Recomiendo:
0

Entrevista con Luciana Genro, diputada por el Partido por el Socialismo y la Libertad (PSOL)

«La izquierda no murió con el PT y hay una alternativa en Brasil»

Fuentes: Página 12

En 2004, varios parlamentarios fueron expulsados del PT. Luciana Genro, una de ellos, postula ahora una opción de izquierda «Para fortalecer un proyecto de izquierda es necesaria la unidad latinoamericana, así podremos enfrentar los intereses de Estados Unidos y de los banqueros internacionales», afirmó a Página/12 Luciana Genro, diputada nacional brasileña por el Partido por […]

En 2004, varios parlamentarios fueron expulsados del PT. Luciana Genro, una de ellos, postula ahora una opción de izquierda

«Para fortalecer un proyecto de izquierda es necesaria la unidad latinoamericana, así podremos enfrentar los intereses de Estados Unidos y de los banqueros internacionales», afirmó a Página/12 Luciana Genro, diputada nacional brasileña por el Partido por el Socialismo y la Libertad (PSOL) e hija de Tarso Genro, presidente saliente del gobernante Partido de los Trabajadores (PT). La diputada brasileña vino a Buenos Aires a ofrecer su apoyo al argentino Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST-Unite), en agradecimiento a que dirigentes de dicho partido, como Vilma Ripoll, habían estado en Brasil apoyando al PSOL. Este partido se fundó en julio de 2004 luego de que una serie de parlamentarios petistas, entre ellos la propia Genro, fueran echados del PT por criticar las políticas neoliberales del gobierno y oponerse a votar a favor de ellas, y acaba de conseguir tras una ardua lucha la legalidad.

-¿Cómo vivió el PSOL la crisis de corrupción dentro del gobierno brasileño, que provocó asimismo el fortalecimiento de su partido?

-La ruptura con el PT ya era significativa y se amplió mucho más con el escándalo de corrupción, con la constatación de que el PT no sólo estaba aplicando políticas neoliberales, sino también el modus operandi de las viejas oligarquías. El PSOL es el desagote natural de esa ruptura. Es difícil porque tenemos que combatir el escepticismo de las personas que piensan que luego de la degeneración del PT no se puede construir algo nuevo.

-¿Cree que será posible construir una nueva izquierda después de lo sucedido?

-Es necesario construir una alternativa porque el pueblo necesita luchar, y necesita de un instrumento político para esa lucha, no sólo en las elecciones sino en el día a día de las huelgas o las ocupaciones de tierras. Hay muchas personas que están percibiendo que el PSOL es la posibilidad de crear una izquierda coherente que no repita los errores del PT. Si quisiéramos repetir a ese partido, no hubiéramos salido de él. Si tenemos la capacidad para construir un partido amplio y plural, y que no se quede sólo en la propaganda, sino que plasme las necesidades concretas del pueblo, se puede superar el escepticismo. Esta idea se vio fortalecida por el abandono del PT de cinco diputados de la izquierda de ese partido, que se unieron recientemente al PSOL, confirmando que somos una posibilidad de sumar a la izquierda que no se corrompió. La idea de que la izquierda no murió con el PT está ganando mucha fuerza.

-¿Cuáles son los planes concretos del PSOL?

-En 2006 vamos a presentar a nuestra senadora Heloísa Helena como candidata a la presidencia de la república, que está con muy buenas intenciones de voto en las encuestas, llegando en algunas regiones del país al 20 por ciento, y con un promedio nacional de 7 por ciento. Queremos mostrar al pueblo que es posible otro camino para Brasil, y que el camino que eligieron el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y el PT es una desvirtuación de los objetivos de la izquierda.

-¿Qué opinión le merece la elección de Ricardo Berzoini como nuevo presidente del PT?

-La elección mostró que el llamado Campo Mayoritario del que forma parte Lula sigue siendo muy fuerte. Pero aunque (Raúl) Pont hubiera ganado la presidencia, no tendría fuerza política para cambiar los rumbos del partido, tal como le pasó a Tarso Genro. El PT se distanció de la base militante: los que tienen fuerza dentro del partido son aquellos que tienen cargos en los gobiernos federales y estaduales. La militancia está decepcionada con lo que ocurre en el gobierno, pero no tiene fuerza para superar los aparatos de los políticos que están vinculados al gobierno, no hay espacio para luchar dentro del PT. Si el PSOL no existiera, la derrota para la izquierda hoy sería terrible: no habría una alternativa para presentar en el 2006, ni una alternativa para los movimientos sociales que muestre que no todos sucumbieron a la lógica del gobierno.

-¿Cómo ve el futuro de Brasil?

-Ahora vamos a un momento de acumulación de fuerzas para la izquierda. Hay un espacio muy grande para la reconstrucción, porque venimos de 25 años de lucha y de avance en la conciencia de clase de los trabajadores y de banderas que se fueron incorporando en el pueblo: el repudio a la deuda, la reforma agraria, la necesidad de defender el sector público, los salarios, combatir el desempleo. El PT intenta matar las banderas que el propio partido ayudó a construir, pero esas ideas están en las conciencias y nosotros pensamos mantenerlas vivas, porque son necesidades reales de la gente. Creo que podremos construir un partido socialista con influencia en el pueblo en un período relativamente corto.

0