Recomiendo:
8

El gran escándalo de lavado de dinero en Brasil

Fuentes: El correo de la diáspora

Nadie quiere hablar de estas revelaciones, la pregunta es qué hará el expresidente Lula al respecto.

Dos décadas después de un terremoto político, una poderosa réplica que debería sacudir a Brasil es recibida con un estruendoso silencio.

Lo que ahora llamamos las fugas Banestado y el CC5gate está sacado directamente de WikiLeaks, una lista, publicada por primera vez en su totalidad, que nombra y detalla uno de los mayores casos de corrupción y lavado de dinero en todo el mundo durante las últimas tres décadas.

Este escándalo permite la saludable práctica de lo que Michel Foucault ha llamado la arqueología del conocimiento. Sin comprender estas filtraciones, es imposible poner en contexto eventos que van desde el sofisticado ataque de Washington contra Brasil, inicialmente a través del espionaje de la NSA en el primer mandato de la presidenta Dilma Roussef (2010-2014), hasta la investigación de corrupción Lava Jato que encarceló a Luis Inácio Lula da Silva y allanó el camino para la elección del neofascista Jair Bolsonaro como presidente.

El crédito por esta primicia sobre esta intriga de guerra híbrida Orwelliana se debe, una vez más, a los medios independientes. El pequeño sitio web de Duplo Expresso, dirigido por el joven y atrevido abogado internacional con sede en Berna, Romulus Maya, que publicó la lista por primera vez.

Un podcast épico de cinco horas reunió los tres protagonistas claves que expusieron por primera vez el escándalo, a fines de la década de 1990, y que ahora pueden volver a analizarlo: el entonces gobernador del estado de Paraná, Roberto Requiao, Fiscal Federal Celso Tres y Director de Policía, ahora retirado, José Castilho Neto.

Anteriormente, en otro podcast, Maya y el antropólogo Piero Leirner, el principal analista de la guerra híbrida de Brasil, me informaron sobre las innumerables complejidades políticas de las filtraciones mientras discutimos la geopolítica en el Sur Global.

Las listas CC5 se pueden encontrar aquíaquí y aquí. Veamos qué las hace tan especiales.

El mecanismo

En 1969, el Banco Central de Brasil creó lo que se ha descrito como una «cuenta CC5» para facilitar las transferencias legales de activos al exterior por parte de empresas y ejecutivos extranjeros. Durante muchos años, los flujos de efectivo de estas cuentas no fueron significativos. Luego, todo cambió en la década de 1990, con la aparición de un crimen organizado masivo y complejo centrado en el lavado de dinero.

La investigación inicial de Banestado comenzó en 1997. El fiscal federal Celso Tres se sorprendió al descubrir que de 1991 a 1996, no menos de 124 mil millones de dólares de brasileños habían sido transferidos al extranjero. Finalmente, el total de toda lo que duró el crimen organizado (1991-2002) que alcanzó la asombrosa suma de 219 mil millones de dólares, convirtiendo a Banestado en uno de los esquemas de lavado de dinero más grandes de la historia.

El informe de Tres condujo a una investigación federal centrada en Foz de Iguazú, en el sur de Brasil, ubicada estratégicamente en la triple frontera de Brasil, Argentina y Paraguay, donde los bancos locales lavaban grandes cantidades de fondos a través de sus cuentas CC5.

Así es como eso a funcionado. Los comerciantes del mercado negro de dólares estadounidenses, vinculados a los empleados bancarios y gubernamentales, utilizaron una vasta red de cuentas bancarias bajo nombres de compañías ocultas para lavar fondos ilegales derivados de la corrupción pública, la evasión fiscal y el fraude. El crimen organizado, principalmente a través de la sucursal del Banco do Estado do Paraná en Foz de Iguazú. De ahí el caso Banestado.

La investigación federal no llegó a ningún lado hasta 2001, cuando el Comisionado Castilho descubrió que la mayoría de los fondos realmente ingresaron en cuentas en la sucursal de Banestado en Nueva York. Castilho llegó a Nueva York en enero de 2002 para establecer el necesario seguimiento internacional del dinero.

Por orden judicial, Castilho y su equipo examinaron 137 cuentas en Banestado, Nueva York, por un monto de 14.900 millones de dólares. En varios casos, los nombres de los beneficiarios eran los mismos que los de los políticos brasileños en el Congreso, ministros e incluso ex presidentes.

Después de un mes en Nueva York, Castilho regresó a Brasil con un informe de 400 páginas. Sin embargo, a pesar de la evidencia abrumadora, fue retirado de la investigación, que luego se suspendió durante al menos un año. Cuando el nuevo gobierno de Lula tomó el poder a principios de 2003, Castilho volvió a ocuparse del caso.

