Recomiendo:
6

El capitalismo, en su configuración actual de dictadura mundial del capital financiero, está cometiendo crímenes contra la humanidad y devastando el planeta

Fuentes: Rebelión

«Robar un banco es un delito, pero más delito es fundarlo» (Bertolt Brecht).

En 1968 un fallo de un tribunal de Minnesota puso de manifiesto la naturaleza del capital financiero [1].

El litigio enfrentó a  un particular, el  señor Daly  con un Banco, el  First National Bank of Montgomery, su acreedor hipotecario. Cuando el señor Daly  se atrasó en sus pagos al Banco  quiso cobrarse con la casa. Daly  adujo que en la hipoteca no hubo contraprestación del Banco, pues éste no poseía el dinero de la hipoteca pues la suma del préstamo  había sido creada de la nada en el momento de autorizarse el crédito. Es decir, al acreditar en su contabilidad que se otorgaban 14 mil dólares a Daly, el banco había creado dinero y no lo había sacado de un activo preexistente. En otras palabras, el banco no acudió a su bóveda para retirar esa suma en billetes para prestársela a  Daly.

El tribunal en su fallo le dio la razón a Daly resolviendo que el contrato hipotecario era nulo, porque carecía de una contraprestación legítima por parte del banco. En consecuencia, la pretensión del banco de adueñarse de la casa del señor Daly carecía de bases legales [2].

—————————–

I. Cuando los seres humanos pasaron de subsistir  con los productos de su trabajo al intercambio de sus propios productos con  los resultantes del trabajo de terceros, se encontraron con el problema de que dicho intercambio involucraba  objetos distintos, por ejemplo botas por gallinas y tuvieron que resolverlo encontrando un denominador común a fin de que el intercambio fuera equitativo. La solución fue establecer un equivalente general: el dinero. Primero fueron las monedas de oro, plata o bronce que tenían o se les atribuía un valor intrínseco.

Pero faltaba saber por qué a una gallina se le atribuía,  arbitrariamente o no, un precio de X monedas y a un par de botas un precio de XY monedas.

Aristóteles abordó la cuestión:

“En realidad no puede suceder que cosas tan diferentes sean conmensurables entre sí; pero también es cierto que, efecto de la necesidad, se puede llegar sin gran trabajo a medirlas todas suficientemente. Es preciso que haya una unidad de medida, pero esta unidad es arbitraria y convencional : se la llama moneda”.

Marx, comentando a Aristóteles escribió:

“El propio Aristóteles nos dice, pues, por falta de qué se malogra su análisis ulterior: por carecer del concepto de valor. ¿Qué es lo igual, es decir, cuál es la sustancia común que la casa representa para el lecho, en la expresión del valor de éste? Algo así «en verdad no puede existir», afirma Aristóteles. ¿Por qué? Contrapuesta al lecho, la casa representa un algo igual, en la medida en que esto representa en ambos –casa y lecho– algo que es efectivamente igual”.

Y eso es el trabajo humano en general. O trabajo abstracto. Tanto el que produce bienes materiales como el que se traduce  en bienes inmateriales.

En la economía de mercado el intercambio de mercancías  se realiza en base a un precio que se expresa en dinero. Ese precio en dinero refleja en cierta medida la cantidad de  trabajo humano abstracto que se empleó en producir la mercancía, sea esta material o inmaterial

Pero sólo en cierta medida, porque en el precio intervienen otros factores como la ley de la oferta y la demanda, el trabajo concreto que se invirtió  en producir  una mercancía dada, la competencia entre los productores, etc. Pero ese precio  puede sufrir distorsiones cuando se trata de un precio de monopolio es decir cuando en el mercado hay un solo oferente de un determinado producto (o un pequeño grupo concertado para fijar un precio). Siempre que respeten un plafond a fin de que la demanda no se reduzca drásticamente. Plafond que pueden atravesar –si las condiciones sociopolíticas lo permiten cuando se trata de un artículo de primera necesidad, como los alimentos, el agua y la electricidad o que la publicidad lo ha convertido de primera necesidad en la mente de los consumidores.

