Recomiendo:
0

Narcodólares para principiantes:El dinero en el comercio ilícito con drogas

Fuentes: Narco News Bulletin

«Los carteles de la droga latinoamericanos han estirado sus tentáculos de modo mucho más profundo en nuestras vidas de lo que cree la mayor parte de la gente. Es posible que estén tomando las decisiones a todos los niveles del gobierno.» – William Colby, antiguo director de la CIA, 1995. Un marco simple: El Índice […]

«Los carteles de la droga latinoamericanos han estirado sus tentáculos de modo mucho más profundo en nuestras vidas de lo que cree la mayor parte de la gente. Es posible que estén tomando las decisiones a todos los niveles del gobierno.» – William Colby, antiguo director de la CIA, 1995.

Un marco simple: El Índice Solari y el Índice Dow Jones

El Índice Solari es mi manera de estimar cómo van las cosas en un lugar determinado. Se basa en el porcentaje de personas en un área que cree que un niño puede salir de su casa e ir al sitio más cercano a comprar un helado y volver solo a casa sano y salvo.

Cuando yo era niña que crecía en los años cincuenta en la calle 48 con Larchwood en Filadelfia oeste, el Índice Solari del área era de un 100%. Era impensable que un niño no estuviera seguro al correr a las tiendas en Spruce Street a comprar un helado y a jugar en el flíper. El Dow Jones estaba a unos 500 puntos, el Índice Solari era de un 100 por ciento y nuestra deuda por persona era muy baja. Por supuesto, no pensaba en eso en esa época. Todo lo que sabía era que la vida en la calle con mis compinches era agradable.

Hoy, el Dow Jones está a más de 9.000 puntos, la deuda por persona es de más de 100.000 dólares y mi peluquero preferido está en Filadelfia. Acabo de tener una conversación con Al en el Hair Hut en Filadelfia oeste, ayer por la tarde, mientras Al me cortaba el pelo, sobre si el Índice Solari en mi antiguo vecindario era de un 0 por ciento (mi opinión) o de un 10 por ciento (la posición de Al). Los hombres siempre creen que el índice es más elevado que las mujeres.

A pesar de la diferencia de género entre nosotros, es justo decir que Al y yo estamos de acuerdo en que el Índice Solari está por los suelos – tanto en las calles de Filadelfia como en todo EE.UU. La vida en la calle ya no es agradable. Consulté la diapositiva del Índice Solari de cuando era niña. La baja tuvo mucho que ver con el tráfico de drogas y la gente que los narcodólares colocaron en puestos de poder en nuestras calles – y en el ayuntamiento, en los bancos, en el Congreso y en las corporaciones e inversionistas en el centro de la ciudad que controlan la ciudad.

Considero que mi misión es lograr que el Índice Solari vuelva a ser de un 100 por ciento y hacerlo de manera que al mismo tiempo suba el Dow y que nuestra deuda por persona baje y que con ello yo y mis socios ganemos un montón de dinero.

Hace unos años, cuando mis esfuerzos por mejorar el Índice Solari amenazaban con reducir los beneficios del narcotráfico en algunos sitios, descubrí que no podía esperar a que me protegieran el mantenimiento del orden o la clase dirigente judicial, que son financiados por los dólares de mis impuestos. Los narcodólares dominaban en todo el gobierno y la clase dirigente legal. Decidí que tendría que llegar a saber cómo el dinero funciona en el narcotráfico. Esto es lo que averigüé, que me ha sido útil – y podría ayudarte a tener una mejor idea del impacto que los narcodólares tienen en tu negocio, tu familia y el Índice Solari en tu vecindario.

La economía de la producción Sam y Dave producen cargamentos de sustancias agrícolas blancas

Bueno, comencemos en la zona cero. Es 1947, y terminó la Segunda Guerra Mundial. EE.UU. está listo para volver a la obra para construir la economía corporativa. Y estamos en Nueva Orleans, en los muelles.

Dos barcos llegan al muelle. El primero viene cargado de un producto agrícola blanco producido en Latinoamérica, llamado azúcar. El propietario de la carga, llamémoslo Sam, vende su cargamento de sustancia agrícola blanca al mayorista que espera en el muelle ¿por cuánto?

Bueno, digamos que Sam vende todo su cargamento de azúcar al mayorista azucarero en el muelle por X dólares.

Ahora, después de que Sam paga a sus trabajadores y todos sus costes de cultivo y transporte de azúcar, y después de que él y su mujer pasan el fin de semana en Nueva Orleans, se paga una bonificación y compra alguna cosechadora nueva y paga sus impuestos, ¿cuánto efectivo le queda para depositarlo en su cuenta bancaria? O, para decirlo de otro modo: ¿cuál es el margen neto de Sam con su negocio azucarero?

Bueno, depende de la suerte que tenga Sam y de lo trabajador y hábil que sea, pero digamos que Sam haya utilizado su proverbial cacumen y que gane un 5 o un 10 por ciento: Sam, el azucarero tiene un margen de entre 5 y 10 por ciento de beneficio en efectivo. Digamos que es el margen B como BAJO o sea PORCENTAJE BAJO.

De vuelta en el muelle, el segundo barco – una réplica exacta del barco que llevaba el azúcar a Sam – es un barco que lleva el producto agrícola blanco de Dave, llamado droga. En esos días lo más probable es que haya sido heroína, en la actualidad lo más probable es que sea cocaína. Sea cual sea la especie exacta, la plantación, la cosecha y la producción de esta sustancia agrícola blanca, las drogas de Dave, se parecen extraordinariamente al azúcar de Sam.

Bueno, así que si Sam el azucarero vendió si azúcar al mayorista del azúcar por X dólares, ¿por cuánto venderá Dave, el hombre de la droga, sus drogas al mayorista? Bueno, si Sam cobraba monedas, Dave recibe billetes. Si Sam tenía ventas de X dólares, digamos que Dave tenía ventas que eran 50 o 100 veces X. Dave podrá llevar la misma cantidad de material blanco en su barco, pero desde un punto de vista financiero, Dave el hombre de la droga, tiene muchas más «ventas por barco» que Sam, el azucarero.

Ahora bien, después de que Dave paga a sus trabajadores y todos sus costes de cultivo y transporte de las drogas, y después de que él y su mujer pasan el fin de semana en Nueva Orleans, cobra una bonificación y compra algunos equipos nuevos de cosecha y de radar y gasta lo necesario en sobornos y bonificaciones a unos pocos agentes de control de drogas y de inteligencia, y anticipos a sus diversas firmas de abogados, ¿cuánto efectivo le queda para depositarlo en su cuenta bancaria? O, para decirlo de otro modo, ¿cuál es el margen neto de Dave en su negocio con la droga?

También va a ser un múltiplo del margen de Sam, ¿verdad? ¿Será un 20 por ciento o un 30 por ciento o más? Llamémoslo G por Grande, o sea un GRAN PORCENTAJE. Dave, el hombre de la droga, tiene un «beneficio en efectivo por barco» mucho mayor que Sam, el azucarero. Parte de eso es, desde luego, que una vez que Dave ha establecido sus sistemas de lavado de dinero, incluso después de entre un 4 y un 10 por ciento de participación de los cobros por lavado de dinero, es justo decir que su impuesto de un 0 por ciento es inferior a la tasa de Sam. Aunque sea caro establecer todos los numerosos sistemas que Dave puede utilizar para lavar su dinero, una vez que lo hace, se puede ahorrar una buena cantidad o toda la participación de la dirección de impuestos.

Considera tu cálculo de las ventas y los beneficios de Sam y Dave. Y ahora responde a las siguientes preguntas:

¿Quién se divierte más, Sam o Dave?

¿Quién será más popular con los banqueros locales, San o Dave?

¿Quién tendrá una cartera bursátil más grande con una gran firma de inversiones, Sam o Dave?

¿Quién donará más dinero a las campañas de los políticos, Sam o Dave?

¿La esposa de quién será más importante en las caridades locales, la de Sam o la de Dave?

¿Quién poseerá empresas con contratos con prestigiosos gabinetes legales, las de Sam o las de Dave?

