Recomiendo:
0

El Río Tigris se convierte en cementerio

Fuentes: IRIN.News

Traducido del inglés por Sinfo Fernández

En Iraq, el Río Tigris fue considerado un símbolo de prosperidad durante muchísimo tiempo pero desde que las tropas estadounidenses invadieron el país en 2003, este impresionante curso de agua no es sino un cementerio de cuerpos. Además, el nivel del agua disminuye y la contaminación no deja de aumentar, según afirman los ecologistas.

La contaminación del río es causada por derivados del petróleo y deshechos industriales así como por las basuras militares de los ejércitos estadounidense e iraquí, han declarado también.

El río era una de las principales fuentes de agua, alimento, transporte y ocio de la población local pero, tras cuatro años de guerra y contaminación, ha quedado transformado en una cloaca de aguas estancadas.

«La situación es crítica. El río está siendo destruido gradualmente y no hay en marcha ningún proyecto que impida su aniquilación», dijo el profesor Ratib Mugid, un experto en medioambiente de la Universidad de Bagdad.

«Gran parte del río se ha convertido en zona militar, obligando a las familias a abandonar sus hogares situados alrededor de las orillas y a cerrar los restaurantes. Los pescadores tienen prohibido pescar en las zonas donde el río atraviesa la capital y está prohibido también que entren buques», dijo Mugid.

El río va contaminado con residuos militares y toxinas, y los residentes del empobrecido suburbio de Ciudad Sadr no tienen otra alternativa que beber el agua contaminada del Tigris. Por esa razón, dicen los especialistas, muchos de los vecinos de Ciudad Sadr sufren epidemias de diarrea y de piedras en el riñón.

En los bochornosos meses de verano, cuando el nivel del agua desciende, se pueden ver islas de fango y cómo el nivel del agua parece decrecer cada año.

«El problema del curso decreciente del agua empieza en las montañas Taurus de Turquía. Entre ese lugar y el Kurdistán se han construido muchos embalses que están haciendo que el nivel del agua descienda. La idea [de la construcción de las presas] era evitar las inundaciones que durante años afectaron a las comunidades del norte, pero las consecuencias se ven ahora en una corriente de agua reducida a la mitad de la que había antes», dijo Seif Barakah, portavoz del Ministerio de Medio Ambiente.

Prohibido navegar, prohibido pescar

Fuerzas militares han prohibido navegar y pescar en el río y muchas familias cuyos ingresos dependen de la pesca se han visto privadas de su medio de supervivencia.

«Muchos pescadores que intentaban pescar por la noche han sido asesinados porque se encontraron con insurgentes intentando colocar bombas en las orillas del río. Aún es posible ver a alguien intentando pescar, pero es muy raro», dijo Barakah.

Durante el día se pueden ver lanchas militares patrullando y, en áreas más seguras, como las que están cerca de la fortificada Zona Verde, los francotiradores vigilan las 24 horas del día para impedir que entren insurgentes en la zona.

Cadáveres

Cada día la policía local saca del Tigris cuerpos con claros signos de tortura. Los vecinos que viven cerca del río ven constantemente cuerpos flotando.

La situación es incluso peor en Suwayrah, una zona situada al sur de la capital que ha tenido que construir barreras con redes inmensas de acero para recoger las plantas y la basura arrojada al río y que se ha convertido también ahora en una barrera para los cuerpos.

«Desde enero de 2006, se han recogido en esas redes de acero al menos 800 cuerpos, y esta cifra no incluye los recogidos desde la sección central del río. La mayor parte de los cuerpos no han sido identificados y se quemaron sin que hubiera lugar a reclamaciones por parte de las familias», dijo el Coronel Abdel-Wahid Azzam, un antiguo oficial del departamento de investigación del ministerio del interior.

Según Azzam, el 90% de los cuerpos encontrados en el río muestran signos de torturas severas. «Debido al estado de los cuerpos sería inútil tratar de hacer una autopsia, y si los cuerpos no son reclamados en 24 horas, se queman automáticamente», dijo.

Altamente contaminado

Durante el régimen de Sadam Husein las personas pilladas arrojando basura al río eran castigadas, pero actualmente pueden verse en sus orillas montañas de basuras que afectan al caudal del río y contaminan el área.

Debido a los embalses que hacen disminuir la corriente del río, el nivel de sal aumenta y esto, unido al alto nivel de contaminantes arrojados en él por las ciudades del norte, hace que se reduzcan los niveles de oxígeno, convirtiendo ese entorno en un lugar donde no hay quien viva», dijo Barakah.

Los pescadores decían que hace años era fácil coger peces en el río pero que actualmente, incluso utilizando redes, es prácticamente imposible pescar nada y que se pueden ver muchos peces flotando, muertos por la polución y la falta de oxígeno.

«Hoy en día, el único pez que puedes atrapar son los que están flotando, que han muerto de la contaminación tras haber ingerido elementos tóxicos y basuras», dijo Ateif Fahi, de 56 años, un pescador de la capital, Bagdad.

Enlace texto original en inglés:

www.irinnews.org/Report.aspx?ReportId=72023

Sinfo Fernández forma parte del colectivo de Rebelión y Cubadebate

0