Teniendo en cuenta todos esos factores se puede decir que  hay una relación aproximada entre el valor trabajo y el dinero circulante que lo representa  y que sirve para el intercambio de mercancías.

Con esta salvedad fundamental: en el sistema capitalista el trabajo humano está sometido a las leyes del mercado (la oferta y la demanda).

En  la jornada laboral el trabajador produce un valor superior   al valor  que representa el salario. Esto es así porque en el sistema capitalista el trabajo es una mercancía, sometido a la ley de la oferta y la demanda, que varía en función de la mayor o menor oferta de empleo en general y en cada rama de la producción.

Como el desempleo, mayor o menor,  es permanente, la oferta de empleo es siempre menor que la demanda, lo que pone siempre al patrón en situación de ventaja –entre otros factores (económicos, políticos y sociales)  que sería largo enumerar aquí- para negociar el salario. De manera que el valor del salario que recibe el trabajador está siempre por debajo del valor que crea el trabajador con su labor. 

Esa diferencia de valores constituye la ganancia –o lo fundamental de la ganancia- del patrón. Otras circunstancias favorables o desfavorables para el patrón pueden contribuir a acrecentar o disminuir sus ganancias obtenidas en el proceso de producción,

Estos valores se crean en el proceso de producción de bienes y servicios (industria, agricultura, investigación científica, educación, atención médica, transporte, agua potable, energía, salubridad, etc.).

El salario es entonces el precio que paga el patrón al trabajador manual o intelectual  para que éste ponga  a   disposición de aquél su fuerza de trabajo durante un tiempo determinado. Debe entenderse por fuerza de trabajo no sólo la fuerza física sino también las  habilidades y conocimientos, la capacidad de imaginar, de crear  y de inventar del asalariado.

Así funciona el sistema y  los valores creados por el trabajo humano  se distribuyen desigualmente  en la sociedad  de manera dineraria en forma de salarios, ganancias e intereses y/o rentas.

II. Todo  ha funcionado así hasta que el  capital financiero adquirió una posición totalmente hegemónica en el sistema capitalista imperante.

Pero el  proceso que condujo  a la posición hegemónica actual del capital financiero comenzó con la  constitución  de las grandes empresas transnacionales como  resultado de la concentración y acumulación del capital, que dio lugar a la formación de grandes oligopolios y monopolios cuya base financiera se consolidó desde finales del siglo XIX y principios del siglo XX con la fusión del capital industrial y el capital bancario. Los grandes monopolios transnacionales reforzaron sus finanzas constituyéndose como sociedades anónimas, que absorbieron el ahorro popular a través de la emisión de acciones (participaciones en el capital y en los beneficios -o pérdidas- de la empresa) y obligaciones (títulos de crédito contra la empresa que además devengan un interés).

Hasta que se llegó a la actual supremacía planetaria   del capital financiero como  resultado de un cambio profundo de la economía mundial a partir del decenio de 1970, momento que marca el fin del Estado de bienestar, caracterizado por la producción en masa y el consumo de masas, impulsado este último por el aumento tendencial del salario real, y por la generalización de la seguridad social y de otros beneficios sociales. Es lo que los economistas llaman el modelo “fordista”, de inspiración keynesiana, caracterizado en la producción por el trabajo en cadena (taylorismo), iniciado en Estados Unidos y que se extendió a Europa sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial.

El agotamiento del modelo del Estado de bienestar obedeció a varios factores entre los que cabe destacar dos: la reconstrucción de la posguerra, que sirvió de motor a la expansión económica,  llegó a su término y  el consumo de masas tendió a estancarse o a disminuir lo mismo que los beneficios empresarios. También incidió el “shock” petrolero de comienzos de los años  70. 

Para dar un nuevo impulso a la economía capitalista y revertir la tendencia decreciente de la tasa de beneficios, se hizo necesario incorporar la nueva tecnología (robótica, electrónica, informática) a la industria y a los servicios y eso requirió grandes inversiones de capital.

Alguien tenía que pagar la factura. Comienza entonces  la época de la austeridad y de los sacrificios (congelación de los salarios, deterioro de las condiciones de trabajo  y aumento de la desocupación) que acompañaron a la reconversión industrial. Al mismo tiempo, la revolución tecnológica en los países más desarrollados impulsó el crecimiento del sector servicios y se produjo el desplazamiento de una parte de la industria tradicional a los países periféricos, donde los salarios eran –y son- mucho más bajos.