En abril de 2003, Castilho identificó una cuenta en la Chase Manhattan particularmente interesante llamada Tucano, el apodo para el partido PSDB dirigido por el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, que había estado en el poder antes de Lula y que siempre ha mantenido vínculos muy estrechos con las maquinarias políticas de Clinton y de Blair

Castilho ayudó a establecer una comisión parlamentaria de investigación sobre el caso Banestado. Pero, una vez más, esta comisión quedó en la nada : ni siquiera se votó un informe final. La mayoría de las empresas involucradas han negociado acuerdos con el servicio tributario brasileño y, por lo tanto, liquidaron cualquier posibilidad de acción legal por evasión fiscal.

Banestado se encuentra con Lava Jato

En resumen, los dos partidos políticos más grandes, el PSDB neoliberal de Cardoso y el Partido Laborista de Lula, que nunca se habían enfrentado realmente a las maquinaciones imperiales y la clase rentista brasileña, enterraron activamente una investigación exhaustiva.

Además Lula, justo después de Cardoso, y consciente o para conservar un mínimo de gobernabilidad, tomó la decisión estratégica de no investigar la corrupción de «Tucano», en particular una serie de privatizaciones dudosas.

Los fiscales de Nueva York fueron tan lejos como para preparar una lista especial de Banestado para Castilho con lo que realmente importaba para el enjuiciamiento penal : el círculo completo del sistema de lavado de dinero, con los fondos remitidos primero ilegalmente desde Brasil, utilizando cuentas CC5, luego atravesando las sucursales de Nueva York de los bancos brasileños involucrados, luego llegando a cuentas bancarias extraterritoriales y fideicomisos en paraísos fiscales (por ejemplo, Caimán, Jersey, Suiza) y finalmente regresando a Brasil como inversión extranjera – completamente lavada – para el uso y disfrute real de los beneficiarios finales que primero retiraron el dinero no registrado del país utilizando las cuentas CC5.

Pero el Ministro de Justicia de Brasil, Marcio Thomaz Bastos, designado por Lula, lo rechazó. Como dice el Comisionado Castilho metafóricamente, «deliberadamente me impidió regresar a Brasil con el cuerpo asesinado».

Si Castilho nunca tuvo en sus manos este documento crítico, al menos dos miembros del Congreso brasileño, dos senadores y dos fiscales federales que luego se convertirían en estrellas de la investigación de Lava Jato : Vladimir Aras y Carlos Fernando dos Santos Lima, lo obtuvieron. El por qué y el cómo del documento, llamado bolsa para cadáveres, que nunca se ha encontrado en los procesos penales en Brasil, es otro misterio envuelto de una enigma.

Mientras tanto, hay informes no confirmados (varias fuentes no hablaron sobre esto) de que el documento puede haber sido utilizado para extorsionar a las personas, en su mayoría multimillonarios, que figuraban en la lista.

El juez provincial acusado de enterrar el caso Banestado no era otro que Sergio Moro, quien, en la próxima década, se convertiría en una superestrella como il capo di tutti i capi de la investigación masiva de Lava Jato y luego Ministro de justicia bajo Bolsonaro.

Moro terminó renunciando y ahora está de hecho haciendo campaña para ser elegido presidente en 2022.

Y allí tocamos el enlace tóxico Banestado-Lava Jato. Dado lo que es de dominio público con respecto al modus operandi de Moro en Lava Jato , es decir, que cambió los nombres en los documentos en un intento de enviar a Lula a la cárcel, el desafío ahora, sería demostrar cómo Moro ha «vendido» las no-condenas con respecto a Banestado. Tenía una excusa legal muy práctica, sin cuerpo interpuesto en un proceso penal en Brasil, nadie podía ser declarado culpable.

A medida que profundizamos en los abrumadores detalles, Banestado se parece cada vez más al hilo de Ariadna que podría revelar el comienzo de la destrucción de la soberanía brasileña. Una historia llena de lecciones para todo el Sur Global.

El rey del dólar del mercado negro

Castilho, en este podcast épico, hizo sonar las alarmas cuando se refirió a los 17 millones de dólares que habían pasado por la sucursal Banestado de Nueva York y luego fueron enviados, entre otros lugares, a Pakistán. Él y su equipo descubrieron esto solo unos meses después del 11 de septiembre. Le envié algunas preguntas al respecto, y su respuesta, a través de Maya, es que sus investigadores van a desenterrarlo nuevamente, ya que un informe indica el origen de estos fondos.

Esta es la primera vez que surge esa información, y las ramificaciones podrían ser explosivas. Estos son fondos dudosos, posiblemente de operaciones de drogas y armas, que salen de la Triple Frontera, que históricamente es un sitio líder para las operaciones encubiertas de la CIA y el Mossad.

