Recomiendo:
1

Entrevista a activistas guayaquileñas

Octubre sigue en la lucha de las mujeres guayaquileñas

Fuentes: Agencia Bolivariana de Prensa (Ecuador)

Entrevista a activistas guayaquileñas de la Coordinadora de Organizaciones Sociales del Guayas (COSG) sobre sus vivencias en las jornadas de lucha de octubre de 2019.

1- ¿Cuál fue el papel de las mujeres durante el levantamiento de octubre del 2019?

Johanna Chévez (COSG): Envuelta en gases, empujada por la multitud que estaba siendo dispersada por los gases lacrimógenos en la calle 9 de octubre, perseguida por agentes de la policía UMO sin identificación, acompañada por otras compañeras que nos abrazábamos y nos cubríamos de la estampida, a nuestro alrededor otras mujeres llorando por golpes, o por los gases, adultas mayores, jóvenes y niñas, era indistinto la procedencia de cada una, algunas miraban con rabia y dolor aquellos que nos reprimían, otras miraban con miedo y horror todo lo que estaba sucediendo…

Las mujeres estábamos en las calles, levantando nuestras voces por un acuerdo ministerial que sería el estallido de octubre del 2019, en este levantamiento ciudadano las mujeres tuvimos un rol protagónico de valentía y fuerza junto a nuestros compañeros en las calles. El estallido inició en Quito, y las mujeres indígenas con sus hijos en sus espaldas corrían por las calles del centro histórico para refugiarse de los gases, otras se organizaban para dar alimentos y refugio a quienes estaban resistiendo en las calles, era impresionante la cantidad de mujeres indígenas y estudiantes que se encontraban al frente, en el espacio hostil, muchas fueron golpeadas y heridas, otras perdieron sus ojos, otras fueron encarceladas, en la agonía del pueblo que se manifestaba en la calle.

En Guayaquil, pese a que se encontraba secuestrada por la Alcaldesa, el escenario también era violento, mientras unas salíamos a las calles a defender nuestros derechos, las otras mujeres defendían los barrios de los saqueadores, los verdaderos violentos, aquellas que estuvimos en las calles de Guayaquil, también sobrevivimos a la violencia estatal, también hubieron hermanas encarceladas, nos juntábamos en diferentes puntos a reunirnos con tambores, banderas blancas con consignas de que somos activistas y de alguna manera sensibilizar a la policía, pero era en vano, todos los días fueron de represión, en especial el 9 de octubre, donde era evidente no solo la lucha por la derogatoria del acuerdo 883 sino la lucha de clases, de un lado los de blanco, las de blanco, las privilegiadas por el sistema, y por otro lado nosotras, las que estamos hartas del sistema.

En este contexto las mujeres hemos cumplido un rol importante en las luchas sociales, en Octubre fuimos las protagonistas del estallido, nosotras estuvimos al frente, en la línea de fuego, dándole frente de cara al estado represor, dando alimento a nuestras hermanas y hermanos, seguimos dándole cara a las luchas sociales resistiendo desde nuestros hogares, desde nuestros trabajos, con nuestras hijas e hijos, seguimos resistiendo en las calles, desde las diferentes manifestaciones, con elementos que nos diferencian de la violencia, seguimos siendo fuertes y valientes y nos mantendremos firmes hasta que tengamos condiciones de vida dignas

2.- La mujer muchas veces se convierte en la portadora de las memorias colectivas, de las resistencias como analizas tu esta situación en el caso del movimiento social y de mujeres en particular en Guayaquil, en lo referente a las jornadas de lucha de octubre del 2019.

Jazmín Freire (COSG): Realmente las mujeres siempre han sido parte de las memorias colectivas y de la resistencia a lo largo de la historia. Nos han atravesado otras problemáticas invisibilizadas que parten de nuestro vivir y de nuestra experiencia. Desde las mujeres y desde el enfoque de género somos capaces de identificar estas fuerzas de poder respecto a lo económico, social y político, con una intersección entre la clase y el género, principalmente, porque evidentemente a nosotras no nos afectan las acciones neoliberales de la misma forma que a los hombres. Nos han violado y asesinado durante toda nuestra vida, con justificaciones patriarcales y culpando a la propia mujer, y el propio Estado y gobierno aplaude silenciosamente esto cuando nos recorta presupuesto para la prevención de la violencia de la mujer.

Salimos durante las jornadas de octubre de 2019 por la violación de derechos humanos hacia nuestra economía, por nuestras familias que requieren de los cuidados quienes gran parte hemos sido las mujeres las que asumimos el rol de la crianza, por la visibilizarían del derecho a decidir por nuestro cuerpo. Salimos también por la búsqueda y propuesta de una economía y estado Feminista

3.- Qué enseñanzas dejo el levantamiento de octubre del 2019 para las mujeres y el movimiento de mujeres de Guayaquil.

Adela Vargas (COSG): Ese octubre, no solo fue marcado con la sangre de nuestro pueblo producto de la violencia desmedida de este estado patriarcal y criminal; sino también, fue marcado por la unidad de luchas populares una reestructuración y refortalecimiento de colectivos, colectivas y organizaciones.

Muchas mujeres y colectivas participamos activamente de estas jornadas que nos enseñaron o más bien, una vez más, nos dieron ejemplo de que las mujeres estamos activas en los procesos populares, que las luchas se consiguen en las calles, que las calles son nuestras, que estamos fortaleciendo nuestras organizaciones y colectivas, que debemos continuar organizadas y unidas, que el Estado no respeta la voz del pueblo y más que nada que vamos a seguir en lucha porque estamos cansadas de este sistema patriarcal y capitalista que atenta contra nuestras vidas a diario.

Nosotras seguimos en las calles, hemos salido a protestar por los recortes presupuestario, por los acuerdos con el FMI, por las medidas antipopulares, por los femicidios, por los recortes de presupuestos para protección de mujeres, por la educación, la salud, por el derecho al aborto, por la situación de pobreza extrema que cada vez es más agudizante en nuestro país.

Ahora mismo, respaldamos el juicio a María Paula Romo y decimos claramente que no nos representa y que tiene que ser juzgada por los crímenes que sucedieron en la jornada de octubre.

Octubre nos dejo mucho que aprender, es por eso que seguimos en la calle permanentemente y cada vez con mayor fuerza, como dice una de nuestras consignas “Nunca más nos vamos a callar”.

1