Hedelberto López Blanch

Nació en
La Habana 24-02-1947. 

Graduado de
contador (1967) y Licenciado en Periodismo (1972). Ha reportado numerosos
eventos internacionales celebrados en Cuba, Angola, Zambia, Mozambique, Libia,
Tanzania, Qatar, Zimbabwe, Sudáfrica, Alemania y Rusia. Fue corresponsal
permanente de Juventud Rebelde en Nicaragua y asesor de redacción del diario
Barricada en esa nación centroamericana entre 1985 y 1987. Ha obtenido varios
premios de periodismo.

Como investigador de la emigración cubana, viajó a
Estados Unidos en diferentes ocasiones. Entre sus obras aparecen:
La Emigración cubana en EE.UU., Descorriendo Mamparas;  Miami, Dinero Sucio; Bendición Cubana en
Tierras Sudafricanas, Historias Secretas de Médicos Cubanos en África, y Cuba,
pequeño Gigante contra el Apartheid. Actualmente López Blanch labora como
comentarista internacional en el semanario Opciones de la editora Juventud
Rebelde,  colabora con varias
publicaciones nacionales e internacionales como Rebelión, de España y es
Candidato a Doctor en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de La
Habana

Artículos

Son muchos los que se preguntan cómo pagará, o mejor dicho, en qué siglo podrá sufragar Ucrania la enorme deuda financiera en la que se encuentra por seguir las directrices trazadas por las naciones occidentales desarrolladas en el afán de destruir a la Federación Rusa.

De la misma forma en que se lanzan los paracaidistas en caída libre antes de abrir la tela que los sostienen, así se encuentra Estados Unidos cuando observa cómo algunas potencias económico-financieras han ido avanzando en el planeta y le está cercenando el unipolarismo que impuso tras la desaparición de la Unión Soviética.

El 9 de mayo de 1945 soldados soviéticos izaban en el Reichstag alemán la bandera de la Unión Soviética como colofón a la derrota del fascismo hitleriano en Europa.

Puede catalogarse de ridículo o de un hecho aleccionador: este Primero de Mayo en la Colina Poklónnaya, en Moscú, se expondrán al aire libre más de 30 modernos equipos militares de diferentes países, en su mayoría de la OTAN, que han sido capturados por las fuerzas de defensa rusas durante las operaciones para desnazificar y desmilitarizar a Ucrania, lanzadas desde el 24 de febrero de 2022.

La decisión de confiscar activos rusos y entregárselos a Ucrania como aprobó la Cámara de Representantes de Estados Unidos el pasado 20 de abril conllevará nefastas consecuencias para el derecho financiero global, para la economía internacional; sería otro impulso hacia la desdolarización mundial y una escalada en la guerra híbrida de Occidente contra Moscú.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en sus seis años de presidencia ha sido un hueso duro de roer para Washington pues con sus posiciones soberanas e independientes se convirtió en una espina clavada en el cuello del vecino imperial del Norte.

Varios injustificables sucesos apuntan a que últimamente en el mundo se han pisoteado las leyes del derecho internacional, casi siempre de la mano de Estados Unidos, cuyo decadente imperio se niega a desaparecer.

Ciertamente que ha sido enorme el apoyo brindado por los gobiernos de Occidente y de los grandes medios de comunicación hegemónicos para tratar de denostar las elecciones presidenciales que tendrán lugar en Venezuela el próximo 28 de julio.

Ante la mirada atónita de las naciones occidentales encabezadas por Estados Unidos y la Unión Europea, lejos de debilitarse las economías de Rusia y China éstas se han ampliado enormemente en los dos últimos años.

Una gran parte de la comunidad internacional lleva meses pidiendo un alto al fuego que detenga el genocidio que comete Israel contra los palestinos en la Franja de Gaza.

1 2 3 98