La financiación puede haber sido proporcionada por el llamado rey del dólar del mercado negro, Dario Messer, a través de cuentas CC5. No es ningún secreto que los operadores del mercado negro en la Triple Frontera están vinculados al tráfico de cocaína a través de Paraguay, y también con los evangelistas. Esta es la base de lo que Maya, Leirner y yo ya hemos descrito como El Evangelistán de la cocaína.

Messer es un engranaje indispensable en el mecanismo de reciclaje integrado en el tráfico de drogas. El dinero viaja por los paraísos fiscales bajo protección imperial, se lava debidamente y se resucita gloriosamente en Wall Street y en la City de Londres, con la ventaja adicional de la reducción por parte de los Estados Unidos de parte de su déficit de cuenta corriente. Esta es una señal de la «exuberancia irracional» de Wall Street.

Lo que realmente importa es el flujo libre de cocaína. Por qué no, escondido en un extraño cargamento de soja, algo que tiene el beneficio adicional de garantizar el bienestar de los agronegocios. Esta es una imagen especular de la línea de heroína de la CIA en Afganistán que detallé AQUÍ.

Sobre todo, políticamente, Messer es el infame eslabón perdido de Moro. Incluso el gran periódico O Globo tuvo que admitir, en noviembre pasado, que las actividades de Messer fueron continuamente  monitoreadas durante dos décadas por varias agencias estadounidenses en Asunción y en Ciudad del Este en Paraguay. Moro, por su parte, es un pivot para dos agencias estadounidenses diferentes, el FBI y la CIA, así como para el Departamento de Justicia.

Messer puede ser el comodín en esta intrincada trama. Pero también está el halcón maltés: solo hay un Halcón Maltés, como el clásico film de John Huston ha inmortalizado. Y actualmente se encuentra en una caja fuerte en Suiza.

Me refiero a los documentos originales y oficiales presentados por el gigante de la construcción Odebrecht como parte de la investigación de Lava Jato, que fueron indudablemente manipulados «supuestamente» por la propia empresa. Y «tal vez» en connivencia con el juez Moro y el equipo de la fiscalía dirigido por Deltan Dallagnol.

No solo, tal vez, en un esfuerzo por incriminar a Lula y sus allegados, sino también, y esto es crucial, para eliminar cualquier mención de personas que nunca deberían salir a la luz. O a la justicia. Y sí, usted adivinó correctamente si estaba pensando en el rey del dólar (respaldado por los Estados Unidos) en el mercado negro.

El primer impacto político serio después de la publicación de las filtraciones de Banestado es que los abogados de Lula, Cristiano y Valeska Zanin, finalmente pidieron formalmente a las autoridades suizas que les hagan llegar los originales.

El gobernador Requiao, por cierto, fue el único político brasileño que le pidió públicamente a Lula en febrero pasado de ir a buscar los documentos a Suiza. No es de extrañar que Requiao sea la primera figura pública brasileña en pedirle a Lula que haga público todo este contenido una vez que el expresidente tome posesión de él.

La lista genuina y no adulterada de Odebrecht de personas involucradas en la corrupción está llena de grandes nombres, incluida la élite judicial.

Frente a estas dos versiones, los abogados de Lula finalmente pudieron demostrar la falsificación de la «  evidencia » que condujo al encarcelamiento de Lula y también, entre otros, al exilio del ex presidente ecuatoriano Rafael Correa, al encarcelamiento de su ex vicepresidente, Jorge Glas, al encarcelamiento del ex presidente peruano Ollanta Humala y su esposa y, aún más dramático, al suicidio del ex presidente peruano Alan García.

La Ley Patriota Brasileña

La gran pregunta política ahora es no descubrir al maestro manipulador que enterró el escándalo de Banestado hace dos décadas.

Como ha detallado el antropólogo Leirner, lo importante es que la fuga de las cuentas CC5, se centre en el mecanismo de la burguesía corrupta brasileña, con la ayuda de sus socios políticos y judiciales, nacionales y extranjeros, para consolidarse como una clase rentista, pero aún sometida y controlada por los archivos secretos imperiales.

Las filtraciones de Banestado y las cuentas CC5 deben verse como una apertura política para que Lula vaya a la quiebra. Es una guerra total (híbrida), y no hacer nada no es una opción. El proyecto geopolítico y geoeconómico de destruir la soberanía de Brasil y convertirla en una subcolonia imperial está ganando, sin duda.

La explosividad de las fugas de Banestado y del CC5gate se mide por la reacción de unas pocas personas : un silencio atronador, que abarca a los partidos de izquierda y los medios alternativos, supuestamente progresistas. Los principales medios de comunicación, los cuales para el ex juez Moro son una vaca sagrada, lo presentan en el mejor de los casos como historia antigua, noticias falsas e incluso un engaño.

