Juan Torres López

Juan Torres López es catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga (España).

Página web: www.juantorreslopez.com»

Artículos

Derecho a la información veraz

La mentira es un arma de destrucción social que esclaviza a los seres humanos, pues puede hacer que actuemos en contra de nuestros intereses y que renunciemos a ser auténticamente libres

Casi todo el mundo analiza la pandemia para tratar de obtener enseñanzas de lo que nos está ocurriendo y no son pocas las que nos proporciona. Sea cual sea el enfoque desde el que se analiza, los intereses que se defiendan, la ideología o los prejuicios que tengamos a la hora de interpretar lo que está ocurriendo, el nivel de nuestro conocimiento, el país en el que vivamos o los ingresos o riqueza de los que disfrutemos… cada uno de nosotros extrae conclusiones de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Los demoledores efectos económicos de la pandemia han obligado a poner en suspenso las políticas neoliberales que se venían aplicando en los últimos cuarenta años. Hasta los acérrimos defensores de la privatización y los recortes de gasto social han reclamado intervención pública masiva, «cueste lo que cueste», para evitar un colapso que la dinámica autónoma de los mercados nunca podría evitar.

Los políticos y economistas de derechas suelen autocalificarse como los grandes defensores de las empresas pero la realidad es que las políticas que vienen defendiendo y aplicando en los últimos años son destructoras de actividad económica y una amenaza para la gran mayoría de los negocios y empresas.

Voy a comenzar este artículo por lo que había pensado que fuese mi conclusión final:

En los últimos años, la economía dominante ha venido imponiendo algunos dogmas que no tenían la más mínima evidencia empírica tras ellos pero que, eso sí, permitían justificar políticas económicas que han producido la concentración del ingreso y la riqueza quizá más grande de la historia.

Hace meses que se sabía que en cualquier momento iban a estar disponibles las vacunas contra la Covid-19 y que habría que distribuirlas y utilizarlas de la manera más rápida posible en millones de personas. No han aparecido de un día para otro, así que resulta completamente injustificado que cuando han llegado se carezca del operativo necesario para vacunar a la población.

Redes sociales

La autorregulación de las grandes plataformas de internet es una apuesta muy imperfecta, pero la regulación también puede serlo cuando responde a una voluntad gubernamental partidista. La solución sólo puede venir de instituciones independientes.

1 2 3 50