En esas condiciones toma cuerpo la llamada “mundialización neoliberal”:  el pasaje de un sistema de economías nacionales a una economía dominada por tres centros mundiales: Estados Unidos, Europa y China.

Con la incorporación de las nuevas tecnologías la productividad aumentó enormemente, es decir que con el mismo trabajo humano la producción pasó a ser mucho mayor.

Se abrieron entonces dos posibilidades: o se incitaba el consumo de masas de los bienes tradicionales y de los nuevos bienes a escala planetaria con una política salarial expansiva, una política social al estilo del Estado de bienestar, se reducía la jornada de trabajo en función del aumento de la productividad para tender a una situación de pleno empleo y se reconocían precios internacionales equitativos a las materias primas y productos de los países pobres, o se tendía a mantener y a aumentar los márgenes de beneficio conservando bajos los salarios, el nivel de ocupación y los precios de los productos de los países del Tercer Mundo.

La primera opción hubiera sido factible en un sistema de economías nacionales, en las que la producción y el consumo se realiza fundamentalmente dentro del territorio y entonces  es posible el pacto social de hecho entre los capitalistas y los asalariados en tanto consumidores. Pero en el nuevo sistema “mundializado” la producción se destina a un mercado mundial de «clientes solventes» y ya no interesa el poder adquisitivo de la población del lugar de producción.

En las condiciones de la mundialización acelerada, los dueños del poder económico y político a escala mundial con su visión de «economía-mundo» y de «mercado global» apostaron a la segunda alternativa (bajos salarios, bajos niveles de ocupación, liquidación de la seguridad social, precios bajos para las materias primas, etc.) para elevar su tasa de beneficios.

Esta opción tuvo como consecuencia acentuar las desigualdades sociales en el interior de cada país y en el plano internacional, con lo que se creó una neta diferenciación en la oferta y la demanda de bienes y servicios. La producción y oferta de bienes se orientó no a la gente en general sino a los llamados “clientes solventes”. Fue así como la oferta de bienes de lujo aumentó enormemente y la oferta de nuevos productos como ordenadores y teléfonos portátiles encontró una gran masa de clientes en los países ricos y muchos clientes en la primera periferia no demasiado pobre. Entretanto, los bienes esenciales para la supervivencia (alimentos, servicios de salud, medicamentos, vivienda digna de ese nombre, etc)  quedaron fuera del alcance de la gran mayoría del  sector más pobre de la población mundial: más de  tres mil millones de  seres humanos que viven con menos del equivalente de  3 dólares por día.  

La idea de servicio público y de un derecho irrevocable a los bienes esenciales para vivir con un mínimo de dignidad, fue  reemplazada por la afirmación de que todo debe estar sometido a las leyes del mercado.

Predominaron  entonces  tasas de crecimiento económico bajas, a causa de que un mercado relativamente estrecho imponía límites a la producción y surgió el fenómeno de las grandes masas de capitales ociosos (incluidos los petrodólares), puesto que no podían ser invertidos productivamente.

Pero para los dueños de dichos capitales (personas, Bancos, instituciones financieras) no era concebible dejarlos arrinconados sin hacerlos fructificar.

III. Es así como el papel de las finanzas al servicio de la economía, interviniendo en el proceso de producción y de consumo (con créditos, préstamos, etc.) quedó relegado por el nuevo papel del capital financiero: producir beneficios sin participar en el proceso productivo.

Este último aspecto se concreta básicamente de dos maneras.

Una consiste en que  los inversores institucionales gestores de fondos de pensiones,  las compañías de seguros, los organismos de inversión colectiva y los fondos de inversión compran acciones de  sociedades industriales, comerciales y de servicios[3]. Esos grupos financieros pasan a  intervenir asi en las decisiones de política de las empresas con el objeto de que su inversión produzca la alta renta esperada, imponiéndoles estrategias a corto plazo. Y la otra manera en que crece el papel del capital financiero especulativo es que los grupos financieros (fondos de inversión, etc.) invierten en la especulación (por ejemplo con los llamados productos financieros derivados) y lo mismo hacen las  empresas industriales, comerciales y de servicios con  parte de sus beneficios, en lugar de hacerlo en la inversión productiva.

