Eric Nepomuceno

Artículos

En los últimos días el ultraderechista presidente Jair Bolsonaro cambió radicalmente de conducta. Bajó de manera sensible el tono agresivo con que se dirigía al Congreso y al Supremo Tribunal Federal y dejó de participar de manifestaciones callejeras anti-democráticas que piden la intervención militar. Al contrario de lo que venía impulsando – una ruptura con los demás poderes constitucionales –, pasó a defender “un clima de entendimiento” con el Congreso y la corte suprema.

A las seis de la mañana del jueves fue detenido Fabricio Queiroz, un ex sargento de la Policía Militar de Rio que desde 1984 era amigo muy amigo de Jair Bolsonaro.

La verdad es que mi país vive días monótonos, exhaustivamente monótonos. Hasta la tensión creciente que vivimos es totalmente previsible.

Un juez pidió que el presidente entregue su celular a la Justicia

La divulgación del video de la reunión ministerial del pasado 22 de abril expuso ante todo el país las manifestaciones groseras e incriminatorias del presidente, más las de algunos de sus ministros. Todo en el día que Brasil quedó como el segundo país con más contagiados de coronavirus a nivel mundial

Surgieron nuevas pistas, bastante claras, de que la novela que involucra al ultraderechista presidente brasileño Jair Bolsonaro tendrá muy pronto nuevos capítulos. La duración de todo eso, así como el desenlace, siguen envueltos en un pesado misterio, pero ya quedó claro que la situación del presidente no es exactamente cómoda.

Un grupo de expertos de hospitales de alta especialización concluyó que el número real de contagiados es casi quince veces superior a los datos oficiales.

Quiso echar a su ministro de Salud y lo frenaron dos generales de su entorno

El enfrentamiento con el ministro era violento y llegaba a la burla, porque el médico quería mantener la cuarentena y el presidente no. Los militares intervinieron.

La Justicia, el Congreso y ahora el gabinete dejan solo a Bolsonaro

El ministro de Justicia y el Economía unieron fuerzas alrededor de su colega de Salud, Luiz Henrique Mandetta, en defensa del aislamiento que Bolsonaro tanto critica.

El mandatario brasileño hizo todo lo opuesto a un aislamiento social

El ultraderechista presidente brasileño desfiló a lo largo de más de una hora por Brasilia y su conurbano. Sin barbijo, a menos de un metro de sus escoltas, entró en un supermercado, una farmacia y habló con vendedores ambulantes.

Cómo se combate el virus en zonas de extrema precariedad en Río de Janeiro

Las políticas económicas llevadas a cabo primero por Temer, y ahora por Bolsonaro devolvieron a la zona de pobreza casi a una treintena de millones de brasileños y a la miseria al menos a otros seis millones.

1 2 3 16