Recomiendo:
0

Entrevista con Yonadam Kanna, secretario general del Movimiento Democrático Asirio y miembro del parlamento iraquí

Por qué los cristianos iraquíes son contrarios al establecimiento de una región autónoma propia

Fuentes: Al Monitor

Traducción para Rebelión de Loles Oliván

El secretario general del Movimiento Democrático Asirio y miembro del parlamento iraquí, Yonadam Kanna, habla con Al Monitor sobre la situación de los cristianos de Iraq y niega las acusaciones de que estén exigiendo una región autónoma para ellos, alegando que esa clase de reclamaciones es racista.

Kanna afirma que la decisión del Consejo de Ministros de hacer de las Llanuras de Nínive una gobernación basada en razones demográficas no equivale a establecer una región autónoma, y sostiene que cualquier paso en esa dirección -basada en criterios religiosos o sectarios- es «racista» e incompatible con los valores de los cristianos iraquíes.

En entrevista con Al Monitor, Kanna reclama la necesidad de «proteger a los cristianos de Iraq».

-Al Monitor: Hay quienes reclaman una región autónoma cristiana en Iraq. Sin embargo, como representante de los cristianos en el parlamento iraquí, usted no ha presentado ninguna petición oficial a tal efecto. ¿Ha tomado alguna medida en esa dirección?

-Kanna: Como cristianos y representantes de los electores cristianos en el parlamento iraquí, ni hemos solicitado la creación de una región autónoma ni hemos exigido la secesión de Iraq, ni siquiera el aislamiento de algunas áreas del resto del país. Lo que ha ocurrido es que ciertos sectores de Europa y de Estados Unidos, en el marco de sus estrategias de defensa de los cristianos iraquíes, han exigido mediante declaraciones o comunicados de prensa que se nos asigne una región autónoma. En otras palabras, los que han exigido tal cosa son personas de fuera de Iraq; nosotros -que somos los que trabajamos duro en el parlamento- nos adherimos a los principios establecidos en la Constitución de Iraq y proclamamos la trascendencia de vivir como parte de una única patria que una a todos los iraquíes por igual. Creemos asimismo que los llamamientos para la creación de una región autónoma son racistas en su naturaleza y solo sirven para quebrar y separarnos del resto de los iraquíes.

-Al Monitor: ¿Qué fue lo que retrasó la transformación de las llanuras de Nínive de provincia a gobernación? ¿Cuál era el razonamiento de su llamamiento a iniciar dicha transformación? ¿Tenía fundamentos religiosos, demográficos, políticos, o vino motivada por el temor de que los cristianos se vieran privados de un lugar propio en Iraq?

-Kanna: El Consejo de Ministros de Iraq decidió el 21 de enero de 2014 cambiar el estatus de la llanura de Nínive -que se encuentra en la provincia de Nínive, al norte de Iraq- convirtiendo la provincia en gobernación. Pero el deterioro de la situación de seguridad en Iraq desde el 10 de junio de 2014 y la invasión de la provincia por parte del el Estado Islámico [EI] retrasaron la aplicación de los procedimientos para poner en marcha esa transformación. La mencionada decisión del gabinete se basaba en motivos demográficos y no religiosos o sectarios; antes de que la provincia cayese bajo el control de EI, había allí un total de medio millón de personas. Además, las Llanuras de Nínive tienen un simbolismo especial para los cristianos por ser los restos de la antigua Nínive.

-Al Monitor: ¿Prevén que se pueda crear una protección local o internacional específica para los cristianos de Iraq? ¿Tienen aspiraciones más allá de las Llanuras de Nínive de que otras regiones sean declaradas exclusivamente cristianas?

-Kanna: Nunca hemos dejado de reclamar la protección de los cristianos aquí y en el extranjero. Forma parte de nuestro derecho a vivir en nuestra patria, y las peticiones de incluir a las provincias de Nínive y Salahuddin forman parte de esa reclamación. Pero las disputas relativas a los denominados territorios en disputa entre el gobierno central de Bagdad y el de Erbil han impedidos seguir adelante con esos planes. Hemos heredado un viejo problema que retrasó el avance debido a la política de arabización de áreas habitadas por kurdos y turcomanos durante el régimen de Sadam Hussein. La verdad es que todos estos conflictos deben resolverse de conformidad con el artículo 140 [de la Constitución], según el cual, si las partes no logran resolverlos deberán ser sometidos a arbitraje internacional, o a Naciones Unidas en caso de que el arbitraje también fracase. Creemos que este problema debe resolverse lo antes posible, de lo contrario sólo contribuirá a exacerbar los problemas de Iraq, a crear conflictos de mayor calado que afectarán a todos los iraquíes. Las minorías serán las más afectadas al igual que los árabes que viven en las zonas kurdas, porque hay quien los considera esbirros de Sadam.

