Recomiendo:
0

Abordar la propagación de mentiras sobre Gilad

Fuentes: gilad.online

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Nunca intentes destruir la vida de alguien con una mentira cuando la tuya pueda ser destruida por la verdad. La verdad te libera.

Durante más de una década y media he sido objeto de una implacable campaña de desprestigio a veces violenta. He sido acusado de todo tipo de «crímenes de odio», incluida la afirmación totalmente absurda de que abogo por la «quema de sinagogas», «incitaciones a la violencia» y me han etiquetado rutinariamente, entre otros insultos, como un «antisemita notorio» y un «negador del Holocausto». Por supuesto si alguna de estas acusaciones tuviera razón, habría pasado tiempo tras las rejas. La verdad, que debería ser vergonzosa para las personas que así se dirigen a mí, es que nunca me han acusado de incitación al odio ni de ningún otro delito. Ninguna autoridad judicial en ningún lugar me ha preguntado sobre nada de lo que escribí o dije. Actúo y enseño en todo el mundo, incluso en Alemania y Austria, donde la «negación del Holocausto» se persigue enérgicamente.

Mis detractores se jactan de que tienen la intención de arruinar mi reputación, desprestigiarme y empobrecerme a mí y a cualquier otro que sea crítico de Israel. Debería haber escrito este artículo hace mucho tiempo, pero me pareció degradante negar las acusaciones infundadas basadas en mentiras y citas erróneas. Para que conste, no soy un antisemita, un negador del Holocausto ni un teórico de la conspiración.

Ahora mis detractores están aterrorizando a la comunidad musical extendida en un intento de cumplir su loca misión. Desafío la idea de que vivimos en la era de la «posverdad». Atenas, para mí, es un núcleo de inspiración y búsqueda de la verdad y es la aventura de mi vida. Aquí -en respuesta a las fabricaciones que me atribuyen varias instituciones judías como el JC y el CAA- están las declaraciones reales que hice.

Sobre las sinagogas en llamas: racionalidad versus justificación

Los grupos de presión sionistas han afirmado que yo abogaba por la quema de sinagogas. El origen de esta afirmación absurda es una cita errónea en un artículo de The Guardian en 2005 que se me atribuyó. Según The Guardian, «Gilad Atzmon, un defensor propalestino, dio una charla a los estudiantes este mes argumentando: No voy a decir si es correcto o no quemar una sinagoga, puedo ver que es un acto racional». Una semana después, el Guardian aceptó publicar mi carta en la que explico y refuto esta afirmación. «Su cita… [sobre mí] es inexacta y está fuera de contexto. De ninguna manera justifiqué cualquier forma de violencia contra judíos, intereses judíos o personas inocentes. En la Escuela de Estudios Orientales y Africanos debatíamos la cuestión de la racionalidad del antisemitismo. Afirmé que, dado que Israel se presenta como el «Estado del pueblo judío», y teniendo en cuenta las atrocidades cometidas por el Estado judío contra los palestinos, cualquier forma de actividad antijudía puede verse como represalia política. Esto no significa que sea correcto«.

En ese momento los grupos de discusión prosionistas en línea se quejaron de que la policía no me acusó de incitación al odio. La razón de esto es obvia, no había evidencia, nunca abogué por quemar sinagogas. ¡Siempre me he opuesto a cualquier forma de violencia contra los judíos o cualquier otra persona! Las autoridades británicas entendieron que estaba discutiendo el «discurso de la racionalidad» (razonamiento) y no el «contexto de racionalización» (justificación). Los horrendos crímenes de guerra son muy poco éticos, pero también pueden ser racionalizados. La decisión de atacar Hiroshima, por ejemplo, fue una decisión racional, aunque increíblemente inmoral. Lo mismo se aplica a Israel bombardeando Gaza con fósforo blanco. Se tomó una decisión militar calculada para participar en estos viles crímenes de guerra. Examinar la justificación de tales crímenes puede ser nuestra mejor esperanza para prevenirlos. La racionalidad y la moralidad son conceptos categóricamente distintos, como dejaron claro mis palabras concretas.

