Recomiendo:
1

La clase trabajadora es un gigante social

Fuentes: Esquerda Online (Brasil) [Imagen: 'No son “empreendedores”, tampoco “colaboradores”, son [email protected] [email protected]'. Créditos: @crisvector]

En este artículo es autor sostiene que la clase trabajadora es una fuerza revolucionaria pero que para ser agente de la transformación social tiene que tomar conciencia de su poder.


La clase trabajadora brasileña es un gigante social. Cuando se puso en marcha en los años 1980, hizo temblar los pilares de apoyo de la dictadura. Un velo de invisibilidad oculta hoy su poder, y disminuye la influencia que puede ejercer sobre el destino del país, pero no oculta la robustez de su fuerza de choque social.

Brasil1402 II

Lamentablemente, no salió a la calle en 2021 durante la campaña Fuera Bolsonaro, por varias razones objetivas y subjetivas, pero volverá a luchar. No sabemos cuándo, pero será protagonista de las luchas que le depara el futuro.

Una premisa marxista es que debemos conocerla: a) sigue siendo sobreexplotada por los bajos salarios, aunque es mayoritaria en la nación; b) está muy concentrada, en más de veinte ciudades y regiones metropolitanas de un millón o más de habitantes; c) el peso de la juventud ha disminuido, si se compara con hace cuatro décadas, pero uno de cada tres trabajadores tiene menos de treinta años; d) ha tenido una intensa feminización, en los últimos treinta años, siendo ésta su capa más oprimida; e) hay un peso inmenso, en muchas regiones, de negros, por lo tanto, de víctimas del racismo; f) tiene, en 2022, menos homogeneidad interna que en 1979, pero la escolaridad media se ha duplicado; g) ejerce y sufre la presión del peso del semiproletariado, pero tiende a arrastrar a su campo a la mayoría pobre y popular de las ciudades y del campo; h) no tiene organización, salvo raras excepciones, en los lugares de trabajo; i) sufre, sobre todo en las empresas privadas, de una baja tasa de sindicalización.

Brasil1402 III

Hay más de 12 millones de trabajadores industriales, siete millones más en la construcción, casi cinco millones en el transporte y dieciséis millones de empleados públicos.

La fragilidad de la organización independiente, sindical y política de los trabajadores, y la inmadurez de los niveles de conciencia que aún prevalecen no deben desanimarnos. Las ilusiones reformistas no mueren solas. Sólo la experiencia práctica de decenas de millones de trabajadores puede allanar el camino en la lucha de clases. La capacidad de reconocer la grandeza objetiva, pero también los límites subjetivos del movimiento de clase en la etapa actual de la lucha de clases no debe disminuir nuestra confianza estratégica en la revolución brasileña.

La degradación de las condiciones materiales explica, pero sólo parcialmente, que el nivel medio de conciencia haya retrocedido, si se compara con el impulso de clase de los años 1980, cuando la clase trabajadora brasileña era una de las más luchadoras del mundo. No podemos entender las expectativas -limitadas y muy rebajadas- sin tener en cuenta también el papel de organizaciones y direcciones como el PT que, siendo mayoritario, la llevó al desánimo y deseducó, apostando por acuerdos con la burguesía para garantizar la gobernabilidad durante trece años.

Sin embargo, podemos observar que:

-dado el tamaño del proletariado, le corresponde fuerza y esperanza cuando se pone en movimiento, pero, debido a los bajos niveles de organización, también miedo a las represalias de la patronal y del Estado;

-a la juventud de la clase trabajadora le corresponde audacia, es decir, coraje, pero, también, tendencia a reacciones impetuosas e incluso, también, explosivas[1];

– a la feminización de la mano de obra le corresponde  la torpeza machista y, al mismo tiempo, una reacción feminista[2];

– la concentración en gigantescas regiones metropolitanas le otorga un gran impacto de fuerza social de choque en la lucha, pero pesan mucho las diferencias regionales entre el noreste y el sureste, entre el sur y el norte, y entre los sectores profesionales de la clase, con tendencias corporativas;

-el peso de la afrodescendencia corresponde a la presión por la unidad contra los prejuicios[3], pero también a las presiones de la herencia racista;

-la superexplotación se corresponde con el resentimiento social y la voluntad de lucha, pero también con una inseguridad estructural ante el miedo a la miseria;

-la heterogeneidad social se corresponde con los prejuicios internos y la dificultad para unirse, especialmente entre los funcionarios y los trabajadores del sector privado;

-la presión del semiproletariado se corresponde con el ánimo y el vigor, y, en otro nivel de análisis, con la del lumpen, con la incertidumbre y el desánimo;

-la desorganización en la base corresponde a la inseguridad, y también a la dificultad para supervisar a los dirigentes, o a cierta tolerancia del personalismo;

-la fragilidad en la organización sindical corresponde a una tendencia a la burocratización de sus organizaciones y movimientos;

-la despolitización corresponde a las ilusiones reformistas, es decir, a las decepciones sobre las posibilidades de movilidad social individual[4];

-la poca educación corresponde a la autoeducación, a la fuerte influencia religiosa[5], pero también al anti intelectualismo.       