-Al Monitor: ¿Hay países concretos o el propio Vaticano que respalden el plan de convertir las Llanuras de Nínive en una gobernación u otro plan de más peso para los cristianos de Iraq?

-Kanna: No, en absoluto. Ningún país europeo, ni siquiera el Vaticano respalda la gobernación para las Llanuras de Nínive. El establecimiento de la gobernación es puramente de naturaleza administrativa y se produjo por razones demográficas y no sectarias. Queremos subrayar aquí que no redactamos propuestas discriminatorias racistas fundadas sobre criterios religiosos, sectarios o de facciones. Quienes desde fuera de Iraq operan para que se adopten tales medidas ignoran la geografía de nuestro país y su composición demográfica.

-Al Monitor: ¿Cuántos cristianos permanecen en Iraq hoy en día? ¿Espera que se produzcan mayores tasas de emigración de los cristianos iraquíes durante los próximos años?

-Kanna: Hay quienes se están esmerando en la planificación de la despoblación de Iraq de su población cristiana. Pero afirmamos nuestro compromiso con nuestra tierra y nuestra identidad y jamás le daremos a nadie la oportunidad de sacarnos de nuestra patria. Cuando el régimen de Sadam cayó en 2003, los cristianos llegaban aproximadamente a 1 millón de personas frente a la cifra de 1,4 millones registrada en el último censo de 1987. Sin embargo, tras las oleadas de asesinatos, desplazamientos forzados y amenazas de los últimos 12 años -en particular tras los sucesos de Nuestra Señora de la Iglesia de la Liberación– la emigración aumentó y el número de cristianos se redujo a medio millón. Esta cifra puede reducirse aún más en los próximos años debido a que los sucesivos gobiernos iraquíes que han gobernado el país después de 2003 han monopolizado el poder y han adoptado programas basados en la discriminación, en la religión y en el sectarismo, lo que ha provocado que los cristianos, que carecían de toda forma de protección, hayan abandonado el país por temor a ser perseguidos.

-Al Monitor: ¿Cuántas casas de cristianos han sido incautadas en Bagdad? ¿Han intentado recuperarlas? ¿Y quién está detrás de esas apropiaciones?

-Kanna: Las facciones que defienden ideologías chovinistas y extremistas -las que intentaron en los últimos años vaciar Iraq de sus cristianos- son las mismas, con nuevas figuras decorativas y símbolos, que hoy intentan apoderarse de las casas de los cristianos de Bagdad. Son bandas y milicias que explotan el respaldo de ciertos partidos políticos para entrar en las casas de los cristianos ausentes; una vez que ocupan una casa mueven el papeleo en los registros de la propiedad a través de individuos influyentes. Según mis propias investigaciones, durante los últimos dos años se han incautado en Bagdad 50 casas de cristianos. Puede que sean más y que yo no las haya contabilizado. Por desgracia, esta es la situación: gente de fuera de Bagdad está desalojando a habitantes originales de la ciudad y obligándoles a emigrar y manipulando la propiedad de sus bienes.

-Al Monitor: ¿Cuál es su posición sobre las manifestaciones populares que se celebran en Bagdad y en otras provincias? ¿Los cristianos participan en ellas?

-Kanna: La trágica situación que sufren los iraquíes desde hace años, la pérdida de sus activos y la falta de justicia social son los factores que han contribuido al surgimiento de un movimiento popular cuyo objetivo es la restauración de los derechos abrogados por los partidos políticos que han gobernado Iraq. Creo que esas manifestaciones son legítimas reclamaciones a favor de la reforma. Sin embargo, advertimos en contra de ciertos sectores que tratan de aprovecharse de estas manifestaciones y esperamos que estas últimas sigan siendo fieles a su distintivo carácter nacional. Sin lugar a dudas, los cristianos han participado en esas manifestaciones, y no en su condición de cristianos, sino como iraquíes que quieren conseguir un cambio y establecer un Estado civil que respete los derechos de todos, lejos de la lógica de un Estado gobernado por partidos islamistas radicales.

-Al Monitor: ¿Todavía denuncian estar «marginados»? ¿O es que la situación de hoy en día en Iraq les obliga a posponer la reclamación de sus derechos?

-Kanna: Los cristianos sufren marginación bajo el actual gobierno al igual que bajo los dos gobiernos anteriores. No hay ministros cristianos en el actual gabinete, y también se nos ha excluido de determinados puestos relevantes en los que deberíamos haber estado habida cuenta de que somos un componente esencial del país. Pero, por desgracia, los grandes partidos siempre se han empleado en marginarnos y nos tratan como si no fuéramos hijos de esta tierra. Incluso en lo que afecta a la defensa de Iraq y de los iraquíes, se nos ha excluido y privado de la oportunidad de participar en la guerra contra el EI.