Así se generalizó la práctica de obtener  beneficios creando productos financieros o adquiriendo los ya existentes y haciendo con ellos  operaciones especulativas.

Además de los productos financieros tradicionales (acciones y obligaciones) se han creado muchos otros. Entre ellos los   productos financieros  derivados, que  son papeles cuyo valor depende o «deriva» de un activo subyacente y  que se colocan con fines especulativos en los mercados financieros. Los activos subyacentes  pueden ser un bien (materias primas y alimentos: petróleo, cobre, maíz, soja, etc.), un activo financiero (una moneda) o incluso una canasta de activos financieros. Así los precios de  materias primas y de  alimentos esenciales ya no dependen sólo de la oferta y la demanda sino de la cotización de esos papeles especulativos  y de ese modo los alimentos pueden aumentar (y aumentan)  de manera inconsiderada en perjuicio de la población y en beneficio de los especuladores.

Por ejemplo cuando se anuncia que se fabricarán  biocarburantes  los especuladores “anticipan” que el precio de los productos agrícolas (tradicionalmente destinados a la alimentación)  aumentará y entonces el  papel financiero (producto derivado)  que los representa se cotiza más alto,   lo que repercute en el precio real que paga el consumidor por los alimentos.

Las inversiones en  productos financieros implican diversos niveles de riesgo. Con la esperanza de cubrir dichos riesgos se  han inventado una compleja serie de  productos financieros que inflan cada vez más la burbuja  y la alejan aun más de la economía real[4].

Con esta «economía internacional de la especulación», como la llama Drouin,  se aceleró la acumulación de grandes capitales en pocas manos a expensas sobre todo de los trabajadores, de los jubilados y de los pequeños ahorristas.

En el caso de las participaciones del capital financiero (fondos de pensiones, compañías de seguros, fondos de inversión, bancos, etc.) en industrias y servicios, la elevada renta que exigen y obtienen dichos capitales está fundada en la degradación de las condiciones de trabajo en esas industrias y servicios. Es bien conocido el fenómeno de que cuando una empresa anuncia despidos sus acciones suben.

Estas fueron las formas en que el capital transnacional mantuvo y mantiene una alta tasa de beneficios y un acelerado ritmo de acumulación y concentración a pesar del crecimiento económico lento y de la existencia de un mercado restringido.

¿La hegemonía del capital financiero es un rasgo permanente del sistema, como decía Hilferding (El capital financiero. 1910) o una fase transitoria  del sistema capitalista, como decía Sweezy (Teoría del desarrollo capitalista, 1942), criticando a aquél? Aunque Sweezy  se aproximó después a las posiciones de Hilferding (Sweezy, El triunfo del capital financiero. 1994).

No cabe duda que la base permanente de la economía capitalista es el capital productivo, sin el cual el capital financiero (hegemónico no) no podría existir.

Por esa razón el gran capital  transnacional no sólo  desempeña el  papel principal en el sistema financiero   sino que realiza actividades productivas en las esferas más diversas: desde la extracción de materias primas hasta la prestación de toda clase de servicios (Bancos, seguros, salud, comunicaciones, información, fondos de pensiones, etc.) pasando por la producción de una gran variedad de mercancías: bienes de consumo inmediato como los alimentos, bienes durables como automóviles, etc. y también en la esfera de la investigación en todos los órdenes, especialmente en la tecnología avanzada: electrónica, ingeniería genética, etc.

La industria de armamentos   está siempre interesada en colocar su producción, en ensayar sus nuevos productos en condiciones reales (guerras del Golfo, de Yugoslavia y de Afganistán, agresión a Irak, agresión a Gaza, etc.) y en ampliar sus mercados, por ejemplo a través de la incorporación de nuevos países a la OTAN.