Lula se enfrenta a una decisión fatídica. Con el acceso a los nombres hasta ahora oscurecidos por el Lava Jato, podría hacer estallar una bomba de neutrones y reiniciar todo el juego, exponiendo una serie de jueces, de la Corte Suprema, fiscales y fiscales de distrito, periodistas e incluso generales vinculados al Lava Jato que recibió fondos de Odebrecht en el extranjero.

Sin mencionar la llegada a la primera línea del frente del Rey Messer, quien controla el destino de Moro en el mercado del dólar negro. Significa señalar con el dedo directamente al Estado Profundo de los Estados Unidos. No es una decisión fácil de tomar.

Ahora está claro que los acreedores del Estado brasileño fueron originalmente deudores. Al enfrentar diferentes cuentas, es posible cuadrar el círculo del legendario desequilibrio fiscal de Brasil, exactamente como este flagelo se conjura, una vez más, con la intención de diezmar los activos del Estado brasileño en dificultad. El ministro de Finanzas, Paulo Guedes, neopinochetista y fanático de Milton Friedman, ya advirtió que continuará vendiendo empresas estatales como si no hubiera un mañana.

El plan B de Lula sería lograr algún tipo de acuerdo que enterraría todo el archivo, al igual que la investigación original de Banestado fue enterrada hace dos décadas, para preservar el liderazgo del PT como una oposición domesticada, y sin tocar la pregunta absolutamente esencial, cómo Guedes vende a Brasil.

Esta sería la línea favorecida por Fernando Haddad, quien perdió las elecciones presidenciales ante Bolsonaro en 2018 y es una especie de versión brasileña de Michelle Bachelet, el ex presidente de Chile. Es un neoliberal vergonzoso que sacrificó todo para tener otra oportunidad de tomar el poder, tal vez en 2026.

Si el Plan B se llevara a cabo, galvanizaría la ira de los sindicatos y los movimientos sociales, las clases trabajadoras brasileñas en carne propia, que están a punto de ser totalmente diezmadas por el neoliberalismo con esteroides y la colusión tóxica de la Versión brasileña de la Ley Patriota inspirada de la de los Estados Unidos con planes militares para aprovechar del Evangelistán de la cocaína.

Y todo esto después de que Washington, con éxito, casi destruyó al campeón nacional Petrobras, un objetivo inicial del espionaje de la NSA. Zanin, el abogado de Lula, también agrega, quizás demasiado tarde, que la «cooperación informal» entre Washington y la Operación Lava Jato era de hecho, ilegal, según el decreto 3.810 / 02.

¿Qué hará Lula ?

Tal como está, se ha establecido una primera lista VIP de Banestado. Esta incluye al actual presidente del Tribunal Supremo Electoral, que también es juez de la Corte Suprema, Luis Roberto Barroso, banqueros, magnates de los medios e industriales. El fiscal de Lava Jato, Deltan Dallagnol, está muy cerca del juez neoliberal de la Corte Suprema en cuestión.

La lista VIP debe leerse como la hoja de ruta de las prácticas de lavado de dinero de 0.01% de Brasil, estimadas en alrededor de 20 000 familias que poseen una deuda interna de casi un billón de dólares. Gran parte de este dinero se recicló en Brasil como « inversión extranjera » a través del sistema CC5 en la década de 1990. Y así es exactamente como explotó la deuda interna de Brasil.

Nadie sabe todavía dónde aterrizó el torrente de dinero poco fiable de Banestado, en detalle. La bolsa para cadáveres nunca fue reconocida oficialmente como habiendo sido traída de Nueva York y nunca fue objeto de un proceso penal. Sin embargo, es casi seguro que el lavado de dinero continúa y, por lo tanto, el estatuto de limitaciones no se aplica, por lo que alguien, cualquiera, debería ser encarcelado. Pero parece que no es el caso.

Mientras tanto, gracias al estado profundo estadounidense, las finanzas transnacionales y las élites locales, algunas con uniforme, otras con túnicas, el Golpe de Estado híbrido contra Brasil continúa en cámara lenta, acercándose cada día un poco más de la dominación total.

Lo que nos lleva a la pregunta clave y final, ¿qué hará Lula al respecto ?

Pepe Escobar es un periodista brasileño del periódico Asia Times Online y de Al-Jazeera.  Es también autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War, (Nimble Books, 2007);  Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surgeObama does Globalistan (Nimble Books, 2009), Empire of Chaos (Nimble Books, 2014. Se le puede seguir también en inglés por Facebook y 2030

Original en ingles / read in English: BRAZIL’S MONEY LAUNDERING SCANDAL FROM HELL.  Asia Times. Hong Kong.

Traducción del francés para El Correo de la Diaspora de Carlos Debiasi

Fuente: http://www.elcorreo.eu.org/El-gran-escandalo-de-lavado-de-dinero-en-Brasil?lang=fr

8