¿Soy un «negador del Holocausto»?

Me han acusado de ser un «negador del Holocausto» o un revisionista del Holocausto. Esto es simplemente falso. Nunca he negado el Holocausto ni he escrito un solo texto revisionista, ya que no soy historiador de nada. Supongo que no es necesario mencionar una vez más que la familia de mi madre sufrió enormemente en ese período terrible.

Soy un filósofo y como tal sostengo que este capítulo de nuestro pasado no debe tratarse como una religión o un dogma, sino que, como todos los demás eventos pasados, debe estar sujeto a escrutinio y discusión abierta. Si la historia es el arte de narrar el pasado a medida que avanzamos, entonces revisar nuestra comprensión del pasado es el verdadero significado del esfuerzo histórico. En mi trabajo sostengo que participar en un discurso sobre historia que está abierto a revisión es el núcleo de la visión ética.

También es crucial mencionar que la noción de «religión del Holocausto» fue acuñada por el legendario filósofo israelí profesor Yeshayahu Leibowitz en la década de 1970. Leibowitz fue seguido por Adi Ophir, otro destacado filósofo israelí que ofreció su propia crítica de la religión del Holocausto en su artículo sobre la santificación del Holocausto: un tratado antiteológico.

¿Realmente dije que Hitler, después de todo, tenía razón?

Mis palabras tal como aparecen en mi libro de 2011 La identidad errante, muestran que dije lo contrario: incluso el pensamiento de algunos de que Hitler podría haber estado en lo cierto se presenta como un escenario inaceptable.

«Nosotros, por ejemplo, podemos imaginar una situación horrible en la que un ataque nuclear israelí llamado ‘preventivo’ se intensifica en una guerra nuclear desastrosa, en la que mueren decenas de millones de personas. Supongo que entre los sobrevivientes de un escenario de pesadilla algunos pueden ser lo suficientemente valientes como para argumentar que «Hitler podría haber tenido razón después de todo». Lo anterior es obviamente un escenario ficticio y de ninguna manera ilusorio, sin embargo, tal visión de un «posible» desarrollo horrible debería frenar la agresión israelí o sionista hacia Irán». (TheWandering Who? Pg. 179)

Como pueden leer, mis palabras reales son diametralmente opuestas a las citas falsas fabricadas que me atribuyen varios grupos de presión sionistas. Utilicé el ejemplo extremo de una guerra nuclear para argumentar que Israel finalmente debería buscar la paz con sus vecinos para negarle a cualquiera la idea de que Hitler tenía, razón después de todo.

¿Pedí a los judíos que se disculparan por el Holocausto?

En 2014, a la luz de las grandes protestas antijudías en París, escribí un artículo titulado Día del Holocausto: es ahora el tiempo para una disculpa judía. En el artículo, expliqué brevemente el odio histórico hacia los judíos y la promesa sionista de evitar el destino judío «arreglando» a los judíos y haciéndolos «personas como todas las demás personas». Cerré el artículo con el siguiente párrafo. «Esta semana muchos judíos de todo el mundo están conmemorando el Holocausto. Pero si estoy en lo cierto, tal vez sea el momento adecuado para que las organizaciones judías y sionistas extraigan la lección real y más importante del Holocausto. En lugar de culpar constantemente a los goyim por infligir dolor a los judíos, es hora de que los judíos se miren al espejo y traten de identificar qué es lo que en los judíos y su cultura atrae tanta furia. Incluso puede ser posible que algunos judíos aprovechen esta oportunidad para disculparse con los gentiles que los rodean por evocar toda esta ira».

En ninguna parte del artículo sugerí que los judíos se disculparan por el Holocausto. Acepto que mis palabras pueden enfurecer a quienes desprecian los esfuerzos conciliadores. Creo que no sería una mala idea para que la campaña contra el antisemitismo pida disculpas a los miembros laboristas y a Jeremy Corbyn, a quienes calumniaron sin piedad. El Gran Rabino Británico podría unirse a ellos, al igual que los editores de los tres periódicos judíos británicos que literalmente se referían a Corbyn como una «amenaza existencial» y prácticamente lo equiparaban con Hitler. Tal enfoque de búsqueda de paz por parte de algunas instituciones judías ayudará a calmar la ira que estos cuerpos engendraron entre muchos segmentos de la izquierda británicapara les elecciones del 2019.

