Recomiendo:
0

Entrevista con Dahr Jamail,

Información no-empotrada desde Irak

Fuentes: TowardFreedom.com

Traducido para Rebelión por Germán Leyens

En 2003, cansado de la presentación inexacta de las realidades de la Guerra de Irak en los medios estadounidenses, el periodista independiente Dahr Jamail se dirigió personalmente al lugar del conflicto. En vez de seguir los pasos de los «periodistas de hotel» empotrados de los medios dominantes, Jamail salió a las calles a descubrir las historias que la mayoría de los reporteros dejaba de lado. Sus innumerables entrevistas con ciudadanos iraquíes y su información desde el terreno permitieron una mirada horrenda a las entrañas de la ocupación estadounidense. Desde la cobertura del sangriento cerco de Faluya a la denuncia de que Bechtel no reconstruía las plantas de tratamiento de agua, sus escritos y sus fotografías muestran un Irak que está mucho peor ahora de lo que estaba antes de la invasión de EE.UU. Como explicara a Jamail un detenido de Abu Ghraib, «los estadounidenses me pusieron electricidad en el trasero antes de que la llevaran a mi casa».
Dahr Jamail nació y creció en Houston, Texas y estudió en la Universidad Texas A&M en la que se especializó en Comunicaciones Verbales. En sus vacaciones de un trabajo posterior en un laboratorio de control de aire en Johnston Island, un territorio de EE.UU. en medio del Océano Pacífico, viajó a sitios como Indonesia, Nepal, México, Chile y Pakistán. Jamail, ferviente adicto al montañismo, fue a Alaska en 1996 para subir al Denali y tiene allí su base en la actualidad.
Sus viajes por el mundo le abrieron los ojos al impacto negativo de la política extranjera de EE.UU. y cómo la riqueza de EE.UU. es posible, como dijo: «a costa del resto de la gente en el mundo». Trabajó como periodista independiente en Anchorage, Alaska durante las elecciones presidenciales de 2000 y el 11-S, eventos que politizaron considerablemente al periódico para el que trabajaba. Después del inicio de la Guerra de Irak en 2003, Jamail dijo que se iba a Irak a «cubrir las historias que no estaban recibiendo la cobertura que merecen en los medios dominantes».
Como uno de los pocos periodistas independientes que informaron desde la zona del conflicto, los artículos de Dahr sobre la tortura en la prisión Abu Ghraib, la represión contra los medios en Irak y la condición de los hospitales iraquíes bajo la ocupación, han mostrado un aspecto de la guerra que es ignorado por numerosos periodistas que operan en Irak.
Los testimonios honestos que acumuló en sus entrevistas muestran un Irak que apenas ha mejorado con la ocupación. Abdul Braahim, un médico entrevistado por Jamail en Bagdad, dijo: «Actualmente tenemos todo tipo de enfermedades que no existían antes de la invasión». La falta de agua potable y de electricidad ha contribuido a esto. Otro doctor explicó que su hospital no ha recibido ayuda de países extranjeros: «mandan sólo bombas». Un sondeo reciente realizado por el Ministerio de Defensa británico mostró que un 82% de los iraquíes se opone a la ocupación y que menos de un 2% la apoya. Según el mismo sondeo, un 45% de los iraquíes cree que los ataques contra las tropas estadounidenses son justificados.
Jamail considera que los siguientes pasos son necesarios para establecer la paz en Irak: una retirada total, inmediata, de las fuerzas de ocupación; una compensación total a los iraquíes por los daños y las muertes; y que todos los esfuerzos de reconstrucción sean reabiertos mediante licitación, dando preferencia a las compañías iraquíes.
En esta entrevista, Jamail discute sus esfuerzos diarios por seguir en vida mientras trabajaba en Irak, la opinión pública iraquí sobre la ocupación, cómo EE.UU. instiga la guerra civil en el país, y da consejos a los periodistas independientes y a los activistas contra la guerra.
Benjamin Dangl: Por favor, describe el trabajo diario que tuviste que realizar para salir ileso de tu trabajo de periodista en Irak.
Dahr Jamail: Es el mayor desafío que enfrentan los periodistas en Irak. A: la seguridad y B: tener suficiente confianza en la gente que están entrevistando. No hay manera de evitar el peligro. Es probable que en algún momento vas a encontrar uno u otro problema. Tienes que contar un poco con tu suerte y tratar de minimizar el tiempo que pasas cerca de soldados de EE.UU. y de las comisarías, que son los objetivos usuales. Me ayudó el que tenía un intérprete que comprendía la mentalidad de la gente y su timidez, así que podía hablar con ellos del modo adecuado para tener éxito. Un intérprete excelente es tu única esperanza.
