, que concibe el marxismo como un “creacionismo inmanentista e histórico” y para el que la praxis significa siempre “actividad generada por la creatividad del ser humano en comunidad”, una actividad “en constante, novedosa generación”, una actividad creada históricamente y renovada sin descanso. Sin elogios injustificados y como ya suponía por otras conversaciones y encuentros anteriores, debo señalar que este entrevistador observó siempre en el entrevistado, a lo largo de los meses que fuimos conversando, seriedad, rigor, ganas de explicarse, ningún rechazo a mis preguntas, ningún marcaje, esfuerzo por hablar para todos y para todas. Con cabeza propia, sin lugares comunes, sin repetir tesis-latiguillos mil veces dichos y repetidos, no siempre con comprensión. Pasen y lean. Podrán sentirse decepcionados por la escasa o nula originalidad de algunas preguntas, observaciones o reflexiones mías. Pero estoy seguro que aprenderán y disfrutarán (con acuerdos o desacuerdos, como pasa siempre con el buen filosofar) con las argumentaciones, conjeturas, tesis, informaciones, sugerencias y posiciones de este hegelomarxista, sólido, estudioso, con pensar propio y gran y profundo lector, llamado Joaquín Miras, alguien del que cabría decir aquello que comentó una vez uno de sus maestros, Manuel Sacristán (también mío), hablando de una luchadora alemana: iba en serio.

Joaquín, con excelente sentido del humor, muy hispánico por cierto en ocasiones, también va en serio, muy en serio.

Desde esta página de nuestra biblioteca, Els Arbres de Fahrenheit, se puede descargar gratuitamente el libro o solicitarlo impreso en la aplicación Lulu. Advertimos, no obstante, de que hemos localizado alguna errata y subiremos próximamente una edición corregida.

Fuente: http://espai-marx.net/?p=8178

2