Recomiendo:
0

En respuesta al artículo de Carlos Tena sobre Telesur

La miopía de los derrotistas

Fuentes: Rebelión

Uno de los riesgos que se corre al sufrir un revés electoral (el primero en la historia del Gobierno del Presidente Hugo Chávez Frías) como el vivido el pasado 2 de diciembre, es encontrarnos frente a los personajes que practican el derrotismo. Individuos que se dedican a la propagación del desaliento con ideas pesimistas acerca […]

Uno de los riesgos que se corre al sufrir un revés electoral (el primero en la historia del Gobierno del Presidente Hugo Chávez Frías) como el vivido el pasado 2 de diciembre, es encontrarnos frente a los personajes que practican el derrotismo. Individuos que se dedican a la propagación del desaliento con ideas pesimistas acerca de un resultado desfavorable. Miopes que pretenden -sin datos, argumentos sólidos o hechos comprobables que los acompañen – evaluar las causas que inciden en una empresa sin éxito.

Fácil es encontrar quienes cataloguen la derrota en la propuesta de reforma y sus causas de forma ligera y superficial; quienes pretendan con una opinión infundada exigir acciones para corregir los errores.

Tal es el caso del señor Carlos Tena, quien publicó unas breves líneas en la página www.rebelion.org en las que deja ver su poco conocimiento de la realidad del fenómeno venezolano y más en específico de teleSUR.

Revisando la «opinión» del Sr Tena; lo primero que salta a la curiosidad es ¿cuál es el eficientísimo mecanismo de medición de rating que está usando para medir a teleSUR en todo un continente? Estoy seguro que la Directiva de teleSUR estaría encantada de disponer de ese servicio; al igual que muchas de las televisoras que transmiten sus señales con la única referencia de algunas de las pocas empresas que (en contados países) llevan a cabo la labor de medir a las audiencias. Lo segundo que cabe preguntar es: ¿conoce el señor Tena algún canal de noticias que supere el 5% de rating en un país, en un continente? Sería interesante que este señor nos diera una clase de «hábitos de los televidentes», seguramente asistirían teleSUR, CNN, FOX y otras tantas señales de noticias que añoran los niveles de audiencia de los canales de entretenimiento.

Por otro lado, imaginamos al señor Tena, cómodamente sentado frente a un ordenador con el televisor encendido a sus espaldas dictaminando lo que deberían ser las acciones «inmediatas» a tomar por la Directiva de teleSUR. Según Tena, el Presidente, Vicepresidente y Directiva en pleno de teleSUR deberían dimitir «en bloque» a su labor y con ello:

– Abandonar la obra de la nueva sede del canal (hasta ahora teleSUR no ha funcionado en espacios propios).

– Abandonar la adquisición de las nuevas tecnologías digitales que le ubicarán entre los primeros canales en América Latina que trabajan sin cintas.

Abandonar el proyecto de lanzamiento en Europa, que se encuentra en su fase inicial, a pesar de los múltiples enemigos que ha encontrado dentro de la UE.

– Abandonar la capacitación de periodistas, equipos de producción, personal de estudios y demás; con la fundación de la escuela para periodistas «John Reed»

– Abandonar la señal nacional de Venezuela, la colaboración y financiamiento en la instalación del primer canal público de Ecuador y la recuperación del canal 6 de Nicaragua, yel trabajo de sucursales en países socios, asi como la instalación de nuevas corresponsalías (teleSUR tiene hoy más corresponsalías en América Latina que ninguna otra cadena).

– Abandonar a los 50 millones de potenciales televidentes que teleSUR (sumando TV por suscripción y TV en abierta) tiene en América Latina.

– Abandonar los esfuerzos que le han llevado a tener coberturas de gran alcance como: los conflictos en el Líbano, la guerra de Irak, La cumbre de Países No Alineados, los procesos eleccionarios de América Latina, etc.

– Finalmente, abandonar a la gente que dentro y fuera de teleSUR apuestan a una propuesta televisiva diferente.

Afortunadamente, en un sistema en el que defendemos la libertad de opinión el Sr. Tena tiene cabida para expresar su desconocimiento.

Pero más afortunado aún es que el presidente venezolano, a pesar de la edad, no es nada miope.

Hugo Chávez demostró una vez más como es que los verdaderos líderes son capaces de convertir una crisis en una necesaria oportunidad de revisión, de análisis y de decisiones. Decisiones concienzudas, meditadas, masticadas y no acciones apresuradas, impulsivas y semi histéricas como la propuesta por el Sr. Tena.

May Graterol es Directora General de Servicios a Producción de teleSUR

0