¿Soy un «promotor de las teorías clásicas de conspiración antisemita»?

Según la ADL, soy un «promotor abierto de las teorías clásicas de conspiración antisemita y un crítico feroz del Estado de Israel». De hecho soy un crítico feroz de Israel y soy franco. Pero no solo no promuevo las «teorías de conspiración antisemitas», como afirmo repetidamente en toda mi obra laboral «no hay conspiraciones judías». Todo se hace al aire libre y frente a nuestros ojos.

Lo que sí observo es que no podemos hablar de nada de eso, el poder judío, como lo defino, es el poder de suprimir las críticas al poder judío. El lobby de Israel domina la política exterior estadounidense, empuja a un conflicto con Irán. Del mismo modo la ovación de pie en el Congreso una tras otra para Netanyahu no fue un ritual secreto. En Gran Bretaña instituciones judías como los periódicos judíos, el Gran Rabino y una organización benéfica judía declararon una guerra abierta contra el partido de la oposición y su líder. Nada de eso fue «conspirador» o secreto. Estamos lidiando con las principales noticias, sin embargo no nos atrevemos a hablar de eso, mucho menos criticarlo.

Crear animosidad en otros

En 2013 fui entrevistado por el escritor suizo Alimuddin Usmanani, quien me pidió que definiera lo que significa ser judío. Mi respuesta fue breve y concluyente: «Ser judío es provocar animosidad en los demás». Mi respuesta fue provocativa y al menos tan desafiante como la respuesta oficial de Tikun Olam a la misma pregunta, es decir, «ser judío es arreglar el mundo». Sin embargo, aunque no hay estadísticas que muestren que los judíos están realmente comprometidos en arreglar el mundo, mis críticos dentro de la CAA, la ADL, The Jewish Chronicle y otras instituciones sionistas publican encuestas casi a diario que sugieren que los judíos son odiados a nivel mundial y local.

El ethos que impulsó el sionismo laborista temprano, tanto ideológica como políticamente, fue la aceptación de que, por una razón u otra, los judíos no pueden asimilarse y estarían más seguros en otro lugar donde se convertirían, a través del entrenamiento político, en «personas como todas las demás personas». No digo que los judíos deban ser odiados. Al igual que los primeros sionistas, sostengo que las instituciones judías deben reflexionar sobre sí mismas. En lugar de acusar a los goyim, británicos, miembros laboristas, estadounidenses, etc., deberían participar en un verdadero proceso introspectivo. Lamentarse por el antisemitismo y/o aterrorizar a los clubes de jazz y locales de música no resolverá el problema judío, lo empeorará y la situación se deteriorará claramente como revelan las estadísticas de ADL/CAA /CST sobre antisemitismo.

¿Es David Duke un humanista?

Me opongo a todas las formas de política biológicamente orientada. Me opongo a todas las formas de política definidas por raza, género u orientación sexual. Sostengo que la política debería unirnos como iguales en lugar de dividirnos sobre la base de la biología. David Duke y yo mantenemos posiciones claramente opuestas sobre este y otros temas fundamentales.

En marzo de 2014 concedí una entrevista a larmurerie.fr/ No puedo rastrear el artículo original en francés, pero existe en mi sitio una traducción de Google del original en francés. El periodista francés me planteó la siguiente cuestión: muchos franceses comparten su opinión. Por ejemplo, hay un pensador francés, Hervé Ryssen, que usa la misma metáfora que usted cuando habla sobre el espejo, y dice que cuando un judío te acusa de ser antisemita, solo tienes que leer la imagen del espejo, argumento para revelar su racismo hacia los goyim«.

