Recomiendo:
3

¡100.000 vidas!

Fuentes: Rebelión

Los números ya parecen decir poco. Todos los días, durante varios meses, más de mil brasileños. Más de 30 mil al mes. Por lo menos un brasileño muere a cada minuto.

Cientos de tumbas fueron cavadas simbólicamente en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, para rendir homenaje a los miles de brasileños muertos por covid-19.
Créditos: redes sociales

Todos hemos sido considerados una manada, números insignificantes, víctimas de «gripezinha«. ¿Quién de nosotros morirá hoy? ¿Quién va a morir mañana? ¿Cuántos llegarán vivos a final de este maldito año 2020?

¿Cuántos se incluirán en las estadísticas, reveladas diariamente por el Jornal Nacional de TV Globo, como «venidos a óbito»? ¿Cuántas provincias estarán en color rojo? ¿Cuántos sobreviviremos?

No importa. Lo que importa es que quien asaltó la presidencia con golpes de estado de fake news y sus hijos, estén a salvo de procesos, condenas y arrestos.

No importa. Importa que el ministro de Economía, Paulo Guedes continúe el proceso de dilapidar activos públicos, privatizándolos para las empresas extranjeras. Lo que importa es que el sagrado techo limite de gastos se mantenga.

Más importante es que la Bolsa de Valores de São Paulo, Nueva York y Londres, respondan positivamente.

Importa que la FFAA sigan ocupando miles de puestos gubernamentales, para darle «credibilidad» o al menos capacidad de imponer el orden desde arriba.

Es importante que el ministerio de Salud ya no sea fuente de crisis para el gobierno, que prevalezca el orden militar sobre las decenas de miles de cadáveres de brasileños muertos, desde que los militares han ocupado el ministerio, desplazando al personal más extremadamente competente en materia de salud pública con el que cuenta Brasil. Importa que la paz reine en los cementerios del ministerio de Salud.

Importa que la gente tenga más armas. Más armas y menos libros. Más armas y menos música. Más armas y menos películas. Más armas y menos cultura.

¿Cómo vamos a despertar y ver eso?

El número de brasileños asesinados por la pandemia, sin apoyo gubernamental y sin apoyo para permanecer vivo, alcanzan ya los100.000 Nuestros ojos se ahogarán por las lágrimas.

Lloramos copiosamente, indefensos, sabiendo que detrás de esos 100.000, se encuentran 100.000 vidas, 100.000 hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, negros y niños. 100.000 brasileños como yo, como los otros, que mantienen la esperanza de no ser atacados por el virus, que podrán sobrevivir, que saldrán vivos de los hospitales, que se encontrarán con sus parientes, sus seres queridos, sus madres, sus padres, sus hijos, sus novias, sus amigos.

100.000 madres y padres sin sus hijos, 100.000 niños sin sus madres y padres.

100.000 estudiantes sin sus compañeros de escuela, sin sus maestros, maestros sin sus estudiantes, gente como nosotros, muy diferente de nosotros, pero personas, seres humanos, que sufren, que ríen, que lloran, que animan la vida, que tienen esperanza, que duermen esperando despertar en un país mejor, esperando que todo esto fuera una pesadilla o dos y tener que enfrentar cada día sin miedos, ansiedades, penas, nostalgia, miedos, con esperanzas de nuevo.

100.000 crímenes cometidos por un gobierno asesino, que gobierna para los ricos, para aquellos que están protegidos del virus, que actúan para los mercados, de aquí y del extranjero, que gobierna para quienes permanecen indiferentes al dolor de los brasileños.

Somos 100.000 brasileños menos.

Seremos 100.000 más de lo que seremos en unos meses más.

Tendremos que saber cómo transformar nuestro rechazo, nuestra ira, nuestro sufrimiento, en energía, en actos concretos, en indignación.

«Sólo le pido a Dios

Que el dolor no me sea indiferente.”

Que las muertes no me sean indiferentes.

Que no se sigan otros 100.000 con impunidad y logremos terminar con estos tiempos oscuros, en favor de la vida, esperanza y solidaridad.

3