La guerra es una opción recurrente del capital monopolista en los momentos de crisis económica, porque es una manera de reactivar la producción industrial sin necesidad de reactivar la demanda (el Estado compra la producción de armamentos con el dinero del contribuyente sin consultarlo y la población del enemigo elegido «consume», por cierto involuntariamente, las bombas que recibe sobre su cabeza). Y después de la guerra los grandes monopolios de la industria civil acaparan el negocio de la reconstrucción y de la «ayuda humanitaria».

La guerra sería la forma más drástica de «destrucción creativa»  (Schumpeter) inherente al capitalismo. Otras  formas de “destrucción creativa” que benefician al gran capital  son las crisis las grandes catástrofes naturales, y las catástrofes sanitarias, como las epidemias y las pandemias.

La enorme acumulación de beneficios por parte del capital financiero parasitario se pretende justificar con teorizaciones acerca de que el dinero y otros  productos financieros son creadores de valor.

Pero el problema es que el dinero no es un valor sino que representa un valor. Y que el valor se crea sólo en la economía real  y el dinero por sí mismo no puede generar valor y producir beneficios.

De modo que a la tradicional expropiación del fruto del  trabajo que practica el capital en el proceso de la economía real (obtención de plusvalía), se  ha venido a sumar la que realiza el capital financiero especulativo sin participar en dicho proceso.

El capital financiero,  además  de estos mecanismos “legales” destinados a obtener una tajada cada vez mayor  de los valores creados en la esfera productiva,  se apropia directamente de los bienes de los trabajadores, jubilados y pequeños ahorristas, cometiendo verdaderas estafas.

Por ejemplo en Estados Unidos, el gigante transnacional de la energía Enron se declaró en quiebra reconociendo una deuda de 40 mil millones de dólares y dejó en la calle a su personal (12000 personas), al que, por añadidura, despojó del capital previsional de su jubilación, invertido en acciones de la propia empresa. En otras quiebras de grandes bancos o grupos financieros transnacionales, miles de pequeños ahorristas han visto evaporarse el fruto de muchos años de esfuerzos e incluso de privaciones.

Después de Enron se sucedieron otros casos similares como el de WorldCom y resultaron implicados los dos más grandes bancos estadounidenses: Citygroup y JP Morgan Chase.

En el caso de WorldCom, un pequeño ahorrista que en marzo de 2000 compró 10.000 dólares en acciones se encontraba en julio de 2002 con que sus acciones valían sólo 200 dólares (Despacho de AFP del 21/07/02 ).

Una situación similar se produjo también en algunas transnacionales basadas en otros países, como Vivendi y otras en Francia. La acción de Vivendi llegó a cotizarse a 141,60 el 10 de marzo de 2000 ,  valía sólo 9,30 el 16 de agosto de 2002 y 26,11 en enero de 2021.

Los escándalos financieros revelados en el curso de 2002  causaron enormes pérdidas a los más grandes fondos de pensión estadounidenses. Calpers, que administra el dinero de 1.300.000 funcionarios californianos , CalSTRS (687000 docentes del mismo Estado) y Lacera (132000 empleados de Los Angeles) perdieron 318 millones de dólares a causa de la quiebra de WorldCom (más de 7 mil millones de dólares evaporados). El fondo de pensión de los funcionarios del Estado de Nueva York (112 mil millones de dólares de activos) perdió 300 millones de dólares en la quiebra de WoldCom.

Los altos cargos  en grandes empresas transnacionales  y en funciones gubernamentales importantes, son intercambiables (puertas giratorias)  y tiene vigencia  en numerosos  países  y en las organizaciones internacionales (ttps://es.wikipedia.org/wiki/Capitalismo Clientelista Https://es.wikipedia.org/wiki/Puerta_giratoria_(pol%C3%ADtica)

Dos ejemplos: Barroso ex presidente de la Comisión Europea, fue reclutado por Goldman Sachs.

Neelie Kroes, ex vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de la Competencia  aterrizó en UBER, transnacional negrera que se niega a reconocer la condición de asalariados al personal y los priva así de jubilación, vacaciones y otros seguros sociales. A esa especie de esclavitud moderna se la denomina “economía colaborativa”.

