Cómo hacer que las multinacionales paguen su parte y cómo neutralizar a los paraísos fiscales

Fuentes: the guardian/Attac

Nicholas Shaxson postula que una nueva herramienta financiera: el impuesto unitario, podría acabar con las guaridas fiscales en caso de implantarse. En julio del pasado año 2019 Attac ya propuso esta medida. El sistema fiscal internacional fue sacudido recientemente por dos nuevos temblores. Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, el club de naciones ricas […]

Nicholas Shaxson postula que una nueva herramienta financiera: el impuesto unitario, podría acabar con las guaridas fiscales en caso de implantarse. En julio del pasado año 2019 Attac ya propuso esta medida.

El sistema fiscal internacional fue sacudido recientemente por dos nuevos temblores. Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, el club de naciones ricas que supervisa estas reglas globales, le dijo a Gran Bretaña que «mantenga el tipo» en su plan de gravar a las grandes empresas tecnológicas como Google, Facebook y Apple con el 2% de sus ingresos en el Reino Unido . Estados Unidos respondió amenazando con aumentar los aranceles a las exportaciones de automóviles del Reino Unido, pero el canciller británico, Sajid Javid, insiste en que el impuesto seguirá adelante desde abril. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, también acordó retrasar (pero no descartar) un impuesto similar a cambio del acuerdo de Estados Unidos de no imponer aranceles a las exportaciones francesas. Las vastas placas tectónicas de los impuestos internacionales finalmente comienzan a cambiar.

Sin un acuerdo coordinado y global sobre nuevas normas fiscales, argumenta Gurría, el resultado de todas estas medidas será una «cacofonía y un desastre». Podría surgir una nueva guerra comercial. Pero hay otro lado de esta historia, uno igual de importante, pero menos comprendido.

En 2019, los principios centrales que organizaron el sistema tributario internacional durante el siglo pasado comenzaron a desmoronarse públicamente. Una larga consulta de la OCDE dirigida a encontrar formas de arreglar las fugas de las reglas globales terminó con expertos que acordaron que se necesitaba un conjunto completamente nuevo de ideas para gobernar la economía digital.

La clave de todo es esta: cuando una multinacional de un país invierte o vende en otro, ¿qué nación grava sus ganancias? Se supone que las viejas reglas le darán a cada nación un mordisco justo de ganancias globales al tratar a cada empresa subsidiaria de una compañía multinacional como una entidad separada y permitir que la nación anfitriona la grave. Las filiales británicas de McDonald’s, por ejemplo, deberían pagar los impuestos en el Reino Unido.

El problema, como todos sabemos ahora, es que las grandes empresas, ayudadas por grandes firmas de contabilidad, trampean este sistema absorbiendo artificialmente sus ganancias en paraísos fiscales, donde pagan poco o nada de impuestos. Tax Watch UK, un grupo de investigación, calculó recientemente que cinco grandes empresas tecnológicas (Apple, Google, Facebook, Cisco y Microsoft) obtuvieron una ganancia estimada de £ 30 mil millones de los clientes del Reino Unido de 2012 a 2017, pero transfirieron la mayoría de estas ganancias a otros países, pagando solo £ 933m en impuestos del Reino Unido, entre ellos una tasa de aproximadamente 3%.

Las reglas de la OCDE tienen luces y sombras: ayudan al Reino Unido a gravar a sus propias compañías multinacionales (como BP y Lloyds) con mayor facilidad, pero suponen más dificultades para gravar a empresas extranjeras como Facebook o Netflix. Si las compañías extranjeras pagaran impuestos a las tasas de sus contrapartes del Reino Unido, el Reino Unido podría ganar aproximadamente £ 25 mil millones más por año. Mientras tanto, el tesoro francés calcula que los gigantes digitales pagan una tasa impositiva que es 14 puntos porcentuales más baja que las pequeñas y medianas empresas que los gigantes tecnológicos están estrangulando en el mercado. Estos mecanismos que actúan sobre las ganancias le suponen a los EE. UU. 100 mil millones de dólares al año, mientras que el FMI y la Red de Justicia Fiscal estiman que infligen 500-600 mil millones de dólares en pérdidas fiscales globales anualmente, de los cuales los países más pobres podrían perder $ 200 mil millones, mucho más que el presupuesto de ayuda global de $ 150 mil millones.

