Recomiendo:
3

¿Se pelearon los compadres?

Fuentes: Rebelión

Están tan desesperados por frenar el triunfo del binomio Arauz-Rabascall, que no les importaría convulsionar el país si tienen que dejar fuera de la contienda al binomio correísta y poner a disputar en segunda vuelta solo a los compadres Lasso y Pérez.

El primer instinto del ser humano es creer en las apariencias. Desde un abordaje filosófico, ya Karel Kosik lo había analizado. Decía que la realidad es la unidad del fenómeno y la esencia; y la esencia no puede ser ocultada por siempre y de forma absoluta, si hacemos un esfuerzo por descubrirla. La comprensión de la cosa nos lleva a conocer su estructura. Kosik nos dice: “Pero el mundo que se revela al hombre en la práctica fetichizada, en el traficar y el manipular, no es el mundo real, sino que es “el mundo de la apariencia” (Marx)”, y finalmente nos recomienda que destruyamos la aparente independencia del mundo de las relaciones inmediatas cotidianas.

La derecha neoliberal ecuatoriana a pesar de su inmenso esfuerzo por destruir lo que llaman correísmo, no lo ha logrado, como lo demuestran los resultados de las elecciones en primera vuelta. Todo ello, a pesar de los múltiples intentos de proscripción política, persecución política-judicial, feroz campaña psicológica-mediática para inocular desmemoria y odio en la población, y los millones de dólares invertidos por el largo brazo del Deep State gringo.

Asistimos a una puesta en escena más, un show que el Consejo Nacional Electoral (CNE) en contubernio con la mercenaria mediática “nacional” montó y nos mostró una supuesta pelea entre el banquero Lasso y el vendedor de agua virtual Pérez. Con esa cortina de humo se justificó frente a la opinión pública, la implementación de un insólito reconteo masivo de votos, con el claro objetivo de comprar tiempo y seguir con las demás etapas del plan para impedir el regreso del correísmo. Están tan desesperados por frenar el triunfo del binomio Arauz-Rabascall, que con los montajes que están armando, no les importaría convulsionar el país si tienen que dejar fuera de la contienda al binomio correísta y poner a disputar en segunda vuelta solo a la Pachabanca, es decir, a los compadres Lasso y Pérez.

Debido a sus sistemáticas actuaciones ilegales y anómalas, el CNE nos ha obligado a ‘pensar mal’ y a preguntarnos permanentemente: qué nueva ‘sorpresa’ nos traerá. Parafraseando a Kierkegaard, el CNE cree que el pueblo ecuatoriano quiere ser engañado. Y la historia política ecuatoriana, si algo ha demostrado, es que el pueblo ecuatoriano, lo que menos tolera, es ser engañado.

Las imágenes a veces suelen ser un atajo eficaz, y nada más eficaz resultó observar bailando en las afueras del CNE a los seguidores de CREO y PK, mientras flameaban banderas con la palabra: UNIDAD; entretanto simulaban pelearse los compadres. En esta ocasión nos dieron la oportunidad de ver la verdad, y con una gran resonancia simbólica. Y a veces lo simbólico no requiere explicación.

Solo determinada dirigencia indígena que dice luchar contra la derecha y el neoliberalismo, en donde sea que se encuentre, y que se parapeta en una anti histórica, fraudulenta y engañosa categoría, inventada por docentes universitarios para darle una apariencia sofisticada a su anti correísmo fanático, bautizada como ‘progresismo conservador’, es la que no hace lo suficiente para construir un gran Frente Anti-Neoliberal y solo lanza pronunciamientos tan pomposos como inútiles, y no ve la gran viga neoliberal que tiene frente a sus ojos.

El vendedor de agua virtual Pérez y su supuesto ecosocialismo, no es más que un capitalismo financiero disfrazado de ecología y engendrado en los think tanks de los Rockefeller, Ford, Soros, Al Gore, Clinton, etcétera, para crear un formato de “izquierda” que neutralice o anule a los verdaderos movimientos anti-neoliberales empleando de manera utilitaria temas como el ecológico y el aborto.

Como no podía ser de otra manera, determinada prensa internacional ha posicionado al vendedor de agua virtual Pérez, como supuesto defensor del agua, por ejemplo, el titular de El País de España expresa: “Yaku Pérez, el defensor del agua”1, tan defensor del agua es, que en la campaña electoral, para sorpresa de todos, propuso exportar agua en barriles, así como se exporta el petróleo. No me cabe duda, que si estuviera en sus manos, colocaría al agua en las Bolsas de Valores internacionales, como una commodity más.

El pueblo ecuatoriano ha esperado con paciencia las presentes elecciones para librarse de manera democrática del Morenato y sus aliados. No me quiero imaginar los desenlaces si se sigue poniendo dudas sobre la transparencia de este proceso electoral. En un tuit que puse en septiembre del año pasado, había señalado lo siguiente: El Principio de Pareto sugiere que el 80% de los efectos/consecuencias proceden de un 20% de las causas. Una única decisión de ustedes CNE puede ser responsable de una desproporcionada cantidad de secuelas políticas y sociales.

Mario Ramos

14 de febrero de 2021

1 El País: “Yaku Pérez, el defensor del agua”,

https://elpais.com/internacional/2021-02-09/yaku-perez-el-defensor-del-agua.html

3