 Todas estas quiebras, operaciones fraudulentas, escándalos financieros, fugas de capitales, etc., que han tenido lugar a la vista y paciencia (y con la complicidad) de los gobiernos, que no utilizaron los mecanismos de control de que disponen, significan un fenomenal despojo de recursos a enormes masas de la población y la concentración de dichos recursos en los grandes centros del poder económico-financiero transnacional.

Otras formas que permiten al capital financiero transnacional  apropiarse en forma parasitaria del fruto del trabajo ajeno, es decir sin intervenir en el proceso productivo, son la privatización de la seguridad social, de la que se han hecho cargo fondos privados de pensiones, la sustitución de parte del salario o de otras remuneraciones de que es acreedor el personal de las grandes empresas por acciones o por opciones sobre acciones de la misma empresa (stock-options), etc., que son distintas formas de robar o estafar, como se puede leer en un libro de  los economistas Labarde y Maris[5].

En pocos años los productos financieros derivados (futuros, opciones, forwards, swaps, etc.) con fines especulativos o supuestamente destinados a cubrir riesgos   se multiplicaron exponencialmente y su monto de hizo astronómico y totalmente despegado de la economía real. Todos esos productos financieros  circulan, en los hechos,  como moneda, de manera   que el papel de la moneda de representar los valores creados en el proceso de producción se ha distorsionado totalmente, pues la relación entre los valores reales creados en el proceso productivo  y los ficticios que circulan en el mercado financiero es del orden de entre 10 a 1  y 20 a 1, según diferentes estimaciones.

Se produce así una verdadera hipertrofia, totalmente  incontrolada,  de la esfera financiera y se crea  un enorme capital ficticio, como lo denominó  y lo analizó Marx en el Tomo III de El Capital [6].

La deuda externa es un gigantesco sistema de transferencia de los valores creados por el trabajo humano al capital financiero y un mecanismo de despojo de los  patrimonios nacionales [7].

En síntesis, el capital financiero transnacional está funcionando como una bomba aspirante  de  las riquezas producidas por el trabajo a escala mundial[8] y es el factor determinante de la política económico- social   hegemónica violatoria  de los derechos humanos fundamentales en materia de alimentación, salud, medio ambiente, educación, vivienda, etc.

Así es como el Banco Central Europeo se ocupa de socorrer a los Bancos y se abstiene de financiar proyectos para afrontar los problemas provocados por  el deterioro acelerado del medio ambiente [9].  Mientras tanto,  la esperanza de vida de los más vulnerables disminuye a causa de la contaminación ambiental [10]. Y las vacunas contra el COVID fluyen a los países ricos mientras los países pobres carecen casi totalmente de ellas   (“El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico respecto a la distribución equitativa de las vacunas contra la covid-19”, advirtió este lunes 18 de enero de 2021 el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Grebreyesus. En la actualidad “se han administrado más de 39 millones de dosis de vacunas en al menos 49 países de ingresos más altos. Solo se han administrado 25 dosis en un país de ingresos más bajos. No 25 millones, no 25 000, solo 25 », recalcó Gebreyesus [11].

En 2020 la brecha entre la ínfima minoría de los más ricos y la enorme masa de los más pobres aumentó enormemente, pues los primeros multiplicaron sus ganancias  mientras los segundos se hundieron aún más en la miseria [12].

BIBLIOGRAFIA

-Aristóteles -Política,  Libro I, Capítulo III (De la adquisición de los bienes) y Moral a Nicómaco, Libro quinto, capítulo V (La reciprocidad o el talión no puede ser la regla de la justicia).

-Carlos Marx- El Capital, Libro primero, Sección primera, Capitulo I, La mercancía, 1. Los dos factores de la mercancía: valor de uso y valor (sustancia del valor, magnitud del valor;Tomo III Sección Quinta. Desdoblamiento de la Ganancia en interés y ganancia de empresa; Capítulo XXV Crédito y capital ficticio; Salario, precio y ganancia. 1865.

-Rudolf Hilferding –El capital financiero. 1910.

-V.I. Lenin –El imperialismo, fase superior del capitalismo. 1916.

-Paul Sweezy – Teoría del desarrollo capitalista. 1942; El triunfo del capital financiero. 1994. https://monthlyreview.org/1994/06/01/the-triumph-of-financial-capital.

