Huelga de los petroleros

Fuentes: Esquerda Online

Más de 20.000 petroleros de más de 100 unidades operativas en 13 estados están llegando al 13º día de una huelga que sigue creciendo, a pesar de la intransigencia de la dirección de Petrobras, del TST (Tribunal Superior del Trabajo) y del STF (Tribunal Supremo Federal). El movimiento ya ha llegado a todas las refinerías de Petrobras, prácticamente a todas las plataformas del Pre-sal y a la gran mayoría de las plataformas de la Cuenca de Campos. Muchas terminales, campos de producción en tierra y plantas termoeléctricas también han entrado en la huelga, que no deja de recibir nuevas adhesiones, cada día.

Los petroleros están demostrando valientemente en la práctica que no hay otra manera de imponer límites a las acciones del gobierno neofascista de Bolsonaro, que la unidad y la lucha de los trabajadores y de todos los que están en su punto de mira. Sin estos enfrentamientos, que pueden incluso generar reacciones en otras categorías y sectores fuertemente atacados, será imposible impedir que Bolsonaro consolide su proyecto autoritario.

La huelga exige la suspensión del despido de mil trabajadores de la Fábrica de Fertilizantes de Araucária Nitrogenados S/A (FAFEN-PR), ubicada en Araucária (Paraná), que está previsto para este viernes 14 de febrero, debido a la gestión de la empresa estatal que está poniendo la planta en hibernación. La reivindicación de la huelga exige el cumplimiento del convenio colectivo firmado en octubre de 2019, que establece que en caso de despidos masivos, la empresa está obligada a negociar los términos del proceso con los sindicatos, además de denunciar otras medidas unilaterales adoptadas por la dirección en el último período, en violación del convenio colectivo firmado con los representantes de los trabajadores.

El derecho de huelga de los trabajadores de Petrobras, garantizado en la Constitución, se enfrenta a una verdadera ofensiva de la dirección de Petrobras y del poder judicial. El TST, mediante una decisión autoritaria del ministro Ives Gandra Martins Filho, exigió a los sindicatos que mantuvieran trabajando al 90% de la fuerza laboral, bajo pena de una multa millonaria, lo que en la práctica prohíbe el derecho a la huelga. La decisión es tan irrazonable que ni siquiera es cumplida por la empresa en una situación normal, sin una huelga. Los procesos de «renuncias voluntarias» de los últimos años, combinados con la drástica reducción de las licitaciones públicas, hacen que los trabajadores tengan que hacer horas extras para compensar la falta de personal.

Más grave aún es el hecho de que una medida de tal magnitud se haya tomado sin que los representantes de los trabajadores hayan sido escuchados, anticipando una decisión sin que la huelga sea considerada ilegal por el colegiaddo del TST. Dias Toffoli, presidente del STF, también entró en la jugada para legitimar la ilegalidad de la decisión política de Ives Gandra. En otras palabras, lo que está en juego es el derecho a la huelga, en un momento en que la clase trabajadora se enfrenta a ataques monumentales bajo un gobierno neofascista.

Los despidos son parte del plan de desmantelamiento de Petrobras

Si el absurdo de una empresa estatal comandada por un representante del gobierno Bolsonaro no fuera suficiente, para promover miles de despidos entre los 13 millones de desempleados del país, la hibernación de la FAFEN-PR va contra de los intereses estratégicos del país, que es el mayor productor de alimentos del mundo, importando casi todos los fertilizantes que utiliza en la producción agrícola. Además de FAFEN-PR, también se han puesto en hibernación FAFEN-BA y FAFEN-SE, que juntas han producido aproximadamente el 15% de la demanda de fertilizantes de nitrógeno en el Brasil. La UFN-III, en Tres Lagunas (Mato Groso del Sur), que tenía más del 80% de su trabajo completado por Petrobras y nunca entró en funcionamiento, también acaba de ser puesta en venta. Sin embargo, aunque la decisión fuera promover el cierre de la planta, la dirección de Petrobras podría ofrecer a estos trabajadores la posibilidad de trasladarse a otras unidades del sistema, como se ha hecho innumerables veces en interés de la empresa.