Las encuestas de DataFolha indican que el lulismo sigue teniendo una inmensa audiencia de masas. La experiencia fue importante, especialmente en los sectores organizados, pero la ruptura fue incompleta. El desgaste del PT nunca alcanzó a Lula con la misma intensidad. Los elementos «mesiánicos» de las ilusiones reformistas están vivos. Incluso los que rompieron con Lula mantienen las ilusiones en las negociaciones con la clase dominante.

La conclusión necesaria, cuando pensamos en perspectiva en este ciclo histórico de cuatro décadas, es que la experiencia de la clase trabajadora es lenta. En situaciones defensivas, los trabajadores, incluso en los sectores más organizados y con tradición de lucha, hacen cálculos de riesgo antes de exponerse en la lucha frontal. Desde 2016, la evolución desfavorable de la relación social de fuerzas ha obligado a la clase a un repliegue, preservando sus energías, a la espera de condiciones más alentadoras. Pero sigue siendo la esperanza de que es posible cambiar Brasil. Nada ni nadie puede sustituirla. Sin ella no es posible imponer derrotas a los capitalistas. Sin su movilización, la lucha por el poder no es posible ni merece la pena.

Pero ser marxista es tener la certeza de que la lucha de clases abrirá el camino.

Notas

[1] Según la encuesta de Datafolha, la mayoría (63%) de los brasileños empezó a trabajar antes de los 16 años: cerca de la mitad (48%) empezó a trabajar entre los 10 y los 15 años y el 15% declara que empezó a trabajar antes de cumplir los 10 años; entre los trabajadores del sector agropecuario esta tasa alcanza el 42% y entre los trabajadores del sector de la Construcción Civil llega al 22%.Los brasileños empiezan a trabajar a los 14 años de media (los hombres empezaron a los 13 y las mujeres a los 14), la misma edad a la que empezaron a trabajar sus padres. Las madres de los brasileños comenzaron a trabajar a los 14 años, por término medio. Entre los trabajadores del sector agropecuario, la edad media a la que comenzaron a trabajar es de once años. Datafolha también preguntó a los brasileños cuál es o era la profesión o el trabajo principal de sus padres. Casi un tercio (32%) tiene o tuvo como padre a un agricultor o labrador. Encuesta disponible en: http://datafolha.folha.uol.com.br/opiniaopublica/2002/01/1223882-os-brasileiros-e-o-trabalho.shtml.

[2] Los brasileños tienden a ser más conservadores en sus códigos morales. La investigación de Datafolha sobre el posicionamiento ideológico de la población en contraste con el de los parlamentarios, realizada en 2014 y 2015, trajo importantes contrastes. El ciudadano tiende a la derecha en las variables de comportamiento -55% frente al 17% de los parlamentarios- y a la izquierda en los aspectos económicos -43% frente al 32%-. El Congreso está más a la izquierda en valores y más a la derecha, económicamente. Encuesta disponible en: http://www1.folha.uol.com.br/poder/2016/04/1762545-votacao-revela-mais-sobre-eleitores-do-que-sobre-deputados.shtml.

[3] En la encuesta de Datafolha: el 37% de los negros y el 25% de los mulatos o mestizos afirman haberse sentido discriminados al buscar trabajo, citando el rechazo puro y duro (respuesta del 16% de los mulatos y del 14% de los negros), el hecho de que la vacante esté destinada a personas de un color determinado (respuesta del 19% de los negros) e incluso la obligación de declarar el color al rellenar el formulario (situación mencionada por el 3% de los negros; el mismo porcentaje de blancos se quejó de esta obligación). El 24% de los morenos y mulatos y el 14% de los negros declaran haber sido víctimas de bromas o insultos en el trabajo debido a su color. Investigación disponible en: http://datafolha.folha.uol.com.br/opiniaopublica/2002/01/1223882-os-brasileiros-e-o-trabalho.shtml.

[4] Según la encuesta de Datafolha, el 77% de los brasileños quiere tener su propio negocio. La inmensa mayoría de los que no tienen actualmente su propia empresa desearían ganar dinero vendiendo y produciendo productos o prestando servicios. Preguntados al respecto, el 77% afirma que le gustaría tener su propio negocio; el 23% no tiene ganas de montarlo. Investigación disponible en: http://datafolha.folha.uol.com.br/opiniaopublica/2002/01/1223882-os-brasileiros-e-o-trabalho.shtml.

[5] Según Datafolha, cuando se les pregunta por la existencia de Dios, el 97% de los brasileños dice creer totalmente; el 2% dice tener dudas y el 1% no cree. Incluso entre los que no tienen religión, el 81% cree que Dios existe. La creencia en la existencia del Diablo es menor, aunque también es compartida por la mayoría: el 75% cree totalmente, el 9% tiene dudas y el 15% no cree que exista. Entre los católicos, estas tasas están dentro de la media nacional. Investigación disponible en: http://datafolha.folha.uol.com.br/opiniaopublica/2007/05/1223861-97-dizem-acreditar-totalmente-na-existencia-de-deus-75-acreditam-no-diabo.shtml.

Valerio Arcary es militante de la corriente Resistencia/PSOL y columnista de Esquerda Online.

Traducción: Correspondencia de Prensa.

Fuente (de la traducción): https://correspondenciadeprensa.com/?p=24236

Fuente (del original): https://esquerdaonline.com.br/2022/02/11/a-classe-trabalhadora-e-um-gigante-social/