¿Quién comprará primero la compañía del otro, San o Dave? ¿Comprará Dave el hombre de la droga la compañía de azúcar de Sam, o adquirirá Sam, el azucarero la compañía de drogas de Dave?

¿Cuándo quieran comprar la compañía del otro, respaldarán los banqueros, los abogados y las casas de inversión, y los políticos, a Sam el azucarero, o a Dave el hombre de la droga?

¿El hijo o el nieto de cuál de los dos tienen mejores probabilidades de ingresar a Harvard o de obtener un puesto de trabajo en Goldman Sachs, los de Sam o los de Dave?

No me escuchen, y no escuchen a Peter Jennings, Dan Rather o a Tom Brokaw. ¿Quién piensas que paga sus salarios? ¿Quién es el dueño de las compañías para las que trabajan? ¿Sam o Dave?

No escuches a nadie más. Piensa en los números y escucha a tu corazón. ¿A quién le crees? Hay muy poco sobre cómo funciona el dinero en el narcotráfico que no puedas saber solito si comprendes los datos económicos de Sam y Dave y sus cargamentos de sustancias agrícolas blancas durante un período de cincuenta años. Es la magia del interés compuesto.

Como solía decir uno de mis antiguos socios: «El flujo de caja es más importante que tu madre».

Muchos cargamentos más tarde

Ya hace más de cincuenta años desde que los barcos que transportaban los productos agrícolas blancos de Sam y Dave atracaron en Nueva Orleans. No sé lo que fue en 1947el Producto Narco Nacional (el término de Solari para esa porción del PIB que proviene de los narcodólares), pero digamos que fue de mil millones de dólares más o menos. En la actualidad se calcula que el Producto Narco Nacional es globalmente de unos 400.000 millones de dólares y más de unos 150.000 millones de dólares en Estados Unidos.

Es útil considerar el negocio globalmente, ya que Estados Unidos es el líder mundial en el lavado de dinero global. Según el Departamento de Justicia, EE.UU. lava entre 500.000 millones de dólares y 1 billón por año. Tengo poca idea de qué porcentaje de eso es en narcodólares, pero es probablemente algo seguro si suponemos que se sitúa por lo menos entre 100.000 y 200.000 millones de dólares, que tienen que ver con el comercio de importación y exportación y el comercio minorista de drogas.

Bueno, así que pensemos en cuántos beneficios han acumulado Sam y Dave en sus cuentas bancarias y en la bolsa.

Supongamos que el producto narco bruto de EE.UU. en 1947 fue de 1.000 millones de dólares y que ha aumentado a unos 150.000 millones de dólares en la actualidad. Supongamos una línea recta de crecimiento de 1.000 millones a 150.000 millones, así que el negocio crece en unos 3.000 millones por año y luego se detiene en 150.000 millones de dólares, ya que el Índice Solari ha bajado a cerca de 0. EE.UU. está tan intoxicado con drogas ilegales que ya no puede ir más lejos, y el crecimiento está bajo control en las sustancias de la «Lista II» que se han extendido a Ritaline y a otras drogas Similares a la cocaína para niños que los programas y el seguro médico gubernamental financiarán ahora.

Tomemos el margen del GRAN PORCENTAJE que calculamos el margen neto de Dave, el hombre de la droga, Digamos que cada año desde 1947 hasta 2001, que los flujos de caja de las ventas disponibles para ser reinvertidos, provenientes de los beneficios de la droga crecieron en 3.000 millones de dólares por año, multiplicando por esa cantidad de veces el GRAN PORCENTAJE. Bueno, supongamos que los beneficios reinvertidos aumentaron a una tasa compuesta de crecimiento de los 500 de Standard & Poor al ser reinvertido con el pasar del tiempo.

Esa cifra es un cálculo del patrimonio neto que pertenece y es controlado por los que se han beneficiado con el narcotráfico. El total de los narcodólares. ¿Cuánto dinero es eso? Hice una vez una planilla de Excel para calcular el narcocapital total en la economía.

Mis cifras mostraron que Dave, el hombre de la droga, no sólo compró las compañías de Sam sino que posee – si incluyes otros flujos de caja del crimen organizado – una posición de control en casi todo lo que hay en la Bolsa de Nueva York.

Si lo piensas, ese análisis tiene sentido. La gente con el GRAN PORCENTAJE – el gran margen en efectivo – tenían que terminar por ser ricos y por estar en el poder y los que se sacan la ya-sabes-qué para ganar un PORCENTAJE BAJO – un margen bajo – terminarían trabajando para ellos.

Un ejemplo tomado del mundo real Richard Grasso del NYSE (Bolsa de Nueva York) y el colmo de la «venta en frío»

Para que no vayan a pensar que mi comentario sobre la Bolsa de Nueva York es demasiado contundente, echemos un vistazo a lo que ocurrió antes de que se acelerara nuestra «guerra a la droga» a través del Plan Colombia, rompiendo cabezas por la parte de mercado de los narcodólares en Latinoamérica. A fines de junio de 1999, numerosos servicios de noticias, incluyendo a Associated Press, informaron que Richard Grasso, presidente de la Bolsa de Nueva York [NYSE] voló a Colombia para reunirse con un representante de Raúl Reyes, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), los supuestos «narcoterroristas» con quienes ahora estamos en guerra.

El propósito del viaje fue «llevar un mensaje de cooperación de los servicios financieros de EE.UU.» y discutir las inversiones extranjeras y el futuro papel de los negocios de EE.UU. en Colombia.

Leyendo un poco entre líneas, me di cuenta de que la misión de Grasso se relacionaba con la continua circulación de capital de la cocaína a través del sistema financiero de EE.UU. Las FARC, los rebeldes colombianos, estaban invirtiendo sus beneficios en el desarrollo local sin la ayuda del sistema bancarios y de inversiones de EE.UU. Peor todavía para la perspectiva de la importancia para el mercado bursátil de EE.UU. del lavado de entre 500.000 millones y 1 billón de dólares por año – las FARC estaban llamando a se descriminalizara la cocaína.

Para comprender la amenaza de la descriminalización del narcotráfico, vuelvan al cálculo de Sam y Dave y vuelvan a calcular las cifras lo que significaría la descriminalización o sea que GRAN PORCENTAJE se reduciría AL PORCENTAJE BAJO y lo que eso significaría para los flujos de caja de Wall Street y Washington. Se acabarían los narcodólares, se acabaría la reinversión en los mercados bursátiles, no más donaciones para las campañas electorales.

Sólo unos pocos días después del viaje de Grasso, BBC News informó sobre un informe de la Oficina de Contabilidad General de EE.UU. [GAO, por sus siglas en inglés] al Congreso que decía: «La producción de cocaína y heroína de Colombia subiría hasta un 50 por ciento al desplomarse la guerra a la droga respaldada por EE.UU., debido sobre todo a la creciente fuerza de los rebeldes marxistas». Deduje de este incidente que la liquidez del NYSE dependía suficientemente de los elevados márgenes de los beneficios de la cocaína (GRAN PORCENTAJE) como para que su presidente estuviera dispuesto a que Associated Press reconociera que estaba haciendo «ventas en frío» en zonas de paz controladas por los rebeldes en las aldeas colombianas. «Ventas en frío» es lo que solíamos llamar las visitas en busca de más negocios que solíamos hacer a gente con los que todavía no habíamos comerciado cuando yo trabajaba en Wall Street.

Supongo que el viaje de Grasso no tuvo éxito en lograr un cambio de la marea del flujo de caja. Por lo tanto, el Plan Colombia se mueve aprisa para tratar de que los narcodepósitos salgan del control de las FARC y vuelvan al control de nuestros aliados tradicionales e, incluso si eso no resulta, que la participación de Citibank y de todos los demás grandes bancos e instituciones financieras de EE.UU. en Latinoamérica crezca continuamente.

¿Hay quién se interesa por comprar Banamex?

El mapa del narcodinero

Para ver los mercados de la droga es útil lanzar un vistazo al mapa de Estados Unidos.

¿Cuáles son los cuatro estados con la mayor participación en el mercado del narcotráfico?

Hazte un mapa si quieres y márcalos.

