Recomiendo:
0

2003: «¡Que-vengan-a-por-nosotros!» 2005: «Esta guerra requerirá más sacrificio, más tiempo y más decisión».

Fuentes: Rebelión

Traducido para Rebelión por Germán Leyens

Ayer, mientras hablaba con un grupo de esposas de militares en Washington, Mr. Bush dijo: «Esta guerra requerirá más sacrificio, más tiempo y más decisión».
Desde luego, este discurso de consuelo preventivo ante la noticia de los 2.000 muertos no fue en vano, ya que el anuncio se hizo público sólo unas pocas horas después de su alocución en la base de la fuerza aérea.
Me pregunto cuántas de esas esposas de militares recuerdan lo que dijo Mr. Bush hace 1.704 soldados estadounidenses muertos al anunciar orgullosamente: «¡Que vengan a por nosotros!» el 2 de julio de 2003.
Mr. Bush, por cierto, se lanzó ayer a perorar sobre la propagación de la libertad y la creación de fundamentos para la paz, mientras las bombas siguen cayendo en Irak. Llegó a afirmar que Abu Musab al-Zarqawi es el jefe de la resistencia iraquí.
«Toda pérdida de vida es desconsoladora», dijo a las esposas. ¿Pero cómo lo sabe? Un individuo que fue desertor durante Vietnam y que nunca aceptaría que sus hijas sirvieran en Irak, ¿cómo lo va a saber?
Así que ahora continuamos la marcha de la muerte hacia los 3.000, después del anuncio de otro soldado estadounidense muerto, lo que sube la marca a 2.001. Ahora que hay 159.000 soldados de EE.UU. en Irak (¿recuerdas cuando eran 138.000?) la cuenta sólo puede seguir aumentando.
Sin embargo, la cantidad de soldados estadounidenses muertos no es nada en comparación con la cantidad de iraquíes que mueren, incluyendo policías y soldados iraquíes.
Hoy mismo, dos policías iraquíes (IP) fueron muertos en Ramadi al ser atacada su comisaría, mientras en la ‘ciudad modelo’ de Faluya, tres IP fueron muertos por una bomba al borde de la ruta.
También hoy, cuatro cadáveres amordazados y maniatados, tres de iraquíes con uniformes militares y uno de un contratista que trabajaba para una compañía de EE.UU., fueron hallados con tiros en sus cabezas y pechos.
Mr. Bush usa una de sus palabras favoritas: «decisión» a pesar de que hace dos días uno de los mayores atentados suicidas que hayan ocurrido en Bagdad estalló entre los hoteles Palestine y Sheraton. La bomba, fue transportada dentro de un camión de cemento cuidadosamente conducido a través de un agujero en la barrera de hormigón del perímetro que había sido creado por un coche bomba precisamente algunos minutos antes.
Aunque la mayoría de los medios noticiosos dominantes informó que fue un ataque contra los periodistas, de lo que no hablaron es que hay una gran cantidad de contratistas de seguridad (léase mercenarios) que utilizan esos hoteles, y es bien sabido en Bagdad que el penthouse del Sheraton es usado por contratistas y agentes de la CIA. Esa misma habitación ya fue objeto de ataques con cohetes en diciembre de 2003.
Esto, aparte de ataques a la emisora de televisión Al-Hurra, financiada por el gobierno de EE.UU. y el medio de propaganda de Fox en el Hotel Palestine, fue explotado en la masiva atención mediática que recibieron los ataques.
El ataque, en el que murieron por lo menos 17 personas, fue un claro mensaje a los ocupantes de Irak – ningún sitio es seguro, ni siquiera en uno de los complejos hoteleros más protegidos en Bagdad: son totalmente vulnerables.
La idea de estabilidad política parece ser más una quimera en Irak ahora que antes de la reciente votación sobre la constitución, que fue rechazada por los dirigentes suníes árabes que calificaron ayer de «fraudulento» el proceso.
Como una indicación de lo que se viene en diciembre, el líder suní Saleh Mutlaq declaró a los periodistas: «La violencia no es la única solución, si la política ofrece soluciones, nos podemos orientar en esa dirección. Pero hay muy pocas esperanzas de que podamos lograr algunos progresos en las elecciones».
Hussein al-Falluji, otro prominente político suní dijo que el referendo fue manipulado por Washington y agregó: «Todos sabemos que este referendo fue un fraude realizado por una comisión electoral que no es independiente. Está controlada por los ocupantes estadounidenses y debería renunciar antes de las elecciones en diciembre».
Él, y otros suníes han llamado a que haya una comisión electoral verdaderamente independiente (el jefe de la actual comisión electoral de Irak fue nombrado por EE.UU.) para la elección de diciembre, pero agregó: «La política está vinculada directamente a la seguridad en el terreno. Ahora la situación sólo puede empeorar. Acabo de orar a Dios para que haga salir a la luz lo que está ocurriendo en Irak».
¿Qué hará necesaria una retirada de EE.UU.? Porque con esta ‘administración’ en el poder podemos estar seguros de que habrá tres años más de ocupación en Irak; y para entonces la muerte de 2.000 soldados de EE.UU. no parecerá una cifra tan grande.
©2004, 2005 Dahr Jamail.
http://dahrjamailiraq.com/weblog/archives/dispatches/000311.php#more
0