Mi respuesta fue la siguiente. «De hecho uso la palabra proyección, pero la imagen especular es sin duda similar. Y la proyección, por cierto, es algo que Freud nos enseñó sobre nosotros. Tenemos que admitir que algunos de los humanistas más interesantes en la historia de Occidente son judíos: Cristo, Spinoza, Marx fueron judíos. ¿Por qué es eso?… Ahora hay algo muy interesante y es la primera vez que lo digo. La izquierda está devastada por David Duke, por ejemplo. Cuando era joven estaba en el KKK. Pero aquí hay algo bastante sorprendente: ¡Lo leí y me sorprendió descubrir que este tipo sabe más sobre identidad judía que yo! ¿Cómo podría un gentil supuestamente ‘racista’ que probablemente nunca entró en una sinagoga saber más que yo sobre el judaísmo? De hecho la razón es muy simple: es un hombre blanco orgulloso. Está interesado en el nacionalismo, en la cultura de su propio pueblo, por lo que entiende cosas que ni siquiera se me permite pensar. Lo creas o no, incluso como judío, no me estaba permitido pensar sobre mí mismo como un racista. Era racista, tal vez aún lo soy, pero no se me permitió reconocerlo. Una vez que reconoce que está hablando de los derechos de los blancos, ¡de la misma manera que piensa Avigdor Lieberman! Pero de hecho él es mucho mejor que Lieberman. David Duke es humanista porque dice: «Quiero ejercer mi derecho y tú deberías ejercer tus derechos», seas musulmán o negro o lo que sea. Él cree que todas las personas deberían ejercer sus derechos, esta es su filosofía actual. Avigdor Liberman no es humanista porque quiere ejercer sus derechos a expensas de otras personas».

En mi libro el humanismo es principalmente una aventura universal. Actualmente Duke es, sin duda, un separatista. Prefiere ver a personas que viven en enclaves divididos, se opone a la inmigración y su pensamiento político tiene una orientación racial, pero, si lo entiendo correctamente, cree que todas las personas, independientemente de su raza, origen étnico, color de piel o religión, deberían disfrutar de esos derechos. Al menos -en comparación con la filosofía sionista de derecha que se adhiere a la idea de que una persona debe realizar su autodeterminación a expensas de otra gente- la oferta actual de Duke es más ética, universal y humana. Entiendo que algunos judíos pueden estar molestos por la comparación, sin embargo, la forma de lidiar con el desacuerdo es producir un argumento contrario en lugar de aterrorizar a la comunidad musical. Yo mismo tengo puntos de vista completamente opuestos a los de Duke sobre el asunto: creo que las personas deberían aprender a vivir juntas y buscar la armonía. Por eso me fui de Israel. Sin embargo, a pesar de mi desacuerdo con Duke sobre algunos temas fundamentales y cruciales, de acuerdo con la tradición intelectual occidental, me enorgullece hacer un esfuerzo por comprender las posiciones antes de criticarlas.

¿Odio a los judíos?

Como he dicho una y otra vez, nunca he criticado a los judíos ni a ninguna otra persona como pueblo, raza, etnia o biología. Desafío a mis detractores para que encuentren una referencia única en mi trabajo que contradiga esto. Nadie ha encontrado algo parecido. En mi trabajo no hay odio alguno contra los judíos o cualquier otra persona. Hace muchos años acepté que algunos judíos me consideraban un judío «que se odia a sí mismo», pero no veo por qué odiarme a mí mismo es tan inquietante para otros judíos.

En 2014 hice una declaración que algunos vieron erróneamente como una admisión de «odio a los judíos» y racismo. En ese momento, participé en un breve intercambio de Twitter con @OnePoundOne, un nacionalista israelí que con frecuencia instó al asesinato de palestinos, musulmanes y árabes.

En una ocasión @OnePoundOne insistió en que «como judío» debería apoyar su violento alboroto antiárabe/musulmán. Respondí:

«@OnePoundOne 1. Ya no soy judío 2. De hecho desprecio al judío que hay en mí (lo que quede) 3. Detesto absolutamente al judío que hay en ti».

La cuenta de Twitter de @ OnePoundOne se suspendió poco después de nuestro intercambio por difundir el discurso de odio y abogar por la violencia.

Fuente: https://gilad.online/writings/2020/2/5/addressing-the-lies-spread-about-gilad

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al utor, a l traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

 

0