Sí, ya los ves.

Nueva York, California, Texas y Florida.

Tiene sentido, Son los estados más grandes. Tienen grandes áreas costeras y fronterizas, y grandes puertos. Tendría sentido que la población creciera en los estados grandes donde crece el comercio y los negocios. Si vuelves a mirar el comienzo de «Narcodólares para principiantes», describimos dos negocios. Uno fue el negocio de azúcar de Sam que tenía un PORCENTAJE BAJO de beneficios. El otro era el negocio de la droga de Dave que tenía un GRAN PORCENTAJE de beneficios. Tendría sentido que esos cuatro estados fueran realmente grandes tanto en el negocio del azúcar de Sam y en el de la droga de Dave.

Ahora bien. ¿Cuáles son los cuatro estados con el mayor negocio en el lavado de dinero de los narcobeneficios y otros beneficios del crimen organizado?

¿Sorpresa? Los mismos cuatro estados. Son todos conocidos como fortalezas del poder bancario: Nueva York, California, Texas y Florida.

¿Y ahora qué? ¿Cuáles son los cuatro estados con los mayores negocios en la toma de los narcobeneficios y su uso en depósitos en un banco, o para comprar otra compañía, o para iniciar una compañía nueva, o sólo para comprar acciones en la bolsa? Es lo que llamo el negocio de la reinversión.

¿Los mismos cuatro, verdad? Nueva York, California, Texas y Florida.

¿Quiénes eran los gobernadores de esos cuatro estados en 1996?

Veamos, Jeb Bush era gobernador de Florida. El gobernador Jeb es hijo de George H. W. Bush, el antiguo jefe de una compañía petrolera en Texas y México, ex jefe de la CIA y ex jefe de varios esfuerzos contra la droga como vicepresidente y presidente. En aquel entonces, George W. Bush, también hijo de George H. W. Bush, era gobernador de Texas. Así que los gobernadores de dos de los estados con la mayor parte en el mercado del narcodólar también, por casualidad, eran hijos del antiguo jefe de la policía secreta.

¿Piensan que es posible llegar a ser gobernador de un estado con el apoyo de los negocios con BAJOS PORCENTAJES, contra la oposición de los negocios con los GRANDES PORCENTAJES, particularmente después de que los beneficios con GRANDES PORCENTAJES han adquirido todos los negocios con beneficios de BAJOS PORCENTAJES?

¿Y el presidente?

Desde luego, George W. es presidente ahora, impulsado por la recolección de fondos más exitosa para una campaña electoral en la historia de la civilización occidental. ¿Saben ahora por qué Hillary Clinton quería ser senadora por Nueva York? ¿Saben ahora por qué Andrew Cuomo quiere ser gobernador de Nueva York y se dice que está haciendo sondeos para ver si la gente lo asocia con la mafia y el crimen organizado?

Si lo piensas te darás cuenta de que, para vencer, el presidente habría necesitado ganar para sí a la mayoría de la gente que dona dinero procedente de los negocios de PORCENTAJES BAJOS, pero controlar al mismo tiempo la reinversión del flujo de caja de la industria de GRANDES PORCENTAJES de beneficios . La competencia por el apoyo de la gente que controla la reinversión de los GRANDES PORCENTAJES de beneficios en los principales estados sería feroz. Según el análisis del Center for Responsive Politics de las elecciones de 2000, los donantes en California, Nueva York, el distrito del área de Columbia Metro (que está repleto de abogados y lobbyistas que representan a todos los demás estados), Texas y Florida, contribuyeron 666,8 millones de dólares, o sea aproximadamente un 47 por ciento del total de 1.427 millones de dólares en donaciones. Sólo voy a parafrasear a Tina Turner cantando en el fondo, si quieres canturrea con nosotros,… «What’s drugs got to do…got to do… with it?» [¿Qué tiene que ver la droga?]

Saliendo de la central de los narcodólares

En 1996, mi compañía y yo fuimos objetivo de un informante privado y de un grupo de investigadores que trabajaban para el Departamento de Justicia y el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE.UU. [HUD, por sus siglas en inglés]. Si alguna vez has visto la película «Enemigo del Estado» con Will Smith y Gene Hackman, comprenderás como funciona la cosa.

Will Smith representa el papel de un exitoso abogado de Washington que es el objetivo de una engañosa trampa y calumnia por parte de una agencia de inteligencia de EE.UU. Los fantasmagóricos individuos tienen acceso a toda velocidad a hasta la última información en la base de datos de la autovía de la información – desde la cuenta bancaria de Will a sus conversaciones telefónicas – y los medios para orquestar una campaña de calumnias a través de la prensa y los tipos del Consejo de Relaciones Exteriores.

El organizador de una conferencia de inversiones me presentó una vez, diciendo: «¿Quién ha visto la película ‘Enemigo del Estado’? La mujer que les voy a presentar representó el papel de Will Smith en la vida real».

Un día, yo era una empresaria acaudalada con una hermosa casa, un negocio exitoso y dinero en el banco. Había sido socia y miembro del consejo de directores de una firma de Wall Street y luego Secretaria Adjunta de Vivienda – Comisionada Federal de Vivienda durante la administración Bush. Había sido invitada a servir como gobernadora del Consejo de la Reserva Federal, pero en lugar de hacerlo inicié mi propia compañía en Washington: The Hamilton Securities Group. Gracias a nuestro liderazgo en la tecnología digital, el software financiero y el análisis, a Hamilton le iba bien y estábamos listos para un importante crecimiento financiero.

Una de mis innovaciones en software: Community Wizard, ayudó a comunidades a tener acceso a datos sobre cómo todo el dinero funciona en su área. Accesible a través de Internet, Community Wizard sacaba a la luz un modelo poco usual de incumplimientos en hipotecas del HUD y otras pérdidas del gobierno y de los propietarios de viviendas en áreas en las que la CIA había admitido que facilitaba el tráfico de cocaína de patrocinadores de Irán-Contra.

Según la CIA, pagábamos a nuestro gobierno para que ayudara que se ganaran narcodólares de un modo que – si se leían los mapas de dinero, parecidos a una tira cómica, de Community Wizard – estaba costando a los contribuyentes y a los propietarios de viviendas miles de millones de dólares.

Lo que siguió fue que me persiguieron, que pasé por 18 auditorias e investigaciones y una campaña de calumnias dirigida no sólo en contra mía, sino también contra miembros de mi familia, colegas y amigos que me ayudaron. Creo que la campaña de calumnias partió de los niveles más elevados. Durante más de dos años, viví un serio acoso y vigilancia físicos. Incluyeron robos, acecho, el seguimiento de mis invitados y el depósito de animales muertos delante de mi puerta. La parte más dura fue la necesidad de guardar silencio sobre el peligro físico por temor a que me costara más apoyo o dañara mi credibilidad. La mayor parte de la gente simplemente no cree que cosas semejantes sean posibles en EE.UU.

En 1999, lo vendí todo para pagar lo que hasta la fecha asciende a unos 6 millones de dólares en costos legales y administrativos. Mi cálculo del patrimonio destruido y de los costes en daños y oportunidades es de 250 millones de dólares. Pasé a un sistema de vida en diferentes sitios de modo impredecible esperando que al hacerlo aumentara el coste de la vigilancia y del acoso y que así disuadiría a mis atormentadores.

Los sitios elegidos para mudarme estaban lo más lejos posibles de los pasillos del poder en Washington y Wall Street repletos de gente que se beneficia de los narcodólares y su reinversión. Esa estrategia – combinada con un excelente trabajo legal y administrativo de un equipo de primera, de gente muy valerosa – ha logrado superar la persecución. Me ayudó a comprender cómo funciona nuestra adicción económica a los narcodólares y cómo drena nuestros vecindarios. Me uní a miembros de mi familia, amigos y sus vecinos que estaban siendo expoliados. Cuatro días después de que Insight Magazine publicara su portada sobre mi caso durante este verano, el investigador jefe que nos atacaba renunció inesperadamente. Tres semanas después suspendieron repentinamente la última de 18 auditorias e investigaciones. Un artículo subsiguiente de Paul Rodríguez de Insight describió la investigación cerrada como algo que «muchos dentro de HUD y del Departamento de Justicia consideraron como una venganza política contra Fitts». Había ocurrido el milagro. Hemos superado un ataque serio. Como en la película en la que Will Smith sale bien parado, mi historia tiene un final feliz. Es un sentimiento maravilloso. Como dijera Winston Churchill: «Nada es más tonificante que el que te disparen sin resultados».

