Recomiendo:
0

La situación del cóctel golpe de Estado más pandemia del Covid-19

Fuentes: Prensa Rural

Bolivia vive una situación compleja como dramática en relación al Covid-19, el cóctel golpe de Estado más pandemia, podría explotar y conducirla a ser la Italia de América Latina. Los más afectados serán los más humildes, donde las barreras económicas y culturales dificultan la cuarentena. El país vive una crisis política desde el golpe de Estado con un gobierno de facto que se sostiene por el poder fáctico, la fuerza bruta y la represión. Añez, aprovecha la cuarentena para hacer proselitismo mientras la gente está en sus casas, tomando decisiones en torno al rédito político, y no en función de salvar vidas. Se montó un discurso mediático de la desastrosa “herencia recibida” de Evo Morales y se acusa al M.A.S. de toda acción que los cuestione. Se utiliza la cuarentena como instrumento de disciplinamiento, de control y de expresión del racismo hacia el movimiento indígena. Se radicalizó la persecución, la represión, el encarcelando y la militarización de la sociedad sin límite de una Asamblea Legislativa que junto a Añez, se autoprorrogó ilegalmente el mandato el 22 de enero pasado y podría repetir esa situación. El Covid-19 es usado con el objetivo de perpetuarse en el poder y consolidar un proyecto político neoliberal a costa de la vida de las y los bolivianos. La elección general del 3 de mayo fue postergada indefinidamente. Hay fuerte control informativo mediante el art.13II del D.S. 4.200 que estipula que quienes desinformen serán denunciados por atentado a la salud con el fin de silenciar voces.

El 14 de abril el F.M.I., adujo que prevé una caída de – 2,9% del P.B.I. en el país el 2020. Bolivia con Evo Morales ocupo 6 años consecutivos el primer puesto de crecimiento económico de la región. Añez cambio el rumbo del país, y aplicó medidas neoliberales: apertura de importaciones, reducción del gasto público, desregularización del mercado, etc., que iniciaron una crisis económica, que, sumado al impacto de la pandemia, lo que se espera es una fuerte recesión.

En Beni, Cochabamba y Santa Cruz se rompieron las cuarentenas porque la gente salió a las calles a exigir ayuda alimentaria. Se advierte una crisis alimentaria por la ausencia de un estado que garantice el cultivo, la cosecha, la redistribución de los alimentos y la especulación de los precios. Sin tener en cuenta que el 70% de la población trabaja en la venta ambulatoria y/o son cuentapropistas se entregó a un sector reducido bonos de 400 bolivianos, suma que no es ni el 25% del sueldo mínimo. Para contener los reclamos, se agregó otro bono de 500 bolivianos. En la frontera Bolivia-Chile más de 1000 bolivianos intentaron volver a su país pos cierre de fronteras, fueron reprimidos y abandonados. Por otro parte, hubo un motín en el penal de San Pedro de Oruro por falta de medidas contra el Covid-19, lo que podría replicarse en el país. No se concede prisión domiciliaria a los presos políticos, ni salvoconductos a quienes están en la embajada de México en La Paz.

Crisis sanitaria: el plan estratégico de cáscara vacía y cifras dibujadas.

Las cifras oficiales del domingo 19 son de 564 contagios y 33 muertos. Santa Cruz, concentra el 50% de los contagios. Los acaldes denuncian falta de pago de los sueldos de los médicos por falta de fondos. Se debe sueldos a los médicos, pero el 3 de abril se aumentó el sueldo a los policías. En Montero encontraron dos muertos en la calle y no se brindó información al respecto. El colegio de médicos de Bolivia, la federación de trabajadores de la salud de Santa Cruz y los sindicatos SIRMES denunciaron la falta de equipamiento, insumos y protección de bioseguridad. Por tal motivo, el lunes 20 habrá paro de 2 horas en Santa Cruz. Se viralizaron en redes sociales videos de médicos con pedidos desesperados de ayuda al estado. Esta situación se repite en cada departamento del país.