La política criminal de desmantelamiento y privatización de Petrobras promovida desde 2015, aún durante el gobierno de Dilma Roussseff, ha adquirido proporciones catastróficas desde el golpe de Estado que llevó al poder a Michel Temer, alcanzando su punto álgido en el gobierno Bolsonaro, que puso a Roberto Castello Branco al frente de la empresa estatal para destruirla y repartir nuestras riquezas entre los representantes del capital financiero. Además de varios campos de producción de petróleo, incluido el Pre-sal, se vendió la mayor parte de la participación de Petrobras en BR Distribuidora, formando un cártel de empresas privadas del sector, y están a la venta ocho refinerías, equivalentes a la mitad del combustible producido en el país.

Los efectos de esta política ya se están sintiendo en la población. Se han cerrado millones de puestos de trabajo, lo que ayuda a explicar la explosión del número de desempleados en el país y el aumento abusivo del precio de la gasolina, el gasóleo y el gas de cocina. Además de la paralización de las obras y la interrupción de la construcción de buques, plataformas y aparejos, la dirección de Petrobras comenzó a practicar el precio internacional del combustible en Brasil.

La solución para abaratar los precios del combustible es cambiar la política de precios

Bolsonaro blasfema cuando dice que si los estados eliminan los impuestos del combustible, el gobierno federal haría lo mismo. Eso es porque el ICMS (Impuesto sobre Operaciones relativas a la Circulación de Mercaderías y Prestación de Servicios de Transporte Interestadual y de Comunicación), recaudado por la venta de derivados del petróleo es esencial para cerrar la cuenta de los estados y también de la Unión, sin mencionar que no son responsables de la explosión de los precios del combustible en los últimos años. El objetivo de este discurso es uno: engañar a la población y tratar de ocultar los efectos de la política de su gobierno para Petrobras.

El paquete de privatización de Petrobras es tan perjudicial para la población brasileña que hizo que Petrobras redujera la carga procesada en sus refinerías para forzar un aumento de las importaciones y equiparar el precio practicado en el país con el precio internacional. Sucede que Petrobras, así como sus principales competidores, opera en la producción de petróleo, la refinación para la producción de combustible y la distribución. En otras palabras, es capaz de producir a un costo muy inferior al precio del mercado internacional. Esto significa que para bajar el precio de la gasolina, el diesel y el gas de cocina, lo único que tienen que hacer las refinerías de Petrobras es operar a plena carga, a precios justos, lo que la empresa seguirá obteniendo beneficios, sustituyendo los combustibles importados por productos nacionales, abaratando el precio que paga la población.

Es necesario construir la solidaridad y organizar la resistencia de la clase trabajadora

La huelga más fuerte de los petroleros, al menos en los últimos 25 años, sigue enfrentándose a un verdadero bloqueo mediático, que impide que la población sepa que hay miles de trabajadores luchando por una causa que sirve a los intereses de la mayoría. Por eso es fundamental que los movimientos sociales y los partidos que se reclaman defensores de los intereses de los trabajadores ayuden a publicitar la huelga en las calles, se sumen a los actos a las puertas de las unidades de Petrobras y denuncien ante los tribunales los intentos de criminalizar la huelga y de hacer inviables los sindicatos.

Los principales sindicatos del país, especialmente la CUT (Central Única de los Trabajadores) y la CTB (Central de los Trabajadores y Trabajadores de Brasil), que declaran su oposición al gobierno Bolsonaro, deben ser parte central de la construcción de la resistencia y el apoyo activo de todo el movimiento sindical brasileño a la huelga de petroleros, así como Lula debe poner su influencia en defensa de los intereses del país, y contra las medidas autoritarias de la dirección de Petrobras y del poder judicial.

Traducción: Correspondencia de Prensa.

Fuente (del original): https://esquerdaonline.com.br/2020/02/13/greve-dos-petroleiros-enfrenta-criminalizacao-e-ja-atinge-mais-de-100-unidades/

Fuente (de la traducción): https://correspondenciadeprensa.com/2020/02/14/brasil-huelga-de-los-petroleros-enfrenta-la-criminalizacion-y-alcanza-a-mas-de-100-unidades-operativas/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.