Creo que uno de los motivos para mi final feliz fue que nuestras acciones para enfrentar la investigación reflejaron la percepción de los narcodólares que había adquirido viviendo y viajando por todo EE.UU. y conversando con la gente de todos los sectores sobre cómo los narcodólares tenían impacto sobre nuestras vidas y nuestros vecindarios en muchos sitios diferentes. La percepción de los narcodólares es algo que tengo que saber para ayudar a los empresarios en todo el país a realizar tratos y negocios que eleven al mismo tiempo el Índice Solari y el Dow Jones en nuestros vecindarios.

Donde yo vivo, la gente no quiere saber lo que está mal en el Titanic. No quieren saber que hay una inundación de narcodólares que nos arrolla. Ya saben esas cosas. Lo que quieren saber es cómo construir arcas.

Georgie, Filadelfia oeste y la Bolsa

Uno de mis nuevos hogares está en la ciudad de Filadelfia, cerca de donde crecí en Filadelfia oeste. Otra está en una hermosísima y unida comunidad agrícola en Hickory Valley, Tennessee donde la familia de mi padre ha vivido desde los años cincuenta del Siglo XIX.

Una vez al mes conduzco a Filadelfia desde mi casa en Hickory Valley, para asistir a una reunión de consejo. Me quedo en un hermoso apartamentito en el primer piso de una casa adosada de propiedad de mi amiga Georgie.

Georgie es una de mis personas favoritas en el mundo. Vive en el apartamento en el segundo piso. Una de las cosas que más me gustan en la vida es estar con Georgie. Vemos a Oprah, conversamos, vamos al cine, nos reímos comiendo helados de nombres largos y galletas. Georgie es una súper cocinera y mi pequeño apartamento se llena a diario de perfumes de algo delicioso que Georgie está preparando.

Un día, Forest, mi perro, y yo estábamos en el apartamento de Georgie para gustar un plato fresco de scrapple [maíz y cerdo] que Georgie había frito esa mañana. La conversación se orientó hacia los narcodólares, Georgie dijo que el intento de formarse una idea completa simplemente era demasiado abrumador. ¿No podría explicarle todo sin utilizar las palabras millones o billones – sólo dólares y centavos en el lenguaje sencillo de nuestro vecindario en Filadelfia oeste?

Siempre encuentro el mismo problema cuando quiero explicar los flujos de dinero internacional a madres y abuelas. La mayoría de las mujeres verdaderamente impresionantes quieren saber del mundo real. El mundo de la gente real – su mundo lleno de hijos y nietos y otros niños que adora. Así que sacamos una hoja de papel y comenzamos a calcular.

Cada día hay dos o tres adolescentes en la esquina frente a nuestra casa en Filadelfia vendiendo drogas. Nos imaginamos que si tenían un trato de un 50% con su suministrador, vendían 300 dólares al día cada uno y trabajaban 250 días al año, que su proveedor pasaría beneficios de unos 100.000 dólares a través de un restaurante de comida rápida que forma parte de una compañía cotizada en la bolsa.

Si suponemos que esa compañía tiene un valor en la bolsa que es un múltiple de 20 a 30 veces sus beneficios, un puñado de adolescentes analfabetos podría generar entre unos 2 y 3 millones de dólares de valor bursátil para una gran corporación, para no hablar de un hermoso flujo de depósitos y negocios hacia los bancos y compañías de seguros de Filadelfia.

El dilema del narcodólar_ el Índice Dow Jones sube, el Índice Solari baja

Como lo describí al comienzo, el Índice Solari es mi manera de calcular lo bien que le va a un lugar. Se basa en el porcentaje de gente en un lugar que cree que un niño puede dejar su casa e ir al lugar más cercano a comprar un helado y volver sano y salvo a su casa. El Índice Solari trata de lo seguro que te sientes, tus niños, y los de tus vecinos. Cuando yo era niña y crecí en los años cincuenta en 48 y Larchwood en Filadelfia oeste, el Índice Solari era de un 100 por ciento. Era inimaginable que un niño no estuviera seguro al correr a las tiendas en Spruce Street a comprar un helado y jugar al flíper. El Dow Jones era de unos 500 puntos, el Índice Solari era de un 100 por ciento y nuestra deuda por persona era muy baja. Por cierto no pensaba así en esa época. Todo lo que sabía era que la vida en la calle con mis compinches era agradable.

En la actualidad, el Dow Jones está a más de 9.000, la deuda por persona es de más de 100.000 dólares, y pienso que el Índice Solari en mi vecindario es de un 0 por ciento. La vida en la calle dejó de ser agradable.

Para comprender cómo funciona todo esto, tenemos que comprender el «pop»

No es sólo el beneficio Hablemos del Pop

Ahora viene una parte que es particularmente difícil para las mujeres. Costó varios intentos en nuestra hoja antes de que Georgia comprendiera lo que le estaba diciendo.

El poder de los narcodólares surge cuando combinas el narcotráfico con el mercado bursátil. «Pop» es una palabra que aprendí en Wall Street para describir el múltiple de ingreso al que se hacen las transacciones con una acción. Así que una acción como PepsiCo se vende a 20 veces sus ingresos, significa que por cada 100.000 dólares de ingresos que produce, su valor bursátil aumenta 2 millones de dólares. La compañía podrá producir 100.000 dólares, pero su «pop» es de 2 millones. La gente gana dinero en el mercado bursátil como resultado del aumento del valor de las acciones. En Wall Street todo es «pop».

La gente que posee una corporación gana dinero con el aumento del valor de las acciones. Así que una compañía tiene inversionistas, y los inversionistas más poderosos son típicamente grandes instituciones que, típicamente, están representadas en el directorio de la compañía. El directorio es el grupo de personas que decide lo que sucede. Los altos funcionarios de la gerencia que dirigen a diario la compañía también están en el directorio. La mayor parte del dinero que ganan proviene de opciones que obtienen para alentarlos a que logren que las acciones suban para los inversionistas. Eso significa que todo el que dirige la compañía quiere que las acciones suban. La manera de lograrlo es aumentar los ingresos netos o aumentar el múltiple al que se comercian las acciones. Así que en el caso de PepsiCo arriba mencionado, si la gerencia aumenta las ventas de gaseosas de manera que los ingresos netos aumenten 100.000 dólares, las acciones suben 2 millones. Ahora, digamos que el directorio y la gerencia hacen toda una serie de cosas para atraer más inversionistas y mejorar la imagen de la compañía y, como resultado, las acciones comienzan a comercializarse a 22 veces los beneficios. Entonces, el valor de las acciones sube aún más. Sea aumentando los ingresos netos o aumentando el múltiple al que el mercado bursátil evalúa los beneficios de la compañía, el directorio y la gerencia se concentran en hacer que las acciones suban. Así trabaja su dinero. El que gana en el juego corporativo global es el individuo que tiene más ingresos que pasa por las acciones con el múltiple más elevado. Es el jugador pop que gana. Como el individuo que gana en Monopoly porque compra todas las propiedades en el tablero, puede comprar todas las demás compañías.

Así que, si tengo una compañía que tiene ingresos de 100.000 dólares y acciones que se comercian a 20 veces los beneficios, si puedo encontrar una forma de pasar 100.000 dólares de ventas de narcóticos de unos pocos adolescentes en Filadelfia oeste a través de mis balances, puedo hacer que mi valor bursátil aumente de 2 millones a 4 millones de dólares. Puedo duplicar mi «pop». Es una utilidad rápida de 2 millones, sólo porque coloqué a unos pocos adolescentes que hacen bajar el Índice Solari en su vecindario. El resultado: puedo ganar un montón de dinero rápido con el aumento del valor de las acciones y la baja del Índice Solari.

