Recomiendo:
0

Los planos concuerdan con el viejo Plan Centauro

Nuevo juego para bombardear Venezuela desde Colombia

Fuentes: Aporrea

En la página web Addicting Games encontramos el juego Sky Storm. Para iniciar el juego, el jugador debe seleccionar entre tres expedientes, en los que se le asigna una determinada misión. Estos expedientes pueden leerse al seleccionar alguna de las tres carpetas amarillas que se encuentran sobre un escritorio. Una vez seleccionada alguna, se amplía […]

En la página web Addicting Games encontramos el juego Sky Storm. Para iniciar el juego, el jugador debe seleccionar entre tres expedientes, en los que se le asigna una determinada misión. Estos expedientes pueden leerse al seleccionar alguna de las tres carpetas amarillas que se encuentran sobre un escritorio. Una vez seleccionada alguna, se amplía la imagen y vemos, al lado derecho del escritorio la bandera de los Estados Unidos y al fondo del mismo un mapa sobre el que se habrá de llevarse a cabo la misión: se trata, ahora lo sabemos, de atacar militarmente Venezuela desde territorio colombiano. Una vez iniciado el juego, debemos «pilotar» un avión que despega de un portaviones, ya necesariamente estadounidense e instalado en las costas de Colombia, para «invadir» territorio venezolano disparando sobre algunos objetivos.

Los planos concuerdan con el viejo plan «Centauro», sobre el que conversaba hace unos días el General Melvin López Hidalgo con Vanessa Davis en el programa de televisión Contragolpe y que retomara luego con José Vicente Rangel (Televen, 06/09/09). Este plan fue develado por Venezuela entre 1999-2000, pero el General López Hidalgo insistía en la posibilidad de que éste fuera reactivado por Colombia en el contexto de la instalación de las 9 bases militares en el vecino país.

El despliegue mediático pre-bélico estadounidense se fundamenta en operativos psicológicos que utilizan como dispositivos los principales medios de difusión masiva, entre los que la web es uno de ellos. Recordemos que hace sólo unos días la manifestación «No más Chávez» utilizó como principal medio de convocatoria las páginas de Facebook, Twitter y Youtube. Este tipo de video-juegos apuntan en la misma dirección, sin duda, contribuyendo a «naturalizar» un supuesto conflicto colombo-venezolano, que estaría además sustentado en «raíces» históricas, tradicionales, acentuando las diferencias y minimizando o haciendo invisibles las afinidades.

Más allá de generar una alerta, creo que este tipo de juegos e iniciativas en la web deben convertirse en parte de los elementos de análisis de la actual coyuntura diplomática entre ambas naciones, ayudando a develar los intereses que están tras el «conflicto». Al menos, en el plano simbólico y virtual, las grandes empresas de la comunicación dan por sentado una confrontación entre Colombia y Venezuela, y es eso lo que habríamos de revertir.

Fuente: http://www.aporrea.org/actualidad/a88221.html

0