BD: ¿Qué piensa la opinión pública iraquí sobre la ocupación de EE.UU.?
DJ: Los resultados [del reciente sondeo del Ministerio de Defensa británico] son un poco inferiores de lo que vi en el terreno. Yo habría confirmado las cifras de ese sondeo hace mucho tiempo. El que considero algo bajo es el 45% que pensó que estaba bien atacar a las fuerzas de ocupación Yo diría es que es más bien entre un 60 y un 70%. Diría que vi que el porcentaje de iraquíes opuestos a la ocupación se ubica más bien entre un 80 y un 90%. Hace un año era así, particularmente después de Abu Ghraib.
BD: ¿Qué piensa del argumento de que las tropas de EE.UU. deben permanecer en Irak para impedir una guerra civil?
DJ: El argumento de que EE.UU. debe quedarse en Irak para impedir una guerra civil es racista e imperialista y está fabricado por gente que no comprende lo que ocurre en el terreno en Irak. EE.UU. emplea tácticas que aumentan la probabilidad de guerra civil al apresurar esta agenda impuesta por Washington DC- para el proceso político. Esto, combinado con el uso de una guerra civil auspiciada por el Estado, en el que tienen a un gobierno títere iraquí respaldado por EE.UU. que utiliza a los ejércitos kurdo y chiíes para combatir contra una resistencia primordialmente suní. Mientras la mayor parte de la gente rechaza la idea de una guerra civil, ésta es instigada por EE.UU. y su gobierno títere.
La retirada de EE.UU. va a iniciar el proceso de estabilización en Irak, y será el primer paso para dar a los iraquíes una auténtica soberanía. El pueblo iraquí es perfectamente capaz de resolver sus diferencias y de establecer su propio gobierno, igual como lo hizo después de que se fueron los británicos.
BD: ¿Es diferente en algo la cobertura mediática de la guerra de Irak de la que tuvo lugar durante la guerra de Vietnam y la primera Guerra del Golfo, gracias al creciente movimiento del periodismo independiente en EE.UU.?
JD: La situación de los medios [en EE.UU.] es ahora tan dramáticamente diferente de la de Vietnam y de la Guerra del Golfo debido al total control corporativo de los medios noticiosos dominantes. En nuestros mejores momentos, la cobertura independiente en Irak sirvió como contrapeso para la propaganda difundida por los medios corporativos. Los que saben donde mirar –Democracy Now, Internet y recursos radiofónicos – obtienen una información diferente sobre Irak. Pero un 80% de los estadounidenses sigue recibiendo sus noticias de la televisión. Esa gente no es afectada por ningún trabajo que hagamos.
BD: ¿Hay muchos periodistas más en Irak que trabajan como usted?
DJ: Hay unos pocos más que trabajan independientemente. Un estadounidense, un cineasta, y hay más de otros países que trabajan independientemente. Son unos pocos porque la seguridad es tan mala. El trabajo independiente también trae consigo los problemas financieros.
BD: ¿Qué mensaje tiene para los activistas contra la guerra y los periodistas independientes en EE.UU.?
DJ: Primero: quisiera mencionar solamente que parece como si el movimiento contra la guerra descansara cuando vienen estos períodos sin mucho movimiento. Por suerte, parece que ahora estuviera entrando en acción, lo que causa esperanzas. Aquellos en el movimiento contra la guerra que piensan que no necesitan seguir involucrados o que pueden abandonar, los que no trabajan todo lo que podrían para terminar con esto, son cómplices. Somos todos responsables por permitir que EE.UU. esté allí, y el pueblo iraquí paga la cuenta. Es nuestro deber hacia ellos y ante el resto del mundo que resolvamos esta situación lo más pronto posible.
Para cualquiera que quiera participar en los medios independientes, ahora es el momento de hacerlo. El movimiento de reforma de los medios está ocurriendo. Necesitamos tanto periodismo honesto desde la base como sea posible. Si la gente puede salir y hacer este trabajo, encontrará el apoyo necesario. La necesidad es suficientemente grande. La gente reconocerá la verdad cuando la vea. Es un momento perfecto para involucrarse, si has pensado alguna vez antes en hacerlo.
……
Para más información sobre el trabajo y los escritos de Dahr Jamail visite su sitio en la Red [en inglés]: http://dahrjamailiraq.com/ Benjamin Dangl es editor de TowardFreedom.com, una perspectiva progresista sobre los eventos mundiales.
http://towardfreedom.com/home/content/view/646/
0