Recomiendo:
0

Un gobierno contra la democracia

Fuentes: Vermelho (Brasil)

Traducido del portugués para Rebelión por Alfredo Iglesias Diéguez

Acto en contra de Bolsonaro.
Créditos: Sputnik Mundo

Pasado el Carnaval, que se transformó en un gran acontecimiento cultural y político de resistencia y de oposición al gobierno de Bolsonaro, la atención se centra de nuevo en el peligroso hacer de la política nacional brasileña.

En una de las actitudes más osadas y con mayor falta de respecto hacia el país, la democracia y sus instituciones, Bolsonaro convocó por medio de sus redes sociales a un acto en contra del Congreso Nacional y alentó al pueblo en contra de uno de los poderes de la República. Esa actitud abre camino a una dictadura de nuevo tipo y a la imposición de un orden económico incompatible con el Estado Democrático de Derecho.

Las declaraciones que la semana pasada realizó el ministro-jefe del Gabinete de Seguridad Institucional (GSI), general Augusto Heleno, en las que acusaba al Congreso Nacional de “chantajista”, sirvió de fundamento para que el bolsonarismo convocase para el 15 de marzo un acto en contra el Congreso. Ciertamente, esa actitud del general fue la respuesta a la aprobación por el parlamento nacional de un presupuesto impositivo, que niega al ejecutivo la capacidad de ejecutar discrecionalmente 30 mil millones de reales.

Al mismo tiempo, sirve también de prueba, postcarnaval de la oposición, para que inferir la fuerza que el bolsonarismo tiene en las calles y hasta dónde podría llegar en la radicalización en contra de la democracia. En cuanto a la economía, las noticias son dramáticas y las promesas hechas por Bolsonaro, a partir de las propuestas del ministro Paulo Guedes, están haciendo agua. Lo cierto es que el desempleo es elevado, la actividad industrial continúa retrayéndose, el índice de inversión es bajo, el PIB no crece y los recortes en las áreas sociales empeoran la vida del pueblo.

Ese escenario nos muestra que las políticas neoliberales de los años 80 presentadas por Guedes como panacea para los problemas económicos brasileños, a parte de ineficaces y erradas, son irrealizables en un contexto democrático, con autonomía entre los poderes y con la libre manifestación popular en las calles. Sólo se consolidan en gobiernos autoritarios, véase el Chile de Pinochet, de inspiración para Guedes.

No es por otro el motivo por el cual el gobierno intenta descalificar al Congreso Nacional, porque ha sido ahí, en sede parlamentaria, aunque de forma controvertida en algunos casos, que la resistencia a los desmanes de Planalto encontró resistencia objetiva, especialmente en cuestiones relativas a las garantías constitucionales.

Bolsonaro intenta mantener movilizada a la base social que lo considera un salvador de la patria, aunque para eso necesite cerrar el Congreso, el Supremo Tribunal Federal y otras muchas instituciones democráticas. Un gobierno directo, sin necesidad de instituciones, partidos, Constitución Federal; sin ninguna atadura para desmantelar el Estado nacional y entregarlo a los intereses de las grandes potencias internacionales.

Las dictaduras se instauran sin seguir unas pautas preestablecidas. A veces, una sensación de desorden, como los movimientos de huelga en la seguridad pública, o un tiro, como hizo el senador Cid Gomes, son usadas como falsas justificaciones para golpear a la democracia. En ese momento, el debate no puede dividirse entre izquierda, derecha o centro.

Lo que está en juego es la propia existencia de Brasil como nación libre, soberana y democrática. Únicamente la unión de amplios sectores de la sociedad brasileña podrá detener la ofensiva fascista y aislar al bolsonarismo. Independientemente de las opciones partidarias, lo que une al frente amplio es la defensa de la democracia, sin la cual volveríamos a introducirnos en las tinieblas.

Fuente: https://vermelho.org.br/coluna/um-governo-contra-a-democracia/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar la autoría, al traductor y Rebelión como fuente de la traducción.

0