François Chesnais- La mondialisation financière. ed. Syros, Paris, 1996, Cap. 8.

Michel Drouin, Le système financier international, Edit. Armand Colin, Paris, enero 2001.

José Valenzuela Feijóo. Sobre la categoría capital ficticio. https://repositorio.ufsc.br/bitstream/handle/123456789/163003/sobre%20la%20categor%c3%8da%20capital%20ficticio.pdf?sequence=1&isallowed=y

Arturo Guillén. La nocion del capital financiero en Hilferding y su importancia para la comprensión del capitalismo contemporáneo. https://www.ieim.uqam.ca/IMG/pdf/GuillenA2011_hilferding_capitalismofinanciero.pdf

Philippe Labarde y Bernard Maris, La bourse ou la vie, la grand manipulation des petits actionnaires, edit. Albin Michel, Paris, mayo 2000.

Alejandro Teitelbaum

La armadura del capitalismo: El poder de las sociedades transnacionales en el mundo contemporáneo. Editorial Icaria. España.  2010. 

Morir por Wall Street Coronavirus, Clases Sociales y Cultura Dominante https://www.jussemper.org/Inicio/Recursos/Info.%20econ/morirporwallstreet.html Inglés: Inglés: https://www.jussemper.org/Resources/Economic%20Data/todieforwallstreet.html

El capitalismo vampiriza y mata. https://jussemper.org/Inicio/Recursos/Info.%20econ/Resources/TeitelbaumCapitalismoVampiriza.pdf      Inglés: https://www.jussemper.org/Resources/Economic%20Data/Resources/TeitelbaumCapitalismSucksOurBlood.pdf

Los golpes de estado del capital financiero transnacional

https://www.archivochile.com/Debate/crisis_08_09/crisis00390.pdf https://revistaizquierda.com/secciones/numero-18-diciembre-de-2011/los-golpes-de-estado-del-capital-financiero-transnacional

El FMI: Arma absoluta del capital financiero transnacional https://www.alainet.org/es/articulo/192891

Ofensiva Planetaria Contra la Seguridad Social https://jussemper.org/Inicio/Recursos/Democracia%20Mejores%20Practicas/Resources/ATeitelbaumOfensivaPlanetariaContraSS.pdf

El capitalismo por dentro

https://omal.info/spip.php?article284 https://www.jussemper.org/inicio/recursos/info.%20econ/elcapitalismopordentro.html

Inglés: https://www.jussemper.org/resources/economic%20data/insidecapitalism.html

Responsabilidad de las organizaciones financieras internacionales https://www.cadtm.org/Responsabilidad-de-las

¿Qué es una deuda externa? http://www.uruguay.attac.org/deudaext/QuesDeuda.htm


Notas:

[1] Agradezco al abogado argentino, doctor Pablo Peredo, haberme hecho conocer la existencia  de dicho fallo.

[2] Alejandro Nadal. Juicio final sobre el dinero. La Jornada. 2012.. https://www.jornada.com.mx/2012/12/19/opinion/030a1eco

[3] Los fondos de inversión colectan fondos provenientes de los fondos de pensiones, de empresas,  compañías de seguros, particulares, etc, y los emplean  en la compra de empresas industriales, comerciales o de servicios, que conservan si son muy rentables o por razones estratégicas  o si son deficitarias o poco rentables, las “sanean”  despidiendo personal y luego las venden con un margen de ganancia considerable. Las compras las realizan utilizando el llamado Leverage Buy-out (LBO) que podría traducirse como “operaciones con efecto de palanca”, que consiste en financiar la compra con una parte de capital propio (generalmente el 30%)  y otra parte (el 70% restante)  con préstamos bancarios, garantizados con el patrimonio de la empresa adquirida.

En 2020 los cinco primeros fondos de inversión en el mundo eran :Blackrock  7 billones de dólares;Vanguard 5,7 billones; Schwab 4,3 billones; State Street 3,1 billones; Morgan 2,6 billones.Total 22,7 billones de dólares. https://mutualfunddirectory.org/latest-directory-ranking-here/

[4] François Chesnais, La mondialisation financière, (François Chesnais., editor) ed. Syros, Paris, 1996, Cap. 8.