En el medio del caos el 6 de abril se relevó a Aníbal Cruz, ex ministro de salud quién en una entrevista el 12 de abril proyectó para los próximos cuatro meses en el país una catástrofe de 3.840 muertes y 48.000 infectados, lo que indica un promedio de mortandad de 8%, superior al promedio mundial de 5%. Además, sostuvo que colapsarían las camas de terapia intensiva y que su meta era reducir estas cifras a la mitad. ¿Si tenían esta información porque no se implementó desde el principio un plan de contingencia para afrontar el Covid-19? ¿Tendrá algo que ver la conceptualización de “salvajes” que tienen sobre la población? El nuevo ministro de salud designado es Marcelo Navajas y fue médico oficial de la embajada de E.E.U.U. en Bolivia. Su designación implicó la intervención ilegal de los Servicios Departamentales de Salud, (SEDES) dependientes de los gobiernos departamentales. También, se designó a Luis Larrea, presidente del colegio médico de La Paz como viceministro de salud y coordinador del SEDES de dicha ciudad, con la resistencia del sindicato de médicos SIRMES. Ambos, pertenecen a las élites de médicos, paladines de la salud privada, férreos opositores de los médicos cubanos, del S.U.S. que garantizaba la atención sanitaria universal y gratuita a todos los que no poseen seguro de salud. También, se opusieron a la construcción por la ley 1.189, de 67 hospitales durante el gobierno de Morales.

El lunes 13 de abril el ministro de salud Marcelo Navajas presentó un “plan estratégico nacional” basado en 4 ejes, diagnóstico, aislamiento, hospitalización y monitoreo. Planteó no masificar los test como recomienda la O.M.S. y endureció los requisitos para su acceso recibiendo críticas del sector médico. Si no hay testeo nunca las cifras oficiales reflejaran la realidad, no se podrá detectar contagiados para aislarlos, tratarlos y romper la cadena de contagios. Siempre se estará por debajo de la línea de estimación para que el gobierno venda un “éxito” que no es real, y no habrá eclosión de casos. ¿Quiénes son los integrantes de un supuesto “comité científico” que los asesora a contramano de lo que hacen en el resto del mundo? Cobra sentido la intervención de los SEDES con el objetivo de ocultar información sobre las cifras y el manejo de los fondos. Navajas mencionó albergues, hoteles, hospitales Covid-19, etc., para aislamiento, pero en Pisiga la gente está en carpas en condiciones infrahumanas y en Montero en granjas de pollos. Se apunto a fortalecer principalmente las unidades intensivas que requieren de respiradores para los casos graves. Prometió 500 respiradores, pero ya lo había hecho Aníbal Cruz, sin cumplir. Afirmó que el principal problema es el faltante de médicos especialistas como intensivistas: “Se capacitara a colegas de áreas similares con la ayuda de los que ya están”.  No mencionó contratación de nuevo personal de salud. Añez expulsó a las brigadas médicas cubanas especialistas en catástrofes cuando se autoproclamó presidenta. Prohibió comprar a Oruro y a Pando la medicina cubana, Interferón alfa-2B solicitada por más de 45 países por su eficacia en China y recientemente rechazó la entrada de médicos cubanos, pese a estar desplegados ayudando por el mundo a pedido de países como China, Italia y España ¿Por qué si faltan especialistas no permiten la entrada de estos médicos?

