Higinio Polo

Licenciado en Geografía e Historia, y Doctor en Historia contemporánea por la Universidad de Barcelona.

Ha publicado numerosos trabajos y ensayos sobre cuestiones políticas y culturales, y colabora habitualmente en medios como la revista El Viejo Topo, el periódico Mundo Obrero y otros, tanto convencionales como digitales.

Entre sus libros se cuentan la investigación Los últimos días de la Barcelona republicana, las novelas Al acabar la tarde, en Singapur; Vientre de nácar, y El caso Blondstein, así como los ensayos Irán: memorias del paraíso; USA: el Estado delincuente; El terrorismo (en colaboración); Retratos (de interior); Dashiell Hammett. Novela negra y caza en brujas en Hollywood; La noche de Calcuta; Barcelona (informe confidencial); Rosas blancas sobre Stalingrado; La ventana de Matisse; Destajo de suburbios. Su última obra publicada, en 2018, es Lugares adonde no quiero regresar.

correo electrónico: [email protected]

Artículos

En 2015, tras el asesinato de dos prisioneros, un norteamericano y un italiano, por los drones estadounidenses que bombardearon Pakistán, Obama quiso disculpar la atrocidad: «En la niebla de la guerra, se pueden producir errores».

Afganistán

Cuando el último día de agosto de 2021 el general de división Chris Donahue subió en Kabul al avión de carga estadounidense C-17, se cerraba la guerra más larga de las que ha participado Estados Unidos. Habían transcurrido veinte años de muerte y devastación en Afganistán.

En Arlington, cada ataúd norteamericano recibe en homenaje una salva de 21 cañonazos. Así lo hicieron con los últimos trece marines llegados desde Afganistán a finales de agosto de 2021.

El 15 de septiembre, el presidente Biden y los primeros ministros británico y australiano, Johnson y Morrison, anunciaron la creación del AUKUS (acrónimo de los tres países), un acuerdo de cooperación y defensa para la gran región que agrupa a los océanos Índico y Pacífico.

Los viejos pistoleros del Mossad israelí, que jamás se han conmovido por el sufrimiento palestino, tienen un alto concepto de sí mismos y creen que sus acciones terroristas son legítimas y justas porque defienden al Estado de Israel, aplicado alumno de Estados Unidos en Oriente Medio.

Rusia

Las privatizaciones, la desregulación laboral y la eliminación de controles del Estado que tanto han deteriorado las condiciones de vida de los trabajadores, han hecho también la fortuna de muchas empresas de mercenarios.

El nuevo rostro de Estados Unidos

Las mentiras sobre el comunismo que difunden las prostitutas de la pluma

1 2 3 33