Recomiendo:
4

La democracia brasileña en su laberinto

Fuentes: Rebelión [Imagen: Manifestación de simpatizantes del presidente Bolsonaro en Brasilia el 7 de septiembre de 2021. Créditos: Marcos Correa/PR. Fotos Públicas]

En este artículo el autor analiza los tiempos democráticas que conoció Brasil y los hechos que provocaron una ruptura democrática.


Brasil vive una profunda crisis de representación política, en la que la mayoría de la población no se siente representada ni por los partidos, ni por el sistema político ni el propio Estado. Es una crisis de hegemonía política e ideológica.

Una situación introducida por la nueva ruptura de la democracia en 2016, semejante a la que Brasil ya vivió cuando después de casi 20 años de democracia política, desde 1945, se produjo el golpe de 1964.

La dictadura se mantuvo durante 21 años, de 1964 a 1985. Después hubo una transición de 1985 a 1990 y un nuevo período democrático de 1990 a 2016, 26 años.

En total, en 76 años, el país ha vivido 46 años de democracia política y 21 de dictadura, a los que ahora se suman otros 5 de autoritarismo, en un total de 26 años de ausencia de democracia.

Lo que caracteriza el período actual es la crisis de representación, tanto del Estado como del sistema político en su conjunto y de los partidos políticos. El sistema de partidos, resurgido en la transición democrática, entra en una profunda crisis.

El MDB, el DEM y el PSDB, los partidos tradicionales de derecha y de centro, están agotados. Perdieron representación, fuerza política y proyectos para el país.

El PT es el único partido representativo a nivel nacional. Pasó por un período difícil cuando fue víctima del golpe de 2016 y la detención de Lula. Pero se recuperó plenamente con la recuperación de los derechos de Lula y volvió a un proceso de fortalecimiento, ocupando el centro de las fuerzas opositoras en el país.

El sistema político se desmoralizó con el golpe que impidió que Dilma gobernara su segundo mandato, para el que había sido reelegida. El gobierno de Temer fue un gobierno ilegítimo, resultado de un golpe y no de un voto popular. Se revirtieron las políticas aprobadas en cuatro elecciones democráticas. El sistema político y el gobierno perdieron legitimidad y representación.

Las elecciones de 2016 supusieron la institucionalización de la pérdida de legitimidad del sistema político, con la exclusión ilegal de Lula, favorito para ganar en la primera vuelta. Y con la campaña impulsada por fake news y otras formas ilegales de manipulación, que llevó a Bolsonaro a una nueva presidencia ilegítima. El sistema político perdió toda fuerza de legitimidad, al no representar democráticamente a los brasileños.

Bolsonaro vino a destruir la vieja política, a acabar con la corrupción, a liquidar el PT, a reducir el Estado a su mínima proporción, a depurar la economía, a unir la derecha, a proyectar un nuevo liderazgo en Brasil.

Hoy todo eso se ha evaporado. Practica la política de trueque más torpe con los partidos fisiológicos en el Congreso. Aun así, no es suficiente. Cuanto más cede, más débil se vuelve, más tiene que ceder, más depende de estos partidos, que cobran precios cada vez más altos.

Al intentar usar el centrão a su favor, Bolsonaro se convierte en prisionero del centrão. Un grupo de partidos que juegan al intercambio de favores para  evitar el impeachment en el Congreso. Pero que, a medida que pasa el tiempo, necesita pensar en la supervivencia de cada congresista, que empieza a mirar las elecciones de 2022 y calcula la carga de hacer campaña con el peso de Bolsonaro en la espalda. Comienza a discutir incluso el impeachment, incluso si es para aumentar el precio a Bolsonaro.

El centrão tiende a retirarse y dejar al gobierno completamente vulnerable al impechment y, sobre todo, condenado a la derrota electoral en 2022. La ilusión de la reelección de Bolsonaro terminará de una vez por todas.

Si fue el candidato elegido para derrotar al PT, el fracaso del gobierno de Bolsonaro es al mismo tiempo el fortalecimiento del PT y el nuevo favoritismo de Lula para ser elegido presidente de Brasil.

Se ha agotado la posibilidad de que la economía entrara en un período de recuperación. El aumento de la inflación y las incertidumbres políticas proyectan, por el contrario, estagflación para 2022.

Con el proyecto de gobierno agotado, Bolsonaro eleva el tono de sus amenazas, como lo hizo el 7 de septiembre, con terribles repercusiones para él. La reelección parece cada vez menos posible y le queda el camino de la ruptura institucional.

El futuro de Brasil depende de las elecciones de 2022. O esta ruptura y la afirmación de un autoritarismo blindado militarmente o el rescate de la democracia, con la derrota y derrocamiento del régimen surgido en el golpe de 2016.

4