Lo más alarmante es que Navajas minimizo cínicamente las proyecciones catastróficas de Aníbal Cruz en una entrevista a radio  Fides: “Las proyecciones serán que en 5 años que el mundo entero a tenido contacto con el Covid-19 mediante vacuna o no”. La postura de minimizar el virus sigue la línea de Trump, que puso a E.E.U.U. como epicentro del virus y le valió la crítica del mundo. “Vamos a tener fallecidos, pero estos serán por las personas que realmente no podremos hacer nada. Recomiendo que las personas no se escondan en los síntomas (…) si no cuando ya llegan a terapia intensiva se puede hacer muy poco”, sostuvo el ministro responsabilizando a la gente de su propia muerte. Desligó al gobierno de la inocultable falta de insumos y equipamiento: “No había equipamiento, por más voluntad que exista de comprar, no había donde comprar, nosotros no teníamos la prioridad en la compra a nivel mundial (…) estábamos en lista de espera”. ¿Cómo piensan revertir la proyección planteada por el ex ministro de salud para evitar tantas muertes? En tal escenario, todo el “plan estratégico” planteado por el nuevo ministro de salud es un fracaso y deja al descubierto que ocultan datos y no tomaron previsiones desde el principio. En realidad lo que presentó es la cáscara vacía de un plan sin coordinación alguna entre niveles, demostrada por la designación de Murillo como coordinador de Santa Cruz quién amenaza con encarcelar a quién lo contradiga.

“Se estima que el 80% de los contagiados de coronavirus no tendrá más que fiebre y malestar, el 15% necesitara internación y el otro 5% llegará a terapia intensiva”, según Gustavo Plotnikow, jefe del servicio de kinesiología del sanatorio Anchorena de Baires y miembro de la S.A.T.I. “De ese 5% nueve de cada diez necesitarán respirador mecánico. Y es lo que puede hacer que colapse el sistema de salud (…) Si ese 5% supera la taza de ventilación habitual de los hospitales, se pone en jaque al sistema en términos de insumos y personal”, explico el médico en una entrevista a un diario Argentino. “Este número es clave porque da el número de camas de terapia intensiva requeridas para ir adecuando la disponibilidad al momento epidemiológico”, afirmo Daniel Flichtentrei, cardiólogo y director del portal Intramed. Según las proyecciones de Aníbal Ortiz, se necesitaría aproximadamente 2.160 respiradores ¿Cuándo comprarán esos respiradores faltantes e inaugurarán más salas de terapia intensiva? ¿Cuántas camas hay en país y cuántas faltan para abordar un pico de contagios?

Evo Morales dejó un PIB de 40.581 millones de dólares, se recibieron donaciones y préstamos millonarios. ¿Dónde está ese dinero? Navajas tampoco informó el rol de las clínicas privadas mientras dure la pandemia, incluyendo las tres de las que es dueño, la proyección de obras sanitarias a construir para los próximos meses, si reactivará las obras que se paralizaron al respecto, cantidad de vuelos solidarios para repatriar, si se creara un impuesto a las grandes fortunas como en Europa para afrontar la crisis o seguirá endeudando al pueblo vía F.M.I. y el B.M.

Hay un desfase entre el discurso del gobierno y la realidad sanitaria del país donde no hay ni siquiera una campaña seria de prevención masiva contra el Covid-19.  Navajas advirtió que las próximas semanas son críticas. Hay muchas situaciones mencionadas en las que el gobierno de facto debería actuar, teniendo en cuenta que el Washington Post exhibió las curvas de lo que sucede sin uno no hace nada, si hace poco o si es drástico en las medidas. Son miles de infectados y miles de fallecidos menos si se actúa cuanto antes.

Ante la ausencia del Estado, hay una luz, “autogobernarnos” retomar nuestros valores ancestrales de solidaridad y reciprocidad a través de nuestras organizaciones sociales, sindicales, barriales, etc., donde encontraremos las pautas de lo que debemos hacer. El contagio está en expansión y hay que frenarlo con organización popular. Luchar contra el Covid-19 es luchar contra el golpe de estado porque ellos representan la cultura de la muerte y nosotros defendemos la vida de los pueblos.

 Verónica Zapata. Periodista y Psicóloga boliviana

Fuente: https://www.prensarural.com.bo/opinion/bolivia-la-situacion-del-coctel-golpe-de-estado-mas-pandemia-del-covid-19/

0