Bien, ¿qué significa todo esto para el Índice Solari en Filadelfia? Si soy un grupo de madres en mi vecindario que quiere que el Índice Solari vuelva a un 100%, ¿qué me lo impide?

Bueno, si el Departamento de Justicia tiene razón, entre 500.000 millones y 1 billón de dólares de dinero son lavados cada año en EE.UU., entonces entre 20 y 40.000 millones de dólares deben pasar cada año por el distrito de Filadelfia de la Reserva Federal. Suponiendo un margen de 20% para los beneficios del GRAN PORCENTAJE y un múltiple de 20 veces en las acciones de las compañías que Dave y sus inversionistas utilizan para lavar el dinero, consideremos qué parte del valor bursátil sería «adicta» a la droga y a los beneficios del lavado del dinero que fluyen a través del área de Filadelfia.

El valor total del mercado bursátil generado en el área de Filadelfia con ventas minoristas de narcóticos entre 20 y 40.000 millones de dólares, sería de aproximadamente entre 80 y 160.000 millones de dólares. Si se suman todas estas cosas se podría, con deudas y otros medios, aumentar los múltiples, y lograr que sea aún más elevado, digamos entre 100.000 y 250.000 millones de dólares.

Suponiendo que haya 3 millones de personas en el área de gran Filadelfia, el valor total de mercado bursátil generado promediaría entre unos 27.000 y 85.000 dólares por persona. Imaginen lo que ocurriría a la economía en Filadelfia si ese valor del mercado bursátil repentinamente desapareciera porque todos los adolescentes en Filadelfia dejaran de traficar con, o de comprar, drogas.

Imagina lo que ocurriría al múltiple de tus acciones si fueras un mandamás corporativo de Filadelfia y no manejaras narcodólares o grandes compras estimuladas por narcodólares a través de tus balances financieros y no atrajeras narcodólares para reinvertir en tus acciones. ¿Qué pasaría con tus ingresos corporativos y tus beneficios con acciones si no les gustas a los que invierten narcodólares – acumulados durante los últimos cincuenta años gracias a la multiplicación por su mágico interés compuesto? ¿Qué van a pensar de ti todos los que en Filadelfia perderían dinero por la baja de tus acciones?

El Departamento de Justicia dice que lavamos entre 500.000 millones y un billón de dólares. Multiplica eso por un GRAN PORCENTAJE de margen de beneficios por flujo de caja. Y ahora calcula qué parte de esos ‘ingresos’ pasan por las declaraciones de ingresos de los bancos y compañías cotizados en la bolsa y multiplica esa cifra por el múltiple de ingresos al que se comercian sus acciones.

Ahí lo tienes, no sé a qué cifra llegaste. Todo lo que sé es que, como solía decir Ed Sullivan, es «¡realmente, realmente GRANDE!»

¿Quién puede competir con el gobierno? – John Gotti, Jr.

El pop de la franquicia de comida rápida en Hickory Valley-Filadelfia

Dos cosas me ayudaron a comprender el lavado de dinero en EE.UU. En primer lugar, conduje una vez por mes desde Hickory Valley a Filadelfia y anduve por el campo con mi perro Forest, y toda clase de gente comenzó a enseñarme como trabaja el dinero – camioneros y las señoras que dirigen moteles de marca y la gente que trabaja en los turnos de noche en los mercados de comida en las gasolineras. Segundo: leí «»Black Money» [Dinero negro], una novela de misterio de Michael Thomas, un antiguo socio de la firma de Wall Street, Lehman Brothers.

En «Black Money» un investigador del gobierno que investiga un fraude de Ahorros y Préstamos comienza a estudiar los ingresos y gastos de una cadena de comida rápida, que tiene muchos más depósitos por ventas que las ventas de pizzas. Mientras Thomas se pasea por un puñado del número casi infinito de posibles trucos conocidos por la humanidad para lavar dinero, comienzas a percibir un sentido en algunos de los aspectos económicos de las franquicias de comida rápida que no tienen nada que ver con la alimentación de la gente.

Después que terminé «Black Money» comencé a prestar atención a «como trabaja el dinero» en las franquicias de comida rápida y moteles en cada salida de la autovía entre Tennessee y Filadelfia. Lo que noté al respecto es que no importa por dónde condujera – de día o de noche, día de semana o wikén – algunos estaban sorprendentemente vacíos. Por cierto, los restaurantes de una o dos marcas se caracterizaban por estar perpetuamente desiertos. Conversaciones que tuve cada vez que me detenía, completaron algo aquí y allá sobre cuánto dinero entraba y salía en el negocio de los alimentos y del comercio minorista.

Algunos cálculos rápido sobre lo que se gastaba por salida de la autovía para comenzar y para operar todos los establecimientos minoristas en relación con lo que entraba por la puerta en cuanto a negocio legítimo, me dijo que algunos negocios tenían que ser una excusa – una excusa para generar ganancias de capital bursátil combinando dinero lavado o beneficios artificiales con franquicias minoristas – o las dos cosas.

Los problemas que esto causa a la gente que trata de operar un negocio honesto son numerosos. Los problemas que crea para nuestro trabajo, la ética y la cultura, también lo son. Da cada vez más responsabilidad a la gente de bajo rendimiento, y todos comenzarán a seguir su ejemplo y a comportarse del mismo modo.

Por ejemplo, conduje 16 kilómetros a Bolívar, sede de nuestro condado, para pasar por el tren de lavado de la gasolinera local de una gran cadena cotizada en la bolsa. Traté de pagar un lavado de 3 dólares con cuartos de dólar. Me dijeron que no aceptan monedas. Era política de la compañía. El recuento de monedas causa demasiado trabajo, dijo la persona en la entrada y luego el gerente, mientras permanecían sentados, conversando con sus amigos, sin otro cliente a la vista. Así que volví a mi coche, y conduje la misma distancia de vuelta a casa y lavé mi coche con una manguera y algunas toallas de papel, ya que la economía simbólica estaba demasiado ocupada para preocuparse por clientes regulares o para hacer un trabajo real en un mundo concreto.

Si te sientes muy dinámico, conduce por algunos sectores con una fuerte concentración de franquicias de comida rápida y de moteles. Trata de calcular las cifras. Ve como funcionan para ti en tu lugar. ¿Están tus negocios locales en el comercio minorista o en el negocio del lavado de dinero, o en las dos cosas?

Otra técnica rápida y sucia para tu vecindario es tomar la cifra del Departamento de Justicia de entre 500.000 millones y 1 billón y dividirla por 281 millones de estadounidenses para tener un cálculo «por estadounidense» de la parte del lavado de dinero en el mercado. Ahora multiplica el resultado por la cantidad de personas en tu área. Divídelo por la cantidad de bancos locales. ¿Qué te dicen las cifras?

La próxima vez que estés en la calle, ve si puedes adivinar dónde está el dinero. En alguna parte tiene que estar.

El control anti-droga El núcleo del dilema

Tiendo a no empantanarme en discusiones sobre cómo las diversas industrias de policía, lucha anti-droga y las fiscalías se relacionan con los narcodólares.

Lo que sigue es mi resultado sobre cómo trabaja el dinero respecto al control y la lucha contra la droga. Cada año, desde que era niña, el Índice Solari ha bajado y los presupuestos que pago como contribuyente para financiar más control, prosecución y encarcelamiento han subido. Si consideras lo que pagan los contribuyentes, pensarías que estamos recuperando todos los gastos de la industria del narcodólar.

Mientras más pagamos por el control de la droga, más baja el Índice Solari y más suben los beneficios de la droga. Mientras más pagamos por la seguridad nacional, más miles de cargamentos de productos agrícolas blancos parecen moverse sin problemas en una y otra dirección por las fronteras.

Después de cincuenta años, la correlación está documentada y es evidente.

Lo que también es obvio es que la persona que tiene ayuda infiltrada de las burocracias de la seguridad nacional, los servicios de inteligencia, de control, mantenimiento del orden y las fiscalías, tendrán los mayores márgenes de GRAN PORCENTAJE.