-Al Monitor: Pero las Unidades de Movilización Popular incluyen una facción llamada la Brigada de Babilonia, dirigida por Rayan al-Kaldani. ¿Cómo es que afirma que se les ha excluido?

-Kanna: El jefe de esa facción armada no representa a los cristianos, y su participación como parte de las Unidades de Movilización Popular en la lucha contra la EI es personal. Creemos en la importancia que tiene nuestra participación en la guerra contra el terrorismo pero esta persona a la que se refiere no nos representa y comanda entre 20 y 30 combatientes. Por alguna razón, los medios han exagerado su papel; particularmente a la luz de que la iglesia se haya opuesto a que sea tratado como » sheij «, pues no existe esa figura en la religión cristiana. Además, la iglesia a la que su padre pertenece envió dos comunicados al gobierno en los que renunciaba a identificarse con él y donde declaraba que él no la representa. Sin embargo, el gobierno ignoró el tema y algunos han seguido viéndolo como un combatiente cristiano que representa al resto de los cristianos pero la verdad de la cuestión es bien diferente.

-Al Monitor: ¿Tienen ustedes un ala militar? ¿Se integrará en el proyecto de la Guardia Nacional?

-Kanna: Sí, sí tenemos las Unidades de Protección de las Llanuras Nínive, el primer regimiento de 600 hombres que se estableció hace ocho meses. Pero las constantes disputas entre los gobiernos de Bagdad y Erbil han impedido tomar posiciones para proteger ciertas áreas. A raíz de la iniciativa de coordinación que establecimos, el régimen está preparando cuarteles en la región de Alqush dentro de la provincia de Nínive. El regimiento necesita armamento moderno; su armamento actual se compone de armas ligeras y medianas porque ni los peshmerga ni el Ministerio de Defensa iraquí nos han suministrado armas. Con el apoyo adecuado, esta fuerza podría aumentar hasta los 5 mil combatientes.

-Al Monitor: ¿Cuál es su posición sobre la disputa entre Bagdad y Erbil? ¿Les ha afectado como cristianos?

-Kanna: Lamentamos ver los continuos enfrentamientos entre Bagdad y Erbil, así como su incapacidad para adoptar soluciones eficaces que conduzcan a la reconstrucción del país. Estas disputas también han afectado a la situación actual y han creado un vacío que el terrorismo y la corrupción han explotado. Todos los iraquíes hemos resultado perjudicados por estas disputas, pero somos nosotros los que hemos sufrido el mayor perjuicio, sobre todo en la región de las Llanuras de Nínive. Hemos estado bajo la protección de los peshmerga desde la etapa del procónsul Paul Bremer, el administrador civil de Estados Unidos. Pero, por desgracia, los peshmerga fueron incapaces de protegernos y el EI invadió la zona. Desde entonces, se nos ha prohibido formar fuerzas armadas para proteger nuestras zonas y, por lo tanto, esos problemas fueron consecuencia principal de las disputas entre el gobierno de Bagdad y el de Erbil.

-Al Monitor: ¿Los cristianos iraquíes reciben apoyo financiero o asesoramiento del Vaticano?

-Kanna: El apoyo del Vaticano a los cristianos iraquíes es intangible porque sus capacidades son muy limitadas. Sin embargo, a través de sus instituciones y de las organizaciones de la sociedad civil sí que ofreció un apoyo positivo a los cristianos desplazados cuando se enfrentaron a las graves consecuencias de la ocupación de sus tierras por parte del EI. Es bien sabido que aunque el gobierno iraquí ofreció 1 millón de dinares por familia (891 dólares) luego lo incumplió y los dejó abandonados. En cualquier caso, el trabajo del Vaticano es puramente humanitario.

-Al Monitor: ¿Cuáles son sus expectativas sobre el futuro de los cristianos de Iraq?

-Kanna: Nuestro destino está ligado a las estrategias y al proyecto del Estado iraquí. Será un futuro positivo si Iraq se convierte en un Estado civil y laico. Pero si se convierte en un Estado confesional radicalizado, entonces -como todos los iraquíes- nos enfrentaremos a una fatalidad inminente, porque todo Estado confesional se basa en principios racistas y discriminatorios. Esperamos que la comunidad internacional pueda ejercer presión sobre los países vecinos para que unan sus esfuerzos contra el terrorismo en lugar de causar más discordia entre los iraquíes que conduzca al incremento del extremismo religioso y a oscurecer las perspectivas de futuro de Iraq como nación.

Fuente: http://www.al-monitor.com/pulse/originals/2015/11/iraq-christians-islamic-state-nineveh-plains.html#ixzz3qhnwh4XQ

0