Las viejas reglas también están sesgadas a favor de los países ricos, en gran parte porque ayudan a los países de origen de las multinacionales a captar la mayor parte de los impuestos de sus ganancias globales. Este sistema refleja «un patrón colonial, reciclado para el siglo XXI», según Jayati Ghosh , un destacado economista indio. El truco de las ganancias, agrega, «ahora se ha vuelto tan grande, tan obsceno».

Hay una forma fundamentalmente diferente de imponer impuestos a las multinacionales que podrían eliminar a los paraísos fiscales de la imagen. Es el llamado impuesto unitario que divide las ganancias globales totales de una multinacional entre cada país donde opera, utilizando una fórmula basada en la sustancia económica real: el número de empleados y el tamaño de las ventas, la facturación y los activos físicos en cada lugar. Cada país puede gravar su porción a la tasa que desee. Entonces, si una multinacional tiene una oficina de reservas con una sola persona en Bermudas, la fórmula asignaría solo una pequeña parte de las ganancias a esa subsidiaria en particular. El impuesto unitario tiene complicaciones, sobre todo porque hay muchas formas de establecer la fórmula, pero es la única base racional para el impuesto corporativo global moderno.

Hasta el año pasado, la OCDE, influenciada en gran medida por las empresas multinacionales, trataba las propuestas de impuestos unitarios como si se tratara a un perro rabioso: con furia, desprecio y miedo. Pero produjo un documento de consulta en 2019 que por primera vez adoptó el impuesto unitario como una posible solución. La entonces jefa del FMI, Christine Lagarde, intervino , calificando las viejas reglas impositivas como «obsoletas» y «especialmente dañinas para los países de bajos ingresos». La administración Trump podría haber rechazado las propuestas que harían a las multinacionales estadounidenses pagar más de lo que actualmente pagan, pero no lo ha hecho. Se ha abierto la caja de Pandora, y esto es algo bueno.

Las últimas propuestas de la OCDE para reformar el sistema tributario en torno a la economía digital suponen pocos cambios: todavía tratan el beneficio de forma «rutinaria»

Esto se debe a que contemplan las actividades digitales bajo el antiguo sistema lleno de fugas, mientras que solo las ganancias «residuales» o excesivas, tal vez una quinta parte del total, si hay suerte, recibirían un tratamiento unitario. La OCDE quiere un amplio acuerdo internacional para fines de este año. Pero el Reino Unido, Francia, Austria, España e Italia ya están considerando o implementando sus propios impuestos tecnológicos, y es probable que más países lo hagan, lo que se suma a la «cacofonía» que amenaza el acogedor consenso de las multinacionales y la OCDE.

A medida que se desmoronan las certezas centenarias, Gran Bretaña debe enfrentar las amenazas de Estados Unidos y mostrar solidaridad con Europa. También debería presionar para adoptar un amplio sistema de impuestos unitarios hasta que esté listo un esquema global decente.

Tanto en las naciones ricas como en las pobres, millones de ciudadanos están furiosos porque el sistema, plagado de paraísos fiscales, está manipulado contra ellos. Para evitar ser reprobados, los líderes deben enfrentarse a las multinacionales. La buena noticia es que esta vez algo útil podría surgir de la cacofonía.

Nicholas Shaxson es el autor de The Finance Curse: Cómo las finanzas globales nos están haciendo más pobres

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Texto original en inglés: https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/jan/27/multinationals-tax-havens-britain-us-corporate-giants

Fuente: https://www.attac.es/2020/02/11/como-hacer-que-las-multinacionales-paguen-su-parte-y-neutralizar-a-los-paraisos-fiscales/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.