John Gotti, Jr., que no es una fuente fiable, al preguntarle un reportero si la familia Gotti de Nueva York traficaba o no con narcóticos, dijo: «No. ¿Quién puede competir con el gobierno? La CIA, tampoco una fuente fiable, respalda la posición de Mr. Gotti. Según el propio Inspector General de la CIA, el gobierno ha estado facilitando el narcotráfico. Por cierto, según la CIA y el DOJ (siglas en inglés de Departamento de Justicia), la CIA y el DOJ crearon un memorando de acuerdo que permitía que la CIA ayudara a sus aliados y activos para que traficaran con drogas, y que no tendría que informar al respecto.

De donde yo vengo los poderosos pagan por el rendimiento. Sólo puedo presumir que los narcodólares obtienen el rendimiento que desean de los gastos de nuestros dólares tributarios para más y más control de la droga. Después de todo el control de la droga mantiene elevados los beneficios y el control de la franquicia.

El mejor ejemplo que tengo es mi propio caso. Mi cálculo es que el establishment del control federal de la droga debe haber gastado más en acosarme durante los últimos seis años, de lo que han gastado en capturar a Bin Laden después del 11-S. Es evidente que en mi caso no se vieron obstaculizados por la necesidad de respetar el espíritu o la letra de la ley. Deduzco que el modelo Solari no es tan bueno para los negocios del narcodólar y del lavado de dinero como lo era Bin Laden – por lo menos hasta hace poco.

La droga como divisa

Uno de los desafíos al hacer cálculos sobre el negocio de los narcóticos es que la droga no es siempre una mercancía – a veces la droga es una moneda utilizada para pagar por otras cosas.

La industria de armamentos vende a veces a países del tercer mundo, o a grupos como los terroristas, que no pueden pagar con dinero, pero que pueden pagar con drogas. Así, por ejemplo, no es poco usual ver operaciones de transborde de armas por drogas, en los que el pago por las armas es aceptado en drogas y luego las drogas son vendidas en EE.UU. para facilitar el comercio con armas y los beneficios.

Un ejemplo es la operación Irán-Contra en Mena, Arkansas. Se ha afirmado que Oliver North y la Casa Blanca (el Consejo Nacional de Seguridad) traficaban con drogas a través de Mena, no para ganar dinero, sino para facilitar embarques de armas. Mena ha recibido atención como resultado de sus presuntas contribuciones financieras para la elevación de Bill y Hillary Clinton a la prominencia nacional.

También se ve la relación armas-drogas cuando estimas como trabaja el dinero respecto a los beneficios privados financiados de diversas maneras por el contribuyente. ¿Qué tienen en común Vietnam, Kosovo, el Plan Colombia, Afganistán? Drogas, petróleo y gas, armas. Suma el oro, las divisas y la parte del mercado bancario y tendrás los que encabezan la lista de control para comprender cómo trabaja el dinero en cualquier guerra o «conflicto de baja intensidad» en todo el globo.

Muchos de los miembros de nuestro liderazgo global fueron entrenados en el tráfico de estupefacientes en tiempos de guerra en Asia durante la Segunda Guerra Mundial. George H. W. Bush y su generación vieron como nuestro aliado Chiang Kai Shek financiaba su ejército y sus operaciones clandestinas con opio. Me dicen que los Tigres Voladores fueron el modelo que enseñó a Air America cómo transportar droga.

Si investigas la historia de la familia y de las redes familiares de los dirigentes de EE.UU. y de numerosos otros líderes en todo el mundo, lo que encontrarás es que el tráfico de drogas y armas es un tema multigeneracional que se ha entrelazado por toda Asia, Norteamérica, Europa. Latinoamérica y Eurasia y de vuelta, pasando por la City de Londres y Wall Street, para llegar a los grandes consorcios del capital financiero. Muchas grandes fortunas estadounidenses y británicas se originaron en el comercio del opio chino.

Uno de los beneficios de saber cómo funcionan los narcodólares es que ayuda a analizar el lavado de dinero y las noticias de comercio con información confidencial respecto a la Guerra contra el Terror. El terrorismo y el narcotráfico a menudo se asocian mediante el uso de narcóticos como moneda. Los terroristas necesitan fusiles. Los narcodólares necesitan protección privada y operaciones clandestinas.

En defensa de los barones de la droga estadounidenses

Estamos en 1947. Quieren asegurar que EE.UU. gane en el gran juego de la globalización. El ganador será el país que acumule la mayor fuente de capital para financiar sus corporaciones y la inversión en nueva tecnología. Es un problema, porque los estadounidenses votan por dirigentes que les ayuden a gastar, no a ahorrar. No importa cuán duro trabaje Sam, el azucarero y no importa cuánto ahorre, ¿cuánto capital se puede acumular a PORCENTAJES BAJOS? Es justo decir que no basta con superar a la red de inversiones que puede juntar capital a tasas de crecimiento de GRAN PORCENTAJE.

Por cierto, lo que muestra una historia de narcotráfico y de piratería y de varias otras formas de crimen organizado durante los últimos quinientos años es que nuestros dirigentes se han enfrentado a un dilema durante siglos. Lo único más peligroso que ser sorprendidos en el crimen organizado, es no tener el control del dinero reinvertido que proviene de éste. Por eso, los monarcas jugueteaban con los piratas en tiempos isabelinos y sin duda lo han estado haciendo desde entonces.

Después de los impuestos, el crimen organizado es cómo la sociedad forma acumulaciones de capital en efectivo a bajo coste. El crimen organizado es un negocio de capital bancario y de riesgo.

Así que la realidad es que si quieres controlar el flujo de caja y el capital que controlan los Altos Fondos hay que controlar los flujos de caja generados por los Bajos Fondos. Por cierto, tienen que existir los bajos fondos. Si no existen, habría que ilegalizar algunas cosas para comenzar.

Hay algo esencial en cómo el dinero funciona con los narcodólares. Si Sam no toma el camino de la droga, Dave le quitará a su mujer, a su amante, a su banquero, comprará su compañía, comprará a su congresista y será la estrella en las caridades locales. Todos lo admirarán y le prestarán atención.

Es el poder del interés compuesto.

Es 1947. Si no lo haces, serás el perdedor. ¿Qué harías?

El problema pogo Hemos encarado al enemigo y él somos nosotros

El dilema de Sam y Dave de «traficar o no traficar» se empeora por el poder de la opinión pública.

El verano pasado, hice una presentación llamada «Cómo el dinero funciona en el crimen organizado» ante un maravilloso grupo de unas 100 personas en una conferencia anual por una fundación de orientación espiritual en Filadelfia. Se trata de un grupo de gente comprometido con la contribución de la evolución espiritual de nuestra cultura.

Después de describir los diversos dilemas de Sam y Dave, con el negocio de BAJOS PORCENTAJES de Sam con el azúcar y del GRAN PORCENTAJE de beneficios de Dave en el negocio de la droga, así como la intersección entre el mercado bursátil y la recolección de fondos para las campañas y los narcodólares durante cerca de una hora, pregunté al grupo lo que sucedería con el mercado bursátil si descriminalizáramos o legalizáramos las drogas

La bolsa se derrumbaría, dijeron.

¿Qué le pasaría al financiamiento del déficit del gobierno si impusiéramos todas las leyes contra el lavado de dinero? Ya que la mayoría de las transferencias bancarias son agrupadas y pasadas por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, ¿no sería tan difícil, verdad?

Los impuestos podrían aumentar. Peor, todavía, podrían acabarse los cheques del gobierno, dijeron. Entonces les pedí que se imaginaran un inmenso botón rojo frente al atril. Mediante el poder de nuestras imaginaciones, si apretaran ese botón podrían descriminalizar el narcotráfico y detener todo el lavado de dinero en Estados Unidos.

¿Quién apretaría el botón?

Resulta que en una audiencia de unas 100 personas comprometidas con el desarrollo espiritual de nuestra sociedad, sólo una persona apretaría el botón. Después de pensarlo, 99 no lo harían. Pregunté por qué.

Dijeron que si apretaban el botón, sus fondos mutuos bajarían y podrían acabarse sus cheques del gobierno.

