Recomiendo:
0

Europa del sur se moviliza por la vivienda

Fuentes: Público

En el marco de unas jornadas convocadas en Atenas por la Federación Nacional para la Protección de Prestatarios de Grecia, la PAH y la plataforma chipriota SYPRODAT compartieron estrategias para la formación de un frente común de lucha contra los abusos bancarios y por el acceso a la vivienda.

Vista del paisaje urbano de Atenas. REUTERS/Costas Baltas

Mientras Grecia se prepara para recortar al máximo la protección de la primera residencia tras una nueva concesión del gobierno a las exigencias del Eurogrupo, y el precio de los alquileres aumenta de forma imparable como consecuencia del auge del Airbnb y las «Golden visa», un frente internacional de lucha por el derecho a la vivienda también intenta fraguarse en Atenas. Este fin de semana la Federación Nacional para la Protección de Prestatarios de Grecia ha organizado en la capital helena un encuentro entre diversas asociaciones vinculadas con la vivienda, partidos políticos y, como invitados especiales, otros dos organismos homólogos del sur de Europa: la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) de España y SYPRODAT (Asociación de Protección de Prestatarios Bancarios) de Chipre.

En un momento muy oportuno ya que acaba de votarse en el Parlamento griego una nueva ley «para la protección de la primera residencia» estas jornadas recogieron la indignación de oposición, juristas y prestatarios que coinciden en tachar la nueva norma precisamente de lo contrario: de «desprotección». En torno a este tema y al análisis comparativo entre la realidad de tres países fuertemente golpeados por el estallido de la burbuja inmobiliaria giraron estos dos días de intenso debate y búsqueda de nuevas redes de acción.

«La situación en Grecia es trágica, pasamos del lema de Syriza ‘ninguna casa en manos de los bancos´ al de ´ninguna casa en manos de sus dueños´», exclamaba Evangelos Kritikós, presidente de la Federación Nacional para la Protección de Prestatarios de Grecia, en su primera intervención durante las jornadas. Quien fuera asesor de Alexis Tsipras antes de que este suba al poder en 2015, ahora es uno de sus más feroces detractores y el artífice del frente de lucha que este fin de semana ha buscado dar un paso más. Según Kritikós, el gobierno de Syriza traicionó desde el primer momento sus planes originales, dedicándose solo a cumplir las exigencias de los acreedores internacionales. Entre ellas, la reforma de la llamada «Ley Katseli» -una norma puesta en vigor al inicio de la crisis para la protección de la primera residencia ante el incumplimiento del pago de hipotecas- que la troika de la UE, el Banco Central Europeo y el Mecanismo de Estabilidad Europeo pusieron en primera línea de sus demandas. El ultimátum, de hecho, fue la semana pasada cuando la concesión de los 975 millones de euros comprometidos tras la finalización del tercer rescate se supeditó a la finalización de dicha ley. 

«Los criterios para la protección de las primeras residencias se estrechan a tal punto que el 80% de personas que lo soliciten se quedarán fuera», afirmó el presidente de la Federación Nacional para la Protección de Prestatarios. El monto máximo de deuda que se cubrirá a partir de ahora es de 130.000 euros con intereses incluidos, cuando un piso de 80 m² en 2006 (punto álgido de la burbuja inmobiliaria) costaba alrededor de 150.000 euros, esto sumado a la criba que ahora significará el alto costo de la multa por impago y el costeo de abogados en procesos mucho más dificultosos que antes.