Recomiendo:
0

La Batalla de las Ideas: construyendo colectivamente nuevos conceptos

Fuentes: Rebelión

La batalla de las ideas es una tarea indispensable para la elevación moral y revolucionaria de los sectores afines a la Revolución Ciudada, decía Antonio Gramsci, que buena parte de los esfuerzos políticos deben estar dedicados a una reforma intelectual y moral, lo que significa, entre otras cosas, una lucha permanente por elevar el nivel […]

La batalla de las ideas es una tarea indispensable para la elevación moral y revolucionaria de los sectores afines a la Revolución Ciudada, decía Antonio Gramsci, que buena parte de los esfuerzos políticos deben estar dedicados a una reforma intelectual y moral, lo que significa, entre otras cosas, una lucha permanente por elevar el nivel de conciencia revolucionaria de la población.

Sin lugar a dudas, el proceso de la Revolución Ciudadana expresa el nivel máximo de conciencia revolucionaria que han adquirido los sectores populares en este momento histórico. Particularmente en un proceso de enunciación y movilización que exige la producción de nuevos conceptos teóricos.

La batalla de las ideas implica un esfuerzo intelectual que no debe hacerse con intermediarios, si disparamos un nuevo concepto teórico como: Restauración Conservadora o Cultura Hegemónica, entendemos que los sectores populares tienen que asimilarlos, cuando tratamos de digerir los contenidos, llevarlos al lenguaje del «común», no hacemos más que caer en lo que Rosa Luxemburgo anotaba en Reforma o Revolución, «No se puede arrojar contra los obreros insulto más grosero ni calumnia más indigna que la frase ‘las polémicas teóricas son solo para académicos'».

Desde la movilización de los pueblos, hay una enunciación, generación de conceptos, porque los conceptos no solo son ideas sino poder y luchar contra el poder, es un acto de masas y un acto violento, que forja realidades y reconoce otras, que devuelve la perspectiva enunciativa y generadora del conocimiento, diluye la rigidez de los viejos conceptos ¿No hizo eso acaso la Revolución Ciudadana con los viejos conceptos de la derecha?¿No diluyó la rigidez de la idea de que lo privado era superior a lo público? ¿Cuándo se avizoraba el triunfo definitivo del capitalismo, acaso el concepto del sueño americano no cayó en crisis?

Para nosotros que anhelamos construir la sociedad en que se desarrolle plenamente el individuo y la sociedad justa, es necesario emprender la batalla de las ideas, incorporando los nuevos conceptos, como lo estamos haciendo con el Buen Vivir, haciéndolos tierra, en fecunda militancia de nuestros revolucionarios, recibiendo sus aportes críticos, de la manera más amplia posible, convocando al diálogo y a la construcción colectiva.

José Molina Ramón. Miembro del Equipo de Formación Política de Movimiento Alianza PAIS. Fue Secretario Nacional de Formación Política de la Juventud Comunista del Ecuador. Realizó estudios en Sociología en la Universidad Central del Ecuador. Cursó Educación Popular en la Universidad Popular de las Madres de Plaza de Mayo en Buenos Aires.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0