Recomiendo:
4

Se tiende una nueva trampa para el endeudamiento del Sur – Segunda parte

Amenazas sobre la deuda externa de los países en desarrollo

Fuentes: CADTM

Sumario:

1. Evolución de la deuda externa pública de los PED por tipo de acreedor

2.- Evolución de los tipos de interés

3.- Evolución de las cotizaciones de las monedas de los PED

Dado que es legítimo invertir en los sectores productivos, útiles y esenciales para la población, el endeudamiento no es malo per se. Sin embargo, la mayor parte del tiempo los países caen en la trampa de la deuda. Frente al aumento de la deuda de los PED, los que defienden el pensamiento económico dominante generalmente afirman: las sumas que se reciben como préstamos serán invertidas en la economía, generarán crecimiento, empleos, mejorarán las infraestructuras, aumentarán el PIB y, finalmente, producirán la riqueza necesaria para el reembolso de la deuda paralelamente a una mejora en los ingresos.

En realidad, esta interpretación hace caso omiso del diferencial entre las sumas concedidas en concepto de préstamos y las efectivamente recibidas (mediante las generosas comisiones y honorarios que reciben los acreedores, y también por los tipos de interés), la malversación del dinero público (permitido por el secreto bancario, garantizado y defendido por los grandes bancos privados con el sostén de los gobiernos y de las instituciones como El Banco Mundial, el FMI, la OCDE, los bancos multilaterales regionales como el Banco interamericano de desarrollo, el Banco africano de desarrollo, el Banco asiático de desarrollo, el Banco europeo de desarrollo…), los mecanismos comerciales y los tratados sobre las inversiones extranjeras que empobrecen a los Estados y a su población (tratados de libre comercio, tratados bilaterales de inversiones, repatriación de los beneficios de las multinacionales, etc.), e incluso choques exógenos que debilitan severamente la capacidad de los gobiernos para defender a sus poblaciones si continúan pagando la deuda (efectos catastróficos de la crisis ecológica mundial, crisis sanitaria internacional, crisis económica internacional…). Aquellos y aquellas que explican que el endeudamiento es un paso obligado para los países del Sur si quieren reforzarse y desarrollarse omiten tomar en consideración el hecho de que los PED son muy vulnerables a los factores exógenos.

Ninguno de los Países en desarrollo, a excepción de China –que en realidad no forma parte de los PED salvo en las estadísticas del Banco Mundial y de otras instituciones internacionales–, no dispone de una capacidad suficiente para actuar significativamente sobre variables como los tipos de interés internacionales, los tipos de cambio de la moneda nacional frente a las divisas fuertes, el precio de las materias primas (o eso que se llama los términos del intercambio), los grandes flujos de inversiones, las decisiones de las instituciones multilaterales (FMI, Banco Mundial, OMC…). En caso de afectación con una o varias de esas variables, los PED pueden rápidamente encontrarse asfixiados o en, todo caso, fuertemente desestabilizados.

Seguir leyendo…

4