François Chesnais, El fin de un ciclo. Alcance y rumbo de la crisis financiera. Publicado  en castellano en Herramienta Nº 39, Buenos Aires, octubre 2008 y en francés en Inprecor Nº 541-542, Paris, septiembre/octubre 2008.

Michel Drouin, Le système financier international, Edit. Armand Colin, Paris, enero 2001.

[5] Philippe Labarde y Bernard Maris, La bourse ou la vie, la grand manipulation des petits actionnaires, edit. Albin Michel, Paris, mayo 2000. Véase también Michel Husson, Les fausses promesses de l’épargne salariale, en Le Monde Diplomatique, febrero 2000 y Whitney Tilson, Stock options, perverse incentives, en www.fool.com/news/foth/2002/foth020403.htm, 03/04/02.

[6] En el Tomo III de El Capital, refiriéndose a la colocación de letras como medios de circulación autónomos o cuasi dinero, Marx cita a J.W. Bosanquet: Es imposible decir qué parte de ella procede de negocios reales, por ejemplo, de compras y ventas efectivas, y qué parte responde a causas ficticias (fictitious) y a letras sin base, que se descuentan simplemente para recoger otras que se hallan en circulación antes de su vencimiento, creando así capital ficticio, creando así simples medios de circulación imaginarios.

[7] – Alejandro Teitelbaum ¿Qué es una deuda externa? http://www.uruguay.attac.org/deudaext/QuesDeuda.htm; -A. Teitelbaum, Responsabilidad de las organizaciones financieras internacionales https://www.cadtm.org/Responsabilidad-de-las

-CADTM https://www.cadtm.org/Una-sentencia-del-TJUE-afirma-que-un-Estado-tiene-el-derecho-de-imponer

-Alejandro Teitelbaum, ¿Quien está pagando la deuda ilegal e ilegitima de Grecia? https://www.alainet.org/es/articulo/170589

[8] Los 100 primeros propietarios de activos en el mundo totalizan  144,978,409,214,982 dólares  (145 billones de dólares) https://www.swfinstitute.org/fund-rankings.

[9] Que la BCE prenne sa part pour le climat! htps://blogs.mediapart.fr/jmharribey/blog/220121/que-la-bce-prenne-sa-part-pour-le-climat?utm_source=20210122

[10] Cardiovascular disease burden from ambient air pollution in Europe reassessed using novel hazard ratio functions. European Heart Journal, Volume 40, Issue 20, 21 May 2019, Pages 1590–1596, https://academic.oup.com/eurheartj/article/40/20/1590/5372326

[11]  La OMS critica egoísmo de los países ricos y de las  farmacéuticas. http://www.ipsnoticias.net/2021/01/la-oms-critica-egoismo-los-paises-ricos-las-farmaceuticas/

[12] Oxfam Le virus des inegalités 25 enero 2021. https://www.oxfamfrance.org/wp-content/uploads/2021/01/Rapport_Oxfam_Davos_inegalites_2021.pdf.

Las ganancias combinadas de las 10 personas más ricas del mundo durante la pandemia del coronavirus alcanzaron los US$540.000 millones, según un reciente estudio de la organización Oxfam.

Esta cantidad sería suficiente para evitar que los habitantes del mundo caigan en la pobreza a causa del virus y pagar una vacuna para todos, aseguró la ONG. https://www.bbc.com/mundo/noticias-55802753

-Informe de la FAO 2020: el hambre en el mundo está en aumento desde 2014 y afecta a 690 millones de personas https://caongd.org/informe-de-la-fao-2020-el-hambre-en-el-mundo-esta-en-aumento-desde-2014-y-afecta-a-690-millones-de-personas/# http://www.fao.org/publications/sofi/2020/es/

-Informe OIT. La insuficiencia de empleos remunerados afecta a casi 500 millones de personas 

La falta de trabajo decente asociada al aumento del desempleo y a la persistencia de las desigualdades, hacen cada vez más difícil que las personas se construyan una vida mejor gracias a su trabajo, según la edición más reciente del informe mundial de la OIT sobre las tendencias sociales y del empleo.OIT https://www.ilo.org/global/research/global-reports/weso/2020/lang–es/index.htm

6