¡Victoria de Evo en la OEA! Gran derrota de Estados Unidos y sus aliados

Fuentes: Rebelión

El 18 de diciembre, en Washington, DC, la Comunidad del Caribe (CARICOM) presentó ante la Organización de Estados Americanos (OEA) la siguiente resolución: «Rechazo de la violencia y llamado al pleno respeto de los derechos de los pueblos indígenas en el Estado Plurinacional de Bolivia». Con el fin de impedir que se aprobara la resolución, […]

El 18 de diciembre, en Washington, DC, la Comunidad del Caribe (CARICOM) presentó ante la Organización de Estados Americanos (OEA) la siguiente resolución:

«Rechazo de la violencia y llamado al pleno respeto de los derechos de los pueblos indígenas en el Estado Plurinacional de Bolivia».

Con el fin de impedir que se aprobara la resolución, la delegación boliviana pro-golpe estadounidense afirmó que «habría podido ser más constructivo que, en lugar de apoyar la intención de incendiar el país como lo desea Evo Morales, hubiese contribuido a pacificarlo».

Granada inició la reunión indicando que el Proyecto boliviano no constituye modificaciones al Proyecto de la CARICOM, sino más bien un nuevo proyecto de resolución. Por propuesta de otro pequeño país, Belice, fue sometida a votación la resolución acerca del golpe de Estado en Bolivia.

El siguiente fue el resultado de la votación acerca del proyecto de los conspiradores del golpe de Estado en Bolivia:

En favor, 8: Bolivia, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Ecuador, Panamá, Paraguay y Venezuela.

En contra, 17: Antigua y Barbuda, Argentina, Barbados, Belice, Dominica, Guyana, Granada, Jamaica, México, Trinidad y Tobago, Nicaragua, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Uruguay, Bahamas, San Cristóbal y Nieves.

Abstención, 8: Canadá, Costa Rica, Chile, Guatemala, El Salvador, República Dominicana, Perú y Honduras.

Ausente, 1: Haití

Por lo que el proyecto de Bolivia fue rechazado.

A continuación, el embajador de los Estados Unidos propuso someter a votación el proyecto de Resolución de la CARICOM, cuyo resultado fue el siguiente:

En favor, 18: Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Guyana, Granada, Jamaica, México, Trinidad y Tobago, Nicaragua, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Surinam, Uruguay y Panamá.

En contra, 4: Bolivia, Colombia, Estados Unidos, Venezuela (el representante del autoproclamado Guaidó),

Abstención, 11: Canadá, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, República Dominicana, Ecuador, Perú, Honduras, Brasil, Chile y Paraguay

Ausente, 1: Haití

¡Sorpresa! Como resultado fue aprobada la Resolución de «Rechazo de la violencia y llamamiento al pleno respeto de los derechos de los pueblos indígenas en el Estado Plurinacional de Bolivia». ¡Muy buenas noticias!

A pesar de que alrededor de cuatro millones de trabajadores canadienses están a favor de Evo y se oponen al golpe de Estado, el gobierno de Canadá se abstuvo en la votación acerca de la resolución de la CARICOM en la OEA. Esto plantea graves cuestiones acerca de la democracia, no en la Bolivia de pre-Evo, ni en la Venezuela actual, ¡sino al interior del mismo Canadá!

Trudeau tuvo que tomar esta «actitud neutra» (en oposición a su muy probable preferencia por votar en contra de la justa resolución de la CARICOM), probablemente como consecuencia del fuerte movimiento en Canadá en contra el golpe de Estado y a favor de Evo.

Esta oposición a la política del gobierno de Trudeau hacia Bolivia fue totalmente censurada por la prensa corporativa canadiense. No obstante haber visto las evidencias, Trudeau tomó así la actitud cobarde, que cada vez más constituye un sello de su gobierno y de sí mismo como político.

Nosotros en Canadá debemos ir más lejos y presionar al gobierno de Trudeau para que abandone por completo a Estados Unidos.

El resultado de la OEA muestra que con Trudeau no funciona el enfoque diplomático. En lugar de ello, tan sólo una oposición fuerte y explícita a sus políticas muestra algún signo de esperanza.

Atrévase a pronunciar la «T», que en Canadá no significa «T» de Trump (algo demasiado sencillo o obvio), sino «T» de Trudeau!

La resolución de la OEA es además una derrota frente a la presión nacional e internacional para sofocar el sentimiento antiimperialista contra Estados Unidos por parte de la población canadiense, y convertirnos en lamentables apologistas del gobierno de Trudeau.

Así, la conclusión es asistir a todas las acciones, eventos, firma de cartas y peticiones que apunten al gobierno de Trudeau acerca de todos los temas relacionados con América Latina, incluyendo Chile y Haití y otros.

Y también unirse a la gira International de Conferencias acerca del tema: EEUU-Venezuela-Bolivia-Cuba-Canadá: La Geopolítica.

Felicitaciones a los pequeños países miembros de la CARICOM: en muchos casos se trata de pequeñas islas, pero con voces de gigantes. Éstos siempre están dispuestos a hablar en contra del imperialismo estadounidense, mientras que el inmenso y «rico» Canadá endosa a un gobierno pro-Trump, fiel aliado del imperialismo estadounidense.

Arnold August. Periodista y conferencista canadiense, es el autor de los libros Democracy in Cuba and the 1997-98 Elections (1999), Cuba y sus vecinos: Democracia en movimiento (2014) y Relaciones Cuba-EE.UU. ¿Que ha cambiado? (2018). Twitter, FaceBook

Fuente: http://www.trabajadores.cu/20191228/victoria-de-evo-en-la-oea-gran-derrota-de-estados-unidos-y-sus-aliados/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.