Comenté que lo que ellos proponían era que toda una infraestructura de gente continuara vendiendo drogas a sus hijos y a sus nietos para asegurar que sus fondos mutuos y de pensión siguieran teniendo un alto valor.

Dijeron sí, es verdad.

Por eso digo que EE.UU. no está tan adicto a la droga como a los narcodólares.

El dilema del Consejo Nacional de Seguridad en 1996 La prueba de fuego

Estamos en agosto de 1996. Gary Webb acaba de revelar su historia en el San Jose Mercury News sobre cómo la CIA ayudó a traficar con drogas en el sudcentro de Los Ángeles. Ha presentado los documentos legales en su sitio en la Red. La prueba es concreta. El gobierno trafica con drogas. La compañía de Catherine Austin Fitts publica un instrumento en la Red llamado Community Wizard que muestra mapas con software de Geographic Information Systems que incluye modelos de no-pago de hipotecas de HUD en las áreas de Los Ángeles con la mayor concentración de narcotráfico de Irán-Contra apoyado por la CIA.

Los modelos entre las hipotecas no-pagas de HUD y los narcodólares son peligrosamente parecidos.

Qué harías si fueras Bob Rubin (Secretario del Tesoro, ahora Co-Presidente de Citicorp) Larry Summers (Secretario Adjunto del Tesoro, ahora Presidente de Harvard), John Hawke (Subsecretario del Tesoro; ahora Contralor de la Moneda), Al Gore (Vicepresidente, ahora docente) y John Deutch (Director de la CIA, ahora docente), miembros del consejo nacional de seguridad o en el relacionado grupo operativo del narcodólar? ¿Las emprenderías contra Webb y harías que lo despidieran y que la historia fuera desacreditada o dejarías que la historia creciera y floreciera?

¿Las emprenderías contra Fitts y harías que destruyeran su negocio y sus instrumentos y bases de datos de software o permitirías que floreciera su negocio, permitiendo que todas las comunidades vieran e identificaran los narcodólares que estaban ayudando a reducir su Índice Solari a 0 % mientras hacían subir el Índice Dow Jones?

¿Qué harías en un año de elecciones? ¿Harías todo lo que pudieras para atraer la reinversión de los narcodólares en tu campaña y en la bolsa o dejarías que Fitts y Webb siguieran aclarando «cómo el dinero funciona» en los narcodólares de un modo que podría derrumbar el mercado bursátil y hacer que fuera más difícil y más caro financiar el déficit para el gobierno?

Antes de que respondas, déjame contar una historia más.

En 1999, estuve en un renacer para mujeres cristianas. Uno de los candidatos presidenciales apareció como invitado. Una amiga mía, pastora afro-estadounidense, que solía trabajar para la DEA (Agencia Antidrogas de Estados Unidos) se levantó de un salto para aplaudirle con un tremendo entusiasmo. Me sorprendió su reacción considerando que comprendía su éxito en la atracción de narcodólares – para no hablar de su silencio – y el de su colega – sobre los informes de Gary Webb en «Dark Alliance» [Alianza Tenebrosa] y la subsiguiente admisión de la CIA sobre el narcotráfico del gobierno.

Me miró y dijo: «Va a ganar». Así que dije: «¿Quieres decir que soy una perdedora porque traté de detener la corrupción y que él es un ganador porque se aprovechó de ella y ayudó a que aumentara? ¿Lo vas a aplaudir a él y no a mí?». Respondió: «Así es. Eres una perdedora. Él es un vencedor».

No es tan fácil votar por el ‘imperio de la ley’ ¿verdad?

Por cierto, a Webb lo despidieron y a Fitts la persiguieron y, después de gastar 6 millones de dólares en gastos legales y otros relacionados, mi fortuna descendió al mismo 0 % que el Índice Solari. Pero haga lo que haga, no puedo culpar sólo a los de arriba. Sea lo que sea lo que hicieron, quienquiera haya sido, estaban haciendo lo necesario para agradar y ganarse a la masa.

Los estadounidenses adoran a un vencedor.

El Índice Solari sube, el Dow sube, la deuda baja

Las buenas noticias en todo esto es que hay soluciones. La nueva tecnología nos ofrece los instrumentos potenciales que podemos utilizar para aumentar radicalmente la productividad de un modo que nos permita «saltarnos» nuestra adicción al narcodólar.

¿Sucederá? No lo sé.

Mi pastor dice: «Si podemos encararlo, Dios puede arreglarlo». La cuestión es si podemos encarar nuestra adicción a los narcodólares. ¿Podemos hacerlo de un modo que pueda permitir que empresarios como yo construyan empresas y transacciones exitosas que se beneficien de que el Índice Solari y el Índice Dow Jones crezcan juntos?

¿Suena imposible? Lejos de eso. Es bastante posible. Suma todo el ingreso actual generado por los pequeños negocios en EE.UU. Es evaluado actualmente con un múltiple de 1 a 5 veces porque es comerciado en privado, no en público, en un mercado bursátil líquido. Los inversionistas no tienen manera de invertir en un mercado bursátil líquido.

La creación de un Solari, una base/administrador de datos locales que publique las declaraciones y la información financieras del vecindario y controle el Índice Solari en su lugar, puede posibilitar que tu vecindario cree un fondo mutuo que pueda canalizar capital a los pequeños negocios rentables en tu vecindario de manera que el ingreso de las pequeñas empresas participantes puedan comenzar a transarse con un múltiple de 10 veces – incluso 20 o 30 veces en última instancia. Los beneficios potenciales del capital se colocan en los billones de dólares.

Es mucho capital a bajo coste que los empresarios locales pueden utilizar para crear puestos de trabajo y para hacer crecer sus negocios – incluso iniciar nuevos.

Mejor todavía, ya que estás en eso, qué me dices de la reorientación de miles de millones en inversión gubernamental federal, estatal y local que tiene un índice de rentabilidad negativo para los contribuyentes y las comunidades, para que produzcan un resultado positivo de las inversiones. Se pueden asegurar mayores beneficios del capital y comercializarlos en un mercado bursátil líquido – de nuevo, los beneficios potenciales ascienden a billones de dólares.

Finalmente, sumemos el valor de todas las casas y de los bienes inmobiliarios en tu comunidad. Bueno, ¿qué ocurriría con el valor de ese patrimonio si el Índice Solari volviera a un 100 por ciento? Los bienes raíces financiados a través de un consorcio local o REIT [fondo de inversión inmobiliaria] o fondo mutuo que podría ser comercializado en la bolsa crearían un camino para que los inversionistas comiencen a «intercambiar lugares». Eso significa que podrían beneficiarse de la subida del Índice Solari junto con los propietarios locales de bienes inmuebles, propietarios de casas y pequeños empresarios. Sumemos unos billones más a los potenciales beneficios.

La ayuda a que el Índice Solari vuelva a subir a un 100% es la mayor oportunidad de beneficios de plusvalía en EE.UU., particularmente si es combinada con una reorientación de la inversión gubernamental y la consolidación del patrimonio de las pequeñas empresas de manera que asegure un acceso competitivo a la bolsa. Generaciones de narcodólares acumulados podrían beneficiarse considerablemente al invertir con éxito en una semejante oportunidad de plusvalía.

Un billón por aquí, un billón por allá – pronto hablas de mucho «pop». Sólo puede suceder si podemos encarar nuestra adicción y comenzar a tener una conversación sobre cómo nos salimos de nuestros actuales incentivos financieros que mantienen bajo el Índice Solari, hacia un futuro más positivo, sustentable y rico para nuestros hijos y nietos. Por ejemplo, pensemos en lo que ocurriría si el salario de todo trabajador del gobierno en EE.UU. fluctuara sobre la base del rendimiento del Índice Solari en su jurisdicción. Apuesto que en unos tres años podríamos hacer volver el Índice Solari a un 100%.

