Recomiendo:
0

Manning, Assange, Snowden, contra el neonazismo

Fuentes: Rebelión

Manning, Assange, Snowden, son los nuevos héroes por la verdad. De la misma manera que los nazis, los fascistas, los franquistas perseguían a quien levantaba la voz contra sus crímenes, estos son los últimos perseguidos públicamente para escarmiento de quien se atreva. Tras ellos y junto con ellos, hay muchas otras víctimas. Piense en golpes […]


Manning, Assange, Snowden, son los nuevos héroes por la verdad. De la misma manera que los nazis, los fascistas, los franquistas perseguían a quien levantaba la voz contra sus crímenes, estos son los últimos perseguidos públicamente para escarmiento de quien se atreva. Tras ellos y junto con ellos, hay muchas otras víctimas. Piense en golpes de estado, en invasiones, en guerras provocadas, en cárceles secretas y no secretas, como Guantánamo, siempre contra los Derechos Humanos, piense en la dominación internacional mediante gobiernos títeres y corruptos, juzgue usted a los responsables de tanto daño a la Humanidad.

Manning, Assange, Snowden, son perseguidos por obama y sus banqueros, militares y agencias de espías, mercenarios y congresistas del FMI y los demás montajes antidemocráticos, enemigos de la libertad en general y de la libertad de expresión en particular. Sus gestores políticos, sus periódicos mercenarios, sus agentes colocados en los cargos de responsabilidad pública y oculta, infiltran en el cuerpo social advertencias, calificativos degradantes, acusaciones oscuras para introducir el rechazo social a quienes denuncien a los autores intelectuales y materiales de la terrible marcha criminal con la que fuerzan a todos los pueblos.

Manning, Assange, Snowden, el primero y el tercero son estadounidenses, salen de las tripas del imperio para hacer honor a la democracia y la libertad de expresión, para denunciar las aberraciones que oculta el neonazismo estadounidense, para enseñarnos cómo incumple las leyes democráticas y se fortalece en la injusticia en busca de la dominación mundial, cómo, jactándose de su atropello a la libertad y a los derechos, quiere meter en la cabeza de la gente que la injusticia es parte natural de la vida, que la injusticia no es mala, que es también ética porque es justo explotar a toda persona que se pueda explotar. Su práctica esta ahí para la historia de nuestros días. Conforme obama y los suyos hacen todo esto, al mismo tiempo habla de libertad, y habla y habla y habla. Dos caras, habla de libertad para el mundo y vigila a la población mundial, maniobra con los gobiernos a su servicio, falsifica la información sobre la realidad, prohíbe las voces que le descubren, y las persigue brutalmente.

Manning, Assange, Snowden, han hecho que se decanten los gobiernos que están bajo el régimen imperial neonazi, que se vean y escuchen en video sus acciones y sus palabras, que se lean sus documentos internos, han aportado las pruebas de su actividad criminal. Manning, Assange, Snowden, han conseguido una última cosa, que se conozca a los gobiernos que defienden la libertad de los pueblos frente al imperio.

La falta de ética de los obamas, su falta de moral, no tiene límites; hace tan sólo unos días estuvo obama visitando la cárcel desde la que se metían en barcos a los africanos capturados por los esclavistas europeos, barcos en donde morían el 60%, el 70% de los que llevaban secuestrados a América a trabajar como esclavos; a la vista de lo que han hecho con Branning, Assange, Snowden, es de pura lógica que obama desde aquella cárcel, sintiese el hilo que le llegaba de los esclavistas y, continuador, echase sus cuentas sobre lo que haría con los pueblos que denuncian sus atropellos y con los tres héroes de la libertad de expresión, qué haría con los tres que han hecho que se le vea el bigote hitleriano, en un momento como ese en que había ido a conocer una cárcel para hacer esclavos, qué haría con los tres que nos han enseñado cómo es un hitleriano de nuestro tiempo.

Aquí dejo dos escritos de otro estadounidense honesto y amigo de los pueblos en lucha por su libertad, Mark Twain (1835-1910), como verán trata las mismas cuestiones que han hecho ver al mundo, cien años después de la muerte del escritor, que el imperio, que pasa por ser la democracia por excelencia, no es más que puro cartón. Hoy, debido a las fuerzas de la tecnología la denuncia de los obamas se extiende con más facilidad. Pero leamos los textos de Mark Twain, en el primero de ellos habla de cómo son elegidos los obamas para el Parlamento:

«El sistema democrático»: «Noble sistema, verdaderamente, en el que un hombre como R.H.Dana no puede ser respaldado y en el que una persona como Jones, cuyo lugar apropiado es el de picapleitos en un tribunal de muertos, es enviado al Senado de los Estados Unidos; en el que resulta imposible recompensar con el honor de la presidencia a los ciudadanos más ilustres y mejor capacitados. Miren esta lista: Polk, Tyler, Pierce, etcétera, y casi Tilden, con el juicio pendiente por ocultación de ingresos. Media nación votó por él. Ese pordiosero Congreso de la ignorancia y el fraude. Banda de ladrones pagados.» El segundo texto nos ilustra sobre cómo practican en ese país la libertad de expresión y de conciencia, lo tituló «Libertad de Expresión y conciencia»: «Por bondad de Dios tenemos en nuestro país estas tres cosas indeciblemente preciosas: libertad de expresión, libertad de conciencia y prudencia para no ejercer jamás ninguna de las dos.» Los dos textos aparecen en «Mark Twain´s Notebook. Selección, A. B. Paine. Nueva York, Harper and Brothers, 1935.

Ramón Pedregal Casanova es miembro del Frente Cívico Somos Mayoría, y autor de «Dietario de crisis», puedes bajártelo de Libros Libres, en rebelion.org, y es autor de «Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios», editado por Fundación Domingo Malagón.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0