Por eso todo el parloteo en Washington sobre nuevas leyes más estrictas para el lavado de dinero a fin de confrontar al terrorismo, no llevará a ninguna parte. Si los funcionarios del gobierno y los banqueros siguen ganando dinero con el Índice Solari en un 0%, no subirá no importa cuánta gente – inocente o culpable – metemos en las cárceles. El día que decidamos que los funcionarios gubernamentales sólo ganen dinero por su rendimiento y que todas las compañías que reciben dinero del gobierno – sean contratistas o bancos que utilizan el crédito de los contribuyentes – sólo reciban dinero si nos va mejor y el Índice Solari aumenta, será cuando comencemos a encarar y solucionar los verdaderos problemas de un modo que produzca dinero.

Es hora de encarar nuestra adicción a los narcodólares y de que luchar por invertir nuestros sistemas de incentivos. Es hora de ver cómo las compañías cotizadas en la bolsa y nuestros bancos y compañías de seguros puedan ganar más dinero gracias al éxito de nuestros hijos que gracias a su fracaso. Por cierto, puede ser logrado.

Así que, éste es mi último mensaje sobre cómo el dinero funciona con los narcodólares. Ahora que hemos hecho descender el Índice Solari a cerca de un 0% mientras nutrimos el aumento del Dow Jones a unas 20 veces desde que yo era niña, la nueva oportunidad van a ser las fortunas que se pueden ganar con empresas y vehículos de inversión que hagan subir el Índice Solari.

¿No pagarían para que las calles vuelvan a ser agradables para sus hijos? ¿Especialmente si pudieras ganar un montón de dinero y una salida a bolsa [IPO] de tu fondo mutuo o de capital de riesgo de tu vecindario?

Quiero ganar dinero con el éxito de los chicos. Quiero enseñarle a Dave una manera de ganar más dinero apartándose de los narcodólares y respaldando que Sam inicie un Solari y que «cambien de sitio».

Apuesto a un aumento del Solari.

Bibliografía

Después de tres años revisando cientos de libros, vídeos y artículos, las siguientes son las fuentes que considero más útiles para ayudar a comprender «como funciona el dinero» en el narcotráfico.

Suponiendo que seas una persona ocupada que no sabe nada sobre narcodólares y que no quiere convertirse en un experto – que sólo quieres formarte una buena idea de «cómo funciona el dinero» en tu mundo – he puesto un asterisco al lado de los cuatro libros y un vídeo que recomiendo. Son los que serán más útiles para ayudarte a comprender el narcotráfico y lo que significa para ti, tu familia, tu empresa y el Índice Solari de tu vecindario.

Libros: [en inglés] Black Money, Michael Thomas (*) Blowback: America’s Recruitment of Nazis and Its Effects on the Cold War, Christopher Simpson The Boys on the Tracks, Mara Leveritt. St. Martin’s Press, 1999. Cocaine Politics: Drugs, Armies, and the CIA in Central America, Peter Dale Scott & Jonathan Marshall. Berkeley: University of California Press, 1998. The Collected Works of Col. L. Fletcher Prouty, including, The Secret Team: The CIA and Its Allies in Control of the United States and the World, Col. L. Fletcher Prouty (Ret.), CD-Rom, available from The Center for the Preservation of Modern History, http://www.prevailingwinds.org CRA$HMAKER: A Federal Affaire, a novel of love, death and the Federal Reserve, Victor Sperandeo & Alvaro Almeida, http://www.crashmaker.com/ ` Dark Alliance, Gary Webb. New York: St. Martin’s Press, 1998. (*) Deep Politics and the Death of JFK, Peter Dale Scott. Berkley: University of California Press, 1996. Dope, Inc.: Britains Opium War Against the United States, Konstandinos Kalimtgis. Double Cross: The Explosive Inside Story of the Mobster Who Controlled America, Sam & Chuck Giancana. New York: Warner Books, 1998 False Profits: The Inside Story of BCCI, the World’s Most Corrupt Financial Empire, Peter Truell & Larry Gurwin. Boston: Houghton Mifflin Company, 1992. Hot Money and the Politics of Debt, R. T. Naylor. Montreal: Black Rose Books, 1994. (*) The Money and the Power: The Making of Las Vegas and Its Hold on America, Sally Denton and Roger Morris The Mafia, CIA and George Bush, Pete Brewton. New York: S.P.I., 1992. Opium, Empire and the Global Political Economy, Carl A Trocki. Routledge: Taylor & Francis Group, 1999. (*) The Politics of Heroin: CIA Complicity in the Global Drug Trade, Alfred W. McCoy Lawrence Hill Books, 1991. Powderburns : Cocaine, Contras & the Drug War, Celerino Castillo, Dave Harmon Red Mafiya : How the Russian Mob Has Invaded America, Robert I. Friedman, Little Brown & Company, 2000 Rulers of Evil: Useful Knowledge about Governing Bodies, F. Tupper Saussy HarperCollins, 2001

WhiteOut: The CIA, Drugs, and the Press, Alexander Cockburn and Jeffrey St. Clair. Verso, London:1998.

Artículos: «Albert Vincent Carone: The Missing Link Between Iran-Contra Cocaine Operations and Organized Crime», Mike Ruppert. From the Wilderness Publications, 1994. www.copvcia.com. A Collection of Articles and Essays, Catherine Austin Fitts, http://www.solari.com/gideon/articles/index.html A Collection of Articles re: the Targeting of Catherine Austin Fitts: http://www.solari.com/media/articles%20on%20gideon.htm William Chambliss, Various articles on piracy and smuggling, www.wu.edu/~chamblis/vitae/top.html Disinfo.com on Drugs, all articles by Preston Peet, http://www.disinfo.com/pages/list/Drugs/by_author/ Has Dirty Money Polluted Bank of New York? Kelly O’Meara, http://www.insightmag.com/archive/200105071.shtml Mena, Arkansas: Various articles: The Boys on the Track, various articles by Mara Leveritt, http://www.maraleveritt.com/ Gray Money, by Mark Swaney, http://www.whatreallyhappened.com/ RANCHO/POLITICS/MENA/gray_money.html Murder, Mayhem and Mystery in Mena, Preston Peet, http://www.disinfo.com/pages/dossier/id329/pg1/ The Mystery of the «Lost» Mena Report; Gray Money: the Continued Cover-Up, by Mark Swaney http://www.etherzone.com/swan080301.shtml What Really Happened, Mena Archives: http://www.whatreallyhappened.com/ RANCHO/POLITICS/MENA/mena.html The Crimes of Mena, by Roger Morris and Sally Denton, http://www.whatreallyhappened.com/ RANCHO/POLITICS/MENA/crimes_of_mena.html Sam Smith’s Progressive Review, The Clinton Scandals (see Mena sections): http://prorev.com/wwindex.htm Narco News, www.narconews.com, Al Giordano, Publisher The Spooky-Minded Professor: CIA Cover Up Meister Gets Princeton Job, by Uri Dowbenko, http://www.etherzone.com/dowb020101.shtml Up Against the Beast: High Level Drug Running, by Uri Dowbenko, http://www.nexusmagazine.com/beast2.html Catherine Austin Fitts:

Artículos sobre: http://www.solari.com/media/articles%20on%20gideon.htm

Artículos de: http://www.solari.com/gideon/articles/index.html Vídeos: Air America, Mel Gibson Bullworth, Warren Beatty CIA Director John Deutch in Watts Video: Special Town Hall Meeting with John Deutch & Juanita McDonald, October 15, 1996 http://www.copvcia.com (*) Enemy of the State, Will Smith & Gene Hackman . Mike Ruppert on CIA & Drugs: The Confession & The Impeachment, From The Wilderness. Video, 1999. http://www.copvcia.com The Salon At Fraser Court, Mike Ruppert, From the Wilderness Video, 1999. http://www.copvcia.com Telefon, Charles Bronson and Lee Remick Wag the Dog, Dustin Hoffman

Nota del editor de Narco News: Catherine Austin Fitts es ex directora ejecutiva del directorio de Dillon Read & Co, Inc,, ex Secretaria Adjunta de Vivienda, del Comisionado Federal de Vivienda en la primera administración Bush, y ex presidenta de The Hamilton Securities Group, Inc. Es presidenta cde Solari, Inc, una firma de asesoría en inversiones. Solari suministra servicios de gerenciamiento de riesgos a inversionistas a través de Sanders Research Associates en Londres.

Traducción de Germán Leyens